Para todos aquellos escritores que quieren compartir sus obras con el mundo, ya tienen el rincón para hacerlo. =)
43 mensajes Página 1 de 3
[SIZE="5"]Prólogo.[/SIZE]



“Argentina solía ser un país común, y muy hermoso, que no estaba acostumbrado a sobresalir en demasiadas cosas, como otros lugares. Pero hace algunos años, todo eso cambió.
No podrían darse una idea de lo que se desató ese día, caos, revolución, guerra, y en tan solo un año, nada volvió a ser igual”


Un joven de no más de 19 años caminaba por las calles de un humilde barrio de la ciudad de Santa Fe. Algo nervioso, giraba su vista en muchas direcciones, como si temiera que alguien lo esté persiguiendo. Su ropa algo rasgada y sucia era perfecta para hacerse pasar como uno de los que vivían por allí. Cubría su cabello marrón con un sombrero azul y desgastado, y estaba cubierto con un buzo oscuro que cubría gran parte de su cuerpo.

-Ahh, señor Alexis, es un placer verlo.- Le dijo una de las niñas del local por el cual él estaba pasando.- ¿Hoy quiere algo para llevar?

-Ahh, hola Flor, resulta que sí, quiero el… ehmm… menú del día, si no es problema.-

Le guiñó un ojo y apuntó a su cinturón, sin que nadie lo viera, la chica asintió, y se metió en el negocio. Segundos después apareció una señora algo mayor, cargando una gran bolsa.

-¡Buenos días Alex! Hace un rato que no te veíamos por acá.- Exclamó ella, sonriente y enérgica.- Mi hija dijo que querías el especial del día, como siempre.

Rápidamente le entregó la bolsa, que no parecía contener comida. Luego de eso la guardó en su mochila rápidamente, e inmediatamente le pagó

“Es una historia realmente difícil de creer, se los aviso. Cuando todo pasó, el gobierno fue derrocado, y otros tomaron el poder, pero, contrario a lo que uno creería, no fue el pueblo quien lo adquirió, sino un extraño grupo de personas, con fines desconocidos en ese tiempo.”

-Muchas gracias, perdone el apuro, es que allá necesitamos… mas repuestos ¿Sabe? Nuestro mecánico trata de arreglar las Pokeballs, pero algunas están en un estado deplorable.-

-No hay problema muchacho, te conozco desde que andabas en pañales, no dudaría en ayudarte con algo así, acordate de mandarle mis saludos a tu hermanita, y tené cuidado por estas calles, no sería raro que mas “Users” aparecieran a ver como va todo.-

Luego de despedirse, comenzó a caminar, bastante rápido, para alejarse del lugar lo más rápido posible.

“Lo más extraño, fue seguramente que todos en el país despertaran, y se encontraran con que su hogar fue invadido, por criaturas extrañas, que seguramente ninguno había visto jamás. Nadie sabe como pasó, pero un día, simplemente aparecieron en nuestro país, unas bestias, llamadas Pokémon”

Después de unos minutos, ya se había alejado bastante y veía a lo lejos su destino. Sabía que si lo seguían podría perderles el rastro fácilmente, debido a su buena condición física, y entrenamiento en batalla.
Sacó de su bolsillo una Greatball, con disimulo, y miró en su interior, donde un par de ojos extraños le devolvieron la mirada.

-Tranquilo, ya volvemos a casa.- Le susurró.- Solamente esperemos que nadie nos embosque, en cualquier caso, te tengo a vos, con eso me basta.

“Suena estúpido, pero la verdad es que todo fue un caos en ese momento, el hecho de que esas cosas estén en todos lados, sin explicación alguna, era realmente desconcertante, aún la gente hace teorías sobre como semejantes seres pueden existir, pero la verdad es que nadie tiene ninguna pista, excepto quizás… ellos.”

Finalmente se adentró en un edificio aparentemente abandonado, con pinta de fábrica, en las entrañas mismas de la ciudad, donde sólo había chatarra y casas derruidas que ya nadie usaba.
Conociendo el funcionamiento del lugar, apartó unas tablas que había por ahí, y se metió a un ascensor que estaba aparentemente en desuso, y luego de apretar una serie de números, éste comenzó a bajar. Unos segundos después la puerta se abrió, y Alexis se adentró en el lugar.

Estaba lleno de gente, la mayoría adolescentes, y algunos niños, muchos de ellos practicaban con pokeballs o con sus pokemon, otros se encontraban reparando aparatos, y los demás simplemente descansando. Todo estaba repleto de cosas, pero aún así, se veía bastante limpio para ser un edificio abandonado.

“Tampoco se tienen muchas pistas sobre quiénes son ellos realmente, pero al parecer eran de los muy pocos que tenían conocimiento sobre Pokemon, y con eso me refiero a que eran unos expertos en ello. Según sabemos éstos eran criaturas aparentemente ficticias (hasta hace poco claro está), de las cuales ellos lo sabían todo.
Muchos están seguros de que estas personas fueron quienes causaron la aparición de estos monstruos, ya que se adaptaron a ellos, y los dominaron en un período de tiempo asombrosamente corto. Entre toda la confusión de lo que había pasado, unieron fuerzas entre ellos y con los Pokemon, lo que les permitió dar un poderoso golpe de estado, el cual fue letal. Un año y muchas batallas después, se apoderaron del gobierno.”


