Acá tenés todo lo relacionado con Pokémon Reborn: Partidas en curso, reglas, dibujos, offtopic, shippings y más!
494 mensajes Página 25 de 33
Anterior 1 ... 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28 ... 33 Siguiente
Kileo

Y como un milagro de navidad (en verano del hemisferio norte), comenzaron a llover regalos que explotaron felizmente contra la cara de Yannick y otros. ¿Qué hacían Delibirds acá? Cómo saberlo. Bastante anticlimáticos, por cierto. Seguía pensando en los Ultraentes que acabábamos de derrotar, pero estos pájaros no dejaban concentrarme.

-Bah bah fuera, todavía no me terminé el ambar fósil de la vez pasada.- El ave me miró severamente mientras comenzaba a buscar algo en su bolsa y no sospeché que fuera un pan dulce con fruta abrillantada exactamente, pero si igual de diabólico.

Tenía que contraatacar. Lando seguía cansado, Rancor había pasado por mucho hoy, el Tropius nuevo estaba muy golpeado (por nosotros), Arturo... es un buen pibe.

-Eso me deja una sola opción viable ¡Vamos, Aldi!

La pequeña criatura rocosa ya estaba saltando de entusiasmo. -Headbutt, al pájaro fuera de temporada.- ordené y la piedrita se lanzó al ataque sin dudarlo.

//Headbutt al Delibird, 25+25//

:
3


//¿Flinchea? Si:8,9,10//

:
3
☆《Mint》☆



Ya estoy cansado de esto por que no puedo tener una vida tranquila, cada vez que todo mejora aparece algo pero y lo peor es que me meto solo.
Siempre es asi...
El desierto, "Mi familia", el autobus, luminose, las ruinas, etc.
Tantas malas deciciones pero a fin de cuentas son estas la que me encaminaron hacia buenas personas con las que e vividos muy pero muy horrendos e inaguatables malos momentos pero los e sobrevivido gracias a ellos y pienso si habria logrado esto sin ellos?

Definitivamente no.

Estaba muy metido en mis pensamiento ignorando al mundo en mi universo mental de introspeccion cuando un golpe fuerte me interrumpio.

Mire y era un maletin, cerca habia un delibird con cara de pocos amigos y mirando al cielo cientos de delibirds volanban libres cargando ¿valijas?.

Este trato de atacarme pero solo me sentia revitalisado despues de su ataque pero no lo mismo mis aliados.
Saque a Sieg de su pokeball -Sieg puedes atacar por favor-
Sieg ataca.

/Confusion (15+15+stab)/
:
1

Confunde?
:
7


Tome el con curiosidad mientras sieg atacaba que tendra adentro y de donde vendra?.
Unova - Undella Town



Los Delibirds estaban sobrevolando la ruta, cargando sus costales y aun arrojando cosas de ellos. En algunos casos, estos explotaban en estallidos de chispas de colores y humo, en otros, tenian un efecto solo de luces que no parecia hacer ningun tipo de daño. A medida que los regalos que sacaban de sus costales impactaban contra el piso o contra los jovenes, estos dejaban algunos objetos tirados en el piso. En un momento vieron que un Delibird salia riendo de dentro de la van, solo para ver como rapidamente se transformaban nuevamente en el Zorua que los seguia.

-Yan..?- Escucharon claramente a Ian hablando por el PokeGear, de fondo se esuchaba bastante ajetreo. El cantante se oia sorprendido y sin saber que decir ya que balbuceo varias palabras y luego se aclaro la garganta.- Estan en Undella? Estan bien? Nosotros estamos...

-Ian querido, con quien estas hablando? - Se escucho una voz de fondo, que sonaba en un tono en exceso melosa. Luego de unos segundos de silencio incomodo, se oyo una fuerte carcajada. - Soy yo, Sam, heyy.- Se pudo oir solo un golpe y algo mas de movimiento, luego, el llamado se corto.

-No deberiamos estar distrayendonos con esto cuando...bueno, esa chica puede correr peligro que la ataquen los enmascarados.- Dijo Jaime mientras ya estando seguro lanzo una Pokebola al aire. De ella se materializo una criatura violeta, con dos colas cuyos extremos simulaban manos. Jaime miro a Yannick dandole a entender que aquel Pokemon era el que el entrenador le habia dado. -Kell, Thunder Punch! - El Pokemon sonrio a su dueño y salio corriendo a una impresionante velocidad mientras varios relampagos celestes comenzaban a rodear sus colas y a rodear el pavimento mientras se acercaba a uno de los Pokemon voladores.

La cola del Ambipom impacto de lleno contra el Delibird haciendolo chocar contra la ruta y dejandolo inconciente al acto. El Pokemon se giro sonriendo a su dueño, a lo que Jaime no pudo evitar devolverle el gesto con un pulgar arriba. Contento, el Pokemon regreso a su lado aun con algunos relampagos rodeandolo. Los Delibirds miraron espantados a su compañero caido justo para ser golpeados por el Pokemon de Maxwell, seguido de varias hojas afiladas lanzadas por el Gourgeist de Yannick. El Pokemon de Kileo se sumo al ataque y con todo aquello dos Delibirds quedaron tumbados en el piso, haciendo que los demas los agarren en sus costales y huyan rapidamente, dejando algunos paquetes en el camino de la ruta mientras se perdian.

-Eso fue...bastante curioso. - Dijo Cameron acercandose con un paquete en su mano, que exploto en su rostro pocos segundos despues, dejandole la cara con pintura de distintos colores.

Las ambulancias habian abandonado el lugar dejando el autobus en manos de un remolque que estaba tratando de desenganchar la van de los entrenadores. Sin darse cuenta, los empleados habian estado haciendo un cambio de ruedas a la van de los jovenes mientras estos estaban con los Delibirds.

-No se si ya terminaron...lo que sea que estaban haciendo, pero tenemos que desenganchar esto- Dijo un empleado de la empresa de remolque una vez que termino de ajustar unos neumaticos emparchados en la van de los jovenes.- Ustedes no necesitan atencion medica? Van a llevarse a los chicos del micro al hospital de Undella, quizas deberian ir a hacerse un chequeo.

Jaime se encargo de disuadir al resto de los empleados de las gruas y que el personal medico se retire sin hacer muchas preguntas respecto a la van que habia quedado aplastada por varias rocas. El muchacho una vez que quedaron solos en la ruta suspiro con alivio y se dirigio al grupo.

