Para todos aquellos escritores que quieren compartir sus obras con el mundo, ya tienen el rincón para hacerlo. =)
43 mensajes Página 3 de 3
Lei solo el Prólogo y me gustó. Yo habia empezado a hacer un fic, quizás lo siga o vuelva a empezar otro. Ya tengo un par de añitos aca y me gustaría aparecer, se que no los conozco en persona, pero xD.

Solo ubiqué a Mycroft pero y los demás no. Quienes son en el fic?
Imagen
Los que aparecieron al principio del segundo capitulo son heroína y yo :duda y después aparecio mycroft en el prólogo, y zony tambien apareció xD fuera de esos nadie más :duda

Dentro de poco subo el nuevo.
Imagen
[SIZE="5"]Capítulo 4.[/SIZE]



-Es una lástima… que tenga que manchar este lindo acontecimiento con un triple asesinato.-

El ambiente se había puesto muy tenso, los tres entrenadores se veían entre sí, asustados, estaban listos para pelear si era necesario, pero aún así sabían bien que no tenían ninguna oportunidad real contra los pokemon restantes del líder.
El silencio reinó por unos segundos más, hasta que un ruido los distrajo, del costado del edificio apareció una figura extraña, rápidamente se posó cerca de ellos, parecía una sombra, poco a poco fue tomando forma, era un gengar, cuya sonrisa burlona se ensanchaba hasta casi cubrir toda su ancha cara.

Otra sombra surgió del gengar, de la cual salió una muchacha, era Zony, que miraba a los presentes divertida.

-¿Ya terminaste?- Le preguntó Alpargata, mirándola impaciente.-
-Un éxito, los tres soldados fueron eliminados sin problemas, y me deshice de los cuerpos, para evitar problemas.-

Todos se sorprendieron al escuchar esto, realmente no entendían para nada lo que estaba pasando.

-No esperaban que los matara a ustedes ¿O sí?- Dijo el líder.- Al deshacerme de esos tres los ayudé a que nadie los encontrara, deberían agradecerme.-
-¿Y porqué harías algo como eso?- Cuestionó Matt, que evidentemente no confiaba para nada en el hombre que tenían en frente.-
-Que lástima, creí que iban a deducirlo.- Se lamentó.- Bueno, digamos que seguro es divertido ver cómo gente como ustedes tratan de detenernos, puede que sea algo chistoso.-

Alpargata se le acercó a Zony, diciéndole algo al oído, acto seguido ella asintió, y liberó a un par de Abras, que parecían estar flotando dormidos.

-Lo que dijiste no tuvo mucho sentido.- Añadió Alex.- No creo que valga la pena realmente arriesgarte por eso, estoy seguro de que hay algo más.-
-Me gusta ver al mundo en movimiento, por así decirlo, además se lo debo a alguien.- Contestó el líder.- Ahora... si son tan amables, necesito que me sigan, tenemos que teletransportarnos fuera de acá. Va a pasar algo bastante interesante.

Ninguno quería hacerle caso realmente, pero no tenían muchas opciones, recordaron que estaban frente a dos personas que podían matarlos en un abrir y cerrar de ojos.
Resignados, hicieron caso, Alex se tele transportó con uno de los abra junto a Alpargata, y los demás fueron con Zony.

El aire les golpeó la cara, no tardaron mucho en adivinar donde estaban, era exactamente la misma colina donde se habían refugiado el día anterior, miraron a su alrededor, aún había algo de sangre en el césped, probablemente de los grunts que habían asesinado.
El líder miraba la ciudad inquietado, al igual que su compañera, ambos parecían estar esperando algo, y efectivamente, algo pasó, pero no lo que ellos creían.

Todos vieron un haz de luz aparecer en el medio del lugar, como por arte de magia, apareció Julieta, al lado de su fiel Kadabra, estaba a punto de saludar a sus amigos, cuando se quedó helada, contemplando quién los acompañaba.

-¿!Qué haces acá¡?- Le gritó Matt, alterado.- Se supone que tenías que esperarnos en la base.-

La chica lo miró, sin decir nada, mientras seguía viendo al hombre que estaba frente a ella.
-Yo... vine a asegurarme de que todos estén bien, pero... ¿Porqué ustedes están con él?- Preguntó asustada.
-Es... una historia larga.- Confesó Alex.- Digamos que el líder nos salvó por alguna razón, sabe quiénes somos pero no parece querer... entregarnos.-
-Creo que le gusto.- Dijo Javier, acomodándose los lentes y mostrándole una sonrisa seductora a Alpargata.-
-No sos mi tipo.- Contestó éste riendo, parecía haberle hecho gracia el extraño chico.- Ya le expliqué a ellos mis razones, no tienen por qué no confiar en mí.-

Julieta miró a ambos, desconfiada. Sostenía en su mano su Pokeball, lista para usarla.
-De ninguna manera confío en ustedes.- Dijo insondable.- Pero es bueno que no trate de delatarnos, hace que no tengamos que mancharnos las manos.-
-Ja!- Río Zony, por primera vez desde que habían llegado.- Si no fuera por que no me lo permiten, me encargaría de vos también.-

Julieta sacó rápidamente un puñal de sus ropas, y miró con rabia a Zony.
-Hey, hey, cálmense estúpidas.- Dijo alpargata, con cansancio.- Miren todos, allá en la ciudad, ya está empezando.-
-¿Qué va a empezar?- Preguntó Alex.-
-Una orden de nuestros superiores... es una lástima, pero nada se puede hacer.- Dijo con tristeza.- Allá arriba, esas dos figuras.-

Todos miraron en la misma dirección, pudieron divisarlo bien, dos pequeñas figuras parecían volar por encima de la ciudad, a lo lejos, era difícil enfocar bien los ojos, para saber de que se trataban, afortunadamente las chicas lo sabían.