Bajó las escaleras, con algo de cansancio, hasta llegar a una esquina, donde se veía a un muchacho de gabardina fumando.

-Tomá Mati, acá estan las partes de pokeballs y las potions que necesitabas.- Le dijo mientras le arrojaba la mochila.-

-Para vos es Matt, pelotudo, ya te lo dije mil veces.- Le contestó este, saliendo un poco a la luz, donde pudo apreciarse un poco como era, traía el pelo rubio y largo, atado con una colita, y llevaba una caja de herramientas en la mano derecha.- Gracias por las piezas, supongo, ahora andá con Julieta, que creo que quería decirte algo.

-Desagradecido de mierda.- Dijo en voz baja Alex, pero en broma más que nada.-

“Estos nuevos gobernantes transformaron el lugar completamente, Argentina se volvió un país cerrado y militar, nuestras fuerzas eran enormes ahora que teníamos a estas peligrosas criaturas de nuestro lado, sumado al hecho de que los demás países no poseían tal poder.
Ser soldado se volvió una fuerte opción laboral, para lo cual sólo se necesitaban un par de años de entrenamiento, tanto en combate cómo con Pokemon, para convertirte en lo que ellos llamaban “users”. Esto, sumado a la presión del gobierno con aquellos que se les interponían, hizo que nuestro poder de armamento creciera enormemente.
También uno podía convertirse en un privilegiado de las fuerzas de combate, pero para eso se necesitaba mucho más, los que quisieran tal honor debían viajar por todo el país, para derrotar a ocho “Gym leaders”, entrenadores extraordinarios, los cuales eran “users” desde antes de que todo pasara, cada uno de ellos se encontraba en diferentes partes del país”


Se acercó al lugar donde estaba su amiga, al parecer hablaba con unos voltorbs, cerca de alguien más. La chica tenia dificultades para hacerse entender con los Pokemon, Alexis se echó a reír al ver que uno de ellos le echaba chispas de enojo

-Ah, Alex, acá estas.- Le dijo ella algo asustada por la criatura.- ¿Cómo te fue? ¿Encontraste las piezas?-

-Sí, la mamá de Florencia es muy buena para conseguirlas, lástima que no me agradezcan mucho por ello.- Dirigió su mirada al chico rubio, que ahora se encontraba con sus herramientas.-

-No te hagas drama, sabés que el es así. Por cierto, mirá los Voltorbs que críamos, son perfectos para poner de trampas, de hecho estaba por llevarlos arriba en éste momento.-

-Asombroso.- Dijo mientras los examinaba.- El hecho de que exploten al contacto es muy útil para usarlos como carnadas, gracias por encargarte.-

-No me agradezcas a mí, todo es gracias a Javi, él fue quién los crió y los entrenó de forma asombrosa.- Dijo ella saludando al chico en cuestión, que estaba cerca de ellos.

Javier se dio vuelta, y les hizo una seña de aprobación con el pulgar, sonriendo de forma cómica. Su pinta no era muy común, usaba unos enormes lentes oscuros, musculosa verde, y unos pantalones que le quedaban muy grandes, además de tener el pelo bastante corto y arenoso, y un poco de barba.

“Nosotros somos refugiados, hijos de entrenadores que fueron asesinados por oponerse al régimen actual, o aquellos que están desaparecidos. Pero esa no es la razón por la cual nos buscan, somos actualmente una de las fuerzas rebeldes más poderosas, al menos somos los que tienen más cantidad de entrenadores.
Mi nombre es Alexis, y al parecer sin darme cuenta me convertí en el líder de nuestro peculiar equipo, cuyo único objetivo es lograr derrotar a esos hijos de puta que nos quitaron nuestro hogar y familia, cada uno de nosotros tiene un motivo distinto para hacer esto.”


Con intención de descansar un poco, se dirigió al lobby del lugar, donde había mucha gente recostada, algunos mirando televisión, y otros simplemente durmiendo o hablando con los demás. Grande fue la sorpresa de Alexis cuando vió a su hermana acercándose corriendo, y algo asustada.

-¡Hermano! ¡Hermano! Vení mirá, lo que están pasando en la tele.- Le dijo hablando de forma rápida, mientras le tiraba del buzo.- ¡Rápido!

Al oír esto, casi todos se acercaron al gran televisor que había en una de las paredes, incluidos Matt, Javier y Julieta, y todos prestaron atención a lo que estaban pasando en ese momento.

“Estoy seguro de que mi padre estaría orgulloso de lo que logramos formar, aunque sin él nada de esto hubiera sido posible, el nos enseñó a mí y a mis amgios todo lo que sabía sobre pokemon, gracias a él pudimos convertirnos en la piedra mas grande en el zapato de nuestros opresores, aquellos que se hacen llamar “gobierno”, que mas bien son una monarquía, manejada por sus dos lideres principales, cuyos nombres son desconocidos.”