-Creo que nos merecemos algo de descanso. - Jaime regreso a su Ambipom a la Pokebola luego del combate y observo el piso alrededor de la van. Habian desperdigados aun varios paquetes con envoltorios de colores. Cameron agarro uno con envoltorio naranja como su cabello, en el encontro un huevo de un Pokemon.

-Es una suerte que esto no se haya roto...em...alguien...sabe que hago con el? Nunca tuve un Pokemon, mucho menos un huevo.-

Los demas entrenadores observaron que debajo de sus pies tambien habia un paquete, cada uno de distintos colores. Mientras Jaime los guiaba hacia donde estaba viviendo provisoriamente, los jovenes abrieron aquellos regalos. La van, salvo por aquellos golpes generados por los Durant, andaba a la perfeccion, asi que no tuvieron problema en usarla. Jaime subio al Braviary y los guio desde afuera a donde tenian que ir.

En no mas de 15 minutos habian llegado a un viejo almacen abandondonado cerca de una playa. La arena era gricasea , habia varios pastizales muy crecidos y no parecia el tipo de playa que se podian ver en los catalogos de turismo de Unova.

-Estas costas estan casi abandonadas, no hay turistas dando vueltas. - Se justifico el joven Gautier habriendo la puerta del galpon. Una chica de unos 13 años levanto la mirada desde un viejo sofa al oir el ruido. Tenia el cabello rubio, ojos marrones y un sombrero con orejas que llegaban hasta la cintura.

-Oh, pense que ya habias muerto- Dijo la chica divertida, aunque su sonrisa desaparecio cuando vio al resto de los jovenes, la chica rapidamente se puso en guardia de un salto. Jaime hizo una mueca de cansancio al ver la reaccion.

-Esta bien, son amigos...- Dijo justo despues de que la chica comience a arrojarle violentamente sus zapatillas a los jovenes, una de ellas golpeando de lleno a Cameron en la cara y la otra golpeando a Maxwell en el hombro. -

Ariadne



Lo ultimo que necesitaba era espiritu festivo...no no.

Dije eso segundos mas tarde, cuando un paquete de chillon envoltorio rosa me exploto en la cara, pintandome la cara de ese mismo color. Tuve que agarchar la cabeza muy rapido para evitar al Minior que salio rodando a una velocidad considerable para golpear a las criaturas, seguidos de un ataque de agua de ese chico Frost y de la chica rubia. Los Pokemon voladores se dispersaron rapidamente una vez que los atacaron,se ve que no estaban esperando esa reaccion.

-Dark Pulse.- Dije, casi como una sentencia mientras me limpiaba la horrible pintura del rostro. Zoroark entendio mi disgusto y lanzo una onda de energia oscura que termino de dispersar a los Delibirds, que dejaron atras una hilera de paquetes de regalo junto con un maletin de cuero marron pequeño. Mis compañeros agarraron los paquetes rapidamente, al excepcion del rubio que hablaba por telefono tratando de buscar señal como le era posible.

-Yan..?- Dijo mientras sonreia, le brillaron bastante los ojos al escuchar el murmullo del otro lado del telefono. Ah...eso era..peligroso. Mostrar ese nivel de vulnerabilidad... .- Estan en Undella? Estan bien? Nosotros estamos... - Undella? Bueno, entonces siguen vivos.

-Ian querido, con quien estas hablando? - El lider de Kalos se acerco a su amigo sonriendo y queriendo hacer una broma al telefono. Quien le entrego un gimnasio en Kalos a este muchacho, no lo se, pero espero que le hayan sacado la licencia. - Soy yo, Sam, heyy.- El chico palido como la nieve se agacho cuando un paquete del ultimo Delibird que huia le cayo en las manos explotandole en una nube de colores. El gear cayo cortando el llamado y por lo visto el chico rubio intentaba volver a contactarse, sin exito.

Intercambie miradas con el resto, que aun agarraban los paquetes que habian dejado los Delibirds atras. El chico rubio desenvolvió uno uno y saco una piedra violeta con destellos azules dentro. Una Dusk Stone. Nadie diria que alguien podria sonreir despues de sacar una cosa...asi, pero por lo visto, a ese chico le causo algun efecto. Por otro lado el lider de Kalos saco una peluca rosa con forma de afro.

Suspire agotada, necesitaba esa copa de vino y la necesitaba ya. Toque el hombro de la chica rubia, la chica de pelo marron y la chica de tez morena. Noche de chicas, y que los chicos se diviertan...lejos.

-Creo que la noche de Nimbasa tiene mas para ofrecer que invasiones interdimensionales- Dije llevandolas a recorrer la calle que daba al centro de la ciudad. Luces de neon por todos lados, gente, muchos artistas callejeros. La vida nocturna de esta ciudad era conocida mundialmente, la ciudad que jamas duerme. Nos acercamos seguidas de los chicos, que no parecian decidir bien que hacer, mas que terminar de abrir los regalos tirados por las aves navideñas. Llegamos a un bar que estaba relativamente vacio, solo algunas personas yendo y viniendo, una barra limpia, poca luz y musica relativamente aceptable. El lider de Kalos habia quedado fuera junto con los demas muchachos, prometiendoles llevarlos al mejor bar para hombres de toda la ciudad. Realmente espero que quien le dio su licencia este sin trabajo.

Nos dirigimos a la barra, rodeada delicadamente por una luz de neon azul y lila que proporcionaban la luz justa. Tras la barra, un muchacho de barba bastante crecida parecia estar por quedarse dormido-

-A quien tengo que dejar fuera de combate para que me den una copa de vino blanco en este lugar, querido? - Dije cambiando mi tono a uno mas...amigable. Acento del sur de Hoenn, meloso pero sin llegar a ser en exceso vulgar, inocente pero sin dejar de ser jugueton. La gente no tenia en cuenta lo importante de la forma de hablar. Las chicas notaron el cambio de acento que emplee y miraron algo extrañadas, pero creo que no les parecio extraño cuando el joven que atendia abrio los ojos y nos sirvio rapidamente una copa a cada una. - La primer ronda la invito yo, por favor, servile a las chicas lo que pidan, corazon.- Le dije al hombre sonriendo y llevando la copa a mis labios.- Bueno señoritas...quien va a empezar la ronda de preguntas incomodas?


Yannick


Ian aprenas pudo hablar, o no se escuchaba, pero pude distinguir la sonrisa en su tono y eso me calmó un poco. Poder escucharlo así después de 34 días se sintió bien. (Me patié mentalmente por contar ese número.)
Escuché la voz de Sam e inmediatamente puse los ojos en blanco. Claro, siempre tiene... Momento, por qué Sam está ahí? Antes de que nadie dijera más, la línea se cortó. Me quedé mirando el gear sin estar seguro de cómo sentirme. La señal no era suficiente para volver a llamar y la pantalla del dispositivo se distorsionó por unos segundos como la foto, ese rayo de luz debía estar afectando todas las ondas todavía.