-Eso de allá es un... ¿Alakazam?- Preguntó Julieta, con los ojos muy abiertos.-
-Así es.- Dijo Zony.- Y el que está al lado es un magnífico Gengar.-
-Y ahora es cuando empieza.- Alpargata miró de reojo a los demás, y volvió a posar su vista en ambas criaturas.

Los dos pokemon levitaban por encima del pueblo, finalmente se detuvieron, en un punto fijo, notaron con horror lo que iba a pasar, varias bolas de energía oscuras se formaban alrededor del rechoncho pokemon fantasma, mientras que el Alakazam cruzaba sus cucharas, cargando un rayo al parecer de mucho poder.

-¡Van a disparar, tenemos que hacer algo!- Gritó desesperado Alex.-
-Es tarde...-

Lo era sin duda, ambas bestias dispararon sus ataques al mismo tiempo, lo que pasó fue demasiado horroroso, apenas impactaron en la ciudad, una explosión se liberó, seguramente la más grande que todos habían visto en sus vidas, la onda expansiva los golpeó a todos de lleno, mandándolos a volar varios metros, y siguieron sintiendo esa energía durante algunos segundos más.

Apenas pudieron moverse, se levantaron, y contemplaron con horror lo que habían causado esos pokemon.
La mitad de la ciudad había desaparecido completamente, en su lugar había sólo un crater enorme y humeante, todo había sido arrasado, los escombros de las casas y barrios estaban por doquier, destrozados.

Alex cayó al suelo, de rodillas, y emitió un grito de terror, se llevó las manos a la cabeza, desesperado, sus amigos veían la escena sin poder creer lo que había pasado. Julieta estalló en llanto, Javier y Matt también estaban shockeados, no podía ser... tenía que ser un sueño, su ciudad no podía simplemente haber desaparecido así, no tenía lógica alguna.

De repente todos miraron a Alpargata, como buscando una explicación, la cual obtendrían aun si tenían que molerlo a golpes.

-No me miren así, ésta era mi ciudad también, no crean que no comparto su dolor.-
-¿¡ENTONCES PORQUE CARAJO NO HICISTE NADA, QUE CLASE DE GYM LEADER SOS!?- Le gritó Matt, no parecía caber en sí de la furia.
Alpargata dio un suspiro de tristeza.
-Fue una orden de mis superiores, los “más altos” por así decirlo.- Comenzó a explicar.- Esa mitad de la ciudad estaba dándonos muchos problemas, nuevos rebeldes surgían día a día, miles de negocios de contrabando de pokeballs y cosas similares, y tampoco producían bien alguno, así que... “ellos” pensaron que era un lugar perfectamente... prescindible.

-¿Pres...cindible?- Preguntó indignado Alex.- Eso... eso no es humano... nadie podría...-
-Te equivocas.- Dijo Alpargata.- Que no concuerdes con ellos no significa que no tengan corazón.... aunque yo también creo que esto fue innecesar...-
-¡Todo esto es culpa de ustedes!- Le gritó Julieta, volviendo a sacar otro cuchillo.- ¡FUERON USTEDES, USTEDES MATARON A MI FAMILIA, USTEDES ME QUITARON MI VIDA, Y AHORA MI CIUDAD!¡NO VOY A PERMITIRLES ESTO!-

Fuera de sí, comenzó a correr hacia el líder, lista para asesinarlo, pero sorpresivamente Zony se le interpuso, bloqueándola sin dificultad, acto seguido le propinó una patada en el estómago, lo que hizo que ésta cayera al suelo, dolorida y sin poder moverse.

-Si intentás eso una vez más, no vas a vivir para ver como tu vida se convierte en un infierno, querida.-

Julieta la miraba llena de odio, con lágrimas de impotencia en los ojos, los tres chicos se acercaron a ayudarla a levantarse, Alpargata volvió a hablar.

-Por favor, déjenme... explicarles.- Les dijo con amabilidad.- Hay gente a la cual le gusta ver el mundo volar en pedazos... yo conozco a alguien así particularmente jejeje, bueno... como les decía, para ellos todas estas personas... son simplemente números, ellos pueden exterminarlos de la misma forma que pisan una hormiga... es bastante lamentable, en cierto punto.-
-Es inhumano.- Respondió Alex.-

Alpargata no contestó, simplemente se apartó un poco el pelo de la cara, y se acercó a Zony.

