Acá tenés todo lo relacionado con Pokémon Reborn: Partidas en curso, reglas, dibujos, offtopic, shippings y más!
999 mensajes Página 62 de 67
Anterior 1 ... 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65 ... 67 Siguiente
Kileo


La mirada de Frost demostraba enojo. Podía deducir las cosas que pasaban por su cabeza. No lo culpo, el sentimiento de traición y desconfianza es muy intenso. Ya iba a haber tiempo para recuperarla, la de todos. Por suerte Maxwell ayudo a tranquilizarlos y dejar para luego todo este tema. No tuvieron casi tiempo de cuestionarlo. Julia salió, pero no parecía… humana. Al menos no del todo. “CORRAN” gritó y algo así como “ya vienen”. Pero ¿quiénes? De pronto unos cuerpos como brazos casi translucidos y hechos de luz que salían de la misma nada comenzaron a apresarla hasta que desapareció. Julia, la chica que tanto nos costó encontrar, se desvaneció frente a nuestras narices, esta vez sin dejar rastro alguno. Los sectarios que todavía no había evacuado, corrían frenéticos, perdiendo todo temple de monje que había demostrado el resto durante el juicio.

Subimos hasta la planta superior y con cada paso sentía como curaba un poco más. Pronto nos encontramos de cara con ese intimidante grupo de gente. Me hubiese encantado intercambiar un par de palabras con algunos, pero me mantuve en silencio y observé. Las tres figuras imponentes comenzaron a decidir sobre el futuro próximo. Me apoye cruzado de brazos contra el arco del túnel del que salimos. No dije nada, pero miré a Adario directo a sus grises ojos. No con ira sino más bien tratando de descifrar el por qué no me dijo que iba a seguir a su hija. Le hice el favor solo porque es un viejo amigo de mi padrino, me conocía y aun así no confió en mí. Creo que absolutamente nadie en esta habitación confía en mí, salvo por mis Pokémon. Me reí un poco de mí mismo. Soy una vergüenza.

Las cabezas del Sínodo discutían sobre la evacuación del establecimiento y sobre la inocencia sobre nuestros actos que aparentemente dieron lugar a estas anomalías. “Lo único que hicimos fue buscar contraseñas y a Julia. Estaban muy mal informados respecto a nuestras actividades.” Pensé, aunque sin ánimos de intervenir. No parecía tener las de ganar.

Denoument, el Noctowl, bajo hasta posicionarse frente a Nitta y esta lo abrazó. Eso pareció traerla un poco a la realidad. El guardador se acercó a su hija y justo cuando pensé que iba a decir algo, llegó esa mujer que vimos en el parque rodeada de guardias acompañada por la loca del Drapion y nada más ni nada menos que por el famoso Nerón. Vestía un traje color vino, con un corte bello. Debo admitir que tenía buen gusto, como todos los mafiosos. Hermosa gente que intento quitarme la vida. Van a la lista supongo. “Ana” escuche decir a Adario. Al fin alguien mencionaba ese nombre. Fue raro cuando saltaron todos los nombres de Nitta en su retrato, se veían como superpuestos, como si estuviesen compitiendo.

Nosotros no sabemos si Julia hizo algo o no, lo único que queríamos era encontrarla...” cerro Ibaraki su enérgica defensa. Y tenía razón, lo único que sabíamos era que los temblores iban a hacer que se nos vinieran abajo más de diez pisos de Sínodo.
En ningún momento me puse en guardia, sabía (o más bien tenía la corazonada) de que no iban a armar una pelean allá abajo y menos con Lady Earthquake cerca. No.

Pronto los ojos de la líder de Anistar brillaron y tuvimos una visión apocalíptica de Lumiose. Aterradora de verdad.

- Pero ¿qué son esas cosas? - susurré. Trate de hacer memoria de todas las enciclopedias, bestiarios, manuscritos, papiros, hasta los libros para niños que había leído alguna vez en la biblioteca de mi ciudad. Nada, ni la fantasía mas lunática o alucinación más lisérgica se asemejaban a las “cosas” que sangraban por las heridas del firmamento. Dejé de estar tan tranquilo.

Se de lo que son capaces, así que ustedes van a combatir, o morir.” dijo la dichosa guardadora de guerra, casi provocándonos.

Frost se puso su placa. “Bueno señores, tenemos una nueva misión, no morir.

El resto se fue reincorporando y parecían más centrados que nunca (incluso Nico). Mientras el oficial empezaba a levantar vuelo, yo me despegué de la pared a la que me aferraba luego de tan impactante visión. Vi también como Adario se elevaba con un poco más de gracia que Frost. Me sacudí las manos en el pantalón y saqué mi bandana del bolsillo (qué amplios resultaron ser). Me la acomodé en mi cabello y noté lo desteñido de mi mechón. Sonreí. Saqué un poco de pintura naranja. Naranja como el cielo aquel día que me reuní con Kabir que parecía haber pasado hace meses. Mire los pigmentos. “Es hora”.

- ¡Qué gran día para patear un par de aliens y evitar el apocalipsis! – dije con los brazos abiertos y una amplia sonrisa.
Yannick


No llegué a la séptima inhalación. Una luz blanca me quemó los parpados e inmediatamente pensé en el ataque de Mallory. Pero cuando abrí los ojos, Julia había desaparecido. Y con ella su Estrella y el peso de todas las sensaciones que me produjo.

Miré alrededor, algunos sectarios nos habían encontrado y corrían desesperados, todo el lugar seguía sacudiéndose. No tuve tiempo de preguntar, de aliviarme ni preocuparme que la chica haya desaparecido nuevamente, que tuvimos que salir corriendo hacia los pisos superiores.

Ahí la reunión había cambiado de tema a lo que sea que había pasado, los Guardadores hablaban de evacuación y un ataque. El Noctowl se posó en frente a Nitta y ella lo abrazó, su dueño la miraba sonriendo.

-Um...- Odiaba ponerme en evidencia así. -De qué me perdí?-

Max me explicó que era.. su padre. Un Guardador. Y al parecer ella no estaba enterada. Observé al ave. Guía, entonces. Eso me dejaba más tranquilo. Y mucho más confundido también.

Apenas llegué a procesar eso que fuimos interrumpidos por la llegada de la otra facción de Guardadores. Y Nerón. Ah, ese forro de-- La Líder de Anistar nos detuvo antes de que nos lanzáramos contra ellos. La ciudad estaba.. bajo ataque...?

Una sucesión de imágenes nos golpeó. Seres blancos, casi translúcidos, irreales, salían del cielo, destrozando todo. Me volví a quedar sin aire.

-Gabbie.- susurré después de la visión. Estaba mal eso? Tanta gente en peligro y que a mí solo me importe una? Pero ya a esta hora ella no debería estar en el local. No tenía la misma manía que yo de quedarse hasta innecesariamente tarde en el trabajo. No le gustaba volver muy de noche al departamento. Aunque eso era cuando vivíamos en ese barrio, si ahora se mudó...

Frost me sacó de mi cabeza, entregándome la pokeball de Hollow. -No confío en nadie más que en vos para esta misión, después de todo sos mi roomie.-

Eh?

"En serio Yanny, por qué sos así? Siempre nos hacés las cosas más difícil a todos."


Lo miré fijamente un segundo, esa memoria luchando contra lo que acababa de decirme. Entonces Nico e Ibaraki hablaron. La chica parecía haber cambiado su opinión hacia el grupo, tomando la mano de Mint, y Nico al fin me sacó un par de dudas sobre su actitud.

"En serio te parecía normal?" esta vez me vino la voz de Gabbie, confundida cuando le conté sobre lo de Etganshe.

Sí, realmente lo pensaba así. Mi verdadera capacidad útil en la vida (o defecto, según cómo se mire) era poder naturalizar cualquier situación chota después de cierto tiempo. Por unos años, eso significó aceptar que así eran las cosas, que no importaba cómo me trataran si con eso los ayudaba a ser felices. Yo entendía sus problemas, estaba bien, eran pequeñas cosas, me necesitaban.