Podía verse en el programa de noticias, una gran conferencia de prensa, llena de reporteros, que esperaban algo ansiosos, luego de unos segundos, algunas personas aparecieron de la nada, encima de un estrado, todos llevaban trajes, excepto un par, que parecían ser los políticos de mas rango, los cuales tenían puestos sobretodos y bufandas.
Detrás de todos ellos podía verse una bandera, la de Argentina, pero con una pequeña diferencia, donde se supone que tenía que estar el sol, había el símbolo de una pokeball, con dos letras enormes grabadas…


“Lo único que los distingue actualmente… son sus iniciales, las cuales son llevadas únicamente por aquellos que juran lealtad al gobierno.

P.A.

Así es como se hacen llamar aquellos que ahora controlan nuestras vidas.”


Uno de los que se encontraban allí se acercó al micrófono, llevaba puesto unos lentes de oficina, con una boina y bufanda.

-“Como ya dijimos previamente, el ataque de aquellos terroristas que se hacen llamar “rebeldes” no nos preocupa en lo absoluto, deberían saber que su gobierno ya tiene todo controlado, nada puede escaparse de nuestras manos esta vez.”- Dijo el hombre con una voz potente, e intimidante.


Alexis sintió de repente una presión horrible en el pecho, cómo si temiera que algo pasara, miró de reojo a sus amigos, que también lo miraron a él, preocupados.

-Pero… señor Jefe de Gobierno, tenemos información que decía que los rebeldes tenían pensado atacar al gobierno en brevedad, un golpe de estado quizá, ¿Cree prudente tomarse esto tan a la ligera?”.- Preguntó uno de los periodistas, mientras apuntaba al hombre con la cámara.

Los que estaban encima del estrado comenzaron a reír, aunque con algo de disimulo, como si supieran algo que los demás no.


-Alex… ¿Estas seguro de que nadie te siguió hasta acá?- Preguntó Julieta preocupada, y acto seguido todos lo miraron.-

-Si… eso creo, estoy bastante convencido de que no ví a nadie que me estuviera espiando.-

-No se preocupen.- Agrego Matt.- No hay forma de que encuentren en este lugar, está completamente oculto, ademas…

Pero no pudieron terminar de escucharlo, porque oyeron que ese hombre volvía a hablar.

“-Lamentamos ese lapsus de… risa.- Dijo conteniendo una carcajada, y mirándose con sus compañeros.- Pero como dijimos antes, tenemos todo… bajo control- Agregó mientras esbozaba una sonrisa algo misteriosa.- Se podría decir que… nos estamos encargando de ello, en este mismo… momento.- Su sonrisa se ensanchó aún mas, mientras miraba fijamente a la cámara, como si pudiera ver a través de ésta.”

Todos se miraron espantados, y Matt estaba por gritar algo, pero demasiadas cosas pasaron en ese momento.
Un fogonazo enorme los encandiló a todos, seguido del ruido atronador de una explosión, gran parte del techo voló en pedazos, y miles de gritos se escucharon.

Alexis agarró a quien pudo del brazo, y comenzó a correr hacia la salida, al igual que muchos otros, cientos de resplandores se veían a su alrededor, causados por las pokeballs de los entrenadores, que se abrían una tras otra. Por el agujero entraron muchísimos soldados, algunos montados en pokemon voladores, y otros simplemente con armas, todos vestían de igual forma, y tenían la insignia de P.A grabada en sus uniformes.

-¡Mierda, mierda!- Gritó Matt, el cual había salido corriendo acompañado de Alexis.- ¿¡Como carajo nos encontraron!? ¡No tiene sentido!

-¡No tengo idea, pero no podemos detenernos a pensar, tenemos que alejarnos de aca, AHORA!-

Podían ver de reojo ataques de todos los colores impactando en muchas partes del edificio, mucha gente huía, pero algunos se quedaron a pelear.
Sorpresivamente, cuando los soldados trataron de avanzar, decenas de voltorbs cayeron sobre ellos, explotando al contacto, y creando una barrera de escombros y humo que separó ambos grupos.
Matt y Alexis sacaron una pokeball cada uno de su bolsillo, y las inflaron, listos para pelear por su base, y ganar tiempo.
-¡Guarden eso! Ahora es cuando tenemos que irnos volando bien a la mierda.- Exclamó Javier, que había aparecido de la nada detrás de ellos. Acto seguido, llevó dos dedos a su boca y emitió un silbido agudo.

De la nada aparecieron dos Pidgeottos, que cargaron a los tres entrenadores, y se dirigieron por uno de los túneles de escape que los llevarían a la superficie, para poder escapar.

-¡Espera, tenemos que volver por Julieta!-Gritó Alexis, preocupado.-

-No hay problema, ella pudo escapar con su propio pokemon, la ví cuando se teletransportó, ahora es nuestra tarea que no nos encuentren.- Le comentó Matt, mientras se agarraba fuertemente a la criatura voladora.

Se alejaron del lugar rápidamente, y con mucha velocidad, emprendieron el vuelo de escape, el viento golpeaba las caras de los tres entrenadores, ninguno quería ver atrás. Nadie quería convertir en realidad lo que había pasado, su base destruída, y muchos de sus amigos probablemente muertos.