-Ya tenemos que irnos.- Les comunicó.- pero antes... esto es de ustedes.- Acto seguido le arrojó algo a Alex, éste vio que era una medalla, con forma hexagonal, y con dos triángulos partidos en el medio.-

-Es la medalla Quake, ahora es tuya, va a servirte en el próximo gym, sirve como identificación, nadie los va a confundir por terroristas ahora.-
-¿Dónde queda el próximo?- Volvió a preguntar Alex, ninguno de sus tres amigos estaba con intenciones de hablar particularmente.-
-En Mendoza, ustedes van a encontrarlo, el líder no les va a dar problemas, se los aseguro.-

Comenzó a caminar, parecía dispuesto a irse, pero se detuvo por un momento, volvió la cabeza para verlos, y sacó algo de su bolsillo.
Parecía ser una especie de flor, muy hermosa, de un color rosado/violáceo, estaba hecha aparentemente de cristal, los muchachos se quedaron asombrados al verla.

-Quizá debería darles esto también.-
-¿En serio... vas a dárselos?- Preguntó Zony confundida.- ¿Eso no es demasiado valioso para vos?-
-Ya no me aferro a este recuerdo... pueden quedárselo, es una forma de ver lo que les espera, sólo tienen que abrirla.- Les arrojó dicha flor, la cual cayó en manos de Alex, luego de eso ambos comenzaron a caminar, en dirección a la parte de la ciudad que no había sido destruída.- Buena suerte en su misión.- Les dijo antes de irse.-

Los cuatro se quedaron solos en ese lugar, contemplando lo que quedaba de su hogar, poco a poco fueron quitando la vista, ninguno dijo nada, Alex simplemente guardó esa extraña flor en su bolsillo.

-No... no tiene sentido pensar en eso ahora.- Dijo Julieta, que lloraba silenciosamente.- Tenemos que irnos, volver a la base, mi pokemon no puede Teleportarnos a todos, así que tendremos que ir en los Pidgeotto de Javier.-
-A tus órdenes jefa.- Dijo éste, haciendo nuevamente ese silbido característico, un rato después llegaron los dos mencionados Pidgeottos.

Se subieron dos en cada uno, y comenzó el vuelo, estuvieron unos minutos, contemplando el paisaje desolado del campo, ninguno quería hablar, no después del horror que habían presenciado, así que fue un viaje silencioso.
A lo lejos ya se podía ver un pequeño bosque, y entrecerrando los ojos, vislumbraron que escondido entre los árboles, había un edificio abandonado y lleno de enredaderas, Julieta le dijo algo al oído del Pidgeotto, a lo que este comenzó a bajar, cerca de la entrada del bosque, el otro también lo siguió.

-¿Por qué paramos acá?- Preguntó Matt extrañado, cuando bajaron de los pokemon pájaro.- Podíamos adentrarnos más.-
-Antes de ir tenemos que ver esto.- Dijo ella, metiendo la mano en el bolsillo de Alexis, y sacando la extraña flor.- Él dijo que teníamos que verlo y si es una trampa, no quiero poner a nadie más en peligro.-
-Pero ni siquiera sabemos que es eso...-

No esperó la opinión de nadie más, la apoyó en el piso, y sin previo aviso la abrió, la flor comenzó a extenderse lentamente, hasta que pudieron ver que en su interior había una pequeña luz.

-Que es es...AHH!!-

Alex trató de decir algo, pero de repente la luz creció enormemente, hasta tragarlos a todos.
Se encontraban en otro lugar, era de noche y simplemente se veían unas pocas luces parpadeando, parecían estar en un estadio gigante, pero desgastado y con las gradas rotas. Encima del palco se encontraban cinco personas, cuatro de ellas estaban en fila y tenían la cara cubierta con una capucha, y el otro (que era un hombre, de traje y boina) se encontraba frente a ellos.

-Entonces... ¿Ya está todo listo? Supongo que no hubo problemas para Elites como ustedes.- Dijo el muchacho, con una voz susurrante, mientras veía a las personas que tenía enfrente a través de unos anteojos cuadrados.-
-Los ocho gym leaders ya fueron seleccionados cuidadosamente Myc, ya los probamos.- Dijo uno de ellos, no se le veía la cara, pero parecía ser una mujer, el buzo que llevaba parecía ser demasiado grande, ya que las mangas le llegaban hasta las rodillas.-
-A una de ellas la probé personalmente.- Dijo entre risas otro.-
-Bien, muy bien, entonces estamos listos para darles la noticia ¿No?- Volvió a decir Mycroft.

Otro de los encapuchados parecía impaciente, era el que más desentonaba, debido a que llevaba bermudas en medio de aquel frío invernal.

-¿Cuándo piensan llegar los babosos? Hace como una hora que me estoy cagando de frío acá.- Preguntó indignado.-
-Ellos ya están aca... pero nadie los vió.-

Todos miraron al unísono detrás de Mycroft, y pudieron verlos, dos pares de ojos verdes brillaban en la oscuridad, penetrantes, todos sintieron un pequeño escalofrío, y apartaron su vista de esos ojos.
Ambas personas comenzaron a caminar, y la luz los iluminó levemente.
Uno de ellos era un hombre, bastante alto, de pelo marrón, sonreía burlonamente, y parecía tener en la frente algo así como una moneda.
La otra era una mujer, algo mas bajita, de pelo negro, mantenía una expresión seria y brusca, y llevaba en su cuello una larguísima bufanda color violeta.

-¿Ya está?- Preguntó ésta última, su voz resonó por todo el coliseo.-
-Sí, efectivamente Sabrina, los ocho gym leaders fueron seleccionados y enviados a sus lugares de origen, donde van a cumplir su rol.-
-Y ya reunimos a todo el ejército que pudimos, de hecho están acá mismo.- Dijo el chico de las bermudas, señalando detrás de él.- Si vos y Ñako fueran tan amables de prender las luces.