La decisión de mudarme fue impulsiva después de esa noche. Se lo conté a mis viejos en una cena, aunque apenas entendieron, y a la semana estaba en Lumiose. Quería alejarme del pueblo, quería ir a un lugar completamente diferente, fuera del alcance de ellos, lejos de él. No importaba si no tenía un plan, si no tenía dónde vivir ni de qué trabajar, si tenía que dejar cosas a medias.

Meses de aburrirme fumando en el balcón, mirando los fantasmas del callejón. Hundiéndome en mi propia miseria, como si haberme ido no hubiera servido de nada. Hasta que la conocí a ella, en la misma situación, en el mismo balcón, pidiéndome un cigarrillo, sin preguntarme siquiera el nombre.

"Por qué dejaste que te hagan eso?" siguió la conversación de ese momento.

Qué habría sido si no hubiera tomado esas decisiones, si no me hubiera mandado esas cagadas?

Las de ese entonces y las más recientes.

Ella estaba bien ahora. Y yo... Pasé una mirada por grupo. ...Yo capaz también.

Qué semana de mierda, sonreí a pesar de todo y asentí, cada segundo valió la pena.

Quise que no se notara, me pasé rápidamente las manos por los ojos. Tenían razón, no era momento de preocuparse, era momento de actuar. Frost se fue a hablar con los Guardadores, en un tono completamente diferente al que habíamos escuchado toda esta semana. Me confundió un poco hasta que noté el brillo de algo en su cinturón, una.. placa de policía?

...Oh, eso explica algunas cosas. Largué una risa negando con la cabeza, vamos, tengo otra responsabilidad ahora.

Me alejé del grupo un poco, saqué al Phantump y tomé su pequeña manito. -Perdón, pero necesitamos ésto.- le expliqué con un nudo en la garganta. -Estás de acuerdo?- El fantasma solo asintió. -Puede que se sienta raro.- me reí nervioso. Por qué estaba tan nervioso?

Le entregué el caramelo y me di cuenta que estaba temblando un poco. Sí, esta vez era solo yo lo que temblaba. Parecía casi injusto hacerle ésto así. Algo adentro mío se sentía como si estuviera tensionado más de lo que debería, más de lo que podía aguantar.
Mantuve su mano agarrada mientras evolucionaba y fue... extraño. No fue solo el cambio de textura, la energía que transmitía; fue esa tensión adentro mío amenazando con cortarse por un segundo. Y luego desapareció. El dolor en el pecho que venía sintiendo todos estos días cuando estaba cerca del pokemon desapareció completamente.
Levanté la vista, de la garra de madera alrededor de mi mano a el único ojo rojo que me observaba. Por qué... Había algo que faltaba? No sabía qué, pero tenía una duda en el fondo de mi mente, como que me estaba olvidando de alguna cosa importante.

Sacudí la cabeza, no era importante ahora. Necesitaba hacer una cosa más. Tal vez la más importante.

Saqué a Ehre, quien inmediatamente notó al Trevenant y luego se voltéo, su ojo clavado en mi. Me hinqué de una rodilla a su lado y mantuve su mirada.

-Están atacando la ciudad.- No tuve que agregar nada más, ella no me hizo su usual gesto de afirmación, pero sabía que lo entendía. Entendía perfectamente todo. Después de.. cuánto, más de 500 años? Enterrada en polvo y nieve y hierva a los alrededores del Shabboneau Castle, esperando, como sirviendo una condena; un castigo que no había terminado con su muerte. -Parece que estabas más destinada a terminar acá que yo.- Sonreí tristemente. Después de dos años de tener que seguirme, tratando de entender cómo ayudarla. Si haberme metido en este quilombo fue solo para traerla a este momento... estaba bien. -No es Camphrier... pero creo que va a servir igual.- Dudé si decirlo, pero era redundante, aunque esta vez no hubiera habido ninguna ironía en mi tono. Ambos sabíamos.



Dernier Combat ​{dɛʁnje kɔ̃ba} (Última Defensa)

Concepto Militar. Describe la situación en la que un cuerpo de tropas en considerable inferioridad numérica, ocupa una posición defensiva para hacer frente a la embestida de un cuerpo enemigo, a sabiendas que las casualidades serán altas e incluso no se pueda evitar la derrota.



Morir con honor en combate. No es como pensé que iba a pasar cuando hicimos el trato. Qué guerra iba a existir, qué situación iba a ser tan similar, en la que yo me fuera a meter? No, igual sentía que nos faltaba hacer mucho. Yo quería sobrevivir, pero si ésto era una oportunidad que le podía dar... Ella lo merecía.

-Sous-Général Annora.- dije mientras me levantaba. -Creo que es tiempo de hacer las cosas bien.-
Maxwell


Julia no me dejo cargarla, parecía que podía caminar y eso era una buena señal. Significaba que sus músculos no se habían atrofiado por el tiempo de encierro y sus funciones motoras no presentaban ninguna anormalidad, pero la manera en que caminaba, sus ojos y respiración, todo era extraño.

Yannick se había exaltado y nos había dicho que no nos acercáramos a ella, pero hice caso omiso, después de todo, es mi deber ayudar siempre al que lo necesite.

Pero nunca podría haber previsto lo que paso a continuación, un montón de tentáculos atravesó la pared, pero no la destruyeron, simplemente, la atravesaban como si de fantasmas se tratasen. En un abrir y cerrar de ojos envolvieron a Julia y la llevaron a través del muro, desafiando todas las leyes de la física que conocía, agarre su mano como pude, pero una de la extremidades me alejo sin que pudiese hacer nada, en ese momento cuando me toco el tentáculo, sentí algo extraño recorrer mi cuerpo.

Me desespere, ¿cómo fue que me había paralizado así?, se me escapó, la tenía en las manos y se me escapó. ¡Estaba atrás de ese muro, de todos los muros! Tenía que encontrarla…

No se iba a ir, no…

Las voces me atormentaron.

“¡Esta enferma y es tu culpa! ¡Todo es tu culpa, pedazo de inútil!”

Es verdad… es mi culpa…

“¡Vos la enfermaste!

Es verdad fui yo…

“¡Yo nunca quise tener un hijo!”

Soy un error…

“¡Arreglate solo ahora, que para eso sos bueno!”

No podía dejarla… No de nuevo…

Destruiría todo el sínodo si fuera necesario, si, ya lo iban a ver, no iba a quedar nada en pie nada, ¡los mataría a todos, si! podía sentir su carne entre mis manos, su piel escurriéndose entre mis dedos… nada iba a detenerme.

Cuando quise darme cuenta golpeaba la pared frenéticamente, no podía controlarme por alguna razón… no era yo, era alguien más, el cascaron de lo conocido, me perdia en mi mismo, sin poder encontrarme, me lo negaban, cada vez que me alcanzaba, me volvia a rechazar y entonces una mano firme me sacó de mi locura.

“-Está todo bien Maxwell, la vamos a encontrar.”

-¡Callate, no tenés idea de nada!- decía mi mente, sin poder controlarla.

Esos ojos escarlata me miraron, como siempre hacían cuando necesitaba una guía…

“Rata que estás haciendo, los…”

-...los demás nos necesitan.”- escuche decir a Nico.

Lo mire histérico, mi respiración era agitada como si hubiese terminado de correr un maratón y un sudor frío me empapaba la ropa ¿que había sido eso? ¿Miedo? ¿Locura?, esa sensación era algo que nunca había sentido, tendría que haber escuchado a Yan y no tocar a Julia.

Sin pedirle permiso lo abrazé fuertemente y no sé si me devolvió el abrazo, pero un viento gentil y enérgico me envolvío, lo único que quería era volver. Entonces me tranquilice y me di cuenta de lo que estaba haciendo y en donde estaba. Me separe de Nico inmediatamente.

-Discúlpame, fue un momento de debilidad- le dije apenado- Esas cosas… no hay que tocarlas…

Un nuevo temblor, esta vez mas fuerte que el anterior, ¿Qué estaba pasando allá arriba?. Mi mente se desvió hacia Epiphone y Salem, le rogaba al cielo que estuviesen bien mientras subíamos las escaleras.