“Todos nosotros sabíamos a lo que nos enfrentábamos, conocíamos el riesgo, y debíamos permanecer calmados, aún con lo que había pasado. Todos aceptamos esta carga, cada uno de nosotros, porque creíamos… no, porque sabíamos que nadie más lo haría, ésta era nuestra tarea, y nadie más podía llevarla a cabo.”

--------------------------------------------------------------------------
Ohh si :AS

Bueno, este fic salio producto de una charla con Heroína, y decidimos que ibamos a hacerlo :lolk asi que tecnicamente ambos somos los creadores de este fic.
Aquellos users que quieran aparecer mas adelante, diganlo :kid y aquellos que no quieran, también xD ya que probablemente los use igual si no lo hacen (?)

Eso, comenten :K ojala pueda seguir esto de buena manera, y espero que les haya gustado este prólogo :kid
Imagen
Finalmente despues de tanto tiempo que hablamos de esto finalmente sucedio!
Era hora de que alguno de nosotros se sentara a escribir.
Por eso ya te di rep.
Imagen
[SPOILER]Imagen[/SPOILER]
[SPOILER]Imagen[/SPOILER]
EPICO!... No lei el ROL aun, pero veo que usa la misma ideea... GENIAL
Uhhhh extrañaba estas porquerias JAJAJAJ :uu :momo :NIAM :HM

GRACIAS MUCHACHOS POR VOLVER Y NO BORRAR LA DB♥
~ LOS AMO MUCHO ~
Pero no hay ningun rol xD esto es simplemente un fic, en el cual voy a ir metiendo users :NIAM a medida que avanze la historia.

Y gracias :K si queres estar despues avisame :kid
Imagen
No leí todo ni en pedo, pero me pareció genial que PA sea el régimen opresor y tirano, muchos puntos. xD
Ay que lindo. Quiero suponer que una de las primeras medidas de la dictadura Pe[S]ne[/S]Ana fue asesinar a los Wachiturros y bajarle los pantalones a Macri.

No, en serio, un fic sobre PA siempre es una de esas fantasías húmedas que dan paja concretar, pero que uno sabe que tarde o temprano sucederán. Más adelante se hace crossover con Tales of Reborn y listo, curramos post y reputación por unos años más. (?)

:mano:
Como ninguno se opuso me imagino que no tendrán problemas en aparecer en alguna parte del fic :AS recuerden que necesito gym leaders:ymd

Y gracias de nuevo xD es un trabajo duro que solo una alpargata y un chico con avatar yaoi pueden hacer (?)
Imagen
Quiero aparecer y decirle a Julieta: "Con ese pan dulce terminarías con el hambre en África" y despues morir de leptospirosis por culpa de un ratatta (?)
Imagen
Yo empece a leer y despues me di cuenta de que la negrita resumia todo.

Entonces eso:
Sabrina escribiste: No leí todo ni en pedo, pero me pareció genial que PA sea el régimen opresor y tirano, muchos puntos. xD
Imagen
Muy bueno. Me atrapo desde el primer momento en que lo empece a leer.
Es como que la redacción invita a seguir leyendo y te deja con ganas de moar.
Yo me apunto para algun papel. *profit* y dale que lo continuas? XD
Estas aburrida/o y ya te cansaste de leer las mismas boludeces de siempre, bueno una mas no te va a hacer daño.
Lee mi fic :" Cuchillas de Amistad"
en la seccion Fan Fic del foro
Win, de una.
Yo quiero aparecer. Y ser el segundo gym leader :HM Si se puede :K
Imagen


Pikachaan escribiste: tuve la ilusion de un [color="DarkOrchid"]FURRET MORADO[/color] corriendo por mi escritorio..


Imagen
MG100 escribiste: Win, de una.
Yo quiero aparecer. Y ser el segundo gym leader :HM Si se puede :K


Lamentablemente el segundo ya está tomado :uwa pero mas adelante aparecés :lolk

Jeriko escribiste: Quiero aparecer y decirle a Julieta: "Con ese pan dulce terminarías con el hambre en África" y despues morir de leptospirosis por culpa de un ratatta (?)


:AS si eso queres (?)

Acá dejo los dibujos que hice de los protas, para no hacer tanto spam (?) en orden, Alexis, Matt y Javier:
[SPOILER]
Imagen

Imagen

Imagen[/SPOILER]

Y además, mañana nuevo cap :lolk i promise (?)
Imagen
Muy bueno el prologo, tiene mucha onda. Veo potencial aca, no lo arruinen.

I approve. :lolk
Imagen
"So rare that it is still said to be a mirage by many experts."
Bien, esto ha sido sorpresivo owo...

En todo caso, tenemos una narración en dos partes, la primera relatando la ocurrencia de hechos que rodean al movimiento rebelde liderado por Alexis (en tercera persona) y la segunda resumiendo cómo es que se llegó a toda esa situación (en primera persona); así pues, tenemos primero a los Pokémon que llegaron a Argentina de la noche a la mañana y el grupo conocido como PA haciéndose rápidamente de su control para derrocar al gobierno (le patearon el culo a la de arriba :omg4) y formar una autarquía militarizada que rige el país con puño de hierro :heh; y como es usual, el grupo rebelde surge de los hijos y allegados de quienes se opusieron y murieron o desaparecieron por ello, aunque ha sido sorpresivo ver que ya les han dado un duro golpe al final del primer episodio, lo que demuestra que la dictadura de PA es efectiva owo...