-Otro tercero en discordia?- Ni le di el gusto de responder el comentario.

Por un lado, tenía sentido que le haya pedido a Sam que venga a ayudarlo con los locos de las máscaras. Por otro... no voy a decir que no me hería un poco que a mí ni siquiera me haya avisado nada. Aunque obviamente me hubiera terminado preocupando demasiado al pedo, y Sam era un Líder de Gimnasio, era mejor apoyo para la situación. Sería tonto que me moleste.

Le devolví el gear a Max. -Están bien, creo.- Al menos no sonaban desesperados o algo así, Sam hasta había hecho un chiste, aunque eso no era indicación de mucho. Me sentí algo culpable por haberme distraído y no avisarles inmediatamente lo que había pasado, pero con la señal tan débil capaz ni hubieran entendido. Solo espero que realmente estén bien.

Me volteé a ver el desastre que esos pájaros habían dejado. Leti parecía... extasiado, es la palabra. Revisaba todo lo que caía al suelo y no se decidía qué agarrar. Finalmente tomó dos objetos y se me acercó, uno era un pañuelo azul a rayas y el otro un CD, al cual señaló con especial intensidad.

-Esto es un ataque, no?- Lo reconocí como uno igual al que me había tocado dentro del bolso la última vez. Y era verde, capaz lo podía aprender. Encaje el disco en su pokeball y seleccioné un ataque para que olvide y aprenda este. -Solar Beam, suena bueno.- le sonreí cuando terminé. Guarde el pañuelo, sin estar seguro para qué serviría.

Jaime había sacado al Aipom que le había regalado, aunque creo que evolucionó, ahora tenía dos colas. Lo saludé con la mano, no sé si seguirá desconfiando de mí y de Leti por cómo lo tuvimos que golpear para atraparlo. El Gourgeist también lo saludó como si nada, antes de ir a fijarse qué era lo que cada uno había agarrado de los paquetes, parecía interesado en algo que Nico tenía.

-Max tiene más idea de eso.- le respondí a Cameron cuando nos reagrupamos, recordando a Casey. Yo podré cuidar una infante de dos años, pero no me acerquen un huevo gigante.

Tomamos nuestras cosas y pudimos convencer a las autoridades de que nos dejaran en paz, mejor, no quería volver a ir a un hospital. Miré de reojo a las criaturas cuando nos subimos a la van, deberíamos...? No, estoy pensando estupideces. La agrupación ésa se va a encargar en seguida, mejor a que nosotros estemos desfilando esos bichos por la ciudad.

Arrancamos siguiendo el camino que nos marcaba Jaime con su ave, se sintió cortó y silencioso, no me encantaba manejar en silencio, pero si la tranquilidad. Era algo nuevo a lo que me tuve que acostumbrar, con Gabbie y Alan el silencio significaba que algo estaba mal, por lo general que estaban enojados; pero con Ian era lo normal y lo que prefería. Los únicos momentos que se volvía más conversador era por teléfono. Sonreí para mí mismo, tenía que confiar que estaba bien, sobre todo si estaban en grupo.

No tuve problema en manejar esta vez, los guantes eran útiles en serio, aunque sentía las quejas del vehículo en cada cambio y mi mano izquierda dolía un poco, seguro por todos los golpes. Definitivamente tengo que llevar esta cosa a un taller antes de que Frost y Nitta la vean.

Apenas nos bajamos y vi donde seguramente íbamos a pasar la noche, casi me río. -Te dije.- le llame la atención a Cameron. -Un sucucho. Si empieza a llover me quedo con la mitad de tu vianda.- bromeé. Observé la playa, toda la costa donde se encontraba el galpón y noté algo. No hay faro. pensé y en seguida sacudí la cabeza, lo de recién me dejó boludeces dando vuelta en la mente.

-Es una pendeja!- se sorprendió Carlos.

La chica que estaba adentro, la que por supuesto era la del archivo, nos revoleó sus zapatillas y una golpeó a Cameron y otra al doc. Era joven, apenas debía llegar a ser adolescente. Prendí otro cigarrillo, manteniéndome a una distancia prudente. -No te preocupes, nos persiguen los mismos tipos que a vos.- intenté calmarla y ganarme su confianza. -Vamos a tener que charlar un poco para saber qué nos encontraron en común, no te parece?-

//Carisma + Empatía//
:
6, 9, 4, 7, 9, 5

Ibaraki


Los pájaros lanzapaquetes escaparon luego de la primer ráfaga de ataques, dejando muchos bultos tirados, levanté uno en frente mio, que parecia algo grande, iba a abrirlo pero el olor a plástico quemado casi me voltea. -Kiran, vení para acá- El Growlithe se acercó y se dejó sacar la peluca horrible, bueno parte de la peluca, algunos hilos de plástico le habian quedado pegados al pelaje -Vas a necesitar un baño, por ahora rotá con los otros por favor, no se quien tiene turno afuera ahora- El can asintió y se dejó regresar a su pokeball, casi al instante, Baraddur salió y se sacudió. -Tu turno asumo, muy bien-

Ariadne nos llamó la atencion a mi, a Epiphone y a Nitta, llevandonos casi arrastrando a la ciudad, un par de cuadras despues Baraddur me llamó la atención y me hizo señas sobre el paquete en mis manos, queria que se lo diera, que raro, pero bueno, si el queria cargarlo por que no, lo dejé sobre su cabeza, que habia moldeado levemente para poder sostenerlo mejor.

Recorrimos las calles viendo todo un espectaculo, luces, gente, mucha gente, hace un tiempo habria esquivado un lugar así como la peste, pero ahora era agradable, o al menos tolerable, me preguntaba a donde nos guiaba Ariadne, no la imaginaba mucho en un ambiente ruidoso y lleno de chicos jovenes en medio de una pista de baile, y francamente si quisiera ir a un lugar así no seria con ella, miré de reojo a Mint que nos seguia con el resto de los hombres, tal vez mañana podamos... -Are~- Volví a mirar al frente cuando Ariadne me llamó la atención y entramos a un bar que por suerte parecia tranquilo, Baraddur se quedó afuera junto con los chicos, saludandome con uno de sus brazos mientras pasaba la puerta. Nos sentamos en la barra y ella pidió un vino, haciendo todo un teatro bastante distinto a su forma normal, o esta era su forma normal? -La primer ronda la invoto yo, por favor, serviles a las chicas lo que pidan, corazón- Ariadne estaba generosa, no podia decir que me caia bien despues de intentar chantagearnos esta mañana, pero no me cae tan mal como para rechazar una oferta de esas.