Finalmente llegamos a la cima, los libros llenaban el salón y ahí me di cuenta del pensamiento que mis emociones me privaban ver, ahí tenía que estar lo que estaba buscando, entre tanto conocimiento, tiene que estar acá, no existe otro lugar, esta era mi oportunidad tenía que actuar, pero había tantas cosas en mi cabeza, tantas cosas que atender, y yo era uno solo. Quizás es egoísta pensar en mis motivos ahora… pero dudo que tuviese otra oportunidad como esta.

Creo que nos estaban esperando porque una escena se desarrollo frente a nosotros. Ahí estaban los más altos de todos y parecía que el padre de Nitta era uno de ellos, parado ahí con su imponente capa y su gran pokemon volador, se acerco a su hija, compartieron varias palabras y un abrazo cálido. No quise escuchar, no me correspondía.

Yan parecía confundido, así que le explique resumidamente que había pasado entre Nitta y el que parecía ser su padre.

El caos reinaba en el Sínodo.

Entonces mientras decidían que hacer con nosotros ella empezó a bajar las escaleras, de la que tanto habíamos escuchado, Akshara, y no venia sola, el mismísimo Neron la acompañaba con un paso lento y decrepito ideal para su asquerosa persona.

“-Hijo..veo que no sos un completo inutil como pensaba.”

Una punzada de dolor ataco mi cabeza y no pude evitar llevarme la mano a la frente.

“¡Todo es tu culpa, pedazo de inútil!”

Esas palabras, las odiaba.

Furia e indignación fueron los sentimientos que recorrieron mis venas, ¿Cómo podía ser tan cara rota y presentarse ante nosotros como si no hubiese hecho nada? ¿Cómo si no nos hubiese intentado matar en más de una ocasión? No podía entenderlo, y de verdad quería hacerlo. Lleve mi mano lentamente dentro de mi saco buscando uno de los cuchillos que guardaba y tanto me avergonzaban, pero…

“- No es momento-“nos susurró la líder y tenía razón, hubiese sido una imprudencia, pero muy satisfactoria no voy a negarlo, me daba asco hasta su sonrisa.

Finalmente la líder después de unas palabras nos mostro lo que pasaba en el exterior y como si fuera un proyector humano, creo visiones nítidas de las calles de lumiose y ahí estaban muchas de las personas que habíamos conocido a lo largo del viaje, luchando por sobrevivir de unas criaturas que no conocía. Eran los mismos tentáculos que se habían llevado a Julia y ella estaba ahí… Epiphone corriendo por su vida junto a Jerome, mientras Salem gritaba para alejar como podía a esas cosas.

-Sabía que no podíamos dejarla sola, lo sabia… es culpa mia- murmuré

Siva nos miro y hablo.

“Se de lo que son capaces, asi que ustedes van a combatir, o morir.”

No tarde en responder.

-Como dijo el Sr. Frost, no creo que nadie quiera morir, además, ibamos a hacerlo aunque no lo pidieras, no te preocupes, procure no atacar a gente inocente en callejones, se lo recuerdo, ya que supuestamente se encarga de la defensa- le dije burlonamente mientras un árbol gigante crecia detrás mío.

Miré a todos seriamente, los guardadores eran los únicos que tenían acceso a estos conocimientos, no se me ocurria otra solución.

-Si los ayudo, quiero que consideren… aceptarme como guardador.

//Manipulacion+persuacion//

:
10, 6, 7, 7, 10
Kalos - Centrico Plaza


Las corridas habian comenzado entre los pasillos y tuneles del Sinodo. Mientras esto ocurria, los temblores parecieron detenerse, pero aquello no los tranquiliso en absoluto. Nicholas, quien habia sacado una placa y ahora lucia mas decidido que antes, congrego a los Unowns que habian pertenecido a Julia. Las criaturas giraban en circulos nerviosas, pero no parecian poder emitir ninguna respuesta. Las letras parecian desordenadas, pero no dejaban de mirar hacia la cupula del lugar.

La sacerdotisa del lugar bajo del estrado, era una mujer mas alta de lo que habria parecido, y su mirada denotaba completa indiferencia sobre lo que estaba ocurriendo. De todas formas se acerco al grupo de entrenadores. Nitta se dirigio a ella directamente, y algunos acolitos que corrian alrededor aun cargando pilas y pilas de biblioratos la miraron asombrados.

-Pequeña. - La mujer tomo la mejilla de la chica y la observo por un momento que parecio eterno.- Una vez que esto termine, tu padre va a tener mucho de que hablarte. Y posiblemente...tengas que regresar a este lugar- Maxwell hablo tambien luego de esas palabras, directamente solicitando que le permitan ser un Guardador. Siiva sonrio ante las palabras, mientras que Akshara puso los ojos en blanco. - Muchacho...esas palabras no se dicen a la ligera. Veremos si pensas lo mismo cuando todo esto termine.

La mujer se alejo de la sala principal dando indicaciones al resto de los acolitos que cargaban pilas y pilas de libros a lugares seguros. La lider de Anistar se puso delante de los entrenadores e hizo una seña con su mano. Con un destello de luz, desaparecieron.

Estaban en las calles de Lumiose. Frente a la Prism Tower. La vision fue peor viendola en persona de lo que creian. Sobre la torre un gran portal de luz celeste iluminaba el cielo de una forma tenebrosa. Delante de ellos, pudieron ver a Mallory, la Lider de Laverre junto con su Pokemon, parecia estar esperando que los entrenadores aparezcan.

-No voy a preguntar quienes son estas personas ni que esta pasando. Pero creo que llegue en el momento justo. - Dijo la Lider saludando a su compañera. Luego saludo a los entrenadores con un gesto de su cabeza y volvio a contemplar la ciudad. Mallory lucia preocupada pero no por ello dejaba de ser irrealmente hermosa. El cielo de Lumiose estaba salpicado de pequeñas grietas de luz, las calles atestadas de gente corriendo y escapando de aquellas criaturas que atacan a todo lo que tenian enfrente. Siiva dio un paso al frente, luego hizo una seña a la Lider de Anistar, quien cerro los ojos y comenzo a emitir un resplandor celeste. Tres UltraBalls salieron levitando a su lado. De ellas salieron varias criaturas. Dos Slowkings como el que habian visto combatiendo con Isaac, y la otra era una criatura con alas, muy extraña, de hecho aprecia ser una pelota con alas y colores muy llamativos. El Sigilyph se puso en la espalda de su entrenadora y sus Pokemon y ella emitieron el mismo resplandor creando una burbuja de energia. La burbuja se expandio hasta perderse de vista y fundirse con el horizonte.

-No se cuanto aguante. - Dijo la Lider de Anistar con algo de esfuerzo- Pero esta barrera va a ser suficiente para evitar que salgan de Lumiose.

La Guardadora de Guerra miro con indiferencia y asintio. Miro a los entrenadores y libero a su Drapion, la criatura hizo crujir la tierra cuando impacto saliendo de su Pokebola. La mujer saco de su tunica un plano doblado en varios pedazos, que desplego delante de todos. Era un mapa de Lumiose, con el cual se ya se habian familiarizado.

-Cuatro avenidas principales, que es donde vamos a concentrarnos. La idea es acorralar al as criaturas en el lado externo de la ciudad y generar un perimetro defensivo alrededor de la torre, donde va a ser mas facil defendernos de ataques de otros flancos. Actualmente la ciudad es un caos, tenemos que separar civiles de combatientes, mientras hacemos retroceder a las criaturas contra la barrera en el Boulevard Sur y Norte. Dernier Combat - La mujer explico el plan a grandes rangos mientras los entrenadores le seguian el hilo. - Los Lideres de Santalune y de Lumiose estan en la ciudad y ellos van a encargarse de la proteccion del perimetro de ciudadanos, junto con la Lider de Laverre y de Anistar. Y si no me equivoco...