A nivel técnico, tengo que decir que la lectura me resulta agradable (narración y redacción en un nivel algo más que aceptable), se ve ordenada y los personajes se ven relativamente naturales, en particular por su interacción a través de los diálogos; de la trama se han vislumbrado algunos resquicios, pero eso ya se irá desarrollando conforme avance esto. Lo que sí, cuidado con la tildación, que te faltan varias (al menos no tengo nada que objetar en cuanto a la ortografía, pero tampoco es que buscara a profundidad owoU)

En fin, esto es todo por ahora; nos vemos al siguiente post =P

PD: Yo quiero ser el embajador del país extranjero que quiere robar los secretos del gobierno y al que nadie entiende al hablar (?!)
Imagen
Próximamente, sólo en MinT ^^
[SIZE="4"]Capítulo 1[/SIZE]


Continuaron volando durante un par de minutos, hasta que con un silbido, Javier les indicó que bajaran en una extensión de césped debajo de ellos.
Ambos pokemon voladores aterrizaron de forma elegante, y los tres chicos bajaron, haciendo todos exactamente lo mismo, mirar de lejos lo que antes solía ser su hogar… ahora destrozado.

-Aún desde acá se ve todo el humo… no puedo creerlo.- Dijo Matt con tono triste, incluso estaba algo pálido.
-Tenemos que volver.- Dijo de inmediato Alex.- No podemos dejarlos morir asi, ¡Son nuestros compañeros!-

Dió la vuelta, dispuesto a montarse nuevamente en uno de los Pidgeottos, pero Matt le agarró el brazo con fuerza, antes de que éste tuviera oportunidad de seguir caminando.

-Calmate, no seas idiota, pensá un poco, había miles de vías de escape, estoy seguro de que muchos lograron escapar, además si vamos estaríamos facilitándoles el encontrarnos.-
-¿¡Y te crees que me importa!?- Gritó el chico, agarrándo a Matt de su abrigo.- ¡Mi hermana esta allá, tengo que ir a rescatarla!-

Javier se acercó rápidamente, y los separó, hablando por primera vez desde que habían llegado ahí.

-¡Hey, hey! Sereno moreno, no se pongan a discutir acá, esas cosas se guardan para la nochesita.- Le dijo a Alex levantándole las cejas.
-No es momento para tus bromas estúpidas.- Dijo éste apartándolo de cerca suyo.- Ninguno de ustedes se toma esto en serio, ¡Estoy seguro de que no les importa lo que les pase a nuestros compañer…!-

Pero no pudo terminar la frase, ya que Matt le pegó una piña, tirándolo al suelo.

-¡Calmate de una puta vez pendejo!- Le gritó furioso, hasta que respiró un par de veces para calmarse.- Mira… tu hermana está a salvo, lo sé porque la ví teletransportarse junto a Julieta, y no hay razón alguna para volver, eso lo sabés muy bien.

-Es verdad… además, ¿Que otra cosa se puede hacer que tratar de ponerle buen humor al asunto?- Dijo esta vez Javier.- Y pensá que ya estábamos preparados para esto, ¿No te acordás de la otra base? Ahí van a ir todos, lo único que tenemos que esperar es que Juli nos mande un aviso de que el camino esté despejado y podemos ir, ¡Y listo!-

El chico del sombrero no dijo nada más, simplemente se quedó con la cabeza gacha, mirando el suelo, parecía extrañamente concentrado, a lo que el breeder aprovechó para hablar nuevamente.

-Y ahora que estamos mas tranquis, ¿Porqué no aprovechamos para descansar y conocernos mej…?-

-Demasiado distraídos.- Se escuchó que decía una voz cerca de ellos, y acto seguido, sintieron un torrente de fuego cayendo sobre ellos.

-¡General, ahora!- Gritó Alexis mientras rápidamente sacaba de su bolsillo una pokeball, y la arrojaba al ataque que se les venía encima.

Ésta se abrió, liberando a un pokemon con apariencia de mono amarillo, tenía rayas negras cruzando todo su cuerpo, y una mirada que podría intimidar a cualquiera.
Antes de que sus dos amigos pudieran saber lo que pasaba, el Electabuzz estiró ambas manos hacia adelante, y formó una barrera violácea, que detuvo parcialmente el ataque de fuego, el cual daño un poco al pokemon eléctrico.
Luego de esa “inesperada” presentación, los otros dos chicos se levantaron, y junto a Alex, trataron de identificar la fuente del ataque, la cual se encontraba frente a ellos. Dos figuras encapuchadas (un hombre y una mujer) se encontraban junto a un chico de no más de 16 años, con lentes y de pelo corto, al parecer la mujer era la dueña del pokemon que los atacaba, un Magcargo.

-Mierda, no tendrías que haber hablado, pendejo pelotudo.- Le recriminó el hombre misterioso al joven, que se cruzó de brazos indignado, mirando hacia otro lugar.- Como sea, arruinamos el factor sorpresa, pero la cosa es que vinimos a matarlos, espero estén bien con eso.- Dijo sonriendo, y mirando a sus tres oponentes.