Efectivamente, detrás del palco, y en todo el lugar había mucha gente, todos encapuchados, pero era difícil verlos debido a la oscuridad.
Ambos extendieron un brazo, y chasquearon los dedos al mismo tiempo, acto seguido, todas las antorchas del lugar comenzaron a prenderse al unísono, hasta que el coliseo entero quedó perfectamente visible.
Lo vieron entonces, miles y miles de soldados de uniforme negro, repartidos por todo el campo del estadio, era un ejército realmente enorme, todos ellos alzaron una mano al infinito, al grito de “¡All heil P.A!”

El extraño hombre ensanchó más su sonrisa, parecía estar extremadamente satisfecho, en cambio la mujer no dijo nada, parecía sorprendida, sus ojos se encontraban muy abiertos.

-Vamos... no me digas que no te pone de buen humor ver esto.- Le dijo Ñako.- Esbozá una sonrisita al menos.-

La chica pronto salió de su asombro, y efectivamente, en su rostro comenzó a formarse una sonrisa, extremadamente aguda, maléfica y enferma, soltó una pequeña risa, la cual se detuvo, y volvió parcialmente a su expresión seria, esto no pareció sorprender a nadie por alguna razón.
-No está nada mal.- Dijo con tono sarcástico, observando su ejército.-
-Este.. es el poder de P.A- Dijo Ñako en voz alta, a lo que todos volvieron a entonar el “All heil P.A” al mismo tiempo, incluso Mycroft y los Elites.


[SPOILER]Imagen[/SPOILER]

De repente todo desapareció, todo se volvió humo, los cuatro jóvenes volvieron en sí.
-Que... ¿Qué fue eso?- Preguntó Alex, parecía estar respirando con dificultad.-
-Eso... eso es P.A... con ellos tenemos que... pelear.- Dijo Matt, también podía vérsele algo asustado, Javier no hablaba, simplemente contemplaba el vacío.
-Chicos.- Les dijo Julieta.- ¿Se dieron cuenta de que... aún estamos a oscuras?-

Era cierto, no habían vuelto al bosque, por alguna razón, seguían en un lugar sin luz, apenas podían verse entre sí.
Y entonces algo extraño pasó, dos voces retumbaron en las cabezas de todos, eran dos voces terribles y extrañamente amplificadas, de un hombre y una mujer.

-Eso somos nosotros, eso es a lo que ustedes quieren enfrentarse, atrévanse si quieren, acá los esperamos con gusto.-

Las dos voces dejaron de sonar, y entonces sí, todo volvió a la normalidad, se encontraron sobre el pasto, la extraña flor estaba ahora destrozada.
Se miraron entre sí, probablemente pensaron lo mismo ¿De quienes eran esas voces? Sonaban demasiado familiares, ninguno quería realmente decirlo, pero estaban seguros de que eran las voces de aquellos dos misteriosos entes, Ñako y Sabrina.

-------------------------------------------------------------------------------
:rokon

Bueno sí xD perdonen la tardanza :K y eso.
Para los que no saben, la flor esa es la de la peli de lucario :duda se que quedo muy pensadero, pero bueh (?)
Imagen
CAPITULO!
Fue genial! finalmente salieron Sabrina y Ñako de una manera epica volando todo al carajo y Alpargata resulto ser un pseudo chico bueno.
Me gusto mucho este cap, creo que es mi preferido hasta ahora, mas que nada por el flashback con el dibujo.

Segui asi y acepta mi consejo de hacer caps un poco mas cortos xD
Imagen
[SPOILER]Imagen[/SPOILER]
[SPOILER]Imagen[/SPOILER]
Que groso, me gusta mucho como crece el fic. Tras una linda batalla de gimnasio muy bien narrada y llena de ritmo, debo admitir que disfruté un montón de las escenas de destrucción masiva, de cat fight con Zony <3 y de que aparecieran [S]las bermudas de Yuki[/S] los pesos pesados de la dictadura P[SIZE="1"]ene[/SIZE][SIZE="1"]Ana[/SIZE].
Si se van para Mendoza... ¿dónde estaban hasta ahora? ¿Buenos Aires? Colgué si lo decían en otro capítulo.

Aplausos para vos los responsables de esta genialidá.
Fah, que comentarios mas amorosos :K

Gracias che, que la gente lo lea es un gran incentivo para seguir con esto xD
Y sobre la pregunta de Tommy :duda estaban todos en santa fe aun, creo que lo mencioné cuando fueron al gym... o no xD la cosa es que es mi provincia/ciudad esa, y queria empezar desde ahi (?)
Imagen
Fah, esto está genial. Quiero mas.
Imagen


Pikachaan escribiste: tuve la ilusion de un [color="DarkOrchid"]FURRET MORADO[/color] corriendo por mi escritorio..