La mujer miro hacia el cielo, atraves de la barrera de luz de la lider pudieron ver 4 luces que pensaron eran estrellas fugaces, pero vieron que impactaron en cuatro puntos distintos del perimetro de la ciudad.-

-Los otros 4 Lideres de Kalos van a estar fuera de la ciudad, evacuando refugiados y a la espera en caso de que la barrera se rompa una vez que las criaturas esten contra ella.-

-Los 8 escudos de Kalos...- Murmuro Ian - Estival, Hibernal, Autmnal, Vernal...las 4 Avenidas son donde se congrega mas gente, pero las calles chicas tambien son muy habitadas, que vamos a hacer para ayudar gente de esos lugares? No somos tantos como para separarnos en tantos grupos...

-Oh si tan solo alguien con un gran numero de espias y bandidos estuviera presente... Un fuerte olor a vino invadió las fozas nasales de los entrenadores. Tuvieron un amargo recuerdo de aquel autobus en Laverre. Thenardier estaba sentado comodamente en la fuente de la Torre Prism limandose las uñas. Sobre su hombro sentada estaba su hija mas pequeña, jugando a que acuchillaba el aire gritando "Muere muere muere!" -Quizas tengo algun que otro hombre disponible para esta empresa...las calles pequeñas y oscuras son nuestra especialidad, y solo pediria a cambio que...bueno, esto es una batalla campal, nadie va a preocuparse si faltan una o dos billeteras de los caidos, no?

Siiva fruncio el ceño y miro a los entrenadores, quienes no estaban muy comodos con la situacion pero admitian que no tenian mejor opcion de momento. La Guardadora les pidio que se separen rapidamente en 4 grupos. En el ajetreo, Ian se acerco rapidamente a Yannick.

-Hey eh...bueno quizas vamos a morir despues de todo. - Dijo el chico algo nervioso mirando hacia el cielo, las criaturas se concentraban tambien en las avenidas donde la mayor cantidad de personas trataba de huir. El muchacho se saco su gorro de lana gris y se lo puso a Yannick, acomodandolo como podia- Al menos, no vas a morir con frio. -Dijo con una sonrisa triste- Samuel esta peleando junto a Blake, cieramente es algo que ni yo mismo esperaba, pero creo que despues de todo estamos en el mismo bando. Blake es una persona...manipuladora. Y yo bueno...era alguien muy facil de manipular. Creo que eso es algo que el noto desde el dia uno. Tratemos de sobrevivir a esto y te cuento el resto con una cerveza y algo de musica de fondo que no sean gritos de agonia, si? - El muchacho se enredo el cabello apropocito mientras desviaba la mirada algo nervioso. - Proteger una ciudad de mostruos asesinos no es mi idea ideal de primera cita.

Una pared estallo cerca de la plaza Centrico, una de las criaturas salio de entre los escombros y se dirigia hacia el grupo con rapidez. Fue rapidamente interceptada por el Clefable de Mallory, quien se embarco rapidamente en un combate. Algo llamo la atencion de los entrenadores. Las heridas que tenia el Clefable no parecian las heridas que tenian sus Pokemon en un combate normal, parecian mas...graves. La lider fruncio el ceño mientras veia eso y sacaba una segunda Ultraball.

-Creo que...esas cosas no van a medirse con los ataques.

Nico


Ah, eso de las estrellas y el cielo haciéndose mierda no era una forma poética de describir al apocalipsis después de todo, realmente estaba pasando. Por si fuera poco esas... cosas estaban en todos lados; ¿Cómo íbamos a hacer para defender toda la ciudad?

Cómo si respondiendo mi pregunta, vimos primero aparecer a Mallory y luego la que parecía ser otra lider de gimnasio desplegó una barrera todo alrededor de Lumiose. Para que no puedan escapar... eso no era muy reconfortante si nosotros fallábamos. No, no había razón alguna para pensar en eso, lo mínimo que podía hacer ahora era tratar de ser positivo.

-¡Hey, Mallory! -La saludé de lejos con una sonrisa. -Más te vale que no te pase nada; todavía me debés un cafecito y una clase sobre fashion.

Lup, cómo era de costumbre, no parecía muy interesada en mis hobbies y se giró a mirar hacia otro lado. Lo que sí me sorprendió es que su mirada se detuvo en la guardadora que teníamos cerca; aquella mujer que tantos problemas nos había dado con su Drapion. Lup pareció reconocerla, y contrario a lo que hubiera esperado formó una sonrisa y asintió, mirándola a los ojos. Levanté una ceja ante aquello.

-Creo que le agrada tu espíritu de pelea o algo así. -Le comenté a Akshara. -Imagino que va a querer una revancha algún día de estos, pero por ahora creo que estaría feliz de pelear a tu lado.

Una vez que nos explicaron el plan, Ian se quejó de que los barrios bajos de la ciudad no tendrían protección. Antes de que pudiera decir que estaba de acuerdo, una voz familiar y maloliente sonó detrás nuestro. Miré con algo de asco y desprecio a Termidor mientras nos propuso su idea.

-Sabés, incluso cuando vivía en las calles de esta ciudad aun así olía mucho mejor que vos. -Le dije. -Más te vale que envíes a algunos de tus hombres a cuidar a tu hija; hizo mucho más para ayudarnos que vos y tu... possé.

Ya estábamos todos listos para salir; escuché que nos teníamos que dividir en grupos y ví cómo la mayoría se acercó inconscientemente a aquellos con los que querían estar. Cómo de costumbre eso nos dejó a doc y a mí. Le levanté una ceja en forma de pregunta, y después me giré hacia el resto de los guardadores.

-Por cierto... quería saber si me podían ayudar con algo. -Les sonreí. -La mayoría de mis Pokemon están bien, pero mi... uh... creo que es uno de hierba, chiquito y que parece una semilla, como que le cayó una avalancha encima. No sé si podrán ayudarme o si tendrán algo que nos dé una ventaja...

//Carisma+Persuasión, dame items (?//

:
6, 9, 8, 8, 1
Yannick


El modo de hablar de la Sacerdotisa a cargo fue casi tan sorprendente como el pedido de Maxwell. Aunque no entendiera nada de su función, imponía respeto con cada palabra y gesto.

-Fue un placer, Hollow.- le dije al árbol antes de dirigirme a Frost. Los Unowns no parecían haberle dado respuestas, lo que seguramente nos iba a complicar bastante las cosas.

-Gracias por dejarme hacer eso y um... bancarme con este tema.- sonreí devolviéndole la pokeball. -No confiaría en nadie más para tener este pokemon.-

La Líder de Anistar nos llevó a la superficie de un saque. Ah, había leído de estas cosas pero experimentarlo en carne propia fue otra cosa. No ayudó que afuera la situación me volvió a golpear. Esos cortes en el cielo... Supongo que era también literal la profecía.

La mujer se saludó con Mallory, quien mantenía el mismo porte elegante a pesar de la situación, antes de hacer algo con tres de sus pokemon. Me sorprendió ver el Sigilyph, Nadia siempre estuvo fascinada con esos pokemon y la idea de encontrar alguno en una ruina. La verdad era muy copados. Entre los cuatro crearon un campo que se extendió hasta la frontera de la ciudad, encerrando a los bichos esos con nosotros. Ahora era todo nuestra responsabilidad.

La Guardadora que nos intentó matar ayer nos explicó su estrategia. No pude evitar sonreír un poco al ver cómo Ehre observaba todo intensamente, estudiando el plano de la ciudad. Estaba en su elemento, ésta era la parte de ella que había esperado tanto para sacar a la luz. A sus ojos (ojo) la mujer nos perdonó la vida cuando la vencimos en combate, mantuvo su palabra, no tenía razón para no seguir sus órdenes. No había presenciado directamente la pelea pero había estado prestando atención. Ésto era lo que tenía que hacer desde hace mucho tiempo.

Thenardier apareció de la nada cuando Ian mencionó que los barrios bajos estarían en más peligro. Ok, hace cuánto nos sigue? No era la persona que me hubiera gustado me evacuara cuando viví en uno de esos, pero no nos podíamos quejar de su ayuda.