-Vaya vaya, parece que los perros del gobierno vinieron a buscarnos.- Dijo ésta vez Matt, sonriendo de forma burlona e inflando su pokeball.- No me dejan otra opción que silenciarlos chicos. Por cierto, muy buena esa Alex, veo que tenés buen oído.

-Esos hijos de puta… veo que tienen su insignia característica, no son simples soldados- Respondió el muchacho, con su mano temblando de la ira, apuntando a los abrigos de los grunts misteriosos, donde tenían estampadas las iniciales P.A.- No vamos a tener piedad con ustedes, ni siquiera lo piensen por un segundo.

Ambos estaban por lanzarse al ataque, pero no esperaron que Javier los detuviera, señalando al chico que estaba entre los dos “users”.

-Hey, ¿Quieren parar un poco sus hormonas y mirar al tipo ese? Estoy seguro de que se les va a hacer conocido.- Dijo sonriendo, aunque podía verse el enojo en su rostro.

El aludido dio un par de pasos adelante, contento por haber sido reconocido. Matt y Alexis pudieron verlo claramente entonces, era uno de sus compañeros, cuyo nombre (si mal no recordaban) era Slyde. Matt fue el primero en hablar:

-Entonces éste es el hijo de puta que nos traicionó, eso explica todo.- Levantó la mano, arrojando su pokeball, de ésta salió un pokemon bípedo y marrón, con una calavera de casco, y un enorme hueso de arma, un Marowak.- Freeman, ¿Porqué no le damos su merecido a nuestro querido amigo?.- Dijo nuevamente, mirando a su pokemon.

-Yo te recuerdo, eras el nerd que quería encamarse con Julieta, pero ella te rechazó, ¿O me equivoco?- Exclamó Alexis, hablando mitad en broma y mitad furioso.

-Seguramente se dio cuenta que al ser precoz no podía complacerla, se enojó por eso y por eso nos traicionó.- Terminó de decir Javier, a lo que sus dos amigos largaron una carcajada.- No te das una idea de lo divertido que va a ser patearte el culo y después bailar sobre tu cadáver.-
Acto seguido también sacó a su pokemon, el cual apenas se materializó comenzó a correr alrededor de su entrenador, parecía ser una especie de lagarto, de cabeza grande y enormes “pantalones”, un Scraggy.
-Te presento a L.T Pants, es quien te va a dejar la cola dolorida hoy.- Dijo el breeder señalando a su pokemon.

Nuevamente, el muchacho de lentes dio un par de pasos más, posándose cerca de sus antiguos compañeros.

-Es bueno hacer bromas y reírse antes de morir, ¿No les parece?- Les dijo con desprecio.- Hice lo que tenía que hacer, todos ustedes están locos, ¿En serio creen poder derrocar a semejante ejército como el de P.A? Me pregunto que pasaba por sus cabezas cuando se les ocurrió eso.

Los tres “rebeldes” miraron a su ex amigo con odio, dispuestos a matarlo en cualquier momento, pero éste volvió caminando al lado de sus extraños acompañantes.

-Lo único que ustedes perseguían eran sueños vacíos y sin propósito, en cambio, yo gracias a lo que hice puedo tener un puesto militar importante, ¿Qué les parece eso? Realmente hace inútiles todos sus motivos para pelear, ¿No creen?-

De la nada, el enorme hueso del Marowak se dirigió directo a la cabeza de Slyde, pero el pokemon babosa se interpuso rápidamente y resistió el ataque, el cual lo dejó bastante malherido.

-Te recomiendo que dejes de hablar, antes de que tus amigos te maten, lo cual nos dificultaría las cosas a nosotros.- Dijo el tipo encapuchado, con una voz rasposa y susurrante.-

-¡Eso, escuchá a tu amigo Darth Vader, callate o te vamos a coger!- Gritó Javier, apuntando con su dedo al nerd.- ¡Vos no sabes nada de nuestros motivos, ninguno de nosotros tenemos razones tan vacías para pelear!-

-Eso es cierto, no es que creamos que sea posible lo que estamos intentando, ¿Pero acaso esa es razón para rendirnos? No podemos hacer nada más, es nuestra tarea, y somos los únicos que podemos intentarlo.- Exclamó Matt, tirando su cigarrillo al suelo, y pisándolo.

-Muchos creen en nosotros, somos los líderes de un ideal, y eso es una cosa que no puede ser destruida con nada del mundo.- Terminó la frase Alexis, con sus ojos brillando de orgullo.- Nuestra razón para pelear es proteger a aquellos que queremos, y defenderlos no importa que tan imposible sea.
Slyde comenzó a reir, como si hubiera escuchado un chiste muy bueno.

-Todos ustedes… son unos idiotas, eso es lo único que puedo decirles.- Acto seguido, sacó de su pokeball a su Braviary, y se subió a este.- Este mundo ya no puede cambiar, lo único que pueden hacer es tratar de adaptarse a él, lástima que es demasiado tarde para ustedes.-
Y antes de que pudieran impedirlo, el chico escapó volando encima de su pokemon, a una velocidad asombrosa.

