Para todos aquellos escritores que quieren compartir sus obras con el mundo, ya tienen el rincón para hacerlo. =)
15 mensajes Página 1 de 1
[SIZE="4"]
One shot: La verdadera historia de una enfermera Joy.
[/SIZE]


Otro día más de trabajo. Levantarse temprano, bañarse y lavarse los dientes; desayunar y ponerme el uniforme de enfermera. Esa era la vida de una Joy de ciudad, estar siempre lista a ayudar a los pokemon de los demás, curar a las pobres criaturas que miles de entrenadores estúpidos maltratan para su propia diversión.
No me malinterpreten, yo amo a los pokemon, no hay nada que quiera más en este mundo, desde pequeña fue mi sueño ayudarlos, y crecer junto con ellos, poder ser una más entre sus compañeros.

Recuerdo la primera compañera que tuve, mi linda Happiny, a quien llamé Esmeralda, debido al color de sus ojos. Nació de un huevo que me regalaron unos ancianitos muy amables, cerca de Goldenrod, la señora (cuyo nombre siempre fue un misterio, todos la llamaban Daycare Lady) me dijo que el pokemon que habitaba ese huevo estaba destinada a ser mi compañera, ojalá hubieran visto mi cara el día que ella nació. Yo tenía unos 8 años apenas, fue el día más feliz de mi vida.

Mi mamá siempre me dijo que tenía madera de enfermera, lo cual era la tradición de la familia. Junto a mi Happiny solía curar a los pokemon de mis amigos, cuando éstos se lastimaban por culpa de ellos, no era realmente buena, pero al menos los hacía sentir bien, hasta que pudieran ir con una Joy de verdad.
Creo que desde ese momento todo se vino abajo, a los 16 años, junto a mi compañera comenzé el curso para ser enfermera, después de arduos estudios y mucho esfuerzo, finalmente logré recibirme unos cinco años después, aún tengo en mi memoria el día que me recibí, como uno de los momentos en los que más me sentí importante en mi vida.

Pero luego pasé a descubrir que realmente no todo era lo que parecía, que ya no iba a curar simplemente unos raspones.
Llegué a trabajar en el Pokemon Center de Ecruteak primero, donde mi tía era la enfermera oficial, yo empezé como ayudante, junto a mi amiga Chansey (la cual había evolucionado hace poco) y comenzé a darme cuenta… que no todo sería color de rosas.
Fue un día algo lluvioso, yo ya había tenido que ayudar a curar varios pokemon muy heridos, me rompía el alma tener que ver la forma en que sufrían, todo por culpa de aquellos desgraciados entrenadores, juro por dios que la mitad de ellos ni se preocupa por aquellos que llaman “compañeros”, todos son unos simples hipócritas.

Como decía, ese día mi tía había tenido un accidente debido a un Scyther que se puso nervioso cuando lo tratamos de curar, era un corte algo profundo, pero nada serio realmente, aunque tuvo que ir al hospital para asegurarse, por lo que yo tuve que asumir el mando. No me preocupaba realmente, era una chica dedicada y casi profesional, además dudaba que mucha gente viniera con este clima, pero me equivoqué.
Un joven llegó poco antes de que cerráramos, traía en manos un pokemon envuelto en una manta, era un pequeño Charmander, el cual parecía muy lastimado, y respiraba con extrema dificultad. Rápidamente lo llevé a enfermería, con la ayuda de mi amiga Chansey tratamos de hacer todo lo que pudimos, al parecer el pequeño había estado en una pelea de práctica, en el medio de la lluvia, no sólo fue apaleado, sino que la llama de su cola apenas brillaba, y parecía sólo una pequeña chispa.

