Se admiten de todo tipo, no sólo de Pokémon. A frikear. ;D
382 mensajes Página 23 de 26
Ibaraki


El resto del grupo se reunió de nuevo con nosotras, llegamos al centro pokemon de la ciudad, no parecia tan apestado de gente como la noche anterior, menos mal, necesitaba curar a Baraddur lo antes posible.

Llegamos al mostrador donde la enfermera aceptó la pokeball de mi compañero y la llevó detras de una máquina, no podia evitar preocuparme aun más por el Sandygast. Momentos despues, que para mi fue una eternidad, la amable enfermera volvió y me entregó la pokeball, le agradecí por su trabajo y me alejé del mostrador.

La pokeball de Baraddur se abrió en mis manos dejando salir a su ocupante, su cuerpo se veia completamente sano, como si ese horrible daño que habia sufrido nunca hubiera pasado, pero eso no hizo nada para tranquilizarme, me incliné para acercarme al Sandygast, con nuevas lágrimas en mis ojos, apoyé mi frente contra la suya. -Perdón.... Perdón...- Repetí por lo bajo. Mi compañero y hermano solo se quedó ahí, cerrando sus ojos, dejando que me libere de la culpa que sentia, posiblemente el no lo veia como algo tan grave como para sentirme así, pero aun así esperó pacientemente a que terminara.

Luego de desahogarme por un rato y sabiendo que mi compañero estaba sano y salvo, pude pensar en recuperar mi compostura. Me puse de pie, ahora con el corazón y mente en calma.

El grupo se encontraba charlando no muy lejos y Yannick se acercó a mi un momento, dijo algo sobre lavar mi saco, miré la prenda en mi mano, maltratada y con varias manchas de sangre, la mia principalmente, lavarla no era una mala idea y salir a tomar aire fresco un momento era casi necesario.

--------------------------------------------------------------
Intersección con araña
--------------------------------------------------------------
-Oh... Si, gracias, pero no quiero causar mucha molestia, la lavo yo, si me permitís el espacio- Agradecí a Yannick, a quien acompañe a salir del recinto.
Nitta


Una vez que estuvimos todos juntos nos dirigimos al centro pokemon para tratar a los que estabas lastimados. Galahad estaba bien, pero accedí a que le pegaran una revisada rápida. Para suerte de las enfermeras estaba muerto de sueño, por lo que el meteorito ni se percató de que lo andaban revisando ni pudo aprovechar babosearse con las chicas que lo atendían.
Por otra parte, el unown pareció ponerse un poco nervioso ante la presencia de mucha gente desconocida. Si bien no podía verlos, podía sentirlos. No debía de estar acostumbrado. Tenía que comenzar a conocerlo, pero él parecía ser más tranquilo, así que luego de estar tanto tiempo con alguien como Galahad, no sería difícil adaptarme. Con disimulo metí parte de mi mano en el bolso, como si quisiera buscar algo, pero en su lugar le di algunos mimos al ser letra. Eso pareció calmarlo.

Ibaraki por su parte pareció más tranquila al ver a su compañero de arena en condiciones de nuevo. Decidí no intervenir y dejarla tranquila con el sandygast. Me aliviaba un poco, pero no por eso me dejaba de preocupar que alguien como ella estuviera viajando a esta edad. Bueno, quizá era yo la anticuada que no salió en viaje en su adolescencia como sus compañeros, pero... ese es otro tema.

Nuestro plan por lo que pude escuchar del resto era pasar la noche en algún sitio y al otro día tomar un bus a la capital. Esperaba que esta vez sí anduviera correctamente y no fuéramos atacados... Me hacía falta algo de calma y pensar bien en todo lo que estaba pasando.
Lo bueno, era que teníamos algo de tiempo 'libre', y parecía que algunos ya tenían ideas para utilizarlo. Era un buen momento.

Me acerqué al doc, parecía medio desanimado por no poder realizar ningún intercambio. No me gustaban esas cosas, pero tenía entendido que era normal para los entrenadores más dedicados y no era quién para juzgarlos. Me fue algo difícil dirigirle la palabra al principio, pero debía hacerlo.
-Oye, Doc -comencé acercándome por detrás de él- Quería saber si podíamos tener una charla, en privado -le comenté en voz baja- Me gustaría charlar algunas cosas. Puede ser por aquí, fuera o..umm... si quieres te invito un café o algo de eso. Me pareció ver un sitio que tenía un menú bastante variado. Ah, los panqueques se veían bien -sonreí un poco dejándome llenar por la idea de probar un bocado de alimento. Cierto que no habíamos almorzado- Si no quieres está bien -aclaré agitando las manos delante de mi pecho.

Por otra parte, tenía expectativas en ir a la capital. No la conocía y era mi objetivo original antes de lo sucedido en la noche de la tormenta.
Imagen
Nicholas


Entre junto con los demás en el centro pokemon, mientras los otros curaban a sus bichos me quede observando la tarjeta que me había dado la asistente de Mallory, desprendía un perfume bastante dulce, pero arriesgo de quedar como un idiota oliendo papel, decidí agendar el número de la líder en el Pokegear. Levanté mi mirada solo para encontrarme con dos imágenes que realmente me llamaron la atención. Por un lado el doc fracasando en su intento de intercambiar la calabaza fantasma y por el otro, rubia llorando desconsolada sobre su montículo de arena. Esta piba es más inestable que mi ex.

El movimiento dentro de mi bolso hizo que me acuerde que había guardado las pokeballs de hippie, voy a empezar a ponerles una cuerda a cada uno así no se escapan. Pase por al lado de la rubia, sabía que nada que yo pueda decirle iba a animarla, quizás hasta terminaría yo necesitando atención medica. Me dirigí hasta donde estaba Hippie hablando algo con el doc apenas alcanzando la última frase

-Si no quieres está bien.- Dijo nerviosa mientras movía las manos. Aclare mi garganta haciendo saber que estaba ahí, nunca hay una mujer transformista asesina cuando se la necesita, verdad? Antes de que alguno diga algo levante mi dedo índice en señal de que no hablen, saque el regalo de Mallory y se lo arroje a hippie.

Con las manos en el bolsillo de mi campera me aleje de ellos y me puse a contemplarlos desde lejos, definitivamente eramos un grupo de lo más extraño, bueno? malo? Eso es algo que tiempo nos va a decir, lo único seguro es que estamos embarrados hasta el cuello por cosas que ninguno quiere o entiende realmente. Saque el pokegear de mi bolsillo y me mirando la pantalla con el número de Jamie en la pantalla, pensando en qué hacer.

Roomie me sacó de mi trance avisándome que volvía a su departamento a buscar cosas y creo que dormir o algo de eso. Guarde el aparato antes de que sospechara algo. -Llevate a rubio, yo esta vez voy a quedarme acá, aun tengo las marcas de tus estatuas en mi espalda.- me quejé, acto seguido me acerque a la enfermera de turno listo para pedir habitaciones.
Maxwell

-¿Porque nadie la quiere?, parece un buen pokemon...- suspire en decepción, capaz había algo que ellos veían que yo no, era la primera vez en mi vida que intentaba “la vida de entrenador” como la llaman.

Me di cuenta que si queríamos avanzar no podíamos depender de las fuerzas que teníamos ahora, éramos débiles y la líder nos lo había dejado claro, ahora solo tenía a Cianuro ya que Salem se rehusaba a pelear y no iba a obligarlo, era el único amigo que tenia despues de todo y con lo que había sufrido en el pasado no iba a ponerlo en la misma situación de nuevo. Para protegerme a mí y a los que me rodean necesitaba nuevos aliados y sabia donde encontrarlos.

Los pokemon de las cuchillas que nos cruzamos en la ruta me “sorprendieron”, por no decir que me hicieron cagarme en las patas, quería esa fuerza de mi lado. Teníamos un par de horas antes de salir a la próxima ciudad, así que decidí dirigirme a la ruta 15 con la esperanza de encontrarme alguno.

Cuando iba a cruzar la puerta una voz familiar.

"-Oye, Doc"

-”¿Alguien sabrá siquiera como me llamo?”- me reí por lo bajo.

Me voltee y era Nitta.

“Quería saber si podíamos tener una charla, en privado -le comenté en voz baja- Me gustaría charlar algunas cosas. Puede ser por aquí, fuera o..umm... si quieres te invito un café o algo de eso. Me pareció ver un sitio que tenía un menú bastante variado. Ah, los panqueques se veían bien”

La mire sorprendido, si era por el golpe que su pokemon me había dado no le guardaba resentimientos ni nada por el estilo, le quería decir, pero no pude articular bien.

“Si no quieres está bien”

- No, no, no es eso- le dije apresuradamente, la ruta podía esperar supongo, estaba cansado de todos modos y la cabeza me maquinaba a mil por hora, habian pasado tantas cosas que no llegaba a asimilar, capaz una buena charla, me haria bien- Iba a, este... yo...- me frote los ojos con una mano mientras agachaba un poco la cabeza- Disculpé tengo la cabeza en otro lado- dije volviendo a subir la mirada- un café suena bien..
Nico


-Bien, creo que eso es todo.

Terminé de mirarme al espejo y me giré hacia mis dos Pokemon, pelo arreglado y ropas planchadas y lavadas. Los servicios del CP habían sido más deluxe de lo que esperaba, al menos mas que en mi anterior departamento.

Lup apenas me prestó atención mientras lentamente cerraba sus ojos y se quedaba dormida, como de costumbre. Pero había algo extraño sobre Taako; en ningún momento pensó en molestarla o arañarla o simplemente hacer un desastre adentro de nuestra habitación. Se hallaba con la cabeza baja y los ojos fijos en el piso.

-¿Todavía te sentís mal por lo del gym? -Pregunté, mostrándole una sonrisa gentil. -Te fue mejor que a cualquiera de los otros, y hasta resististe ese ataque que hubiera desmayado a cualquier otro.

Taako escupió un pequeño torrente de llamas con un bufido, y me miró con desprecio. ¿Por qué no te vas con tus amiguitos y me dejas en paz? Sus ojos parecieron decir.

-Los demás están ocupados con sus cosas. -Me encogí de hombros. -Recuperándose emocionalmente de lo que pasó en el Gym, cada uno a su manera propia. En este momento no me necesitan.

Pronuncié esas últimas palabras con cierto veneno en mi voz, el cual oculté inmediatamente con una sonrisa. Tiré los brazos hacia atrás y pretendí desperezarme mientras me acercaba a la cama.

-Relajate un poco, ¿Sí? -Le dije al Litten. -Ya vamos a conseguir los dos una buena oportunidad de mostrar las cosas que podemos hacer.
Yannick

El centro estaba más tranquilo esta vez así que el trámite fue bastante rápido. Después de que curaron a Ehre, la saqué de su pokeball y tuve que confirmar la marca que había quedado en su funda. No pude evitar una mueca, era difícil discernir si le dolía o no, con su inexpresividad; pero tampoco hizo ningún gesto de rencor.

-Vamos aprendiendo juntos.- le dije, todavía con algo de culpa.

En vez de reaccionar de algún modo, fijó su ojo en algo atrás mío. Me di vuelta y vi a Ibaraki llorando con su Sandygast.. Era fácil olvidarse de lo joven que era.

-Ey...- Me acerqué una vez que se calmó. -Tengo que ir a mi departamento, y vi tu saco.. Querrías que lo lave? Va a estar listo para mañana.- Incluso podría emparcharlo un poco. Y dudo que el centro tenga productos para quitar sangre. O era más preocupante que yo tuviera.

Accedió si la dejaba encargase del lavado. Sonreí, algo de orgullo siempre le quedaba.

Cuando le avisé a Frost que íbamos a mi departamento, me dijo que lo llevara a Ian. No era mala idea, dos pidgeys de un tiro. Lo busqué mientras Ibaraki esperaba cerca de la puerta.

-Che, querés venir a ver una campera a mi departamento? Te la debo.- Entonces pensé algo. -Uh, no te tenés que volver a quedar a dormir, podrías acompañarla a la vuelta a Ibaraki. Sé que no es muy cómodo el lugar.-
Mint


Tras dejar el gimnasio llegamos al centro pokémon para descansar entregué mis pokemones a la enfermera me los devolvió al poco tiempo tras eso me fui a vender el caramelo raro que obtuvimos de ephipone espero sacarle un buen dinero.

/Tasar+Lógica/
:
10, 5, 6


Tras concretarlo me puse a ver por los arrendadores para ver si encontraba algo particular para comprar antes de volver al centro pokémon a descansar.
Kalos - Laverre City


Los entrenadores se dispersaron en el Centro Pokemon. A medida que avanzo lo que quedaba del dia, los jovenes se dedicaron a hacer las actividades que tenian pendientes. Maxwell algo cansado despues de no lograr cambiar a su Pumpkaboo, se quedo charlando con Nitta, y ambos se alejaron algo del grupo para hablar en privado. Por otro lado, Nicholas se alejo del grupo hasta que Yannick le hablo haciendo los preparativos para pasar la noche bajo techo, el muchacho rechazo la oferta y se dirigio a la enfermera preguntando por un cuarto. Al ser temprano, estaban de suerte ya que esta vez contaban con dos habitaciones completamente libres.

Mint camino algunas calles alejandose del Centro en busca de un lugar donde pudiera vender objetos, encontro un negocio abierto, pero no parecia que la ciudad tuviera mucho comercio mas que recuerdos tursticos. El entrenador entro al local y su dueño lo examino de arriba a abajo. Recien ahi el muchacho noto que todo el ajetreo del combate le habia dado un aspecto algo desalineado.

-Disculpe, pero no estamos haciendo carid...- El hombre vio el objeto que Mint queria vender, y por algun motivo se vio interesado en el. Inmediatamnete, saco dinero de su caja registradora. - $300! Es casi el doble de lo que vale y mucho mas de lo que podrias sacarle a cualquier entrenador callejero! - Mint sabia que eso era verdad, acepto el dinero pero aquel local era solamente un lugar que vendian recuerdos turisticos y algunos objetos de camping.

Saliendo del Centro, Ian decidio acompañar a Yannick y a Ibaraki hacia el departamento. Los tres jovenes caminaron calle abajo alejandose del centro hacia el departamento de Yannick.

-Hey, no se que decis sobre la comodidad, la verdad que hacia mucho no dormia en una mesa tan comoda. - Dijo Ian sonriendo. Una vez llegando al lugar, ya habia caido la noche y el cansancio golpeo fuertemente a los entrenadores. Un sonido muy fuerte llamo la atencion de Yannick e Ibaraki. Ian se sonrojo, era su estomago que claramente estaba pidiendo una cena. - Ah...eh..disculpen. Hey, no les molestaria si...a ver...si, creo que alcanza para los tres...- El muchacho comenzo a revisar su mochila y sacar cosas, parecia llevar ahi adentro muchas mas cosas de las que podian entrar. Sin mas, saco varios paquetes de fideos y algunas latas. - Ah, estamos de suerte, creo que alcanza para los tres, dama y caballero...no sera la gran cosa pero esta noche cocino yo. -

En el Centro Pokemon, los entrenadores finalmente se encontraron luego de sus actividades. Estaba igual de abarrotado que la noche anterior, pero esta vez tenian la seguridad de que contaban con dos cuartos con dos camas cada uno, lo que significaba que podian repartirse mejor. Incluso Nicholas y Nico lograron por cansacio que la enfermera les de una racion extra de comida antes de que los suministros se agoten. Habia un gran comedor lleno de entrenadores que iban y venian con bandejas con algo que era una especie de pure. No se veia bien pero tenia un sabor pasable.


]
Ibaraki


Llegamos al departamento de Yannick, era pequeño y acogedor, por no decir muy pequeño y apestado de adornos, pero bueno, no podia juzgar, el lost hotel es un chiquero, por lo que evitaba quedarme ahí si era posible, mis pocos recuerdos previos eran muy borrosos como para que sirvieran de algo. Mientras admiraba el decorado, Yannick me llevó hasta su baño, Baraddur me siguió evitando chocar con los muebles, una vez ahí tomé mi saco y traté de lavarlo con agua tivia para quitarle las manchas de sangre, de paso tambien me limpie las manchas de sangre del cuerpo, notando que las marcas de los cortes que me habia hecho más temprano eran apenas visibles, uno no podria verlas si no sabia que estaban ahí. debia agradecer al doctor en cuanto pueda, miré de nuevo mi brazo para confirmarlo, toqué las marcas con mi mano, ni siquiera sentia que hubiera una herida ahí.

Terminé de lavar mi prenda y la estrujé para sacar el exceso de agua, la extendí y colgué de un toallero, notando los cortes en la manga, no pude evitar pensar en Rosemary por un momento, la chica que murió en el gimnacio, estaba dispuesta a pelear hasta el final, pero... Podriamos haber evitado eso?

Me dirigí a la puerta, viendo el espacio donde al parecer pasariamos la noche, bastante pequeño para 3 personas, miré a Baraddur y me incliné arrodillé para hablarle. -Escuchame, a mi tampoco me gusta, pero no va a ser la primera vez que vas a tener que entrar aca-Le dije, mostrandole su pokeball, el Sandygast miró el dispositivo y luego me miró a mi. -Creeme que tampoco quiero que estes en esta cosa, pero mirá, va a ser más comodo para todos, espero que incluso para vos, ademas... vas a tener que acostumbrarte... prefiero... prefiero tener que encerrarte en esto a que pase lo que pasó hoy...- Respiré hondo, tratando de calmarme.-Y vamos a practicar, ambos, voy a tener esta pokeball siempre conmigo, no voy a dejarla de nuevo abandonada en un bolso. Ahora, por favor, podes entrar?-Concluí poniendo el dispositivo a su alcance, el pokemon asintió y tocó el botón de la misma, siendo absorbido por el mismo. Respiré hondo una vez más, y guardé la pokeball en mi cinturón.

Al salir Ian habia preparado la cena, fideos con salsa al parecer, me senté en la mesa, no muy entusiasmada, las pocas veces que comí pastas en el Lost Hotel eran horribles, como comer un ladrillo de masa. Pero eso cambió al primer bocado, creo que era el mejor plato de comida que habia probado en mucho tiempo, recapitulando, tal vez era así, la comida del pokemon center no era mala, pero tampoco nada particularmente destacable, y en la reunion con Jaime habiamos comido golosinas de cafeteria.

-... Está muy bueno... Gracias...- Dije, algo dudosa, creo que era la primera vez que cenaba en calma con otras personas. No sabia actuar correctamente en tal situación, y no estaba completamente concentrada tampoco, mi mente seguia dando vueltas alrededor de los eventos de hoy. Debe haber sido muy notorio, dado que volví a la realidad cuando me preguntaron que si me ocurria algo.

-Es que... no termino de entender lo que pasó hoy... la chica del gimnacio... estaba dispuesta a matar o morir. Entiendo que en la naturaleza es así, los depredadores matan para comer, los pokemon salvajes pelean y matan o mueren por otras razones, proteger a su manada de otros, control de la manada, derecho a reproducirse, y muchas más, pero... creí que los humanos eran diferentes, creí que la vida de entrenador seria distinta- concluí, expresando mis pensamientos de forma más abierta de lo que jamás creí posible.

Charlamos por un rato más, hasta que llegó la hora de dormir, Yannick insistia en que yo utilizara la cama, yo insistia que no era necesario, pero al final ganó y yo utilicé la cama. -Buenas noches, gracias por todo- dije antes de tratar de acomodarme para dormir, la pokeball de Baraddur cerca mio.

Al despertar a la mañána siguiente noté que Yannick estaba despierto, tenia algo rojo en las manos, parpadeé un par de veces y me refregué lo ojos un momento antes de levantarme.

-Buenos días-

-Ah, buen día. Eh..Espero que no te moleste, me tomé la libertad de arreglarlo un poco.-Respondió mientras me entregaba lo que tenia en la mano, era mi saco rojo, pero ahora estaba arreglado, tenia unas costuras en donde anoche estaban los cortes de las dagas, era un arreglo notorio, podia verse que el hilo usado no era el color exacto del resto de la prenda, o tal vez era que la prenda estaba descolorida y el hilo era nuevo, no lo sé, no importaba, no pude evitar sonreir al verlo.

Me puse el saco para ver como habia quedado, pasé mi mano sobre el corte arreglado, pensando en el gesto del muchacho, a que hora se habrá levantado para hacer eso? -M... Muchas gracias-Dije mientras una lágrima solitaria recorria mi mejilla.

Yannick

Agradecí silenciosamente que Ian tuviera comida porque con todo lo que venía pasando no había ido al mercado, sabía que mi heladera estaba vacía. Dejé que se manejara e Ibaraki lavara su saco, después de indicarle los productos, mientras revisaba qué podría servir para el viaje. No pude evitar reírme un poco ante lo "cotidiano" de la escena, era raro, hacía mucho que alguien más cocinaba para mí; incluso las veces que había vuelto a Camphrier mis viejos no tenían tiempo.

La cena empezó más bien silenciosa, demasiado. Noté a Ibaraki dudando antes de comer, con la mirada un tanto perdida. No habíamos hablado antes realmente, pero ya acá, sentía que no lo podía dejar así.

-Um... pasa algo? De lo que quieras hablar?- le pregunté.

La rubia volvió al momento, y se cuestionó qué hacía que una persona llegara al extremo de Rosemary, morir sin necesidad real.

Me sorprendió, no hubiera pensado que era eso. Son cosas que asumís parte de lo que hace la gente y te olvidás que... sí, no tenía que morir por algo que no la involucraba. Pero no estábamos haciendo los mismo?

-Puede ser.. por muchas razones. Decimos que estamos por encima de morir y matar por necesidad pero no por ideales, o bueno... un contrato, dinero, es también supervivencia, no?- la pregunta no iba dirigida a ninguno realmente, estaba pensando cómo explicarlo. -Y hay muchos que.. prefieren tener una causa por la que morir, antes que vivir por nada.- Pensé en Ehre. -Si te hace sentir mejor, no es tan normal ésto para las personas.- (Al menos no en la vida cotidiana, me guardé cualquier explicación histórica.) -Pero parece que la excepción va a ser regla en lo que nos estamos metiendo.-

-Tal vez tengas razón... El mundo no parece tan variado si lo pensás así, todos tenemos algo en común, tratar de sobrevivir.-

-Creo que.. la variedad está en qué necesitamos, o pensamos necesitar para sobrevivir y qué estamos dispuestos a hacer para conseguirlo.- Hice una pausa, la vista en el plato. -Y principalmente... qué queremos hacer más allá de eso, de aguantar un día más.-

-Además de aguantar un día más... qué hacer...- La chica parecía estar meditando sobre esas últimas palabras. -Tal vez sea solo seguir para acompañar a nuestros seres queridos lo más posible.- Concluyó posando su mano en la pokeball de su cinturón.

Asentí, era una buena razón, si tenía alguien (o algo? mirando su mano, pero ése era otro tema) que la hiciera seguir adelante.

Ian nos sacó del silencio luego de un rato y la charla fue más liviana, hasta que nos venció el cansancio. Tuve que insistir para que Ibaraki durmiera en la cama, no importaba lo que dijera, me daba cosa con ella.

~

A la mañana siguiente me desperté primero casi cayéndome de la silla. Por medio segundo tuve la sensación que era un día cualquiera: me había quedado dormido investigando algo e iba a llegar tarde al laburo. Después del sobresalto inicial, la realidad de la situación volvió a mí.

Agarré el saco rojo, ya más o menos seco y mientras los otros dos dormían, busqué en una cajonera vieja una lata con insumos de costura que habían dejando los dueños anteriores y me puse a trabajar. No era experto pero me parecía mejor a que dejarlo como estaba.

-Buenos días.- escuché la voz de la chica, cargada de sueño todavía.

Le entregué el saco terminado, con un poco de aprensión por no haber preguntado antes de agarrarlo. Pero no pareció importarle, estaba más bien.. conmovida. Alterné mi mirada entre ella e Ian durmiendo en la mesa, si estas cosas significaban tanto para ellos... qué vida solían tener?
Mint


Regrese de la tienda no había conseguido mucho pero igual servía me dirigí con los que quedaban del resto del grupo comimos un puré misterioso no sabía mal pero tampoco bien me daban ganas de cocinar pero no tenía que por lo que lo pasaré para otra oportunidad.

Me preguntaba que hacía los que se habían ido (Ibaraki) quería hablar con alguien nitta talvez puede que el doc, Ian definitivamente no me da miedo y el resto no se no les tengo suficiente confianza, cuando terminamos de comer nos fuimos a la habitación entre a una de las habitaciones y me fui a bañar antes que el resto necesitaba una ducha como sea para descansar, tras bañarme me puse frente al espejo desnudo mirando mi cuerpo antes si me ubiera mirado encontraria muchas heridas ahora todas son solo un recuerdo como si nunca ubieran existido bendita y maldita mi sangre sufrí por ti y no me dejas marcas que recordar esepto esa a un lado de mi codo está esa curita con la que cubro mi única marca me la saco viendo la única marca que me conecta con esa gente demente que era mi familia si no me ubiera rescatado la madre de fogosa me ubiera convertido en otro de ello ojalá pudiera saber dónde te enviaron fogosa tuvieron celos y nos separaron me seque las manos y saque un un viejo papel de mi diario era un dibujo de fogosa.

Imagen
Empezé a llorar preguntadome donde está ahora guarde todo y me vestí salí del baño y me fui de la habitación evitado hablar con los demás necesitaba pensar en otras cosas como en el caso fui hasta la pc del pk center y me puse a investigar para conseguir una pista y de paso el pesamiento de fogosa me hizo buscar pistas sobre el.

/informática+inteligencia/
:
2, 8, 10, 7, 1

Tal vez no fue buena idea revisar páginas de arqueología, de subastas y de literatura cuándo me di cuenta era la mañana volví al cuarto antes de que se levantarán y trate de dormir un poco me quedé parado y me dormi
Nitta


Nos dirigimos al lugar que le había comentado. Por suerte no había mucha gente y pudimos elegir un asiento decente. Nos colocamos de manera enfrentada y en pocos segundos una camarera vino a atendernos. Pedí uno de sus panqueques del día con un capuchino para mí y un café solamente para el doc, ya que según él tenía el estómago cerrado. Podía esperarlo...
En lo que nos acamodábamos y esperábamos el pedido, noté que el Doc dejó su sombrero sobre la mesa. En un pispeo pude fijarme que en su interior se llegaban a leer unas letras. Parecía decir 'Para...', pero Salem se apropió del accesorio como su cama y no me dejó leer el resto. Bueno, al menos el minino era bonito.
Al principio tuvimos charlas triviales, nuestro pedido llegó y hablamos de cosas que habla gente que no se conocía demasiado. Él resultó ser de Goldenrod. Era agradable saber que había alguien más de Johto en el grupo, y a pesar de casi coincidir en nuestras edades y estar relativamente cerca era muy probable que nunca nos hubiésemos cruzado.
No hablamos mucho más sobre nosotros, asumo que no había la confianza suficiente de parte de ninguno de los dos como para contar mucho más.

Luego de unos minutos intenté ir al grano y le consulté si podía conversar algunas cosas, sobre el gimnasio específicamente. El ambiente se volvió medio tenso en aquel momento. Luego de unos segundos, tomé fuerza y comencé.

-Te pido disculpas por haberte arrojado a Galahad antes -mi vista quiso buscar al minior inconscientemente, estos últimos días había estado tanto fuera que me estaba acostumbrado a ello- Por ambos, sé que él no lo haría ni aunque lo obligara. No fue mi intención lastimarte -y por suerte a lo sumo debería estar adolorido ahora-, creo que entiendes qué es lo que realmente quería lograr... - No había rencores de su parte. Al parecer el único que se había enojado o animado a reprochármelo fue Frost. Me alivió un poco saberlo, pero la cosa no terminaba allí- Igualmente, hay algo que me gustaría saber.

Llamé su atención con ello.

-¿Por qué? -las palabras salieron solas, estaba ansiosas, ya no podía contenerlas. No podía levantar la mirada y jugaba con la cuchara dibujando espirales en el plato. Levanté la mirada decidida y lo enfrenté- ¿Realmente podemos confiar en ti? -fue la pregunta de la sentencia. Una parte de mi quería consolarlo porque lo había notado decaído, y creo que traerlo a tomar algo a otro ambiente fue la solución que inconscientemente utilicé. Pero la otra... necesitaba entender el porqué de lo que sucedió ¿Le había movido la desesperación? ¿O era algo más? Le costó responderme, y con lo que pudo, me dijo que no había sido realmente su intención el resultado final.
-Eso pensaba -seguí. Era un momento para sacar todo lo que pensaba y contuve en las últimas horas- Me caes bien y no me parecías alguien capaz de hacer este tipo de cosas -una de mis manos se acercó al Salem que dormía y le entregó algunas caricias con los dedos. Mi otra mano se encargó de soportar mi cabeza- Sé que no es un tema agradable, pero... debíamos hablarlo un poco.., -no soportaba tener aquella sensación de tristeza y pesadez así que volví a sentarme correctamente, corté rápido un trozo de panqueque y me lo llevé a la boca casi enojada.

Escuché sus palabras, intenté prestarle la atención que merecía no apartando mis ojos de los suyos. Sentí aquella pesadez de nuevo.
-Creo que podemos dejarlo ahí.
Quizá no era suficiente, creo que era algo que debíamos hablar más y que con unos minutos de charla nada se solucionaría, ninguna de nuestras heridas se sanaría. Pero... ¿qué sentido tenía amargarse más?
-Si necesitas hablar con alguien, dime. Puedes confiar en mí. Confiaré en ti. Ahora, ten -intenté cambiar en tono y sonreír y le aproximé el plato, invitándolo a tomar una porción- La comida siempre hace bien, tanto al cuerpo como al alma.
Salem pareció estar de acuerdo con mi planteo y quiso tomar un poco para él, pero su dueño lo retó. Él no le daría pero yo sí. tomé una porción pequeña con muy poco dulce y se lo aproximé al felino.


Luego de un rato volvimos hacia el centro directamente. Antes de entrar, ambos nos quedamos un momento dudando qué hacer a continuación. El Doc por su parte prefirió quedarse fumando fuera.
-Creo que no hace falta que te diga todo lo malo que es eso para tu salud ¿no? Iré a dar una vuelta un rato y vuelvo, por si el resto pregunta -le comenté y di media vuelta, trotando hacia la zona más agetreada del pueblo.
No tenía realmente ninguna intención, solo quería pasar un rato a solas como venía siendo en los últimos meses, y pensar sobre todo. Al parecer no volvería a pasar tiempo únicamente con Galahad por un buen tiempo... Sentí la bolsa del unown sacudirse, como si fuera capaz de leer mis pensamientos y quisiera decirme que me tranquilizara. Intenté dejar la mente en blanco y me quedé observando el cielo que llevo conociendo por tanto tiempo.

Al regresar, me enteré que tres el grupo pasaría la noche separado. Teníamos dos habitaciones y éramos cinco. Alguno tendría que dormir en el suelo. No sentía muchas ganas de cenar, por lo que aproveché el tiempo para ir a las computadoras y mandar algunos mensajes para avisar cómo me encontraba.
-Me daré un baño y dormiré, provecho -comenté al resto y me retiré a una de las habitaciones vacías.
Con el pelo húmedo luego de ducharme y solo la remera enorme que utilizaba para descansar, me arrojé a la cama panza para abajo, estampando mi rostro contra la almohada. Galahad por fin salió, despertando del sueño, acompañado del unown. Ambos se me quedaron mirando y volteé a observarlos apenas iluminados en medio de la oscuridad de la habitación.
-Vengan -abrí la ropa de la cama, me metí dentro y dejé espacio. Galahad comprendió qué era lo que quería y se acostó a un lado mío. Lo rodeé con los brazos. Finalmente el unown se puso sobre la almohada, guardando un poco de distancia inseguro.
La corteza de Gala era cálida, áspera pero agradable. En momentos como este, era la única calidez que necesitaba sentir. Nos arropé a los tres, quedando casi ocultos bajo la frazada e intenté dormir. Apoyé mi rostro contra el de mi compañero, buscando consuelo en donde llevo haciéndolo los últimos veinte años.
-Por esta noche, puedes dejar tu tarea a un lado -comenté en voz baja al minior, y me entregué al sueño.

Las pesadillas llegaron solas, aprovechando la oportunidad de encontrar las puertas desprotegidas después de tanto tiempo.
Imagen
Maxwell


El olor a café recién hecho llenaba el ambiente, no había un aroma que me gustara más en el mundo, bueno quizás había otro…
Nitta ordenó un par de panqueques que se veían bastante apetitosos, mientras yo me sentaba y dejaba el sombrero sobre la mesa.Ya estaba bastante viejo, pero no lo cambiaría por nada en el mundo, era demasiado importante para mi, aunque no para salem que ahora descansaba en el plácidamente.

-Lo vas a llenar de pelos…- suspire luego de resignarme y darle unas caricias, lo estaba malcriando ya lo sé, pero esa cara me puede.

La chica me ofreció pedir algo o compartir los panqueques, tuve que rechazar la oferta, si apenas podía tomar el café, menos podria pasar algo sólido.

Me contó que era de Violet y que hacía varios meses que estaba viajando, porque lo hacía nunca me lo dijo, pero tampoco pregunté, supongo que tenía miedo de que ella me lo preguntara a mi y la verdad no sabria que contestarle. Por mi parte le comenté que era de un barrio pobre de Goldenrod, no tenía porque mentirle después de todo, no me gusta aparentar cosas que no soy y que hacía un algunos años ya, que estaba viajando.

Me costaba dirigirle la palabra, por lo que no la miraba mucho a los ojos, concentraba mi mirada en la taza de café mientras dibujaba círculos con la cucharita.

Me preguntó de una manera muy cortés si podía hacerme unas preguntas. La mire algo intrigado

“-Te pido disculpas por haberte arrojado a Galahad antes…”

-Oh si eso… no te preocupes no te guardo ningún rencor…-dije mirando mi taza algo melancólico

Parecia que estaba nerviosa, pero en algun momento encontro la determinación y nuestras miradas se cruzaron.

“-¿Por qué?, ¿Realmente podemos confiar en ti?”

Las preguntas atravesaron mi cuerpo sin permiso ni compasión. Tomé un sorbo de café y no pude evitar suspirar, se que estaba alargando el tiempo, pero me costaba encontrar las palabras.

-En un principio pensé solo en herirla, pensaba que si lo lograba, ella se rendiría, nadie saldría herido de gravedad y yo trataria sus heridas, tengo un don para eso después de todo, pero como vez, me equivoque…, todo se me fue de las manos y ahora tengo que cargar con una... muerte en mi conciencia.

El recuerdo me envenenaba cada vez que lo revivió, era algo en lo que no queria pensar, algo que quería reprimir en lo mas profundo de mi ser.

“-Si necesitas hablar con alguien, dime. Puedes confiar en mí. Confiaré en ti.”

-Le agradezco las palabras, pero creo que es algo que tengo que afrontar solo, aunque me carcoma por dentro- dije con pesadez.

“La comida siempre hace bien, tanto al cuerpo como al alma.”- me dijo acercándome el plato.

-Eso dicen- le contesté mientras Salem saltaba al ataque para robar uno- NO! Salem eso no es para vos!- le dije pero Nitta le compartió de todos modos- Espero que no te empaches… despues lloras que te duele el estomago…

Más allá de todo, me alegro un poco aquella charla, parecía una chica de buen corazón.

Después de un rato volvimos al centrO, me recosté en la entrada y encendí un cigarrillo, ya me estaba volviendo adicto nuevamente, gracias Zack por eso.

“-Creo que no hace falta que te diga todo lo malo que es eso para tu salud ¿no? Iré a dar una vuelta un rato y vuelvo, por si el resto pregunta -” me reprendió.

-Si lo sabré yo- le contesté, mientras ella se alejaba- ¿qué pensas de ella? le pregunte a Salem siempre cómodo en mi hombro.

-Nya!

-Supongo que sí- dije con un pequeña risa.




Kalos - Laverre City


El sol se filtro por la ventana del Centro Pokemon cuando la puerta se abrio de par en par con un violento golpe. La enfermera de siempre entro con un carro con articulos de limpieza y desinfectantes al grito de "Limpieza!" mientras tiraba aerosol desinfectante sobre los entrenadores. El Minior de Nitta dio vueltas rebotando contra las paredes ante tan violenta forma de despertar, lo que hizo que los entrenadores se sobresalten mucho mas y piensen que estaban siendo atacados. Por fortuna, el Litten de Nico no quemo las cortinas cuando asustado salio de su Pokebola. Una vez que se hizo la calma, notaron que eran pasadas las 10 de la mañana. Mint parecia haber caido dormido a medio camino al llegar a la habitacion, lo ultimo que sabian de el era que se quedo usando una de las computadoras del piso de abajo.

Yannick, Ibaraki e Ian los encontraron en la entrada del centro. Parecian haber dormido algo incomodos por las ojeras, pero por lo demas todo parecia en orden. Incluso la ropa de Ibaraki lucia como nueva. Los entrenadores no se tomaron mucho tiempo de desayunar, ya que el autobus a Lumiose salia en poco tiempo. Apuraron rapidamente el poco cargamento que llevaban y se dirigieron al sur de la ciudad, donde estaba la principal estacion. Dejando atras el arbol de la plaza principal, la horca que decoraba la plaza y los puestos turisticos callejeros, luego de media hora de caminata bajo el sol llegaron a la estacion. El autobus parecia estar esperandolos. Era un vehiculo blanco, mas pequeño que el autobus publico que tomaron hace unas noches, con asientos mucho mas comodos. El chofer era un muchacho de unos 25 años, con los ojos cansados y tomando cafe de un termo.

-Ah, ustedes son los que mando la Lider, verdad? - Dijo algo desganado- Si...se ven como la descripcion...salimos en 10, suban.- Los entrenadores subieron con algo de desconfianza, pero finalmente al entrar en aquel comodo autobus, se despreocuparon. Los asientos eran amplios y comodos y el lugar estaba bastante mejor higianisado que el autobus secuestrado por Thenardier. El vehiculo se puso en marcha, eran los unicos ocupantes, lo cual los hizo sospechar que la lider reservo ese vehiculo especialmente para ellos.