Luego de cerrar esa reunión, el chico se me acercó y.. me... puso su gorro. Casi le respondo "pero no tengo frío" antes de terminar de procesar lo que estaba haciendo. Ni me esforcé en ocultar lo rojo que debía estar esta vez. -Proteger una ciudad de monstruos asesinos no es mi idea ideal de primera cita.- terminó algo nervioso.

-‎Meh, he tenido peores.- me reí incómodo recordando esa tarde de los disparos. -Bueno capaz no tanto, pero no me quejaría tampoco.-

Nitta había tenido razón, Blake tenía que ver con que se haya ido... Y yo tenía razón también, el tipo me recordó a Kevin desde un principio. No sabía en caso de Ian, esos.. dos tenían maneras muy diferentes de conseguir lo que querían. Supongo que ambos éramos bastante boludos entonces, pero si con eso podía entender un poco lo que le había pasado....

"Me amás o solo querés jugar al buen samaritano? Siempre es más fácil si te hago sentir útil, no?"

Dejé de sonreír. Esa es la única cosa en la que le tenía que dar la razón a Alan.

Vas a hacer lo mismo de nuevo? Me fui a pasar una mano por el pelo pero me encontré con el gorro. Bueno, la tercera es la vencida.

-Perdón por convencerte de venir a Lumiose de nuevo.-
murmuré casi avergonzado de mí mismo. -Me gustaría...- aparté la mirada sin poder terminar esa frase.

Una pared cerca nuestro fue explotada por uno de los seres, que de dirigió hacia nosotros pero un pokemon de Mallory lo detuvo. Sin embargo pareció sufrir más heridas de lo normal. Miré a Ehre algo nervioso, ella no se inmutó en lo más mínimo. No, dale, tenés otra buena razón para sobrevivir.

-Muy bien, Oficial.- le di una palmada a Frost en la espalda tratando de sonreír casualmente. -Yo conozco bien las avenidas oeste de la ciudad. Cómo nos dividimos?-
Maxwell


Siiva y Akshara escucharon mi petición y aunque no le dieron mucha importancia, tampoco me lo negaron. Verdaderamente no quería unirme a ellos a su enferma religion, pero si era la única forma de acceder a la información que necesitaba, no era necesario pensarlo como había dicho Akshara, pero bueno teníamos cosas más importantes entre manos ahora mismo.

Una luz nos envolvió, y las nauseas volvieron como cuando Mavis me había llevado, ese método de viaje era igual de efectivo, pero molesto. Cuando abrí los ojos nos encontrábamos en el exterior nuevamente y pude ver el cielo por mi mismo era terrorífico era como si el mismo cielo nocturno tuviese una herida que nadie podía curar. Mi maestro me había dicho que algo malo iba a pasar, pero no estaba seguro si iba a ser de acá a mil años o simplemente era un mal augurio, todos eran malos augurios con el. Cada vez que le preparaba sopa y veía un fideo flotando “fuera de sincronia” decia que era un mal augurio, por eso nunca le preste atención. Que iba a saber yo… nadie podría haber predecido esto.

Siiva liberó a su drapion que hizo crujir el suelo en su pies, no dude en acercarme y liberar a cianuro que se preparó para atacar y tuve que apretarlo contra mi cuerpo para que no la atacará, por suerte se tranquilizó en el momento que le dije que estaba de nuestro lado.

-Señorita Siiva esa tecnica que uso en el callejón… todavía me duelen los huesos- y no esta de mas decir que la cicatriz que me hizo el absol me iba a seguir hasta la tumba- ¿podría enseñarsela a mi pokemon?- le pregunté mostrándole al skorupi rabioso.

Después de su respuesta nos ordenó separarnos en grupos y Nico me levanto una ceja, no pude evitar levantar las mias rápidamente dos veces mientras lo miraba con aprovacion.

Me diriji a cada grupo que se había formado y les entregue a cada uno un agua curativa, y me quedaba una sola que le di a Nico. (osea una por grupo)

-Es lo último que me queda, lamento no poder darles más.

El escudo que había armado la lider se cernía imponente en la ciudad.

-Saben en todo este tiempo nunca pense que terminariamos en un lugar como este.

Una de las criaturas choco con el clafable de la lider.

-Pero no me arrepiento de nada, nosotros quizás somos desconocidos, pero al mismo tiempo siento que no lo somos que los conozco de toda la vida, somos como un grupo de Unows supongo- sonreí- Prometanme que vamos a volver aquí y sanos y salvos- dije extendiendo la mano hacia adelante boca arriba, creando la bola de luz que ya conocían y esperando que todos me siguieran.

Una a una las manos llegaron y aplastaron la bola de luz creando el campo curativo de antes.

//healing field//
:
9, 10, 2, 7


-Prometanme que los Unowns volverán a reencontrarse- dije con los ojos llorosos, sabia que podria ser la última vez que los volviera a ver.
Ibaraki


Todo habia sido casi instantaneo, pero ya estabamos afuera, en medio del infierno que ahora era Lumiose, Baraddur salió de su pokeball, sabiendo que necesitaria su ayuda, al momento, Siiva dejo salir a un pokemon que recordaba muy bien, por suerte esta vez no parecia querer enterrarnos debajo de un callejón. Aunque al igual que Lup, estaba dispuesta a una revancha, no puedo decir que estaba igual de ansiosa de trabajar en equipo con ellos, o para peor, con la damajuana con sombrero que parecia haber sido invocada por la guardadora.

Seguia de la mano con Mint, la cual no habia soltado en todo el rato, en especial cuando una de esas cosas salió a atacarnos y fuimos salvados por Mallory, estaba con un pokemon que se veia muy lastimado, esto era muy malo, si ella no podia mantener el ritmo de la pelea...

Apreté la mano de Mint una última vez, como tratando de grabar la sensación para que durara un poco más antes de soltarla, tomé un poco de distancia para sacarme la blusa que llevaba puesta, el aire frio tocó mi piel pero pronto no seria un problema. -...Prometanme que vamos a volver aquí y sanos y salvos- Maxwell estaba usando una de sus habilidades mientras terminaba su discurso. -Cuando volvamos, y cuando todo termine, empecemos de nuevo- Dije, mirando al grupo, el cual habia sufrido mucho para formarse.

Todos comenzaron a poner sus manos sobre la esfera de energia, cuando todos estubimos listos, un último apretón de cada uno terminó de romperla, todos habian mostrado que eran capaces de cosas asombrosas, la luz cerraba mis heridas y me aclaraba la respiración, me sentia más libre y fluida, noté que mis heridas sanaban, pero nunca esas otras marcas, tal vez, solo tal vez, no eran simples heridas.

Cerré los ojos y respiré profundamente, sentia mis latidos, más calmos que otras ocaciones, el viento sobre mi piel, las marcas en mi cuerpo un poco más sensibles, pero no dolian, se sentian como... como una parte de mi.

Imagen


-Ahora... qué hacemos? Mallory parecia tener problemas, es obvio que no somos tan fuertes, pero quisiera ayudarla-



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Nota: Tengo las marcas que identifican mis skills de forma activa, básicamente ahora el daño me lo voy a hacer en forma de agotamiento y no como sangrado estilo anime shonnen.

Agradecimientos a araña por el dibujo copado y plotero.
Oficial N. Frost


Nada, absolutamente nada había podido sacar de los unowns, por lo visto las criaturas no sabían nada o estaban muy asustadas como para poder hacer algo al respecto. Solo se limitaron a girar alrededor mio mientras miraban hacia arriba de nosotros, quizás ellos sentían cosas que yo no.-Al menos lo intente.- Dije regresando con el resto del grupo. La señora líder del sínodo se había bajado del estrado y ahora mismo hablaba con la hippie, parecía bastante indiferente ante el hecho de que posiblemente.-… Y posiblemente...tengas que regresar a este lugar.- mire seriamente a la mujer al escuchar esas palabras, había algo en ellas que no me daba confianza, no estoy tan seguro de que volver aca sea una buena idea, sabemos demasiado para lo que ellos querían.
Roomie se acerco a mi con la pokeball de Hollow, dejo la pokeball en mi mano mientras me agradecía. -Sub oficial Roomie no tiene nada de que agradecer.- bromee haciendo el saludo militar a él.