¿Realmente quieren saber que pasó? Odio recordarlo, cada noche que esa imagen aparece en mi mente, se me hace extremadamente difícil dormir.
El pequeño me miraba suplicante, no entendía que pasaba, no entendía por que tenía que sufrir de esa forma, ¿Acaso asi era la vida de su especie? ¿Sólo servían ellos para luchar por sus entrenadores y salir lastimados? ¿Éran solamente un instrumento de diversión para los demás? Yo podía ver todas estas dudas en sus ojos, lo sentía, podía sentir su dolor, mientras su vida se apagaba, mientras esa poderosa llama desaparecía de sus ojos.
Me quedé junto a él cuando murió, no importa cuanto traté de mantenerlo con vida, cuanto traté de mantener esa llama ardiendo, al final era demasiado para mí.

Comenzé a llorar cómo nunca en mi vida, Esmeralda estaba detrás de mí, también lloraba, lo sabía aunque no la viera, tomé el cadáver del pequeño y lo envolví con una manta, ni siquiera le respondí al entrenador cuando me preguntó que pasó, simplemente salí al jardín, e hice un agujero en la tierra con ayuda de mi amiga y lo enterré allí.
Me quedé horas arrodillada frente a la tumba del pequeño pokemon, mientras la lluvia seguía cayendo torrencialmente, golpeándome, cómo si fuera un castigo por no poder haberlo salvado. No volví a ver al entrenador del Charmander, probablemente entendió lo que había hecho, y se marchó.
No lo entendí entonces, no hasta que mi tía llegó del hospital, horas después, y me encontró en ese lugar, le conté lo que habia pasado, mientras las lágrimas seguían empapando mi rostro, la abrazé, era lo que necesitaba en ese momento, un hombro en el cual apoyar la cabeza, alguien que me escuchase, era lo único que podía pedir.

Ella me limpió las lágrimas de mis mejillas, y me explicó el verdadero secreto de nuestra profesión, ser enfermera no era un trabajo para cualquiera de la familia, que ésta clase de cosas pasaban, y una tenía que ser fuerte para soportarlo, por mas horrible que fuera.
Me dijo que quizá debería dejar esa profesión, pude ver que realmente se preocupaba por mí, pero no era hora de mirar atrás.

Varios meses pasaron, decidí seguir mi camino de enfermera, Esmeralda y yo no teníamos razón para rendirnos, de eso se trata nuestro trabajo, esta escrito ya que ambas sufriremos lo indecible al ver a las pobres criaturas sufriendo por culpa de entrenadores idiotas, pero todo valía la pena al final, valía la pena poder ver las caras felices de la mayoría de ellos al curarlos, servíamos como sus guías, cómo sus amigas, que les demostraban que no todo en este mundo era pelear para ellos.

Pero la verdad es que yo había cambiado desde entonces, me había vuelto mucho mas fría en lo que respectaba a otras personas, veía cómo monstruos a aquellos que día a día entraban al Pokemon center, luego de una batalla perdida, para que yo tuviera que arreglar sus errores. Me enfermaba tener que fingir amabilidad con ellos, realmente no me quedaba de otra, después de todo si no lo hacía la gente dejaría de venir aquí, y yo no podría ayudar a los pokemon, lo único que me importaba de mi profesión.

Como dato curioso, los coordinadores me parecían igualmente estúpidos, de hecho muchas veces me daban mas repulsión que los entrenadores, al menos ellos viajaban con los pokemon, se hacían fuertes juntos, algunos incluso se hacían cargo de sus compañeros con amabilidad y respeto, en cambio los otros simplemente usaban a los pokemon como herramientas de belleza, se presentaban en concursos, representaciones asombrosas de hipocresía, donde los jueces evaluaban que tan bien se veían, y cómo desarrollaban sus presentaciones.
¿Realmente creen que a los pokemon les gusta eso? Obligarlos a verse mejor, y realizar trucos estúpidos en frente de miles de personas que sólo buscan entretenerse viendo espectáculos falsos de belleza.

Pero creo que me estoy yendo del tema, los años siguientes me encargué yo misma del PC, debido a que mi tía cayó presa de una enfermedad, y no se encontraba en condiciones. Yo iba a visitarla todos los días, mi madre vivía demasiado lejos, y ella era la única que realmente se había preocupado por mí todo este tiempo, era alguien a quien realmente quería y respetaba, ella entendía el valor de los vínculos entre una persona y su pokemon, su Blissey y ella eran un perfecto ejemplo, estuvieron juntas toda la vida, y siempre trabajaron para poder hacer mejor éste mundo, a su propia manera.

Pasaron un par de años, y por suerte no presencié la muerte de ningun otro pokemon, aunque en varias ocasiones tuve que curar a algunos que se encontraban en muy mal estado. Aún así la imagen de ese Charmander seguía en mi memoria, y me perseguía en sueños, después de todo este tiempo pude entender que yo no tenía la culpa pero aún así me hacia sentir miserable el hecho de que no pude hacer nada por él, varias veces se me aparecía como un imponente Charizard, probablemente para recordarme el hecho de que nunca podría llegar a ser por fuera lo que era por dentro.

Claro que las pesadillas siempre vuelven, en el peor de los casos, al mundo real.

Era un día algo tranquilo, no mucha gente venía hoy ya que el lider Morty se iba de la ciudad un tiempo, y todos iban a despedirlo.
Uno de los únicos que vino fue un muchacho, algo mas joven que yo, el cual venía muy seguido últimamente, me entregaba un pokemon que no parecía realmente estar muy lastimado, y cuando se lo entregaba de vuelta curado, se quedaba mirándome, como si quisiera decirme algo, y luego se iba sonrojado. No se muy bien a que iba todo eso, pero no le di mucha importancia por el momento.

El día vino acompañado con una noticia terrible, tuvieron que trasladar a mi tía a un hospital, debido a que había empeorado bastante, allí sufrió de un ataque respiratorio, que terminó con su vida. De alguna forma, no podía creerlo cuando me lo dijeron los doctores.
Desde ese momento entré en un especie de shock, por raro que parezca, no lloré por su muerte, simplemente volví a casa y me acosté, no podía pensar nada, no podía reflexionar nada, quizá por dentro aún no lo había asimilado, quién sabe.
Al otro día pasó lo peor, yo me encontraba en el mismo estado, en mi trabajo, cuando una chica llegó desesperada, con su Vulpix en brazos, había ido a desafiar a un entrenador muy fuerte, pero las consecuencias se veían a simple vista, el pequeño no abría los ojos, y sangraba por un costado, también podían observarse varios golpes que tenía en el cuerpo.

Como si hubiera despertado en ese momento, lo llevé a cirugía, yo y Esmeralda nos pusimos a trabajar, teníamos que lograrlo ésta vez, no ibamos a fallar, no ibamos a dejarnos vencer nuevamente.
Gracias a dios pudimos salvarlo, después de una pequeña cirugía para reducir la hemorragia, y varios medicamentos, pudimos darle de alta, pero no lo hicimos.
Parecía que algo hubiera estallado en mi interior, lo que dentro de mí guardé desde que me comunicaron la muerte de mi tía salió a la luz.

Salí gritándole a la chica que se encontraba esperando en el pasillo, le dije de todo, que era una irresponsable, una persona horrible, que no merecía tener al pokemon que le habían dado, le tiré la pokeball, la cual casi se rompe en el suelo, y le dije que volviera por su pokemon cuando aprendiera a tratarlos mejor, y no como simples herramientas.
La muchacha se marchó, en medio del llanto. Yo volví a la sala de cirugía, donde el pequeño Vulpix se recuperaba en una camilla, durmiendo.

Inconcientemente, acaricié su pelaje, y acto seguido me desplomé sobre una silla al lado de la cama, mi Chansey me acompañó, abrazándome, podía sentir que compartía el dolor que yo sentía ahora.

-Ya no me queda nada más.- Le dije, mientras evitaba mirarla.- No puedo seguir con esto Esmeralda, es demasiado… demasiado para mí, ya no puedo soportarlo.-

La abrazé, por un momento pude sentir que no estaba realmente sola, pero aún así me encontraba ante un dilema desgarrador, no quería dejar de ayudar a los pokemon, esto era lo único en lo que era buena, pero también sufría día a día, de forma que no podía evitarlo.
Estuvimos ahí toda la noche y la mañana del día siguiente, ninguna otra persona vino, para entonces, seguramente todos en la ciudad estarían enterados de que le grité a esa chica, y no querrían dejar a sus pokemon en cuidado de alguien como yo.
Por mi parte, había tomado una desición, no importaba lo que tuviera que pasar, o cuanto dolor tenga que soportar al ver lastimados a los seres con los que crecí, es mi trabajo tratarlos, ayudarlos, alguien tiene que hacerlo, y por más que yo no sea la indicada, no voy a dejar que nadie más tome mi lugar… aún asi…

Sonó el timbre de la recepción, alguien había llegado.

En el fondo, ambas sabíamos que era sólo cuestión de tiempo, antes de querer rendirse nuevamente…

Me levanté, casi mecánicamente, limpiándome las lágrimas, y yendo a hacer mi trabajo.

Quiza… todo esto sea inúti, no creo realmente poder hacer una diferencia, ¿Acaso podría una chica como yo, solitaria y depresiva poder darle a los pokemon la alegría que necesitan para mejorarse?

Ni siquiera ví quién había venido, simplemente extendí mi mano, resignada, para recibir la pokeball que seguramente iba a darme… nada iba a cambiar, nada…

Algo cayó en mi mano, no era una pokeball ¿Qué era? Se sentía… suave, casi como papel.
Miré sorprendida lo que ahora tenía en mis manos, era un hermoso ramo de flores de todos los colores posibles, se podían distinguir orquídeas, lirios, rosas y muchas otras.

Levanté la mirada, totalmente desconcertada, y me lo encontré. Éra él, el muchacho extraño que venía de vez en cuando y se sonrojaba, también estaba muy rojo ahora, pero me miraba fijamente, decidido, yo no pude expresar palabra alguna, así que el fue quién habló.
-Yo… escuché lo que pasó, y quiero que sepas que… ehh, yo… ¡Yo no les creo nada y se que vos no sos una mala persona como ellos dicen.- Gritó, mientras la sangre le ponía la cara de un color más rojo aún, yo no supe realmente que decir, poco a poco comenzaba a atar cabos en mi mente.
-Hace mucho que… quería darte esto.- Dijo.- Siempre venía a verte, quería invitarte a salir, pero… nunca tuve realmente el valor.-

-¿El… valor?- Pregunté, seguramente muchos se hubieran reído al ver la cara que había puesto.-

-Yo… te admiro, realmente creo que es hermoso el trabajo que hacés… todos los días sacrificás tu felicidad para curar a los pokemon, es algo realmente… muy lindo.- Dijo él, por primera vez me miró a los ojos.- No sos como cualquier chica… yo… creo que esto me impresionó realmente… lo que realmente quería saber era si… alguien cómo vós querría… salir conmigo, en algun momento quizá… si querés.-

Una pequeña burbuja hizo eco en mi interior, y una sonrisa se dibujó en mi rostro, me dí vuelta, ya que una lagrima se me había escapado, no podía explicarlo, pero me sentía… feliz, el parecía entenderme, por mas estúpido que sonara eso, quizá me encontraba vulnerable.

-¿Un entrenador cómo vos?- Le pregunté, en tono de burla.- Seguro sos de aquellos que maltratan a sus pokemon para divertirse ¿O me equivoco?

El chico me respondió acalorado.
-¡Eso no es cierto!- Gritó.- Yo no soy como ellos, yo cuido de mis amigos, en serio, nosotros viajamos para fortalecernos, pero jamás los usaría para algo tan egoísta, tenés que creerme, yo…-

Comenzé a reír, a lo que él dejó de hablar, para poner una mueca de confusión total, la cara que puso se me había hecho demasiado cómica, tomé las flores y las puse encima de una mesita, y luego me acerqué nuevamente.
-Era solamente una broma.- Le dije, dándole la mano.- Pero es de mala educación pedirle una cita a una chica sin decirle tu nombre ¿No creés?-

-Ahh si, eso… me llamo Lyre, mucho gusto.- Dijo él, ahora parecía más aliviado, era un muchacho apuesto, tenía un cabello negro y largo, y unos ojos verdes muy bonitos.-
-En ese caso… “Lyre”.- Dije pronunciando su nombre en tono burlón.- Supongo que podré tener un pequeño descanso digamos… ¿Mañana a las ocho? ¿En la fuente de Ecruteak?-

-Es un hecho.-
Dijo el chico, parecía estar en extremo contento y aliviado.- Emm… si, entonces yo… ehm…-
-Andate.-
Le dije.- Estoy ocupada ahora, además nos veremos mañana, andá a entrenar o esas cosas que hacen ustedes.

El chico obedeció, y se marchó, apenas se fue agarré el ramo de flores, y busqué un jarrón para ponerlo, de detrás de la puerta me observaba Esmeralda, que parecía estar a punto de echarse a reír.
Me acerqué a ella y la abrazé, no necesité contarle lo que pasó, simplemente dedicarle una sonrisa.
Todo ese día nos dedicamos a cuidar al pequeño Vulpix, por dentro me sentía mejor, de alguna forma, y también algo nerviosa por mi cita de mañana, pero aún así dejé todo eso de lado para seguir cuidando a mi paciente.
Por que la verdad… no importa lo que pase, no importa las dificultades por las cuales tenga que pasar, no voy a dejar de ser quien soy, éste es mi trabajo, es mi deber y solamente yo puedo hacerlo, solamente yo puedo cuidar a mis amigos pokemon, sólo yo puedo ser la enfermera Joy de este lugar.

[SPOILER]
Imagen
[/SPOILER]

------------------------------------------------------------------------------

Seh, la historia se me ocurrió despues de ver esa imagen xD
Nada que decir, es una historia cortita, quize darle algo mas de historia y humanidad a nuestra querida enfermera Joy :kid
Digan que les parece, y critiquen como sólo PA puede hacerlo (?)
Imagen
La historia es demasiado true e.e... las enfermeras joy son dar todo y mostrar esa mueca falsa de sonrisa y despreocupacion... la verdad te felicito muy bien 10 (?
Imagen

~•►Linkin Park's Soldier for ever and ever ◄•~


Shining Says: *llega shin con un shortcito de jean, una musculosa amarilla con tirantes y el pelo teñido de rojo*
[font="Century Gothic"]Me encantó O__O
Has logrado tocar mi lado sensible con lo de ese pequeño Charmander :shora:
Además, te hace pensar que, si los Pokémon realmente existieran y se celebraran combates tal y cómo sucede en los juegos, ¿lo permitiría la sociedad?
En fin, muy bueno, sigue así ^^[/font]
Demasiada maricona la historia che, esperaba algo mas creepy con ese nombre. Me imagine nose, que eran pibas normales que les hacian cirujias de cara para que sean todas iguales, nose. Hasta me hize la idea de que todos los pokemons que ellas recibian los mandaban a la caldera y devolvian pokemons nuevos xD.
Uhhhh extrañaba estas porquerias JAJAJAJ :uu :momo :NIAM :HM

GRACIAS MUCHACHOS POR VOLVER Y NO BORRAR LA DB♥
~ LOS AMO MUCHO ~
Todas las críticas son bienvenidas :uwa

Bueno no, xD de hecho tu idea ava la había pensado al principì, y escribí un par de líneas, pero la verdad no estoy hecho para escribir terror aún, pero aún asi deje lo poco que escribi para continuarlo algún día :duda
Y gracias por comentar todos :kk
Imagen
Muy interesante. Realmente, en el anime los ataques jamas hacen el daño que harian en la vida real... ¿y que me dicen dicen de la cantidad de veces que los Pokemon son debilitados?, no quisiera ser el cerebro de esas pobres creaturas...

Me gusto n_n ¿te animarias a hacer alguna de la oficial Jenny?.
[color="Magenta"][SIZE="4"][font="Arial Black"]
Pikachaan[/font][/SIZE][/color]
Imagen

[SPOILER]
[color="Blue"]"When you know inside how it feels to fly
Just lift your head, look up to the sky
Take a chance and you will see
That what you dream will someday be

Open your heart
We can make this moment start

Cause there's magic in the night
Every wish in sight
Let your dreams take flight
It'll happen if your heart is true
It's in the air,
You can feel it everywhere
The stars are burning bright
Cause there's magic in the night"[/color]
[/SPOILER]
[SPOILER]El maestro no escribio nada. Le amaron profundamente. Profundamente le odiaron. Suscitó la envidia y el resentimiento. su humildad hizo que lo llamran orgulloso; su piedad, impio. Fue calumniado, y de él se alimento el gusano de la maledicencia hasta darle muerte, con lo la cual le parmitio al maestro, con su muerte ejemplar, agrandar su hermosa figura para siempre.[/SPOILER]
:clap:clap:clap:clap:clap

[color="DarkGreen"]If you don't wanna be bitched by her, use Revives and Full restores!

Nah, ahora en serio, muy bueno. Pero como dijo Ava, me hubiera gustado más un Creepypasta. Bueno, para la próxima (?)

Debería prestarle un poco más de atención al rincón fiction...[/color]
Imagen


[color="RoyalBlue"][SIZE="3"]Froakie <3[/SIZE][/color]


[color="DarkGreen"][SIZE="5"]3DS FC:[/SIZE][/color]

[SPOILER]
Imagen[/SPOILER]

Youtube

[url=goo.gl/X88RG]Tumblr[/url]

Deviantart
Lo de la oficial Jenny es una propuesta a considerar xD seguro voy a terminar haciéndolo :duda quizá tome la idea del creepypasta, si me sale bien con ella claro.
Imagen
un 2 x 1 sino... tambien podrias explicar que paso con brock y al profesora esa super tetona que lo dejo o algo asi... e.e podrias poner un buen crepypasta con todo junto xD
Imagen

~•►Linkin Park's Soldier for ever and ever ◄•~


Shining Says: *llega shin con un shortcito de jean, una musculosa amarilla con tirantes y el pelo teñido de rojo*
Shika escribiste: un 2 x 1 sino... tambien podrias explicar que paso con brock y al profesora esa super tetona que lo dejo o algo asi... e.e podrias poner un buen crepypasta con todo junto xD


Seguro el podria, pero... ¿que no era que Brock se fue porque habia mojado la cama? En fin...

Que bueno que la propuesta te interesra sandalia del espacio xD
[color="Magenta"][SIZE="4"][font="Arial Black"]
Pikachaan[/font][/SIZE][/color]
Imagen

[SPOILER]
[color="Blue"]"When you know inside how it feels to fly
Just lift your head, look up to the sky
Take a chance and you will see
That what you dream will someday be

Open your heart
We can make this moment start

Cause there's magic in the night
Every wish in sight
Let your dreams take flight
It'll happen if your heart is true
It's in the air,
You can feel it everywhere
The stars are burning bright
Cause there's magic in the night"[/color]
[/SPOILER]
[SPOILER]El maestro no escribio nada. Le amaron profundamente. Profundamente le odiaron. Suscitó la envidia y el resentimiento. su humildad hizo que lo llamran orgulloso; su piedad, impio. Fue calumniado, y de él se alimento el gusano de la maledicencia hasta darle muerte, con lo la cual le parmitio al maestro, con su muerte ejemplar, agrandar su hermosa figura para siempre.[/SPOILER]
Bonita historia, sin duda o.o

Ha sido interesante este retrato tan humano de la enfermera Joy de Ecruteak, quien detrás de su máscara de amabilidad ocultaba una faceta de conflicto con los Entrenadores que tan poco cuidaban a los Pokémon que ella tanto aprecia y se dedica a curar y proteger, su vocación; hechos trágicos como la muerte de un pequeño Charmander a su cuidado, y después de la de su tía (su pariente más cercana, tanto en distancia como en afecto) le llevaron al borde del colapso, pero, fuerte como ella sola, decidió continuar a pesar de todo... y con eso se dio algo bueno en su vida, por fin, lo que se constituye como un bonito final xP

A nivel técnico, todo esto está bien caracterizado, tiene un buen ritmo narrativo y orden para presentar las ideas (al menos, para ser primera persona, no se ve forzado... salvo quizá las piñas para los coordinadores, eso quedó algo random xD); narración agradable, redacción aceptable, lo que sí tienes que cuidar es la ortografía, en particular algunas conjugaciones verbales que deberían ir con "c" en lugar de "z" (como "empezé" que debería ser "empecé" y cosas así owo)

En fin, nos vemos en el siguiente fic xD (a ver si mañana te puedo comentar el otro o.o)
Imagen
Próximamente, sólo en MinT ^^
Antes que nada te digo que con las dos primeras oraciones me imaginé a una Joy a lo Dolly Parton en 9 to 5 xD !

Ahora sí, me gustó, yo también me imaginé otra cosa por el título, no sé una drug dealer de pelo rosa siempre vende(?)
Pero claro lo del planteo moral estuvo bueno.

Con respecto a lo de Jenny apoyo la moción, con toda violencia(?)
Jajajaja... Fantástico!!!
O.o
:clap:clap:clap
Mas de tres aplausos me daba paja...
No, posta, muy buena historia, genial la idea de ver la otra cara de la moneda (o de la enfermera?)
Una cosa me quedo picando;
Si la tia tenia un Blissey, y las enfermeras de el Anime tienen todas Chanseys, por que implicaste su compañera con un regalo y pura casualidad?
Osea, tendria mas sentido que sea una regla, o algo obligatorio para las enfermeras, si no seria un chiste del destino, o que si no tenes un Pokemon de esa linea evolutiva no podés ser enfermero...
(Eso no es una critica, es algo que me quedo dando vueltas en la cabeza)
En serio, muy bueno, +Rep, si hicieras una especie de segunda parte te agradeceria mucho, es que no me quedó muy cerrada la historia.
Anyway, simplemente muy buen fic:vard. Chaito :bye
Imagen

[Reveal] Spoiler:
Guarda manco las lanchas lastiman (?
Me ofende que esto haya quedado tan en el olvido. Me pareció algo increíble. Le diste ese toque humano y real que, en lo personal, le hace demasiada falta al mundo pokemon (me refiero a que, la mayor maldad que conocen son los rocket y admitamos, que son unos giles). Ver a un personaje tan importante de los juegos (pero que SIEMPRE es ignorado y pasa desapercibido), aparte del principal, con su propia historia es algo fuera de lo común. Por si no quedó lcaro,me gustó mucho. Muy original, bien redactado y de lindo vocabulario. Lo único que noté fue un "yo y esmeralda", pero creo que un error de esos lo cometemos todos, ¿no?. En fin, te felicito, ahora te ganaste que vaya a leer tus otros escritos a ver si levantamos un poco este foro de fictions.
15 mensajes Página 1 de 1

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados

cron