Imagen
La otra era una mujer, algo mas bajita, de pelo negro


:HM

Soy de estatura normal. :hm

En fin, buena onda. xD Claro que no entiendo un carajo porque solo leí lo que esta en negrita, pero pinta que se arma. (?)
Bueno, leídos ya los episodios 3 y 4 owo

Pues bien, la batalla de Alex y Alpargata parecía comenzar mal con la interrupción por parte de los 3 soldados de la entrada, pero el líder le restó importancia, él sólo quería tener una batalla (y algo más); un empate brutal entre Ursaring y Nidoking, una ajustada victoria de Electabuzz sobre Vibrava, una rápida paliza de Golduck a dicho Pokémon eléctrico y finalmente la aparición de un masoquista (?) Timburr le permitieron al chico ganar la batalla, que no tardó en verse manchada por un triple asesinato propiciado por Zony... hacia los tres delatores, tras lo cual esos dos agentes de PA y los chicos dejaron el lugar, para reunirse con Julieta... y contemplar impotentes cómo la mitad de su ciudad era reducida a nada por el ataque combinado de un poderoso Alakazam y un igualmente destructivo Gengar, por órdenes de Sabrina y Ñako; poco antes de recibieron de Alpargata su medalla y una flor del tiempo, la que le reveló a los rebeldes el origen de sus enemigos... cosa de la que los mandamases parecen estar al tanto; aparentemente, estos tipos tienen tanto poder y tanta confianza en él que no les importa tener algo de entretenimiento (quizá deberían leerse esto y esto xD)

A nivel técnico, opino que la narración fue dinámico y con eso tuvimos una lectura entretenida y fácil de leer, dándose el detalle suficiente para seguir las acciones y no sentirse perdido en medio del relato; caracterizaciones interesantes (aunque lo de Alpargata requerirá algo más de tiempo para entenderse por completo, supongo), queda ver si los malos son tan solo malos malosos o tienen algo más owo; no he reparado mucho en la ortografía ahora, pero creo que estuvo bien en general, quizá con algún error por ahí =O

Alpargatacosmica escribiste: Efectivamente, detrás del palco, y en todo el lugar había mucha gente, todos encapuchados, pero era difícil verlos debido a la oscuridad.
Ambos extendieron un brazo, y chasquearon los dedos al mismo tiempo, acto seguido, todas las antorchas del lugar comenzaron a prenderse al unísono, hasta que el coliseo entero quedó perfectamente visible.
Lo vieron entonces, miles y miles de soldados de uniforme negro, repartidos por todo el campo del estadio, era un ejército realmente enorme, todos ellos alzaron una mano al infinito, al grito de “¡All heil P.A!”

Épico... pero se ve algo disminuido porque la palabra en inglés es "hail" .w. -> “¡All hail [S]the Reich[/S] P.A!”

En fin, esto es todo por ahora; nos vemos al siguiente capítulo =)
Imagen
Próximamente, sólo en MinT ^^
[SIZE="5"]Capítulo 5.[/SIZE]


Los cuatro muchachos se encontraban shockeados y confundidos debido a lo que acababan de presenciar, observaron como la extraña flor se rompía, y sus pedazos se desvanecían en el aire.

-¿De quiénes… eran esas voces?- Preguntó Alex, mientras sacaba sus tres pokeballs, y miraba nervioso a su alrededor.-
-¿Qué no eran esos dos? Los que vimos en el recuerdo… Sabrina y Ñako.-

Los demás siguiern el ejemplo de Alex, y se pusieron en guardia, con sus pokeballs en mano.

-Pero eso no tiene sentido.- Dijo Matt.- Si pudieron hablarnos telepáticamente, eso significaria…-
-Que saben donde estamos.- Terminó la frase Julieta.- Si, yo pensé también en eso.-

Después de asegurarse de que nadie los seguía, los chicos comenzaron a caminar cautelosamente dentro de dicho bosque. Pasaron un par de minutos antes de que pudieran divisar el enorme edificio abandonado.

-No logro entenderlo.- Dijo Javier, mientras observaba curioso a su alrededor.- Se supone que nos buscan, pero ellos dos saben donde estamos ¿Porqué no nos vienen a atrapar?-
-Seguramente por la misma razón por la cual el líder nos dejó ir.- Dijo Matt.- No se muy bien la razón, pero parece que muchos del gobierno están mal de la cabeza, debe ser por eso.-
-“Hay gente a la cual le gusta ver el mundo volar en pedazos”.- Repitió Alex las palabras del líder.- Es una razon algo sádica… la verdad.-
-Están locos, es lo que te digo.- Volvió a decir Matt.- Solamente mirá la pinta de sus líderes, un pibe con una moneda en la cabeza y una chica que probablemente no tenga claro de que sexo es.-

Finalmente llegaron al lugar, Julieta los condució por la puerta trasera, en donde había un pasadizo que parecía haber sido cavado recientemente, todos comenzaron a caminar por dicho lugar, el cual parecía una especie de túnel, estaba vagamente iluminado por las luces de antorchas, y las paredes se encontraban algo húmedas. Luego de un par de minutos, llegaron finalmente a una puerta, al abrirla contemplaron su nueva base.
No era tan lujosa como la otra, pero servía para el mismo propósito, mucha gente (la mayoría jóvenes) iban de acá para allá llevando cajas y diferentes objetos, pero algo parecía diferente.
Pocos eran los que estaban trabajando, muchos se encontraban sentados, en grupos, sus caras reflejaban una sombría tristeza, divisaron especialmente a un grupo de niños llorando desconsoladamente (entre ellos la hermana de Alexis) , y a un joven tratando de calmarlos.