-Dios, que pibe insoportable.- Dijo hablando por primera vez la muchacha misteriosa.- Espero que no lo metan con nosotros.
-Bueno…- Dijo su compañero.- ¿Vamos a hacer esto fácil o quieren resistirse a morir?- Acto seguido liberó a un Poliwhrath, el cual miró a sus oponentes, enfadado.

Alexis suspiró, y miró a sus amigos, calmado.

-Ya no hay necesidad de decir nada mas… ataquen.-

En ese mismo segundo todos los entrenadores dieron sus órdenes, y sus pokemon atacaron, poniendo todo lo que tenían en combate.

El Electabuzz dio un gran salto, envolviendo su puño en electricidad, listo para golpear al Poliwrath, pero éste último resistió el ataque, contrarrestándolo con un puñetazo que mandó a volar al pokemon eléctrico.
Esto le dio la oportunidad perfecta al Marowak para arrojarle su hueso-palo, el cual dió en el blanco, y mandó al sapo de lucha varios metros para atrás. Inmediatamente el lagarto-pantalón de Javier corrió hasta poder acercarse lo suficiente al Magcargo cómo para darle una asombrosa patada, que lo dejó fuera de combate enseguida.

Los tres entrenadores sonrieron, esperanzados, no esperaban que ambos pokemon fueran tán fáciles de combatir.

-Ahh… tu babosa es una mentira, espero que lo sepas.- Dijo enfadado el sospechoso grunt.- Decí que tengo un plan de respaldo, o sino estaríamos bastante jodidos, Wrath, usa Bulk up por favor.-

La voz del hombre parecía ser muy calmada, mientras que la mujer se había sonrojado debido a su fracaso reciente. Matt levantó la voz, para hacerse oír.

-Por más que la defensa de tu pokemon aumente, no va a ser capaz de resistir un triple ataque ¡Freeman, Bone Club'd ahora!- Ordenó, mientras Javier y Alexis lo imitaban.
-¡L.T Pants, High jump kick!-
-¡General, usa Thunder punch!-

Las tres bestias salieron disparadas, desde distintos ángulos, listos para atacar al pokemon renacuajo, el cual había sido rodeado por un aura rojiza. Ya estaban a pocos metros de efectuar el ataque, pero en ese momento el encapuchado habló.

-¡Cayeron en la trampa, Wrath usa Earthquake ahora!-

Sin que ninguno tuviera tiempo de reaccionar, el Poliwrath dio un fuerte puñetazo al suelo, lo que causó un mini terremoto, que liberó ondas de choque impresionantes, las cuales golpearon a los tres pokemon que estaban a punto de atacarlo.
Marowak, Scraggy y Electabuzz salieron volando, varios metros hacia atrás, hasta que cayeron al suelo con un ruido seco, y no se movieron más.

Ninguno de los tres muchachos habló, simplemente se quedaron atónitos al ver que habían caído en una trampa tan idiota, hasta que Javier rompió el silencio.

-Wow… nuestro nivel de pelotudez cada vez me sorprende más.-
-Ahora si que estamos bien jodidos.- Dijo Alexis.-
-Lo peor es que dejamos nuestras otras pokeballs en la base.- Dijo Matt.-

-Entonces… ¿Están listos para morirse ya?- Dijo el tipo del Poliwrath.- ¿O quieren intentar alguna otra estrategia?-

Matt y Alexis se miraron entre sí, algo asustados, pero no esperaban la reaccion de su compañero.
Javier dio varios pasos al frente, aclarándose la garganta, mientras se dirigía al encapuchado.

-Ehem… asi es, si no le molesta, tengo un plan bajo la manga, de hecho es por eso que nos traje hasta acá.- Acotó, sonriendo de forma estúpida como siempre.-
-Sabes... no es muy inteligente revelarle nuestro plan, sea cual sea.- Le dijo Alexis, que parecía preocupado.-
-No te hagás problema, es el plan perfecto, lo tengo todo pensado.-

-Jajajaja, ¿Y que van a hacernos, tirarnos una manada de Rattatas asesinos?- Bromeó el encapuchado, echándose a reír, al igual que su compañera.

El chico de la musculosa también se echó a reír, mientras seguía caminando hacia sus enemigos.
-De hecho… eso es exactamente lo que voy a hacer.- Terminó de decir con una voz algo más siniestra.-
De la nada, abrió los brazos, y alzó la cabeza, dando un grito al cielo:

-¡HAKUNA MATATA!-

Antes de que sus compañeros pudieran putearlo, o que sus enemigos se sorprendieran y se pusieran a reír, un murmullo se escuchó en los pastos alrededor de todos, como si fueran miles de patitas corriendo por el césped.

-¡Ahora, muérdanlos y contágienlos de leptospirosis!- Volvió a gritar el chico, señalando al pokemon sapo.

Al instante, cientos de Rattatas saltaron hacia el Poliwrath, los cuales comenzaron a morderlo, y atacarlo con Quick attacks, el renacuajo parecía no poder aguantar mucho más.

-¡Que carajo es esto, ratas de mierda, salgan de acá!- Gritó el hombre, enfadado, mientras trataba de librarse de sus atacantes. Su compañera corría en circulos, gritando del asco y escapando de las alimañas.