Me junte con el resto del grupo cerca de la líder de Anistar, la mujer movió sus manos de forma extraña y una luz nos envolvió a todos, sentí como mis pies se despegaban del cielo para luego volver a caer en el exterior. Habiamos Frente a la Prism Tower, abri los ojos sorprendido y algo asustado al ver como era la situación en el exterior, las gritas ocupaban gran parte del cielo brillando con un tétrico color celeste. La figura de mallory se alzaba frente a nosotros con su pokemon al lado, parecía que había estado esperándonos todo este tiempo. La mujer se saludo con su colega mientras miraba preocupada la situación, gente corría por todos lados tratando de escapar de las extrañas cosas que atacaban. Siiva hizo un gesto con su cabeza y la líder de Anistar libero tres pokemons, dos Slowkings como los de Isaac junto con un extraño pokemon alado. Las criaturas rodearon a la líder creando una esfera que se extendió por la ciudad. Bueno la mujer había logrado ganarnos algo de tiempo.

Siiva con total indiferencia saco un mapa de la ciudad y comenzó a explicarnos su plan, acorralar criaturas, crear un perímetro, 4 lideres protegen desde adentro y otros 4 se encargan del perímetro, era hora de que los ocho escudos de kalos se ganaran su nombre supongo. Debo admitir que los otros 4 tuvieron una entrada bastante interesante. Ian comenzó a murmurar cosas sobre quien protegería las calle internas, tenía razón había un montón de lugares internos que quedaban descubiertos.

-Oh si tan solo alguien con un gran número de espias y bandidos estuviera presente...- Ughh, esa voz, ese olor a vino berreta, no pude evitar sacudir mis ojos al escuchar al tipo, cómo carajo había llegado aca? Me cruce de brazos mientras miraba al tipo sentada en la fuente limándose las uñas, como si no estuviera pasando nada en estos momento, en sus piernas su otra hija esta sentada jugando a acuchillar cosas. El hombre ofreció sus servicios a cambio de poder robar, típico criminal, no cambian nunca. Fruncí el ceño al igual que siiva ante su propuesta pero no podíamos hacer nada más. La mujer nos pidió que nos dividiéramos en cuatro grupos.

Yannick golpeo con una palmada mientras me preguntaba como nos íbamos a dividir. -Bueno señores, vamos a hacerlo asi. El primer grupo va a ser el de los pubertos.- Señale a mint e Ibaraki. -Segundo grupo, los sunshine, doc y nico.- Nico y el doctor se pusieron cerca. - Roomie, vos con Ian, los tort… los camperas.- Sutil frost, sutil.- Lo cual me deja con los hippies, asi que nosotros vamos a ser Frost y los hippies.- termine de separarnos, mire de reojo a la hippie aun tengo mis dudas con respecto a ella pero no hay tiempo ahora para seguir con ello.

Antes de que pudiera decir algo una de las paredes exploto y una de las cosas se dirigió a toda prisa, infle la pokeball en mi mano listo para actuar cuando el pokemon de Mallory lo intercepto, la criatura parecía estar recibiendo un daño más fuerte que los otros. Vamos a tener que darles con todo lo que tenemos si queremos vivir.

El doc comenzó a hablar, parecía que la situación lo estaba afectando emocionalmente. -Prometanme que vamos a volver aquí y sanos y salvos- Dijo mientras extendía la mano con la misma esfera que había usado antes, uno a uno fueron colocando su mano sobre ella hasta que solo falte yo, el resto se quedo mirándome por unos segundos esperando mi respuesta. -Sabes que no te puedo prometer eso, es una locura.- conteste mirando al cielo mientras sonreía nervioso, estamos en más que peligro como para asegurar que voy a volver entero, pude notar que la mirada del doc se entristeció. Levante mi mano y me saque mi guante antes de colocarla sobre las manos de los demás. -Pero puedo prometerte que voy a intentarlo.- La esfera de luz se disolvió y comenzó a cerrar mis heridas. No podía asegurarle que volvería pero por iba a intentar hacerlo, cueste lo que cueste.

Volvi a colocarme el guante y me puse los lentes de nuevo. -Bueno, quien esta listo para golpear aliens de otra dimensión? También necesitamos hacer algo con esas grietas o van a seguir saliendo mas y mas de ahí- Tenemos que lograr cerrar el cielo, pero cómo?
Mint


Ya estábamos, deicidio por alguna razón nico y se puso una placa no entendí el por que.

Pronto la lider de Anistar que nos trasporto a la plaza, alli nos encontramos con Mallory y su pokemon. Este tenia extrañas heridas, nunca había visto un pokemon que causara ese daño, pero es obvio que con lo que tratamos difícilmente se podía clasificar como pokemon.

Le pedí a Mina que me trajera mi palo, ella voló rápido y alto hasta perderse de la vista.
Siiva empezó a hacer la explicación del plan de defensa y entonces frost nos dividio en equipos. No me gusto el nombre del mio, pero por lo menos estoy con Iba. En eso Ibaraki apretó mi mano haciendo me notar que seguíamos con las manos agarradas, no tuve tiempo para sonrojarme pues se separo y se fue con mallory.

Fui con ella, pero me sorprendieron las marcas que derrepente empezaron a brotar de su cuerpo ¿que eran?, pero igual sean lo que sean era obvio que Iba lo tenia controlado por lo que no la moleste preguntándole.

Me acerque a mallory y le dije:

-Sabes el combate contra ti fue muy util, me enseño muchas cosas y espero poder mostrártelas, por lo que por favor después de todo esto quiero una revancha, quisiera combatir contigo antes de que te jubiles- kaeru se preparo listo para atacar a la criatura que enfrentaba el clafable de mallory.

En eso llego mina con mi palo entre sus colmillos, me lo entrego y se puso en la retaguardia.

Estoy listo.

-Kaeru usa burbuja sobre esa criatura-

/bubble beam/ (20+25) +10 por stab
:
1


Ahora curare a clefable.
Solo escribo la runa en aire con el bastón, se fragmenta y esta se aplica sobre el pokemon.

/First aid in battle/
:
2, 6


Alcanse 1+1d3
[dice]1d3[/dice]

Turnos
:
6

Kileo


La líder de Anistar nos teletransportó a base de Torre Prisma. Es toda una experiencia el que te agarren, hagan una sopa de vos mismo, te transporten y te vuelvan a armar en otro lugar. Sigo prefiriendo el transporte público. Todos estábamos impactados por el aspecto del cielo, agrietado y rasgado, parecía un animal herido. Debo admitir que el azul fluorescente emitido por el portal a quién sabe dónde era muy bello. Es mi poder y mi maldición, encontrar la belleza en todo, incluso en las cosas más horribles y esta, estoy seguro, es la más horrible que haya visto.

La dama del Drapion liberó a dicha criatura. No es que me encante trabajar codo a codo con sectarios raros, pero si esa cosa vuelve a atacar, prefiero estar de su lado. La guardadora sacó un mapa y empezó a explicarnos como íbamos a enfrentar a los entes que atacaban la ciudad y cómo el escudo que creó la líder de Anistar iba a contenerlos. Plan jugado realmente, pero es una situación crítica y no podemos esperar a que las fuerzas especiales lleguen. Frost se encargó de separarnos en grupos y terminé con la pareja que más necesitaba mi ayuda en esta carrera. Recuento mental: Beso le gana a gorrito de lana, gorrito de lana le gana a atracción no reconocida. Sip, definitivamente van terceros. A veces me pregunto cómo puedo pensar estar cosas en un claro peligro de muerte, pero supongo que algo que desarrolle para suprimir el pánico y enfocarme. Además de que mi trabajo me pone en peligro seguido.