-Ya deben haberse enterado de lo que… pasó.- Dijo Julieta, con un nudo en la garganta.- Creo que es hora de… hablar con ellos ¿No?-
-Sabés que usualmente te hago caso.- Dijo Matt.- Pero… no creo que ninguno de nosotros esté listo para hablar… no en este momento.-

Todos voltearon cuando vieron llegar a los chicos, muchos les dedicaron una triste sonrisa, y otros se acercaron para preguntar que había pasado exactamente, pronto casi todos estaban rodeándolos, ansiosos de respuestas.

-¡Hey, cálmense todos, por favor!- Gritó Juieta, tratando de poner orden.-
Los chicos se dirigieron hacia un extremo del lugar, donde había un pequeño estrado, probablemente para anuncios.
Alex se aproximó para hablar con todos los presentes, tomó aliento y comenzó a hablar.

-Escuchen… supongo que ya todos están enterados de lo que pasó. Hoy miles de personas… fallecieron, la mitad de la ciudad desapareció totalmente.-

Muchos de los presentes dieron un grito ahogado, y otros se abrazaron entre sí, llorando. A Alex también se le estaba haciendo un nudo en la garganta, realmente era difícil hablar de aquello.

-Fuimos a luchar contra el gym leader… supongo que Julieta se los habrá comentado ya.- Miró de reojo a la chica, que cabizbaja, lloraba en silencio.- Salimos victoriosos… pero el líder nos anunció que debíamos salir de la ciudad, ya que algo grande iba a pasar. Nosotros no teníamos idea, y cuando todo pasó, fue demasiado tarde.- Alex tuvo que parar de hablar por un momento, el recuerdo de lo que pasó era demasiado horrible.- Un Alakazam… y un Gengar, ambos fueron enviados por los de más alto cargo del gobierno… ellos fueron los responsables.-

Todo el lugar estalló en insultos y gritos de ira, todos estaban furiosos, ¿Cuánto más tendrían que sufrir a manos de esos desgraciados? ¿No habían perdido demasiadas personas ya?
Todos se encontraban pensando lo mismo, Alex ya no sabía como continuar, así que simplemente bajó hacia donde estaban todos, abrazó a su hermana, la cual le correspondió llorando, Alex le explicó brevemente lo que pasó, y luego le dijo que se fuera a dormir, la fatiga de ese día era demasiada.
Se sentía un ambiente cargado de odio, rencor y tristeza por todo el lugar, Julieta se acercó a los chicos, hablándoles en voz baja.

-Creo… que lo mejor es ir a descansar, éste es un día que prefiero olvidar, mañana partimos ¿Sí?-

Ninguno le contestó, pero asintieron levemente, cada uno fue a algún lugar libre, buscando algún lugar donde recostarse, Alex y Javier encontraron un par de colchones por ahí.
Alex liberó a sus 3 pokemon, los cuales comenzaron a estirarse, hacía un buen tiempo que se encontraban dentro. General y Bersek se pusieron a devorar la comida que Alex les había traído, pero Nutty corría por el lugar, ríendo de forma maléfica y golpeando gente con su viga.

-Chicos, estuvieron excelentes hoy.- Dijo dándoles unas palmaditas a ambos.- Si no fuera por ustedes probablemente no habríamos ganado la medalla, estoy muy orgulloso, espero que lo sepan.- Termino de decir, en un tono en extremo amable.-

El Electabuzz le hizo una venia a su amo, asintiendo con la cabeza, mientras que el Ursaring simplemente le hizo una seña con la mano y siguió comiendo.
Javier también liberó a los suyos, un Scraggy y un Ponyta salieron de sus pokeballs, y también se dirigieron a comer.

-Ese ponyta es una captura reciente, ¿No?- Preguntó Alex, viendo al Pokemon flameante.-
-Sep, lo encontré hace poco, mientras adiestraba a esos Rattatas, es un macho, se llama Joséjosé.-
Alex emitió una pequeña risa, y acarició al ponyta, mientras evitaba mirar a su amigo, un sentimiento de culpa comenzaba a invadirlo

- Escucha… Alex, lo hiciste bastante bien hoy.- Le dijo Javier, mientras se recostaba en el colchón- Y ya tenemos la primer medalla, eso es algo ¿No?.-
-No es suficiente para mí.- Contestó éste.- Después de lo que pasó hoy, ya no me queda ninguna duda, tengo que mejorar, tengo que desafiar a los demás líderes y arrebatarles sus medallas, no importa lo que pase, no soy tan fuerte como para lograr mi objetivo.-
-Quién sabe.- Dijo bostezando Javier.- Yo sinceramente no me preocupo por eso, creo que vamos a empezar un viaje, y yo pienso disfrutarlo, pase lo que pase, al menos a partir de la tercera medalla.-
-¿Tercera medalla? ¿Qué querés decir con eso?-
-Bueno… la cosa es que Julieta va a acompañarlos mañana, y yo tengo un par de asuntos que atender acá, además de que alguien tiene que estar al mando, así que voy a quedarme hasta que derroten al próximo líder.- Dijo mirando a su amigo con una expresión algo culpable.- Lo siento, enserio.