Alexis y Matt contemplaban sorprendidos lo que estaba pasando, el primero habló, casi riendo.

-Sos un capo, eso te lo garantizo.- Le sonrió a Javier mientras le palmeaba el hombro.-
-¿Cómo hiciste que te obedecieran?- Preguntó Matt anonadado.
-És muy fácil.- Contestó el.- Estuve unas semanas adiestrando a los Pokemon de éste lugar, por eso es que los traje acá por si alguien nos atacaba, yo tenía esto bajo la manga.- Repitió muy orgulloso.

-¡Arghh, basta, Wrath usa Earthquake para deshacerte de todas estas ratas!-
El pokemon, bastante debilitado, obedeció, y estuvo a punto de causar otro terremoto, pero al parecer algo se lo impedía, ya que no podía moverse.

-Ahh ahh, no lo creo.- Dijo Javier moviendo su dedo en forma negativa.- Tenía pensado eso también, Disable.-
Señaló a los árboles, donde varios abra usaban sus poderes psíquicos para desactivar el ataque del pokemon sapo, el cual no resistió más el ataque de los Rattatas, y cayó rendido al suelo.

-¡BASTA, YA ME CANSÉ DE ESTA MIERDA!- Gritó el hombre, arrojando furioso otra pokeball de su cinturón.- ¡No queria usar esto, pero no me dejan otra opción, Tangrowth matalos con Earthquake!-

De la esfera Salió un pokemon enorme, el cual estaba cubierto de lianas azules, lo único que se podía ver de su cuerpo eran sus dos ojos enormes, de color blanco.
El pokemon undió su pie en el suelo, con mucha fuerza, sin darle tiempo a los Abras de impedirlo, y la onda de choque barrió con absolutamente todos los Rattatas, dejándolos inconcientes al instante, los Abras restantes huyeron del miedo también.

-Ay… mierda.- Dijeron los tres entrenadores al unísono.-

-Ahora basuras… siguen ustedes.- Dijo el encapuchado, con una voz desquiciada, la chica que lo acompañaba ahora estaba casi llorando, debido al asco de ser atacada por las ratas.-

Tres enormes lianas salieron del cuerpo del pokemon de planta, las cuales se enredaron alrededor del cuerpo de los chicos, sin que éstos pudieran impedirlo.

-¡Hey, esto del tentacle rape no estaba en mi contrato!- Gritó Javier, tratando de zafarse.
-Hijo de puta, cuando me desate…- Dijo furioso Matt.

-Ustedes no van a desatarse… almenos no estando vivos.- Dijo el hombre, mientras sacaba un enorme puñal de su abrigo, y lentamente se acercaba a los muchachos.- Ustedes mueren… acá y ahora.

-Supongo que no tendrás OTRO plan bajo la manga… ¿No?- Preguntó suplicante Alexis.
-Ahh… no, estamos bien muertos.- Contestó Javier

Ninguno de los tres dijo nada más, miraron horrorizados como él se les acercaba con ese cuchillo, dispuesto a matarlos a todos. Trataron de pensar en una forma de escaparse, pero nada se les ocurrió, al parecer iban a perecer en ese lugar, a menos que…

De la nada las tres lianas se cortaron, como si alguien las hubiera rasgado con una tijera, y los tres chicos quedaron libres, el dueño del Tangrowth miró sorprendido hacia varias direcciones, tratando de ver que había pasado.
Un haz de luz corría en todas direcciones, pero nadie pudo identificar de qué se trataba, hasta que se dirigió al pokemon liana, ràpido cómo un rayo, y lo desgarró con sus enormes garras. Notaron que era una especie de armadillo marrón, con espinas en la espalda, y unos lentes extraños en sus ojos, un Sandslash.

-Espera… ese es…- Dijo Alexis abriendo mucho los ojos.- El Sandslash de…-

-Buenos días chicos, ¿Estaban teniendo una pelea dificil?- Escucharon que decía una voz femenina detrás de ellos, y todos voltearon.
Sentada sobre una roca, se encontraba Julieta, sonriendo, y con el largo pelo lacio ondeando al viento, delante de ella, estaba su Sandslash. Los tres chicos casi gritan de alegría al reconocerla.

-¡Julieta!-Gritaron los tres al mismo tiempo, aunque Javier dijo algo que era más parecido a “te re doy” que a Julieta.

-¿¡Quién es esa pendeja!? ¡Tangrowth matala ahora!- Ordenó el tipo encapuchado.-

-Ay, no te pongás tan violento, si no sos nada.- Dijo ella, con tono de aburrimiento.- Es hora de terminar esta pelea ¡Gar, usá Slash ahora!- Ordenó a su pokemon, el cual obedeció, dirigiéndose a su oponente, con sus garras iluminándose.

[SPOILER]Imagen[/SPOILER]

-----------------------------------------------------------------------
:AS

No es el mejor lugar para terminar este cap :duda pero después en el proximo hay más, asi que no hay que preocuparse xD
Todos los que dijeron, van a aparecer en algun punto :kid porque soy buenito (?)
Espero que les guste :K comenten y digan que les pareció este cap

[S][SPOILER]Julietske[/SPOILER][/S]
Imagen
43 mensajes Página 1 de 3

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados