Se admiten de todo tipo, no sólo de Pokémon. A frikear. ;D
530 mensajes Página 35 de 36
Karen


La amiga de Ian va a matarme. Que bien. Instintivamente lleve mi mano a mi bolsillo trasero, donde tenia a Envy, pero odiaba usarla en combates. Se suponia que yo tenia que ayudar a esta gente a que no les pase nada en Lumiose, y ahora pasaba esto...? Podria ser que... Todos somos descartables, hermosa. Ian? De verdad? De todas las personas del mundo, el me habia tendido una trampa?

No tenia sentido...el podria matarme de mil formas mucho mas practicas, sin tener que hacer todo este teatro. Pero aun asi, la perspectiva de que la unica persona en el mundo en quien confiaba me haya mandado a una emboscada...me hacia sentir...Todos somos descartables. Y si Blake tenia razon?

No, no podia ser...tenia que ser un error....pero entonces
Las luces se apagaron. Claro. Era la trampa perfecta. Con razon eran solo dos...el resto estaba cortando el suministro electrico...que estupida, cai directo en la trampa. Ian sabia de esto? Claro que lo sabia...el...el...

Ignore las lagrimas.
Vivi praparada para esto.

-Envy, Sleep Powder!!- Grite sacando la NestBall de mi bolsillo. La Jumpluff salio con un despello y se poso en mi cabeza, sintiendo.Mientras Envy atacaba, pusela pequeña Worry Seed que tenia guardada sobre mi brazo. La semilla hizo contacto con mi piel y las enredaderas cubrieron parte de mi brazo, haciendome inmune al polvo de Envy o de cualquiera que quisiera dormirme. Ibaraki me habia soltado y habia retrocedido unos pasos antes de esto...estaba retrocediendo? Maxwell se acerco. Claro, se aleja para darle un golpe limpio a su compañero. Buen movimiento pero muy predecible, Ian.

//Sleep Powder a Ibaraki//
:
2


-Era un plan perfecto, pero no tengo intencion de morirme en esta ciudad! .- Dije concentrandome. La oscuridad y el caos general del centro no me dejaban pensar con claridad. Cerre los ojos. Por favor no me falles ahora.

//Teleport//

:
1, 1, 8, 7, 3


Aun con los ojos cerrados pude sentir como a mis costados la gente corria en panico. En el piso de arriba, alguien caminaba hacia el balcon y vi destello de metal. La silueta del piso de arriba miro en direccion donde estaba. Uno de los compañeros de la chica y el doctor ataco en mi direccion. Por lo visto no les importaba herir a sus compañeros con tal de acabar conmigo? Un cuchillo salio volando hacia el piso inferior, y en el aire, el arma se multiplico en 3, una en mi direccion, otra en la direccion de Maxwell y otra en direccion a Ibaraki.






Kabir


Por suerte el chico parecia bastante responsable, a pesar de verse algo desalineado. Quizas es eso lo que me hace confiar. Julia era tambien muy desalineada, y confiaba en ella hasta el fin del mundo. Curiosa eleccion de palabras, ya que posiblemente...

El sonido de una bandada de Murkrows interrumpio mi tren de pensamiento, asi como la presentacion de mi joven amigo. Algo habia agitado a aquellas aves, y me tomo algo de tiempo darme cuenta de que era, un muchacho alto, palido y de cabello marron oscuro tropezo cerca de un callejon. Parecia estar buscando a alguien. Mi joven amigo y yo nos miramos algo curiosos. Pronto vimos que el muchacho seguia con la mirada a una chica que corria muy rapido...una chica que...

-Es la chica del museo. Me pregunto si esta en peligro...Mi joven amigo, por favor, acompañeme.- Camine a paso ligero hacia el chico, pronto pude oir que gritaba en direccion a donde la chica corria.

-Hey!! Esa chica se robo mi billetera!! - Grito fuertemente. Abri mis ojos mucho. De verdad? Y yo habia confiado en esta gente? Mis instintos estaban fallando quizas...la chica que corria a lo lejos escucho esto y se dio la vuelta con el ceño fruncido. - No bueno, es mentira...pero sabia que eso iba a hacer que te des vuelta, asi que el plan funciono!

La chica debio de haberme visto en la lejania, ya que dio media vuelta y despues de unos segundos detuvo su marcha. El chico se dio vuelta y me vio a mi y a mi joven amigo.

-Oh perdon...no, no es verdad que me robo. Es que esa chica estaba descompuesta y salio corriendo, me parecio bastante poco prudente dejarla sola.

El chico saludo con la mano algo despreocupado. Con que era cierto...el lider de gimnasio de Santalune estaba de visita.

?????


Seguí con la mirada los murkrows que tan apresurados aleteaban. Desaparecieron más allá del cielo anaranjado, y al no tener motivos para seguirlos, bajé la vista al final del callejón. Ahí pude ver a un sujeto agitado y muy pálido. Creo que tendríamos que llamar a un médico. Al parecer le habían robado, o algo por el estilo, y nos acercamos a ver con Kabir. Era una pena que se interrumpiera nuestra charla, tenía ganas de escuchar la historia detrás de esos objetos. Y el día seguía llenándose de decepciones: lo del robo no era más que una farsa.

-Oww -me lamenté levantando las manos a los costados de mi cuerpo, y un poco los hombros-. ¿Es algún tipo de performance callejero o algo así? Anoche vi uno bastante bueno... De hecho... -la supuesta delincuente se acercó hacia donde estábamos. Miraba a Kabir, y en su cara había un mix de enojo y preocupación. Por lo que dijo mi pintoresco amigo de la reluciente calva, la conocía de algún lado. Ahora que la veo mejor- ¡Te conozco! -dije en un impulso entusiasmado, tomándola del brazo y sacudiéndolo de arriba a abajo. La solté al notarla bastante agitada- Eras la bruja. ¡Fue un espectáculo genial! Muy inspirador, aunque no entendí muy bien el final. ¿Van a hacer una segunda parte? Sí es así quiero la primera fila.
Se veía bastante incómoda, pero la preocupación no se disipaba de su rostro. El otro chico (¿Sería también un actor del grupo? No lo había visto...) mirada confundido la situación. Hasta el mismo Kabir no parecía muy seguro de lo que estaba sucediendo.

-Por cierto, mi última presentación se arruinó. ¡Así que está será mejor! -miré a mi alrededor para ver si no había murkrows o algún otra distracción capaz de interrumpir el maravilloso momento que estaba por suceder- Les presento a mi fiel compañero -con una mano señalé al heatmor que me acompañaba- Lando. Entre sus habilidades especiales se encuentran la costura, bailar el hula y su personalidad ardiente -él extendió su larga y llameante lengua, mientras movía una de sus garritas a modo de saludo. Continué- Y a su servidor... -extendí mis brazos completamente, cerrando los ojos- ¡El gran maestro de la belleza y el amor! ¡¡Kileo!! -terminé mientras Lando hacía un show de fuego a mis espaldas, con banderines en cada una de sus manos ¿De dónde los había sacado? Un artista tiene sus trucos. Ojalá alguien nos filmara, para poder ver lo maravilloso de nuestro acto.

En cuanto abrí los ojos, la brujafalsaladrona se estaba alejando nuevamente de nosotros.
-Owww...
Yannick

"Caballero", "no se considera a sí mismo un pokémon". Qué gracioso, podría describir a Ehre del mismo modo. Si no supiera tanto de su pasado casi podría esperar que se llevaran bien. No estaba seguro por qué ella prefería pasar tiempo en su pokeball, uno esperaría que ya se sienta suficientemente atrapada en su forma actual como para aceptar otra prisión.
Me sorprendió el modo en que habló Nitta, debe ser lo más que la había escuchado hasta ahora. Se notaba que le tenía mucho cariño a.. Galahad dijo? Creo haber leído el nombre en algún lado. Y me hubiera gustado seguir hablando del tema si no fuese porque apenas me di vuelta, ya estaba a media cuadra de nosotros, corriendo.

-Acabo de decir que no nos separemos, me estás cargando?- me quejé en voz baja. Entendía la ganas de ir a ayudar pero sabía que yo no podría seguirle el paso; la otra era tomar un taxi, pero con el tránsito de esta hora sería casi lo mismo. Teníamos que confiar en los otros dos. No siempre podés estar ahí para todos, me recordé.

Lo tuve que repetir después de escuchar a Mint. No sabía si hablaba literalmente o no, era algo.. raro para decir así frente a cualquiera. Pero el tiempo de charlar había terminado. Sam salió corriendo atrás de Nitta, aunque no me hizo demasiada gracia, teníamos que confiar en la chica también. Y encargarnos de nuestra parte.

Una sola vez había entrado a la Catedral, cuando la acompañé por el aniversario de la muerte de su hermana. No había sido una ceremonia especial ni nada, fue simplemente ir a presentar respeto. Sospechaba que era más bien por costumbre, aunque... "Podés creer en lo que te haga sentir mejor". No quise preguntarle mucho. Nunca supe en qué creer, es difícil poner ciertas cosas en perspectiva cuando sabés que la muerte no es el final para algunos, cuando ves cosas que deberían marcar el destino de las personas, la conexión intrínseca entre los humanos y los pokemon. Algo debe haber, no? Si a ese algo le importamos, ya es otro tema. Había pasado toda mi vida pateado esas cuestiones. Pero había algo en la.. certeza de la estructura de la Catedral. Te llama, te intenta convencer. Es un poco intimidante casi, la devoción que emana cada rincón: la decoración sobrecargada pero sobria, los vitrales cubriendo cada pared, el exceso de símbolos, los cánticos solemnes que inundan las bóvedas, casi tanto como el silencio... todo junto es un universo aparte. No me encantaba la institución en sí pero una vez adentro del templo, cuesta mantenerse indiferente a lo que representa.

-"Doue eo meur".- murmuré cuando mi vista llegó al altar. Qué nombre al pedo, mi familia ni siquiera era religiosa. Aun así, lo que sea que Julia había encontrado, sentía que al menos para mí iba a significar tener que decidir algunos temas en serio.

Terminamos en un jardín interior, un lugar tranquilo en el que solo había dos personas además de nosotros. Me acerqué a Mint, se sentía mal hablarle como si nada pero no había otra, no tenía mucha idea de qué se suponía que buscábamos. -Reconocés a alguno?-

//percepción + detección//
:
6, 8, 1, 8
Frost


-Que la suerte te acompañe hippie.- pensé mientras la veía irse en dirección a gran velocidad, samuel se fue tras ella luego de emitir una queja sobre nosotros, debería haber la detenido? o tal vez tendría que acompañarla? La respuesta mas lógica, y por ende la que pienso seguir, es que ella es una adulta capaz de tomar sus propias decisiones. Ya fui demasiado la niñera de ellos, ademas si hay alguien que creo tiene mejores chances solo es ella, aunque ahora que lo pienso... Carajo, ella tiene la única pista más o menos solida que tenemos sobre Julia. -Hippie si no te matan ahí lo voy a hacer yo.- murmuré mientras me dirigía a la catedral seguido de los otros, por lo menos mint ya había guardado al murciélago ese no sin antes hacer el comentario perturbante del día, ese chico necesita urgente un buen terapeuta y quizás alguien que le dé un abrazo, dos de las cosas que no voy a hacer yo, claramente.

Me quité los lentes al entrar al edificio, pocas veces había entrado a un lugar así, solo había pasado por este lugar una sola vez durante mi visita a la ciudad, dije que iba a entrar pero perdí el tiempo en el museo haciendo... cosas, si, dejemoslo mejor ahí. Debo admitir que la estructura del lugar resulta bastante imponente, hasta para alguien con la espiritualidad bastante baja cómo ser yo, quizás sea la idea, como en toda religión siempre se busca lo mismo, controlar a las masas a través del miedo. La luz del sol ingresaba por los vitrales bañando el lugar en distintos colores. Quizás los apreciara mucho más si la vieja que tengo al lado no me estuviera clavando el codo, señora si la corre la muerte no es mi culpa. Le clave una mirada de odio mientras la veía irse a sentar a uno de los bancos.

Continuamos caminando, atravesando gente y más partes del edificio hasta llegar al patio de la iglesia, el ruido de la ciudad se había apagado y ahora solo se escuchaban los canticos que provenían de la ceremonia, o eso creo, no veo a nadie cantando por aca. Por un momento me detuve a apreciar esa tranquilidad, pero como siempre, debía caer a tierra. En este momento seguramente nuestros compañeros debían estar en problemas o algo, y debo agregar que por alguna extraña razón siento un banderín moverse aun que no veo ninguno por acá, no podía quedarme a jugar al Hippie, ya tengo más que suficiente con la hippie y la señorita liberen a los pokemon. Mire a los hombres que estaban hablando en el patio, estoy seguro que el cura o como sea el rango tutifruti que ocupe esté relacionado de alguna forma con el sínodo, por ende tal vez sus ayudantes también o por lo menos puedan decirme algo extraño de su jefe. Por otro lado puedo ser perseguido por una turba religiosa furiosa, pero hoy creo que deberé corre el riesgo. Me acerqué a hombre rechoncho, el que hace unos momentos se había encargado de que entrara la gente para la ceremonia.

-Disculpe que lo interrumpa, pero no pude evitar notar el símbolo en el cuello del sacerdote.- Comenté tratando de sonar lo más casual que pueda.-Es que me resulta llamativo los símbolos, mas si son antiguos, casi de leyenda podría decir.- Agregue, creo que en mi vida me había sentido tan idiota, quizás si veo a Nico se me pase. Si, definitivamente se me pasó. Ahora espero que el hombre pueda ayudarme o algo. Con mi mano en la espalda hice señas a mis compañeros para que se acerquen, quizás alguno de ellos sea mejor con las palabras que yo.

/Te tiro una manipulacion + persuación porque ni idea si no/
:
4, 7, 2
Mint


El zubat se metió sola a la grandball y la saque enseguida y le dije -Bienvenida madame Mina espero que seas feliz a mi lado-.
Me sentía mal por contarles algo tan personal y no note que que nitta se fue espero no haberla espantado.
Entramos al la iglesia me sentía mal entrando aquí y no haber seguido a nitta pero hablar con ella significaba seguir hablando algo que no quiero. Tras entrar el esplendor arquitectónico del interior era maravilloso pero seguí pensando lo mismos sobre la religión.
Más al frente se veía una persona y yannick me pregunto si reconocía algo creo que se refería a si estaba relacionado con kabir y le dije - no sé a simple vista no veo nada déjame que mire con más atención- me ponía feliz que me hablara normal después de lo que pasó afuera .
/investigación+inteligencia/
:
2, 9, 3, 1, 9, 5, 8
Ibaraki


nopuedocreerquevineconestetraficanteavenderunpobrepokemoncomofuitantaradayparacolmo... Los pensamientos me daban vueltas por la cabeza sin parar, pero fueron interrumpidos por un grito de la joven detras de mi -Envy, Sleep Powder!!- Volteé para ver un bulto azulado arrojarme unas esporas, que para mi buena suerte, fallaron.