Alex se dio vuelta, quedando de espaldas a su amigo, el cansancio lo invadía, pero aún así se sentía algo preocupado, Javier era un experto breeder, y probablemente un entrenador excepcional, era desalentador no poder viajar con él hacia su siguiente objetivo.

-No hay problema.- Contestó él.- Ya nos las vamos a arreglar sin vos, de alguna forma.-
-Mucha suerte mañana Alex, no quiero que les pateen el culo más de lo necesario.-

Ambos chocaron sus puños, en forma de saludo, estaban seguros de que iban a volver a verse pronto.

Un poco más alejado de allí, Matt se encontraba sentado sobre una pared, también con sus Pokemon cerca (Su Marowak y su Servine.) mientras que con sus dedos tocaba suavemente su guitarra, era una melodía lenta y armoniosa, bastante dulce a los oídos.
Una chica se sentó al lado de él de improvisto, era Julieta, que venía con un par de panes, le dio uno a Matt, el cual dejó de tocar para comer algo.

-Es una muy linda melodía la que estabas tocando.- Dijo ella
-Entonces… ¿Mañana vas a acompañarnos, es verdad eso?- Preguntó él, ignorándola y con la mirada en los ojos mieles de la chica, la cual asintió levemente.- ¿Estás segura de que lo pensaste bien? Va a ser demasiado peligroso.-
-Es algo tierno que te preocupes por mí.- Dijo ella, esbozando una sonrisa triste.- Pero estoy bien preparada, enserio, ya no soy la misma chica boba que se metía en problemas hace tantos años.-
-A veces… me hacés acordar a esa niña.- Dijo Matt, por primera vez sonriendo.- Eran tiempos mejores me imagino, podíamos jugar entre nosotros sin preocuparnos por el mundo, sin…-
-¿Cargar en nuestros hombros el destino de miles de personas?- Terminó la frase Julieta.- Si, admito que eran lindos esos días, pero es inútil tratar de recordarlos, ahora somos otras personas, ahora mucha gente depende de nosotros.- Sus manos temblaron un poco, y dejó de comer, ya no sentía hambre, sólo un horrible cansancio.-

Matt se levantó, guardando su guitarra, y también ayudó a su amiga a levantarse.

-Tenés razón, es mejor ir a dormir.- Dijo él.- Éstos dos días no fueron precisamente lindos.-
-Es cierto… perdimos a miles de amigos y personas importantes.- Volvió a terminar su frase Julieta.- Quizá debamos darle una oportundidad al mañana.- Acto seguido, comenzó a caminar hacia algún lugar para dormir, y de paso olvidar todo lo que pasó por algunas horas.- Descansá bien Mati, mañana va a ser jodido.-
-Igualmente, hasta mañana.-

Esa noche todos durmieron bajo la sombra de una noche terrible, una noche que anunciaba que ya nada iba a ser cómo antes, pero claro que ninguno notó ese detalle.
La mañana siguiente, todo comenzó a movilizarse nuevamente, gente iba de acá para alla, muchos entrenaban, otros ayudaban a poner trampas y arreglar el lugar, todos parecían haber sido llenados con un aura de impotencia, necesitaban mejorar, necesitaban estar listos para cuando tengan que enfrentar al gobierno.

Cerca del mediodía, luego de desayunar, los cuatro amigos se encontraron en la puerta del lugar, estaban listos para partir.
Ya habían sido despedidos por la gente del lugar, todos les habían deseado suerte ya, era hora de empezar la misión.

-Espero que todo salga bien.- Dijo Javier, también despidiéndose de ellos, abrazando principalmente a Julieta (probablemente en un intento fallido de manosearla).
-No va a haber problema, te lo aseguro.- Contestó Alexis, confiado.- Vas a ver como volvemos pronto con la segunda medalla, y luego vamos a ir todos juntos por las demás.-
-Espero que no te pasés con ninguna de las chicas que tenés que cuidar.- Dijo Julieta, bromista.- Que la pases bien mientras.-
-Si, eso, no queremos más órdenes de restricción.- Terminó de decir Matt.-

Luego de los debidos saludos, finalmente todos partieron, Javier preparó a sus mejores Pidgeottos para el viaje, los cuales aceptaron sin chistar, luego de prepararse y asegurarse de que todo estaba en su sitio, los chicos se subieron a los pokemon voladores, pero algo pasó antes.

Vieron cómo una figura atravesaba el cielo a una velocidad asombrosa, de hecho nadie pudo ver con exactitud que era, parecía ser una mancha verde y amarillenta.

-¡Miren, es el Vibraba de Alpargata!- Señaló Matt, identificando exitosamente a dicho pokemon, el cual dejó algo caer, y dió la vuelta rápidamente, volando en dirección hacia la ciudad.
-¿Qué es eso que nos dejó?- Preguntó intrigado Alex, quien agarró lo que caía hacia sus manos, era un papel doblado, parecía tener algo escrito dentro.

Los cuatro se acercaron para leer, lo que había dentro del papel decía:

"Debido a la despedida inesperada de ayer, me temo que no pude despedirme correctamete."
"Espero sinceramente que tengan suerte en su viaje, para ayudarlos, les dejaré escrito algo que leí en una historia cuando era pequeño, quizá conozcan a la persona que lo escribió algún día, pero solo si tienen mucha mala suerte:"

"Si no te doblás te vas a partir, aunque a menudo pienses que sos vos, lo que tenés que pensar es en nosotros"

"Jajaja, bueno, espero que les sirva chicos, probablemente no lo hayan entendido, pero eso no es problema. Me despido ahora, que tengan un buen viaje, Bye-bye."