-Yo voy a pedir un...- Dudé un segundo, el vino blanco no era lo mio realmente, pero tal vez un fernet me calmaria los nervios, aunque no estaba segura si vendian una buena marca en este lugar.

-... Y para ella un exprimido- Dijo Nitta, señalandome, ohh, no querida.

-Quiso decir destornillador- Le dije al hombre cuando Nitta se dio vuelta, si piensa que no voy a tomar nada despues de todo lo que pasamos está más loca que los enmascarados.

Esperabamos nuestras bebidas cuando Ariadne preguntó quien arrancaba la ronda de preguntas, cuanta sutileza, pero era tan mal momento como cualquiera, levanté la mano -Y Nitta... Qué... Qué hiciste despues de... Lumiose?- No encontré manera de suavisarlo, habia estado preocupada por ella despues de que desapareció, y Nicholas tampoco habia estado muy tranquilo.
Nico


Los pájaros se fueron por el horizonte no antes de dejarnos unos paquetes a cada uno, que es la... tercera? cuarta? cosa menos rara que pasó hoy. Abrí los míos y me encontré primero con un disco rojizo que parecia para un DVD o algo y... un palo con cuerda. Huh. Al menos sé que puedo hacer con el disco; tengo ya uno muy parecido y si los dos hacen lo mismo...

-Che, ustedes. -Me acerqué al grupo, dirigiéndome hacia los tipos que acababan de llegar y querían llevarse el vehículo. -Tienen reproductor de DVD por las dudas en sus autos? Es para algo rápido.

Podia sentirse el cansancio en el aire. Era ese cansancio especifico, cómo el final de aquella noche en Lumiose, aunque sintiéndose mucho menos victorioso. O capaz soy solamente yo, no sé. Al menos esta vez no murió nadie, y juzgando por la cara que estaba haciendo Yannick mientras hablaba por el aparato ese, todos los del otro lado se encontraban bien también.

Tendría que haber estado aliviado por eso pero...

-Bueno, a ver si nos conseguimos una cama o algo para descansar. -Dije, formando una sonrisa. -Si alguno quiere el disco éste que tengo siéntanse libres de usarlo. Ah y... -Levanté con una mano mi otro regalo, frunciendo el ceño -. ¿Alguien sabe qué es esto?

Fuimos escortados por un viaje de quince minutos hacia la playa más cercana, donde alguien nos esperaba en un almacen. Eugh, arena. No hay substancia peor en todo el mundo. Decí que no había arena adentro, aunque si nos esperaba una chica que parecia muy joven como para estar hablándonos de la forma que nos habló. Escuché lo que tuvo que decir, moviéndome a un costado para que no me pegue su zapato, y después pregunte lo primero que se me vino a la mente.

-¿Tenés reproductor de DVD acá?
Nitta


Tal como llegaron, los delibird se fueron. Creo que habíamos sido muy severos con ellos. Galahad por su parte, parecía orgulloso de los golpes que les había propinado a las pequeñas aves navideñas. Suspiré bajando la mirada al suelo, y fue entonces cuando noté los pequeños paquetes que quedaron a mis pies. Pensé que quizá no era un buen momento de abrirlos, aunque un regalo luego de lo que habíamos pasado con Epiphone no venía mal. “Eh, ya sabemos que las secuestraron y venga a saberse qué pensaban hacer con ustedes en realidad, así que tomen unos regalitos a modo de compensación. Atentamente: el destino”. Con una notita como esa los hubiese prendido fuego con ayuda del canino de Iba, estoy segura.
Sin embargo, quien parecía interesada en los regalos era Lulu. Ahora que estábamos en un ambiente más calmo, dentro de todo, andaba libre por allí, curioseando a los alrededores. Lo que me recordaba...
-Oh no, va a estar enojada -y sin dar más vueltas liberé a Kyria, a la que había prometido liberar una vez nos encontráramos seguros. Su cara decía todo: total ofensa- Bueno, bueno, perdón -se sentó en mi hombro dándome la espalda. Ya se le pasaría.
Mientras sufría toda esa distracción con la pata, no me había percatado de que Tellulu estaba mirando fijamente la piedra que Ian tenía entre manos. Su expresión era seria, pero penetrante. Sus ojos no se movían se aquella piedra. Sabía que Lulu tenía gusto por minerales y piedras preciosas, pero ese tipo de cosas generalmente la emocionaban, la alegraban, no la ponían... así. ¿Qué tenía aquella cosa para que le llamara tanto la atención...? ¿Acaso tenía que ver con...?
Señal de alarma. Las puntas de sus cabellos se estaban comenzando a oscurecer, se aproximaban lentamente hacia la piedra. El aire comenzó a tornarse pesado a su alrededor, difícil de respirar, podía notarlo. Rápidamente la devolví a su pokebola. Al principio se me quedó mirando fijamente desde el interior de ella, confundida quizá, no entendía muy bien dónde se encontraba. Y de pronto me largó un puchero de los habituales, y me dio la espalda.

Bien, si tenía planes de incluir a las dos en nuestra fiesta de chicas... tenía que darlos por cancelados. Y regresé a Galahad también porque el parecía el más emocionado de todos.

Al cabo de unos minutos ya estábamos en un bar, o algo así. No tenía idea de dónde se encontraban los chicos, peor no importaba, era momento para nosotras. Sí, eso.