Me cubrí el rostro con la manga rápidamente, mientras la chica decia algo de un plan perfecto, para luego desaparecer, de qué estaba hablando? La respuesta llegó casi al instante, un cuchillo vino volando hacia mí.

/Resistencia/
:
1, 4, 7, 3


Sin esperar a que nos atacaran de nuevo, busqué rápidamente donde cubrirme, Baraddur se puso a mi lado, tratando de protegerme y a Salem arriba de su cabeza, pobre gato, tambien pensaba venderlo el desgraciado de Maxwell?, por eso tenia miedo hace un rato? tendria que preocuparme por eso despues. Por ahora debia intentar buscar al que nos atacaba o a Karen si aún estaba cerca.

/Tengo 2 dados en cualquier combinatoria de skills para esto /
:
1, 4

Nitta


-¿En qué... mierda... me metí? -corría bastante rápido por la calle, intentando orientarme un poco. Mi idea era avanzar por las calles grandes e intentar evitar los callejones peligrosos, además de que sentía que así podría orientarme mejor. Debía regresar a la otra plaza... ¿creo? De ahí podría mas o menos llegar al centro pokémon... Miré los mapas apresurada durante el trote. En ningún momento me volteé a revisar si alguien me seguía. Una parte de mi esperaba que así fuera, y si no, me sentiría realmente decepcionada del resto.
No sé realmente qué impulso me llevó a correr sin pensarlo. Pensé en Ibaraki en un principio, sí, a pesar del poco tiempo le estaba tomando bastante aprecio para mi gusto. Quizá la falta de contacto humano me hacía apegarme a lo primero que puedo reconocer como un grupo luego de tanto tiempo. Algo me hizo pensar en la adrenalina, en el show de la noche anterior. No, no, no.

Algo me sacó de mis pensamientos. Había atravesado tanta gente tan rápido que debía ser sospechosa para más de uno. ¿De qué me estaban acusando? Volteé totalmente ofendida a observar a quién fuese que me gritaba aquellas cosas, para encontrarme con Samuel detrás. ¿En serio? Iba a gritarle algo y seguir con lo mío, en lo que reconocí una figura familiar. No había duda, era Kabir.
No esperaba verlo en la calle libremente luego de lo que nos contó. Por un momento me detuve y dudé unos segundos en qué hacer a continuación. Terminé aproximándome. Pero Kabir no estaba solo.

Junto a él estaba un joven que debía andar en mi edad y casi de mi altura. Tenía un aspecto particular... extravagante quizá. Se notaba de lejos que se relacionaba a algo del arte. Estando con el encargado del museo no tenía porqué sorprenderme. Pero eso era lo que menos me importaba.
-¡Samuel! -grité al estar a pocos metros de él en lo que me acercaba. Quizá me estaba tomando demasiado permiso de gritarle así, pero tenía mis motivos- ¡No me sigas! Es peligroso para ti... gracias igual. Veo que el resto... no se molestó... -¿Si quiera Frost tenía noción de lo que podía estar sucediendo? ¿Se la daba de líder y...? No, ni merece mi atención, menos ahora- Kabir -volteé a verlo- Es bueno ver que estés bien. Gracias por la ayuda -reconocí. Sentía un poco menos de peso en el alma al saber que estaba a salvo, y al parecer sin un solo rasguño. Si había sido atacado por un grupo de calabazas de esas y se había podido encargar de todo por su cuenta, demostraba lo fuerte que era en realidad.
Iba a explicar mínimamente la situación, pero entonces me tomaron del brazo. Creo que casi salto del susto.

El chico rubio que acompañaba a Kabir me había dado una buena sacudida de brazos.
-De-t-t-ten-te-e-e -le pedí casi tartamudeando como resultado de su eufórico saludo. Eso definitivamente le iba a hacer peor a mi cuerpo que el maratón que había hecho hace instantes. Terminó soltándome. Y para el colmo me había reconocido. Nos había visto. Aparté la mirada con incomodidad. Una parte de mi se alegraba por los halagos, pero en esta situación ¡TENGO QUE IR AL CENTRO, NO ME IMPORTA AHORA QUE TAN BUENA BRUJA HAYA SIDO! No sé qué tipo de actuación se puso a realizar. En otro contexto le hubiese prestado atención con la mejor de las intenciones, pero ahora no podía.
-Kabir, disculpa -me acerqué al hombre. Poco a poco recuperaba el aliento- Creo que algo sucedió en un centro pokemon no muy lejos de aquí, el cercano a plaza Vert. Ibaraki, la chica que me acompañaba en el museo está allí y estoy demasiado preocupada. Si tienes una idea de cómo ayudarnos, no sé, de cualquier forma, te lo agradeceré. Ahora, permiso -me preparé para correr nuevamente. Tomé un montón de aire y antes de comenzar, me volteé a Samuel- Y no me sigas por favor, por tu bien.

Comencé a trotar y me di cuenta de algo. Volteé a ver al resto.
-Y perdón por la educación. Mi nombre... -me detuve un segundo. Sentía que estaba tomando una medida para que identificaran mi cuerpo por si lo peor pasaba. No, que ridícula. Reí para mí misma. Y en todo caso... tenía mis documentos encima- ¡Es Nitta! Nitta Teratrel -levanté una mano en forma de saludo, para entregarle a Kabir más que nadie la despedida que nos había quedado pendiente.
Retomé nuevamente el trote, corriendo incluso más rápido que antes, impulsada por... algo. Algo que no lograba identificar.
Nico


Todo lo que pasó a nuestro alrededor me hizo sentir extraño, cómo si alguien me hubiera cubierto los ojos con una venda y me hayan hecho girar varias veces. Demasiadas caras nuevas, muchas cosas interesantes pasando a mi alrededor.

Dios cómo extrañaba Lumiose.

Las cosas se calmaron algo cuando entramos a la catedral. No era mi lugar favorito, pero aun así no pude evitar admirar la elegancia de la arquitectura a mi alrededor. Había un cierto aire de... lejanía? en el mármol adornando las paredes y los pilares. ¿Quizá proveniente de Sinnoh o algún lugar similar?

Ah cierto, hay algo que teníamos que hacer acá. Sacudí la cabeza y traté de prestar atención; Frost le hablaba a alguien mientras intentaba (sin mucho éxito) sonar cortés, o tan cortés cómo el podía ser. Cerca mío Yannick parecía perdido en sus propios pensamientos, y lo escuché susurrar algo que no entendí muy bien.

Suspiré mientras me hacía sonar los nudillos; parecía que la responsabilidad de esta misión caía en mí.

-Ay Frost, que adorable que sos cuando actuas así de tímido. -Lo rodeé con el brazo, tratando de contener la risa. Tenía que hacer pasar su clara antipatía por algo más encantador para que le caigamos mejor al sacerdote. -Perdón señor, mi amigo acá no es muy hablador, pero le aseguro que tiene buen corazón. Cómo dijo, estamos bastante interesados en las leyendas de esta región, y creemos haber visto ese símbolo en algún otro lado, ¿Le importaría decirme qué representa?

//Carisma+Persuasión//

:
4, 8, 8, 2, 1
Maxwell


Como se puede ir a la mierda todo tan rápido no se, pero Karen estaba atacando a Ibaraki.

-¡¿Que estas haciendo haciendo?! ¡¿no ves que es una adolescente impulsiva nada más?¡- le grité a Karen que ahora atacaba a Ibaraki y desaparecía en un borrón transparente.

No podia creer que había confiado en una desconocida, mi bondad y mal juicio me habian jugado una mala pasada de nuevo, que estupido, estupido. Karen espero que no te vuelva a cruzar, por tu bien.

-¡Ibaraki cuidado!- dije saltando inconscientemente frente a los cuchillos que se dirigian a ella

//Resistencia//
:
5, 10, 6, 2


-¿estas bien?- le dije con una mueca de dolor mientras me sacaba los cuchillos de la espalda- ¡Tenemos que encontrar de donde nos atacan, mire bien señorita!- le replique a la joven- ¡Salem necesito tu voz!- le dije al pokemon que salto de la cabeza del Sandygast hacia mi cabeza y me obedeció para mi sorpresa- ¡Alla al segundo piso!

-NYAAAAAAA- grito el pokemon tan fuerte que había que taparse las orejas.

//Disarming voice 10 (15)+10//
:
5


Inmediatamente trate mis heridas.

//Cure minor wound//
:
7, 3, 7, 2
Kalos - Lumiose City - Centrico Plaza


El sol dio de lleno en el jardin interno de la catedral. Los entrenadores entrecerraron los ojos un poco para poder ver mejor sin la molestia de la luz reflejandose en el marmol de las estatuas. El hombre rechoncho que estaba delante de ellos los miro extrañado al principio, debido a sus preguntas. Mint observo las estatuas a su alrededor y noto que todas ellas tenian aquel mismo simbolo grabado, segun recordaba, simbolo de la religion dominante en la region.

-Creo que...cualquier historia que hayan inventado era mas creible.- Dijo secamente. El hombre comenzo a caminar entre los jardines, los jovenes se vieron obligados a seguirlo para seguir sus palabras.- Arceism. La religion dominante en todas las regiones del norte, y algunas mas cercanas al sur como Kalos y Unova tambien tienen gran parte de creyentes. Creyentes del ser creador del universo, el tiempo y el espacio, manipulador de la materia. Y dador de la virtud de la voluntad, la sabiduria y la emocion a sus creaciones. - El hombre se paro delante de una estatua de mas de dos metros de alto. Una criatura legendaria cuadrupeda, con una forma circular con puntas en el centro de su lomo, formas similares a las que el hombre llevaba al cuello.- Nacida en Sinnoh por la antigua y sabia orden del Mt. Coronet, miles de sacerdotes y monjes se forman a los pies de sus templos para adoctrinar en las divinas leyes. Muy estrictos. Pero por eso mismo, la religion dominante. No aceptan otra verdad que no sea la de El Creador. - El hombre hablaba sin despegar la mirada de la estatua, luego dio media vuelta y observo uno a uno a los entrenadores.

-Cientos. Cientos de religiones se perdieron por el Arceism. Muchas de ellas simplemente adoraban a la naturaleza o a fenomenos facilmente explicables. Pero muchas otras, mucho mas complejas. Los Dioses de la Guerra de Alola, los pragmaticos seguidores de los Dragones de Unova, incluso en Kalos, los seguidores de la Vida y la Muerte son reducidos a un culto secundario cuando mucho. Ninguno de ustedes tiene mucha apariencia de seguidor del Arceism. Adoraba enseñar estas religiones a todos...encontrar la verdad en cada una de ellas...encontrar la fe que se acopla mejor a cada persona...pero...eso ya no ocurre.

El sol se oculto un momento, los entrenadores sintieron un leve cambio en la atmosfera, asi como en la corriente de aire que movia las plantas. El hombre rechoncho se sento pesadamente en un banco de piedra frente a una estatua.

-Mi nombre es Isaac. Y soy un Guardador de Relgiones. Pero esto ustedes ya lo saben. Mi compañero Kabir se encargo de destruir nuestra fachada, junto con Julia. Con gusto voy a responder todas sus preguntas, para eso existimos los Guardadores. Estaria encantado de encontrar una religion que se adecue a sus necesidades. El hombre miro hacia el cielo. Solo ahi los entrenadores notaron que a su alrededor, el ambiente era extraño.

El cielo, la gente de que caminaba por los pasillos, y todo lo ajeno al jardin, se veian y oian de forma distorcionada. Como si estuvieran dentro de una habitacion con paredes semi transparentes. La habitacion de energia era lo suficientemente grande para encerrar por completo el jardin de la catedral y que nadie en el lugar escuche ni vea lo que transcurria dentro.

-De estas forma no corremos peligros. Y comprenderan tambien que...no puedo dejarlos salir.

Dos criaturas salierorn tambien de entre las estatuas. Estaban flotando, sus extraños cuerpos era marrones y con grandes ojos verdes. sos manos y donde deberian ir sus dedos mostraban puntos (rojo, azul y verde) brillando mientras se movian. Los Beheegyem se posaron al lado de su dueño, levantando sus brillantes manos amenazadoramente hacia los entrenadores.
Kabir


Y tan rapido como la chica aparecio, desaparecio. Mi joven amigo, el lider de Santalune y yo nos quedamos algo desconcertados. Algo la estaba preocupando...acaso nuestra conversacion en el museo habia sido detectada? Los Guardadores teniamos gente apostada en muchos lugares, pero conocia a todos y a cada uno de ellos...y no habia ninguno en el museo esta noche...no, los jovenes no corrian peligro. Isaac en la catedral al menos no es un peligro, mucho menos Samarth en el Hospital General...el ministerio y el ministerio de defensa por otro lado...pero si todo salia bien, los jovenes ni tendrian que llegar a ese punto. Me encargaria de ellos yo antes.

-Mi joven amigo...- Me dirigi a Kileo (un nombre muy propio de su exotica region) - Se que es poco lo que he dicho, pero vamos a volver a cruzarnos. Por ahora, el tiempo apremia y creo que esa chica parece necesitar algo de ayuda.

Mi plan era enviarlo a la catedral para que se encuentre con Isaac y los demas, pero creo que la chica necesita mas respaldo si es que esta en peligro. Si bien el Lider de Santalune parece haber tomado interes en la situacion tambien, confiaba mas en alguien a quien yo haya elegido.

-Es todo un honor.- Dije mirando al muchacho de pelo oscuro. Era casi de mis estatura, era muy raro encontrar a alguien asi en esta region.- Usted es el Lider de Santalune, no es asi? Samuel. Creo que es verdad el rumor de que es amigo muy cercano de nuestro honorable lider, Blake. - El muchacho fruncio el seño. Realmente pensaba que la vida de un Lider de gimnasio era asunto privado?

-Oh...eh...si...el honor es mio..señor? - Dijo incomodamente estrechando mi mano y la mano de mi joven amigo. Curiosamente con quien mas se detuvo fue con el Heatmor, mirando curiosamente a la criatura, analizandola. Tiene buenos instintos con los Pokemon, una costumbre anticuada, pero valiosa en un lider. - Si...somos...egh...amigos se podria decir.- Curioso. El rechazo en sus palabras. nadie jamas habla mal de un lider de gimnansio- En realidad vine a ver a una amiga, la visita al lider es solo por motivos...oh diablos ya la perdi de vista.- Dijo el chico. Se preparo para seguir su marcha sin mas.- Kileo, no? Si podes seguirme el ritmo corriendo, vamos.

Y sin mas, el muchacho salio corriendo. A lo lejos pude ver como unas alas le salian de la espalda. De no ser porque habia visto ese truco mucho antes, me habria impresionado. Un Pokemon volador salio a sus espaldas y comenzo a levantarlo , dando la ilusion de que volaba con alas propias.


Karen


Tambalee en el piso. Siempre me pasaba cuando intentaba hacer esto. El aire se fue de mis pulmones y senti una presion muy fuerte en todo el cuerpo, casi como si me estuviera por partir en dos, luego, nada. Viento, aire, libertad. Hasta que choque en el piso como si una soga invisible jalara de mi. Odiaba teletransportarme, por mas que Ian dijera que era lo mejor del mundo.

Ian...me habia traicionado. Me sentia tan herida al respecto que esa sensacion de oprecion en el pecho aun seguia. No me habia dado cuenta que seguia en el centro Pokemon. S veces no me lograba teletransportar tan lejos como queria. Me encontraba a solo unos pasos de la puerta de entrada. La voz del Skitty resono con tanta fuerza que rompio los vidrios de los balcones del segundo piso. Luego de eso, el silencio. Gente sollozando. Era una toma de rehenes?

No podia ver quienes habian sido las victimas del ataque del Skitty. Tenia que huir pero dejar a todos los entrenadores del centro a merced de ellos me parecia injusto, aunque seamos sinceros...que podia hacer?

-Amigos de Jaime...salgan de ahi! Si se entregan por las buenas no vamos a herir a nadie! Hay Pokemon enfermos en este lugar, no seria una pena que sufran por el corte de energia? No seria una pena que este lugar quede en ruinas solo por no entregarse?

Una voz distorcionada salio del segundo piso. Seguro era alguno de sus amigos...amigos de Jaime? Era el chico para el que trabajaban...No puedo creerlo. Habian traicionado tambien a Jaime? Se habian unido a su padre? Bueno , tenia sentido que no hicieran todo este despliegue solo por mi...

Los cuchillos volaron en todas direcciones de nuevo, por suerte uno solo cayo cerca mio pero pude evitarlo. Quizas con un poco mas de suerte esta vez podria dormirlos...o salir por la puerta.

//Cuchillos a Maxwell//
:
2, 10, 10, 8


//Cuchillos a Ibaraki//
:
9, 8, 7, 3


Me cubri aunque ningun arma paso cerca mio de nuevo. Envy estaba a mi lado. Era ahora a nunca, pero no tenia que llamar la atencion...

-Pst...Sleep Powder! - Suzurre señalando a la rubia

//Sleep Powder//
:
6


Sigilosamente me iba a dirigir a la puerta, cuando escuche pasos fuera. Una silueta se detuvo frente a la puerta, podia solo ver por el vidrio opaco que se trataba de una figura remenina. Algo flotaba a su aldedor, un Pokemon redondo. Habian apostado a un aliado para cubrir la puerta en caso de que alguien quiera escapar, clasico.


Frost


-No te cortes el brazo, lo necesitas, no te cortes el brazo, lo necesitas, no te cortes el brazo, lo necesitas.- comencé a repetirme mentalmente mientras chalman me tocaba al mismo tiempo que se ponía a hablar con el sacerdote. Por lo visto el hombre no se creyó nuestras mentiras, el hombre comenzó a caminar por los jardines, me quite la mano de Nico y comencé a seguirlo desde una distancia más prudente.

El monje comenzó a hablarnos sobre una religión Arceism, jamás en vida había escuchado de eso, quizás porque en mi ciudad se practica otra religión distinta, después de todo nosotros si tenemos pruebas de algo que sea de origen divino. El hombre se detuvo frente a un gran estatua, para ser un creador del universo el pokemon se veía bastante raro…Debo decir que esperaba algo estáticamente menos robótico. - Nacida en Sinnoh…- Listo, definitivamente no estoy para nada interesado en esta criatura y su religión, no había abandonado esa región en los mejores términos y si puedo evitarla para siempre voy a ser el hombre más feliz del mundo.

La mirada de él me sacó de mi trance, empezó a quejarse sobre el Arceism, cómo había hecho desaparecer a otras religiones o las había simplemente reducido a algo secundario. No voy a ser yo el que le diga a este tipo que justamente eso hacen las religiones, aplastan culturas y adoctrinan a las personas para que piensen lo que a ellos les conviene más.

Las sombras creadas por las nubes junto con el aire me produjeron una extraña sensación, no una calma y buena como la de recién, si no más bien algo extraño. Decidí ignorar este sentimiento a medida que el monje se presentaba, su nombre era Isaac, el guardado de las religiones, el hombre para el que Julia trabajaba según le habían contado al grupo. Levantó la mirada al cielo, curioso lo seguí, ahí pude notar por que nos sentíamos asi, estábamos encerrados, nunca una buena. Si bien había aceptado contestar nuestras preguntas, eso no garantizaba que pudiéramos hacer algo al respecto luego, entiendo que el tipo este preocupado por Kabir y Julia, pero no es nuestra culpa. Tampoco estoy interesado en hablar sobre qué carajo hagan en su culto tutifrutero, por mi que sigan sus vidas, yo solo quiero encontrar a julia y largarme de este lugar para siempre.

Dos pokemons parecidos a uno aliens salieron de entre las estatuas, ambas nos apuntaban con sus dedos de manera amenazante, claramente el hombre no andaba para juegos, iba a respondernos mientras nos asesinaba, que buen samaritano había resultado ser. Tomé la pokeball de Hollow, sabia que Yannick iba a odiarme por usar pero era nuestra mejor chance de salir vivos de aca. El pequeño fantasma se materializo frente a mi con su mirada tranquila listo para acatar mis órdenes sin dudarlo, ojala Bryce aprendiera algo de él.

-La verdad no me interesa exponer a su sociedad secreta, ninguno de nosotros tiene esas intenciones.- Dije mientras lo miraba fijamente. - Solamente queremos saber donde está Julia, sabemos que trabajaba para usted, no estamos en intenciones de interferir pero tampoco voy a dejarme amenazar por sus pokemons.-

-Hollow, faint!- ordene al pequeño Phantump, la criatura se lanzó de inmediato contra uno de los aliens, estire mi mano hacia su objetivo, un brillo verde la rodeo. Sabía que roomie nos iba a estar para nada contento con esto pero tampoco puedo vivir mi vida en base lo que le guste o no a otro.- Estoy haciendo todo lo posible para ayudar a Hollow, si te sumas podríamos termianar esto más rápido y sin que se dañe, esa espada tuya puede servir muy bien.- Comenté a Yannick, posiblemente me ligue una gran cantidad de puteadas pero bueno, son los gajes del oficio.

/Faint Attack 20 + 20/
:
4, 1
Yannick

Me caía bien el modo en que el hombre hablaba de la fe, de encontrar una religión que se sintiera propia... No sé, era lo que ella decía, y me parecía bien; además entendía su frustración. No solo otras creencias, habían varios textos que nunca pude encontrar en mis investigaciones porque fueron destruidos al no alinearse con lo que esa religión dictaba.

"Doue eo meur"... Pero qué dios?

El Guardador no parecía alegre de que supiéramos de la existencia de su secta, y yo estaba tan concentrado en lo que decía que tardé en darme cuenta del cambio a nuestro alrededor, hasta que nos amenazó con sus pokemon y vimos que estábamos encerrados. Hubiera querido intentar una resolución más diplomática para empezar pero Frost en seguida se preparó para pelear.

Me dijo que usara a Ehre para ayudar a Hollow. Tenia razón y odiaba saber que tenía razón, odiaba el modo en que me había hablado, odiaba que me pusiera en esta posición, odiaba tener que poner a Ehre en esta posición ahora.. era un peligro. Igual tenía razón, la puta madre. Honestamente cuál era mi plan sino? No podía posponerlo para siempre, lo iba a ver en algún momento.

La saqué de su pokeball y mantuve la respiración. Apenas se materializó no miró los pokemon en frente nuestro, miró al Phantump, y luego a Frost. Se desenfundó. Oh no no no. Hizo apenas un ladeo, sabía que iba a salir disparada, no teníamos tiempo para ésto, mierda. Tuve que hacer algo que hacía rato evitaba, la tomé del cinto. Inmediatamente sentí el familiar cosquilleo que se hacía cada vez más intenso.

-Ehre, no.- sentencié. Se dejó de mover por solo un segundo, sin voltear, y luego comenzó a tirar en dirección a Frost. Dios, ésto fue una idea terrible. Sabía lo que le pasaba, yo estaba defendiendo a alguien usando un niño como arma, la estaba obligando a presenciarlo, y no hacer nada al respecto. Si le hacía eso, quién era yo para decir qué era lo correcto? Y a mí tampoco me gustaba, pero estaba eligiendo seguir a Frost, y ella había decidido seguirme. Tenía que hacerla entender. -No, detenete. Basta.-

No había caso, seguía esforzándose en atacarlo y el chico ya me miraba incrédulo. Tomé aire. No quería hacer ésto, no debería hacer ésto, pero era la única manera de sacarla de ese estado.

-Emilie Annora. Suficiente.- dije en la voz más firme que logré mientas hacía fuerza para frenarla. Con eso se quedó inmóvil. Un segundo, sabía lo que venía. Se dio vuelta rápidamente y me envolvió el brazo con su cinto. La puta, me había olvidado lo mucho que dolía esa mierda. El cosquilleo ya había pasado a ser la sensación de agujas en los músculos, ahora sumado a la fuerza con que me estrujaba el brazo. -Perdón, pero éste fue nuestro acuerdo.- Intenté sostener su mirada a pesar del dolor. -Yo estoy confiando en él, vos tenés que confiar en mí.- Liberó algo de presión, aunque podía ver que mi mano estaba palideciendo y me costaba respirar. -Ésto no te va a ayudar. No vas a lograr nada. Acordate lo que arreglamos.- Finalmente me soltó y mi brazo cayó a un lado, apenas podía sentirlo, pesado, como cuando se te duerme una extremidad, peor. A través del entumecimiento, podía casi sentir el aire helado de cuando la encontré por primera vez en la nieve, en los alrededores del Shabboneau Castle. Me había costado mucho más calmarla esa vez, quería creer que habíamos hecho un buen progreso en estos dos años, a pesar de todo.

No me podía preocupar por lo que pensara el resto, tenía que terminar de convencerla. -Prometí que te iba a ayudar y voy a cumplirlo.- Le aseguré en voz baja. Realmente tenía que arreglar esto con Frost después. Por ahora... -Ahora necesito que me ayudes a mí. Y a él.- señalé a Hollow. Me echó una última mirada antes de enfrentarse a los dos bichos, poniéndose al lado del Phantump.

//Metal Sound//
:
6
530 mensajes Página 35 de 36

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Juanpi20 y 1 invitado