-¿Qué carajo quiere decir eso?- Preguntó Matt, con una gota cayéndole por la frente.- Esa frase no tiene ningun sentido para nuestra situación actual.-
-Tengo que admitir... el líder es una persona muy... peculiar.- Dijo con una pequeña risa Julieta.-
-Como sea.- Dijo Alex guardando el papel en su boslillo.- ¿Ya nos vamos entonces?-

Sus amigos asintieron, nuevamente Matt, Alex y Julieta se subieron a los Pidgeottos, listos para salir.
Las tres aves despegaron al mismo tiempo, a una velocidad asombrosa, Alexis, Matt y Julieta observaron como se alejaban rápidamente de la base, y se encaminaban hacia su destino, un lugar desconocido y oscuro, pero allí sería donde podrían fortalecerse después de todo.

-Aca… comienza nuestro verdadero viaje.- Dijo Alex, mirando con nostalgia hacia atrás, a lo lejos aún podían verse los escombros de su antigua ciudad.-
-¿¡Qué dijiste!?- Preguntó gritando Matt, que no escuchaba nada debido al viento.-
-¡Que pareces un homosexual con ese pelo de nena!- Contestó éste, con toda intención de molestar a su amigo.-

-----------------------------------------------------------------------------

:gwah

Bueno, cap nuevo y eso :kid éste es un poco mas corto que los demás, principalmente porque no había mucho que hacer :duda pero ya se arma el bardo, asi que :rockon_giro:

Y bueno, gracias de nuevo a todos los que siguen el fic :K me alientan a seguir y eso, thanks <3
Imagen
win, esto tiene onda. :whutplz:
Imagen


Pikachaan escribiste: tuve la ilusion de un [color="DarkOrchid"]FURRET MORADO[/color] corriendo por mi escritorio..


Imagen
Bueno, leído ya, por fin owo

Pues bien, este episodio ha sido algo más corto que los anteriores y ha servido para establecer un nexo a la siguiente etapa del desarrollo de la trama, ahondando un poco más en la interacción entre sus personajes, además de la exploración de su moral tras la devastación de su ciudad natal; finalmente, intentando dejar aquello atrás (con variables grados de éxito), Javier es reemplazado en el grupo viajero por Julieta, al menos hasta que superen el reto actual, tras lo que se les unirá (dejando a alguien más al mando, que deberá surgir en este interludio); queda ver cómo se desarrolla lo siguiente, además del hecho de quién es el o la siguiente líder owo

A nivel técnico, opino que el punto más fuerte de este capítulo ha sido la atención brindada a los personajes como personas, como gente joven que pasó de una vida relativamente cómoda al infierno que viven ahora, sabiendo que ya no hay vuelta atrás y que tienen responsabilidades que cumplir; narración sencilla, buen ritmo, sin embargo la redacción la sentí algo pobre esta vez, y si bien la trama es interesante y todo, no veo cómo que el grupo principal se haga más fuerte les ayudará a ganar la guerra (bueno, siendo esto Pokémon... quizá esta pregunta sobra xD); y la ortografía, un poco más de cuidado con ella xD

-Están locos, es lo que te digo.- Volvió a decir Matt.- Solamente mirá la pinta de sus líderes, un pibe con una moneda en la cabeza y una chica que probablemente no tenga claro de que sexo es.-

Jajaja, si Sabrina leyó esto entiendo por qué no ha comentado esta vez xD

-Aca… comienza nuestro verdadero viaje.- Dijo Alex, mirando con nostalgia hacia atrás, a lo lejos aún podían verse los escombros de su antigua ciudad.-
-¿¡Qué dijiste!?- Preguntó gritando Matt, que no escuchaba nada debido al viento.-
-¡Que pareces un homosexual con ese pelo de nena!- Contestó éste, con toda intención de molestar a su amigo.-

Bonito final, dejando en claro cómo se las gastan estos chicos :3

En fin, nos vemos en el siguiente episodio owo

PD: Ahora no vas a decir el único que publica acá xD

PD2: ¿Quién te hizo las firmas de los Pokémon? Quiero unas para mí D:
Imagen
Próximamente, sólo en MinT ^^
Bueno,tengo que dejar de hacer scrolldown en la region fanfiction, porque me sigo encontrando con geniales hitorias muertas :karma


[SIZE="3"]Si,muy buen fic[/SIZE]
Me gustó mucho la idea de que PA tome el control y el capricho de los Admin de hacer el reto de los gimnasios, tambien como caracterizas el inmenso poder de los [S]webmanters[/S] Dictadores, con la destruccion de una ciudad entera con dos ataques...:omg5
Sigo con mi costumbre de tirar un par de Revive a los fics muertos del foro, pero este (por mas que lleve mas de medio año muerto) espero que lo revivas.:momo
En fin, ZapatillaGalactica, segui asi! Todos tus relatos son entretenidos y atapantes, creo que ya no te puedo dar rep :no
Imagen

[Reveal] Spoiler:
Guarda manco las lanchas lastiman (?
43 mensajes Página 3 de 3

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 1 invitado

cron