¿Qué íbamos a pedir? Di vueltas por el menu un par de veces, miré los carteles. Sentía algo de... no sabía explicarlo. ¿Remordimiento? No, no era eso. No sabía como definir aquella sensación de estar haciendo algo que no debía. Pero a la vez... sabía que necesitaba de esto.
-Un chesto daikiri por favor -supongo que eso me ayudaría a mantenerme despierta- Ah, y para ella una exprimido -comenté rápidamente señalando a Iba, antes de que llegara a pedirse algo con alcohol. Mejor prevenir.
Mientras observaba a los alrededores para conocer el sitio y esperar mi bebida con algo que hacer, Ariadne comenzó a hablar, e Ibaraki la siguió.
-¿Qué hice? Volví a casa -sentí como una especie de abucheo imaginario. Sí, ya sé que no era muy interesante- Comencé a hacerme cargo del negocio familiar, me dediqué a cuidar al nuevo grupo, estem.... -¿Por qué iba a entrar en detalles respecto a todo lo que pasó con Nicholas o mis poderes o mi relación con mi papá? Parte de ello era muy personal, bastante diría yo, y muy largo como contarlo, se tornaría aburrido, aunque creo que una parte era necesaria para entrar en algunos de los temas que quería tocar... Sentí algo caminarme por la mano y vi algo... no sé qué era. Parecía un joltik, pero muchísimo más pequeño. ¿Quizá alguna especie nueva de tipo bicho? Momento, ¿tenía anteojos y pelo verde? No, era una ilusión, seguro efecto del alcohol ¿tan rápido?, pero por algún motivo, parecía observarme con tristeza, como si hubiese leído mis pensamientos y quisiera escuchar todo lo que no quería contar. Sacudí la mano y desapareció- Ah, ¿debe aburrir eso no? ¿algún tema que quieran tocar? ¿Problemas familiares, amorosos, terror a que tu madre se de cuenta de que no estás en una granja y venga a buscarte personalmente aunque tenga que viajar como no se cuántos kilómetros, intenciones confusos de sus ex novios?

Di un enorme sorbido a mi daikiri y me quedé callada. Hablé demasiado, había perdido la práctica en este tipo de reuniones.
Observé mi alrededor para observar el lugar, a la gente, ¿quizá podría haber algo de utilidad? ¿Conocer a alguien? ¡Que nos de información o nos ayude, claro! O podríamos conseguir pretendiente a Epi. Ah, alguien que me salve.

//Percepción + detección/investigación idk//
:
5, 2, 3, 5

tire d20 sin querer lol

:
20, 17, 6, 3
Imagen
Kileo


-Muy bien Alderaan. Buen trabajo.- felicité a mi pokémon con con una sonrisa. Esta saltaba en el lugar de la emoción mientras le acariciaba su azulada cabeza. Decidí dejarla fuera de pokéball un rato más. El ambiente parecía seguro y sentía que necesitaba un poco la compañía de alguno de mis compañeros. Aldi ganó por portátil.

Los pájaros se fueron después del lio que causaron, pero nos dejaron unos regalos a modo de compensación, supongo. Mientras tanto los tipos del remolque nos habían cambiado las ruedas así que ya estábamos en marcha nuevamente. Levanté el paquete a mis pies para volver a subir a la van y pude oír algo de la conversación telefónica de Yannick: parecía que Ian estaba bien y el líder de gimnasio de Santalune se encontraba con él. Escuchar esas voces fue una tranquilidad a medias.

-Eh, doc. Más tarde fíjate si podés recuperar la señal de esa cosa. Ya sabemos que Ian está con el equipo B, pero todavía no tenemos noticias de Nitta o Epi.- le dije a Max cuando subió a la van.

Piedrita se había sentado al lado mío y golpeaba sus patitas entre sí. No tenía expresiones, ni ojos, ni boca, ni nada que transmitiera emociones claras, pero este tiempo que pasamos juntos pude aprender el significado de cada uno de sus gestos y comportamientos. En ese momento, por ejemplo, estaba ansiosa por que abriera el paquete que nos dejó el Delibird. Le sonreí nuevamente mientras ella me ¿miraba? fijamente con el orificio que se ubicaba en el centro de su cuerpo, que era lo más parecido que tenía a un oído. Tal vez podía oír mi sonrisa o algo. Le saque el bello envoltorio verde metalizado a la caja que contenía no uno sino dos obsequios. El primero me hizo levantar las cejas: un huevo pokémon. Cameron habia corrido con mi misma suerte aparentemente.

-Tranquilo- dije en respuesta a lo que habia dicho -, supongo que solo es llevarlo con vos y evitar que se rompa. ¿Verdad, Max? ¿Tuviste alguna complicación?

Lo cierto era que nunca había tenido un huevo. Estaba mintiéndole un poco a Cameron para hacerle sentir más seguro. Miré el huevo. Era de un color extraño: parecía gris, pero con una iridiscencia violácea. Fuera lo que sea que saliera de ahí, me iba a asegurar de guardar un trozo de esa bella cascara como souvenir. La única que me imaginaba que podía llegar a tener idea de cómo cuidar correctamente al huevito era Nitta. Porque pájaros, volar, huevos, supongo...
El segundo regalo no me emocionaba tanto. En realidad, no me emocionaba para nada. En el fondo de la caja, debajo del huevo, había otra caja, más pequeña y chata. Dentro había lo que parecía un pedazo de paño viejo. Al levantarlo, pude ver un papel que decía “Reaper Cloth/Tela Terrible”. Pero que nombre más berreta... al sostenerlo en mi mano, podía sentir que emanaba algún tipo de energía o algo, pero no le encontraba una verdadera utilidad, ni para limpiar mis pinceles.
El viaje hasta la guarida de Jaime se hizo corto. Nos presentó a su custodiada que nos recibió cálidamente con zapatillazos. Me agrada.
-Cuando termines de lanzarnos cosas y te parezca oportuno ¿te molestaría responder a algunas preguntas? Soy Kileo, detective de Alola. Un gusto.- me presente desbordando de carisma, como siempre, para que se sienta más tranquila y entrara en confianza.
Maxwell



Después de los ataques, los pokemon echaron al vuelo inmediatamente, parecía que nuestra festividad adelantada se había terminado. Salem salto de mi hombro y empezó a caminar en direccion a una nube de arena en donde antes había habido uno de los pajaritos navideños y volvio con un pequeño saco entre los dientes. Lo arrastraba como podia mientras dejaba un leve camino de tierra a su paso.

-¿que encontraste Salem?

El interior de mi chaqueta empezo a revolverse como si algo alterara el sueño del pequeño que había hecho de mi bolsillo su casa.

Me acerque a Salem curioso, mientras el se paraba frente al paquete ondeando la cola, su cara tipica de indiferencia al mundo siempre se hacia notar.

-Bien hecho, vemos que encontraste- le dije con un par de caricias que respondio con ronroneos- vos ayudandome, es raro, te estas haciendo viejo- el pokemon movio la cabeza hacia un lado mirandome de reojo- Tranquilo que yerba mala nunca muere- le dije riendo- vos seguro me vas a enterrar a mi.

Revise el paquete expectante, nunca confies en nadie que te diga que no le gustan los regalos, a todos nos gusta sentirnos como niños abriendo un moño sin saber que vamos a encontrar, por mas que sean medias o calzoncillos la experiencia es algo unico.

Senti el saco moverse una segunda, una tercera y hasta una cuarta en la que salio Casey y se escondio dentro del paquete. Inmediatamente lo abri, dentro había un espejo y un huevo luchando contra otro, si eso es posible.