Fueron dos horas de viaje en las que los entrenadores se durmieron profundamente. La ruta era mayormente recta y con pocos baches en el camino, eso sumado al sol del medio dia hizo que el clima sea perfecto para dormir una buena siesta en el viaje. Despertaron lentamente cuando el movimiento del vehiculo se hizo menos constante. El transito, los semaforos y las calles cortadas de la capital de Kalos se hicieron presentes.

-Lumiose City, se bajan aca!- Anuncio el conductor. Los entrenadores miraron por las ventanas. Los que jamas habian visto la ciudad, quedaron al instante impresionados. Si bien estaba abarrotado de gente, no podian ignorar el porque los turistas elegian este lugar. La arquitectura era imponente y con detalles por donde se mire. Los taxis iban circulando a lenta velocidad por las calles que eran en su mayoria curvas y con varias glorietas rodeando hermosos monumentos. Musicos y artistas callejeros inundaban el paisaje lleno de exoticos Cafes llenos de gente que se detenia luego de sus caminatas por las peatonales comerciales. A lo lejos, la Prism Tower cortaba el horizonte.

-Creo que ya me perdi...- Comento uno de los entrenadores viendo un mapa que estaba en un cartel. Habia cerca de 20 turistas mas alrededor del mapa, discutiendo a donde debian seguir su tour. Dos chicas particularmente ruidosas con camisetas de equipos deportivos de Unova no dejaban de tomar fotografias a todo lo que se movia.

-Estamos en el Boulevard Sur- Murmuro Ian señalando el mapa. Con el ajetreo, nadie lo podia escuchar asi que tuvo que repetirlo casi gritando. - El museo esta en el Norte...es a un par de calles, si tomamos Avenida Hibern...- El ruido del PokeGear de Nicholas sono por sobre las indicaciones de Ian. Jaime los habia contactado para saber si tenian alguna novedad. Y curiosamente, comento que tambien se encontraba en Lumiose City.

-Dice que podemos encontrarlo en el...Soleil Cafe? Donde es eso?- Ian palidecio.

-Boulvard Sur...esta a unos 20 minutos...eh...yo deberia acompañarlos al museo, si...- El muchacho se puso su mochila al hombro sin despegar la mirada de la Prism Tower. - El museo esta a unos 40 minutos a pie...diria que nos empecemos a mover, no quiero tomar un Taxi en este lugar. Y...emh, quizas lo mejor es separarnos. Algunos pueden ver a Jaime y otros podemos ir al museo a hablar con ese tal Kabir. Y fijar un punto de encuentro al anochecer, claro...



]
Kalos - Lumiose City


Los entrenadores parecian aturdidos por el torbellino de gente que iba y venia. El mapa que tenian enfrente era bastante confuso, pero por suerte ya tenian sus dos puntos de visita. Recorrer Lumiose podia tomar dias, sino semanas, pero no estaban ahi solo por propósitos turisticos. Ian les habia indicado a grandes razgos como llegar a ambos puntos, y parecia que algunos ya habian tomado la decisión de como separar el grupo, aunque mas que nada era por las ganas que cada uno tuviera de caminar en la ciudad tan abarrotada.

Los entrenadores se encontraban en una abarrotada avenida llamada "Avenida Vernue", que conectaba directamente con la Prism Tower. Segun Ian, caminando por ahi y conectando con la Avenida Hibernal, podian llegar al museo en una caminata de 40 minutos, aproximadamente. Nicholas, Nico y Maxwell comenzaron a caminar en direccion al Cafe Soleil, donde iban a encocntrarse con Jaime para hablar con el respecto a lo que ocurrio en Laverre. Yannick dudo un momento, pero al ver a Ian tan perdido en si mismo, por un momento se resigno y acompaño a Nicholas, con quien aun no se habia puesto al corriente desde que salieron del gimnasio. Ellos cuatro avanzaron por la avenida buscando el lugar.

Pasaron casi un cuarto de hora saliendo de la avenida Vernue hasta llegar al Boulevard Sur propiamente. Era una calle amplia, mayormente peatonal salvo en las intersecciones con las avenidas centricas. La calle estaba llena de gente paseando con Rollers o paseando a Pokemon bastante arreglados que salian de elegantes salones de belleza. Era facil perderse en esa ciudad si no se sabia mas o menos a donde ir, lo cual estaba ocurriendo con los entrenadores. Nico y Yannick que eran quienes mas podian guiarse, no conocian ese cafe en particular. Yannick ademas, seguia mirando en direccion hacia la Avenida por la cual el resto del grupo se habia dividido. Ninguno de los entrenadores se percato en el Aipom que se enredo primero en los pies de Maxwell, despues en los Yannick para terminar por tirar a Nico al piso. Una chica de cabello castaño claro con una bandeja salio corriendo hacia los jovenes, asustada.

-Ay no! Perdon! - Dijo la mesera que recorria las calles con rollers y un pedido en su bandeja. - El jefe me va a matar! Quieto!!- El Aipom se subio al hombro de Nico haciendole burla a la mesera, quien se puso enfrente de ellos.- Disculpen...es la mascota del dueño y se supone que tengo que cuidarlo...y...emh...


La chica miro detras de los entrenadores y palidecio. Los jovenes se fieron vuelta y vieron a un muchacho de unos 25 años, cabello castaño corto, de espalda bastante ancha y sombra de barba algo descuidada. El recien llegado sonreia ante la escena.

-Tecnicamente, no es mi mascota...- Dijo el muchacho sonriendo. Extrañamente, era una sonrisa anormalmente calida. El Aipom salto del hombro del Nico a los brazos del recien llegado.- Disculpen si les ocaciono alguna molestia, son turistas, no?


382 mensajes Página 23 de 26

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Alpargatacosmica y 0 invitados