Una pared cercana cayó y una de esas cosas embistió contra el rosado pokémon de la líder de Laverre que ya se encontraba en defendiendo la ciudad para cuando salimos. Tal vez lo mejor que podía hacer era sacar toda la información que podía ahora que tenía a una de esas cosas a tiro. Si moría, al menos le habría ayudado al grupo y dejado testimonio escrito de la existencia de estos entes del infierno. Pero no, no pienso morir a manos de estas criaturas. Saque la golpeada libreta y el pequeño lápiz tratando de retratar la cosa esa.

//Pastel Portrait para ver qué info le saco al Nihicoso//

:
9, 9, 10, 3


El doctor nos pidió que juntemos manos y su cálida aura curativa nos rodeó. Dudé un poco al acercarme. ¿Ya podrían confiar en mí? Bueno, estábamos al lado de los que nos quisieron muertos por días así que para ellos un posible traidor hubiese sido lo de menos. Las palabras de todos fueron sinceras, incluso las realistas de Frost.

-No pienso morirme acá.
Nitta


No pude distinguir con claridad la temperatura que tenían las manos de aquella mujer. En su tono al hablar... se desplegaba cierto afecto, propio de una señora mayor, de alguien que tenía una familia muy grande a la que quería. Pero su mirada era penetrante, y senté que me la sostuvo por un largo lapso de tiempo. Algo oprimió mi pecho y me sacó el aire, pero tarde increíblemente poco en recuperarme. Física, pero no mentalmente.
¿Tendría que volver? No dudaba de ello, sin embargo... No supe responderle. Mi papá ya se encontraba fuera de mi vista, debía de haber salido realizar un reporte de la situación desde el aire, me imaginé. Y antes de que nos diéramos cuenta, estábamos en el exterior.

Era... reconfortante y horroroso a la vez.
Reconfortante porque ya no me sentía embestida por muchas sensaciones nuevas. Ya no debía escuchar centenas de brisas al mismo tiempo, percibir diferentes temperaturas, incluso olores... Aquellas sensaciones sólo había desaparecido cuando la Suprema me habló, y ahora que estábamos afuera.¿Qué se supone que era todo eso? Me llevé una mano a la cabeza, rogando no volviera a suceder. Al menos no pronto.
Horroroso... no hacía falta explicarlo. Pero aquella cosa me daba peores sensaciones que las pesadillas que tenía ocacionalmente (ya por suerte). Aparté mi mirada del cielo, me daba malos recuerdos y un rápido esacalofrío recorría mi espalda.

Tenía demasiado que pensar como para prestar atención a todas las personas que se fueron sumando al grupo. Al parecer todos teníamos algo en común: queríamos salvar la ciudad, o al menos nuestras vidas. ¿Cómo habíamos terminado en esto? Pensé en mi y en Galahad, y en la última vez que habíamos pasado una noche tranquilos, ajeno a todo este asunto.
Observé al grupo reunirse bajo la convocatoria del Doc. Sonreí un poco, pero esa sonrisa se borró pronto. Ya había tomado mi decisión. Sabía qué haría luego de que esto terminara. Un deseo egoísta. Volver a la vida que creía que llevaba.
Me acerqué a los demás con algo de miedo. ¿Estaba bien que me integrara luego de todo? ¿Y luego de lo que sucedería después? Bueno, una última vez... no, una única vez... no poía hacerle mal a nadie.
Junté mis manos con las del resto y al cabo de un muy corto lapso de tiempo, nos separamos.
Curioso.

-Ahm... ¿Por qué siempre termino con alguno de ustedes? -pregunté desconcertada e incómoda a la vez. Suspiré. Eso ya parecía ser una broma de la vida más que otra cosa.
Me encontraba todavía incómoda, intenté dispersar los pensamientos que invadían mi mente una vez más. No era momento de reconsiderar las acciones de mi padre. De ver las verdaderas intenciones que ocultaban. Ni preocuparse por Reenira. Ahora no.
Levanté la mirada a los dos jóvenes que tenía enfrente y la sostuve con decisión. Me até el pelo en una coleta, haciendo el nudo con el mismo. Me saqué mi mechón izquierdo y... listo.
-Hace un rato... -comencé a pronunciar- Nicholas me preguntó cuál era la verdad y... -levanté y solté los hombros- No sé cuál es, pero quiero conocerla. Es cierto que mi padre es guardador y que no lo sabía. Confío en él, como confío que no todos los guardadores desean asesinarnos. Es cierto también que... -sonreí incómoda- pareciera que esto de ser parte de ellos es medio hereditario... y ya tengo suficiente con tener que hacerme cargo del negocio familiar dentro de poco. Como sea, tengo demasiadas responsabilidades para morir ¿A dónde vamos? -comencé a caminar hacia adelante y al pasar por un costado de Nicholas, me detuve y sin mirarlo, le susurré- También es cierto que te tomé afecto. Pero ¿importa? -y luego, ya en un tono alto- No te mueras Oficial Frost, que voy a hacerme cargo de Bryce y te voy a dejar en vergüenza porque conmigo en una semana ya está rehabilitado -dije sacudiendo la mano mientras me apartaba dándole la espalda. Sentí la mirada de Kileo, como tantas otras veces. Me sonrió y me dijo:
-A este paso puede que dejen de estar terceros -mientras hacia algunas ¿cuentas? en su libreta.
-¿Ah? -le pregunté totalmente confundida, y volteé mi mirada hacia el cielo, ahora opacado por la pared de energía que separaba a la ciudad del resto del mundo.

Clavé mi mirada en las grietas. El cielo se rompió.

“Es una ocasión perfecta. No voy a desaprovecharla”


Sacudí la cabeza, al igual que Galahad se sacudió en su pokebola.
No era como en aquel entonces. Mi mente de niña lo había amplificado, hecho mucho más espectacular. Sin embargo... no pude dejar de prestar atención como aquel entonces. Pero en este momento, no tenía libros, ni anotaciones, ni tizas, ni atuendos acordes.

Solo era yo, y mi mirada clavada en el cielo.
-¿Acaso... hay forma de devolverlo a lo que era? -una magia capaz de deshacer las cosas. De volver el tiempo atrás.
O de llevarnos a otro mundo.

//Percepcción y Ocultismo porque quiero hacerme la mística para intentar entender la grieta y quedar en ridículo//
:
2, 4, 4, 7, 7
Imagen
Kalos - Centrico Plaza


Los grupos estaban ya separados y comenzando los preparativos para partir. Kileo mientras los demas se movian de un lado al otro hacia rapidos dibujos en su cuaderno, intentando comprender algo sobre la criatura que tenian a varios metros. Por algun motivo no podia sacar nada al resecto de la criatura, pero algo en el modo de su anatomia le sonaba.

-Instinto de supervivencia.- Fue lo unico que se le vino a la mente cuando termino el dibujo y observo a la criatura siendo atacada por los Pokemon de Mallory.

Mint habia intentado atacar a la criatura con la que combatia Mallory, pero su Pokemon se puso tan nervioso al ver a aquella cosa que el ataque no funciono en absoluto. Nitta habia intentado encontrar en su memoria alguna forma de controlar la situacion en el cielo, pero todo parecia ser inutil. Las criaturas no seguian saliendo de las heridas del cielo, pero seguian abiertas, invitando a que sigan saliendo. Lo unico que la chica noto, era que por ensima de la Torre Prism, el primer portal que se abrio parecia ser el mas grande. Y habia algo flotando sobre la punta de la torre...parecia ser una persona, pero no era nitida, parecia desaparecer y aparecer. Mientras se preparaban para partir, Maxwell le habia pedido a Siiva que le enseñe la tecnica que sabia su Drapion. La guardadora no supo como responder a dicha pregunta.

-Jovencito, no soy una clase de maestra ni nada. Ademas usar terremotos en una ciudad llena de gente corriendo? - La mujer miro preocupada al entrenador, temiendo dejar en sus manos una avenida entera, sin embargo se dio media vuelta y se unio al combate con Mallory.