-¡Casey! ¡quieto deja a ese pobre huevo!

Lo levante en mis manos y el pokemon huevo empezo a tironearme la pierna y a amenazarme con sus bracitos.

-Tranquilo necesita de nuestra ayuda, no lo puedo dejar aca, además ¿no queres un hermanito?- vi como el pokemon hacia pucheros, se alejaba unos pasos intentando dar zapatazos con sus pequeñas patas, me acerque lentamente mientras me ponia en cuclillas a su lado- Casey, yo los quiero a todos por igual, que haya un nuevo miembro de la familia no quiere decir que te deje de querer a vos, todos necesitamos un hogar.

Lo levante con el brazo que me quedaba y lo abraze fuerte, el pequeño pataleo un poco parar despues rendirse al abrazo. Cuando me di cuenta Salem se había trepado a mi hombro mientras frotaba su cabeza en mi cuello inmediatamente le saco la lengua Casey y le hizo una trompetilla. Casey empezo a treparse por mi pecho e intento alcanzar a Salem, pero este con gracia lo evadia saltando sobre mi como si fuera una pista de obstaculos.

-Vamos portense bien, Salem sos el hermano mayor tenes que dar el ejemplo.- le regañe.

Kay que estaba viendo la escena dio unos saltitos haciendo la mejor imitacion de bambi que podia y empezo a frotar su cara con mi abrigo.

-Arceus salvame…- dije agobiado, mi sonrisa de felicidad no era dificil de notar.

Yannick le recomendó a Cameron que me viera por consejos de crianza y la verdad yo no sabía si estaba haciendo las cosas bien o mal. Pero Casey, parece normal, creo… el pokemon ahora se estaba sacando un moquito.

“-, supongo que solo es llevarlo con vos y evitar que se rompa. ¿Verdad, Max? ¿Tuviste alguna complicación?”- dijo Kileo.

Lo mire con una sonrisa.

-Si, aunque es más que eso tambien. Yo le hablaba mucho cuando ustedes no me veian, me daba algo de verguenza- dije rascandome la nuca- ayuda mucho a que sientan el amor que necesitan para nacer, un pokemon que no recibe cariño mientras esta en el huevo, suele tener problemas para relacionarse con los demas o ayuda mucho ponerle un nombre tambien, para que se vaya acostumbrando y que sepa que le hablan a el. Ademas de eso tiene que tener siempre calor, por eso Kay siempre llevo a Casey en su lomo y eso tambien los hizo muy amigos. Eso los hace salir mas rapido del huevo tambien.

Relataba mientras Casey iba a lomos de Kay con un sombrerito pirata mientras perseguia a un nervioso Salem.

-Igualmente, nunca sabes como van a salir, es un poco de fe ciega tambien y de alguna forma transmitirles la seguridad que ellos no tienen mientras estan ahi dentro. Pero si tuviera que resumir, creo que es darles todo el cariño que pueda.

Acariciaba al pequeño huevo, esperando…

Goldenrod hace diez años.

[Reveal] Spoiler:
“¿Como le vamos a poner?

-A mi me gusta Casey

-Es un lindo nombre”


-Si quieren Kay puede cuidarlos- les dije mientras el pokemon extendía su llamas a modo de cuna y lo arrullaba.

Subimos a la van nuevamente, Nico nos ofreció su nuevo disco para que los usaramos si queriamos, lo acepte mientras le daba las gracias y lo introducía en varias de las pokebolas, y nos dirigimos a una playa en las cercanias mientras Jaime nos guiaba a una pequeña cabaña que estaba en la orilla de la que salio una pequeña niña.

Vi como una chancleta me pego en el hombro, que paso a unos centimetros del pequeño Salem.

-Tranquila, somos amigos- le dije con una sonrisa ya que vi que Yannick había usado su gran carisma y mis palabras sobraban.
Frost


-Capaz se nos fue un poco la mano.- Dije mientras nuestros pokemons se lanzaba al ataque, pero por otro lado luego de ese golpe que me había comido por culpa de ellos no sé si recibieron castigo suficiente. Mire hacia Ariadne, la mujer parecía bastante enojada luego de que uno de los paquetes le explotara en la cara pintándole la cara de color de color rosa, ahora si las cosas se iban a poner peor para ellos. El pokemon de la mujer se lanzó emitiendo un pulso oscuro que termino de espantar a los delibirds mientras que algunos paquetes cayeron sobre nosotros. Ataje uno con mi mano, adentro parecía tener algunas cosas que hicieron ruido, el resto también había recibido uno pero nadie parecia estar muy interesado en abrirlos.

Ian estaba ocupado llamando por teléfono, se ve que habían logrado comunicarse con roomie y el resto, parecían estar bien aunque con una señal muy mala ya que parecían entenderse muy poco, pero por lo visto estaba bien. Sam se acercó al muchacho rubio intentando hacer una broma causando que se caiga el gear perdiendo la conversación, estamos seguros de que él es líder? Puedo ver un certificado o algo? Me acerque a ellos mientras la mujer del tapado se llevaba a las chicas, el muchacho sostenía entre sus manos un piedra oscura que reconocí rápidamente, un dusk Stone, había visto bastantes de esas en mi vida, incluso había dos personas que conocía que la querían, bah tres si cuento a Nico.

Tome a Ian por el hombro y lo guie junto con Sam. -Creo que ese seria un buen regalo de “discúlpame por haberme ido de gira y no llamarte tanto” no te parece?- si, tenia que cumplir con mi Rol de hermano mayor/roomie/loquesea, solté al joven músico luego de decirle eso y continue caminando con mis manos en los bolsillos hasta que por fin llegamos a un bar, las chicas se sentaron en la barra a tomar algo, después de ubicarme en una mesa con el resto me acerque a la barra para pedir una cerveza y para vigilar un poco la hippie, aun no estoy muy tranquilo que digamos, escuche un poco de lo que preguntaba Ibaraki, sobre que había estado haciendo durante este tiempo, cierto que para la mayoría solo había hecho una salida sin despedirse.- Creeme que no te alcanzarían los flashbacks para contar esos dos años.- Dije mientras me retiraba con una cerveza en la mano, de donde había salió eso ultimo? Sacudí mi cabeza mientras investigaba un poco la zona.

/Detección + Percepción /
:
3, 1, 5, 3
Unova - Undella Town



-Bueno...sepan disculparla, ella es...algo...-

-Si vas a decir paranoica...-

-Iba a decir precabida, pero es otra forma de decirlo- Jaime se froto los ojos con cansancio y se sento en el viejo sillon de aquel galpon, el mismo rechino y levanto una nube de polvo al recibir el peso del muchacho. La chica acaricio su cabello rubio con recelo y desvio la mirada de los entrenadores. La chica era la joven que habia sido atacada por los enmascarados, y que segun habian visto en una fotografia, era objetivo de un posible secuestro. Era una de las personas que Daemon los habia enviado a buscar,. - Si no fuera por tu..precaucion, estarias atrapada por esos enmascarados, como sea.

-Mmh...eso es verdad- Dijo la chica rodando sobre el sillon hasta quedar sentada con la cabeza colgando y sus pies en el aire.- Y...ellos que? Tambien los siguen?

-Algo...algo asi.- Dijo Jaime cansado, forzandose a sonreir.- Bueno creo que es oportuno ponernos al corriente, no? Estoy en Unova desde hace un...tiempo. Desde que mi padre y su organizacion pusieron sus ojos en este lugar. Aunque me cueste admitirlo, y aunque trate de buscar por todos lados, no encontre nada que indique que Akshara, mi padre y el resto de los guardadores de esa organizacion estan involucrados en algo maligno. No quiero creerlo pero todo parece indicar que sus fines son...nobles. O lo mas cercano a ello. Los enmascarados, por otro lado...

-Los que se llevaron a...

-Esos.- Corto Jaime.- Se llevaron a un muchacho hace no mucho, de esta misma ciudad. Y me habrian llevado a mi de no ser porque...bueno, porque supe defenderme. Y pude ayudarla a ella tambien. Hay una persona mas a la que los enmascarados estan buscando. O al menos, que sepamos. El patron parece ser...gente que estuvo aquella noche en Lumiose. Pero no solo eso...sino que parecen estar buscando en especifico gente...

-Herida- Dijo la chica del corro sentandose bien. Les motro su brazo, un corte de casi todo su antebrazo de arriba a abajo. La cicatriz era bastante notoria- Creemos que...usan a esta gente de canal para abrir esos portales. Quiere decir que para abrir ese que vimos hoy debieron de...usar, a alguien. Que ocurrio con esa persona, es algo que no sabemos.

Los entrenadores quedaron en silencio un momento. Cameron seguia algo sacudido por todo lo ocurrido en la ruta, y aun parecia estar confundido sobre que hacer con el huevo que le habian dejado aquellos Delibirds, pero aun asi escucho cada palabra con atencion, pero sin atreverse a intervenir.

-Tienen idea si alguno de los otros fue herido? Creo que los enmascarados tienen informacion de la gente que salio herida aquella noche que pudieron obtener de hospitales y centros Pokemon...lo cual les seria facil considerando que ese grupo se constituye por la otra mitad de los Guardadores que no siguieron a Akshara. Pero, si hay gente no registrada en hospitales, puede haber mas...

-Fallers.- Dijo la chica.- Asi les llaman...

-Mas Fallers que ellos no conocen. Por lo cual puede haber mas gente que corra peligro de ser secuestrada por estos tipos.

La chica del sombrero miro a los entrenadores, aun con desconfianza, pero se limito a guardar silencio esperando que ellos comiencen con las preguntas, aunque como una ofrenda de paz, la chica se levanto luego de un momento y fue hacia lo q ue parecia ser una improvisada cocina en aquel galpon. Saco de una heladera vieja un jarro de vidrio lleno de un liquido violeta y varios vasos.

-No hay reproductor de DVD. Apenas si tenemos algo para mantener las bebidas frias.- Dijo sirviendo el jugo en un vaso y mirando a los entrenadores, dandoles a entender que podian servirse tambien.
Ariadne



Bueno el alcohol parecia empezar a hacer algo de efecto. La chica de pelo castaño seguia evadiendo las preguntas que le hacian de una manera poco elegante, el lider de gimnasio de Kalos estaba intentado sin exito encontrar una camerera en este lugar, el chico rubio hablaba con el chico policia sobre la Dusk Stone que tenia en la mano y yo...bueno, no me di cuenta y ya estaba invitando la segunda ronda de bebidas. Creo que ese chico Frost y yo pensabamos lo mismo, como podia ser que ese lider tenga licencia. No es que los lideres de Unova sean mucho mejores pero...Bueno, el de Nimbasa al menos solo se dedica a ser una cara bonita. Pero hey, no lo hace mal.

-Señoritas, creo que mientras mas mantengamos lejos a los hombres esta noche, mejor. - Parecian estar bien por su lado, ocupados evitando que ese chico Samuel vaya preso en tierras extrangeras. El bar estaba algo calmado, quizas todo el alboroto en el gimnasio era malo para el negocio aunque...una pensaria que son las mejores ocaciones para beber. No habia gente que me resultara peligrosa en este lugar. Habia una chica algo rara con un Magnamite que estaba al fondo del bar, pero todos los bares tienen gente asi. Una que otra admiradora del lider de Nimbasa mas cerca de la puerta, un mesero y nosotros. El lugar parecia seguro.- Lumiose parece que las dejo algo...marcadas, no es asi? Supongo que ahi fue donde vieron por primera vez a esas...cosas.

La chica de cabello castaño y largo me miro. Creo que ser secuestrada por una secta de locos no fue lo mas raro que le paso en su vida, asi que deberia extrañarme que me mire asi. Quizas no le gustaba hablar de aquellas criaturas. No la culpo. Yo no estuve en Lumiose pero...me gustaria decir que hoy fue la primera vez que me encontre con algo asi, pero seria mentira. Quizas ahora entendia porque me encargaron este trabajo a mi. Despues de todo, yo sobrevivi a aquel ataque hace 5 años. Aunque, la herida en mi cadera seguia diciendo que no deberia haberlo hecho.


-Perdon, hace mucho que no salgo con...gente, me cuesta dejar de hablar del trabajo. Este va a ser mi ultimo trabajo, la dulce vida de retiro me espera.- Di un largo sorbo a la nueva copa de vino que tenia enfrente. Sinceramente, no sabia bien que iba a hacer una vez que todo termine, creo que jamas lo habia pensado con detenimiento.

El lugar se habia comenzado a llenar un poco mas. Quizas el ver desde afuera a varias chicas solas en la barra ayudo a la publicidad, ya que en su mayoria los recien llegados eran hombres, con una que otra chica acompañando. En su mayoria se detenian a ver a la chica de cabello castaño. La cual no se daba cuenta del efecto que estaba generando. Luego, un grupo de chicas corrio hacia donde estaba el chico rubio, algo emocionadas y pidiendole...autografos? fotos? Que sorpresa.

-Oh pero que chica tan encantadora...- La peor linea de seduccion que escuche en años. Un chico que apenas debia estar en secundaria se me acerco, junto con el un grupo de otros iguales a el con chaquetas de un equipo de deportes de secundaria de la ciudad. Los amigos se dividieron a mis acompañantes, todos con frases igual o menos inspiradas que las que solto su lider.

-Querido, no queres hacer el ridiculo, creeme. - Le dije volviendo a mi copa de vino. En otra noche quizas no habria sido tan cruel, pero, esta noche tenia que dar el buen ejemplo.

Mmh, la chica del Magnamite no estaba mas, quizas la concurrencia la espanto.
Por otro lado, el lider de Kalos empezo a retar a combate a cada persona que se le cruzaba. Y no habia tomado una gota de alcohol aun.

.
Yannick


Carlos había felicitado a Max (aunque no lo pudiera escuchar) por su "madera de padre, no como tu otro amigo" cuando le respondió a Cameron. Revoleé los ojos aunque tenía razón, el doc tenía más instinto parental que yo. Hasta parecería raro que no tuviera hijos ya, pero era un tema delicado, y había metido la pata preguntando por eso cuando lo visité. Sacudí un poco la cabeza al darme cuenta que Jaime y la chica estaban hablando.

Para cuando terminaron de contar todo, ya había prendido el segundo cigarrillo. Tenía varias dudas, al menos nos habían esclarecido unas cuantas cuestiones. Los tipos estos eran otra facción de los Guardadores, como si nos faltaran más de esos, no puedo decir que me sorprenda mucho; pero estaban buscando gente que haya salido herida aquella noche. No estaba seguro de quién del grupo fue lastimado, al único que sí recordaba era... a Blake. Dudo que él tenga problemas en defenderse, si me importara su seguridad hoy en día. No es que Ian haya hablado del tema, pero pude intuir un par de cosas en este tiempo. La verdad no tenía muchas ganas de pensar más en esa noche, ya las pesadillas me hicieron revivir bastante esas sensaciones. Aunque considerando eso...

-La herida tiene que ser física?- Algunos me miraron raro ante la pregunta. -Mi... pokemon recibió la mayoría de los ataques esa noche.- forcé la explicación. -Pero uno de esos bichos atacó con algo que... lo sentí en la cabeza.- No iba a especificar las secuelas, nunca había considerado realmente si eso me habría afectado. -De hecho, buscan solo a personas o pokemon tambien?-

Dudé si Ehre contaría, pero eso sería ya irme de tema a esas cosas que charlábamos con Gabbie. Había investigado bastante al respecto en otras épocas que tenía más tiempo. Comparando las energías que dejan los pokemon y la gente, si es que las almas existían, en qué se diferenciaban, por qué la gente tenía Estrellas Guardianas que eran pokemon, pero ellos no tenían algo así, o al menos no que pudiéramos ver. Gabbie tenía sus teorías al respecto pero a veces hablarlo demasiado le traía malos recuerdos.

También estaba la cuestión de por qué la Estrella de Julia se había convertido en... eso. Y qué conexión había con los seres. Y si tenía algo que ver con lo que sentí hace un rato.

Me refregué los ojos, estaba cansado con todo lo que acababa de pasar y tenía que dejar de gastar la poca energía mental que me quedaba en esas cosas. Encima pensar en todo esto me hacía sentir peor por... lo que pasó con Ehre después.

-Van a tomar eso? Parece veneno.- Carlos me distrajo con algo de asco. Estaba mirando a Cameron desde hace rato pero al fin parecía enfocado en otra cosa, los vasos. No llegaba a distinguir qué le pasaba últimamente.

Me acerqué a la chica, Céline si no me equivoco lo que decía el archivo que nos dieron, pero no creo que le guste que sepamos su nombre ya. Tomé del líquido violeta, con sabor trangénico y demasiado dulce, traté que no se notara en mi expresión.

Le di una pitada al pucho para sacarme el sabor de la boca disimuladamente. -Creo que podría ser peor.- sonreí mirando alrededor el galpón.
Frost

Me quede en el bar hablando con Ian sobre su piedra nueva, más bien era un intercambio de datos que ambos habíamos aprendido de un novio fanático de los fantasmas o de una madre fanática de los mismos. Realmente no tengo mucho para hablar con Ian, él era un hippie musical, yo policía, mundos distintos, como que si no fuera por el roomie nuestro contacto serian cartas navideñas que dijeran “Me alegro que tu música no te haga cagar de hambre, Atte Frost” o cosas asi, quizás ni le enviaría nada, uno nunca sabe.

-De verdad no tenias un mejor refuerzo?- Pregunte mientras lo veía encarar a una camarera por 5ta vez y rebotando. El bar comenzaba a llenarse de gente y costaba un poco más ver a las chicas, más que nada cuando muchos empezaron a correr hacia el rubio para pedirle su autógrafo, bueno ahora que es famoso y millonario espero que sea capaz de darle una vida decente a Toto, también al roomie y los demás, pero sobre todo a Toto.

Cuando por fin pude recuperar contacto visual con el resto del grupo note que un grupo de chicos de secundaria estaban tratando de levantarlas, creo que por un momento tuve que contenerme para no reírme fuerte, pobres chicos, se los van a comer crudos. Mire un poco a mis compañeras, creo que todas tenían expresiones distintas y medio algunas estaban por reaccionar.
Realmente estoy seguro que ellas pueden encargarse solas del asunto, las he visto lidiar con cosas más graves que antes pero no puedo evitarlo. Tomé la pokeball de bryce y lo libere.- Ups- dije mientras la criatura helada se materializaba, el cubchoo me miro listo para hacer alguna de sus maldades cuando señale con mi botella a la hippie, por suerte creo que capto rápido ya que se fue corriendo hacia ella. Mire para todos lados buscando que nadie me estuviera observando, por debajo de la mesa una neblina grisasea que salia de mi manose dirigió hacia el muchacho que estaba encarando a la hippie, el gas tomo la forma de un Oficial de policía, parecido a mi solo que más imponente.Quizas no seria necesario pero siempre esta bueno tener un plan b por si algo llega a fallar.

-Sam si queres una pelea no tengo drama en un enfrentamiento, yo también quiero uno de esos pins.- le comenté al líder tratando de evitar que las cosas se pusieran feas por 5ª vez.
Anterior 1 ... 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28 ... 33 Siguiente
494 mensajes Página 25 de 33

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 5 invitados