Los autos comenzaban a amontonarse en la glorieta que rodeaba la Torre Prism, desde donde los conductores se bajaban y comenzaban a correr y buscar refugio. Las dos Lideres de gimnasio hicieron señas a los entrenadores para que se separen y vayan a las distintas avenidas antes de que la situacion empeore. Sin mediar mas palabra y mirandose por ultima vez, el grupo se separo corriendo entre los autos y la gente herida. Jaime se quedo mirando en duda hacia el cielo, por un momento parecia que habia visto lo mismo que Nitta, pero luego el ruido de los combates cerca le despejo la mente. Rapido, siguio a Nico y a Maxwell camino a la Avenida Hibernal.

En direccion al Boulevard Sur cruzando por la Avenida Vernal, Nitta, Frost y Kileo esquivaban gente abriendose paso. El panorama era debastador. En la ancha avenida podian ver que gente aun intentaba escapar en autos, lo que generaba mas caos en la calle al generarse choques con los automoviles. Dos criaturas estaban en el centro de la Avenida, la gente huia de ellas y buscaban refugio en los locales comerciales que podian. Para su horror, debajo de algunos escombros podian ver aun gente atrapada por los derrumbes.

Muchos vehiculos habian sido dejados en el costado de la Avenida aun con sus llaves puestas, y no les sorprendio ver a algunos de los hombres de Thenardier revisando el interior de los mismos viendo que podian sacar. Nicholas estuvo a punto de intervenir cuando vio a uno rompiendo una vidriera con un palo y dejando el frente de un local completamente abierto, pero pronto vio que el hombre que habia hecho eso estaba metiendo a varios ciudadanos dentro del local para mantenerlos fuera del area de combate. Tambien,aprovecho para robar una o dos prendas del local mientras guiaba a la gente dentro. Se acercaron lo mas posible a una de las criaturas que tenian mas cerca. Un aura roja la rodeaba iluminando la noche. Los faros de luz de la ciudad se habian apagado en su mayoria y gran parte de la iluminacion provenia de la las luces de los portales en el cielo y del resplandor rojo que emitian las criaturas. Ubicados detras de unos autos y sin delatar su posicion, los entrenadores comenzaron a analizar que hacer, hasta que escucharon un sonido que les helo la sangre. No era un Pokemon, no era humano, no era nada de este mundo.

Sintieron un chorro de liquido golpeando el auto tras el cual se estaban escondiendo, seguido de ello un fuerte olor a quemado. La criatura los habia visto, y habia extendido sus tentaculos lanzando un liquido verde y violeta hacia el auto donde se encontraban. El metal se derretia con el solo contacto. En solo cuestion de segundos quedaron al descubierto y rodeados de una segunda criatura que vino en la direccion opuesta.

//Acid Spray 10+10 a Nicholas//
:
9, 2, 8, 3, 4

:
9, 6, 3, 8, 5

:
10, 7



Ian


Estaba demasiado nervioso para silbar y tratar de mantener el ruido de los gritos apagados. Corrimos con Yannick esquivando autos y gente que corria en la direccion opuesta a la nuestra. Todos huian de esas...cosas. Y no los culpo. Libere a Gregory a mi lado que corria con nosotros, claramente su mirada fue de "Que estamos haciendo?" cuando dio un rapido vistazo a lo que pasaba. Tomamos una curva rapida y llegamos a la Avenida Autumnal. Nunca habia visto algo asi, pero la gente corria desesperadamente y se escondian donde podian. Pensar que si bien no era el lado de la ciudad que mejor conocia, definitivamente habia caminado por esta avenida mas de una vez. Nunca pense verla...destruida.

-Ok...hay dos de esas cosas...ahi, que se supone que hacemos? - Pregunte tratando de poner mi voz mas valiente posible. Claramente no funciono, pero al menos no creo que se haya notado. Es dificil notar las sutilizas de los cambios de tono con el ruido de una ciudad desplomandose. Cerre los ojos y me concentre en la unica fuente de sonido que me permitio concentrarme. Si, Yannick, seguia sin poder escuchar nada cuando intentaba leer sus notas, y agradecí mucho eso. Empece a tararear con los ojos cerrados. - I'm not your hero.

//*Dissonance: Esta canción dura 1D3 turnos, mientras el Musician se encuentre interpretándola no puede usar otra skill. Mientras esta canción este en el campo de batalla, todos los aliados tienen +1 éxito a cualquier tirada que realicen. (Interpretación – Dificultad 9) //

:
5, 1, 5, 3


Gregory reconocio la cancion, si era la que habiamos estado tratando de componer tantos meses. Le hice un gesto a Yannick, una de las criaturas nos habia visto, no estoy seguro si era lo que queriamos, pero se comenzo a dirigir hacia nosotros rodeada de un aura roja. La parte buena era que la gente a la que estaba atacando pudo escapar y refugiarse, la parte mala era que venia a atacarnos a nosotros. La criatura lanzo sus tentaculos hacia donde estabamos y nos movimos rapido por suerte, rode hacia el costado de un auto, ubique rapido a Gregory pero antes de que pueda dar una orden la criatura ataco.

//Acid Spray a Ian 10 + 10 //
:
8, 2, 9, 6, 6

:
8, 2, 10, 2, 6

:
6, 1


La criatura lanzo un liquido en extremo desagradable hacia donde estaba, apenas pude pensar, asi que le hice una seña a Gregory quien casi se lanza a interceptar el ataque. Negue con la cabeza y se dio cuenta de mi orden. Rapido, se puso entre donde estaba yo y donde estaba Yannick. Era uno solo y si separabamos su atencion, no iba a atacarnos en conjunto. Y eso, habia que evitarlo. Le hice una rapida seña a Yannick para que se tape los oidos, creo que no me entendio...

//SuperSonic a la UB//
:
9


Kabir


El mundo se destrozaba a mis pies, era imposible creer esta horrenda vision de muerte. En dos ocaciones tuve que detenerme a ayudar gente a salir de entre las piedras, pero...que sentido tenia? A las pocas cuadras un nuevo ataque se producia y seguramente la gente que ayude, ya estaban nuevamente en peligro. Me aferre a la DuskBall que llevaba conmigo varios años. Khali...espero no tener que...no, no tengo el valor para volver a verte despues de todo este tiempo...despues de...

Muerte, Kabir. La sentencia se va a dictar en Unova, en las ruinas. Y sabes bien lo que le sigue a eso. Sus palabras sonaban cada vez que tomaba aquella DuskBall en mis manos.

Di una vuelta en la calle intentando tomar algo de aire. El epicentro de todo esto parecia ser la Prism Tower, quizas si podia acercarme ahi, quizas si...mi corazon se detuvo por un momento. Vi a dos muchachos corriendo juntos, una chica rubia y un chico de cabello verde corrian entre la gente la Avenida Estival. Tres criaturas del mas alla eran los verdugos de esta avenida, parecia que ya habian cobrado varias vidas en el trayecto, y habian visto a los jovenes acercarse. Eran ellos, los muchachos de Gautier. Los que buscaban a Julia. Cerre los ojos y le pedi perdon a Khali, pero no podia dejar que pase lo peor.

-Khali, Protect! - Exclame. Mi voz debio retumbar mas de lo que era la intencion, ya que varias personas se dieron vuelta. Un escudo de luz verde se formo delante de los dos chicos que habian estado conmigo en el museo. La fuente de la luz, Khali, estaba entre ellos y una criatura que habia intentado atacarlos por la espalda. Khali me miro a los ojos, si bien su cuerpo y su forma era otra...seguia siendo ella. Le pedi disculpas, pero ella entendio que si la usaba en una situacion asi no era por gusto. Sus cuatro brazos de sombras nos rodearon a los tres. Mire a la chica rubia y al chico de cabello verde- Que hacen en este lugar? Que ocurrio...?

Las preguntas eran muchas y el lugar no era el apropiado. Una segunda criatura avanzo por el flanco que el Cofagrig...Khali, no estaba defendiendo.

//Acid Spray 10 + 10 a Iba//
:
7, 1, 10, 3, 5

:
9, 5, 10, 7, 7

:
10, 3


Anterior 1 ... 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65 ... 67 Siguiente
999 mensajes Página 62 de 67

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados

cron