Acá tenés todo lo relacionado con Pokémon Reborn: Partidas en curso, reglas, dibujos, offtopic, shippings y más!
268 mensajes Página 13 de 18
Anterior 1 ... 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16 ... 18 Siguiente
Ace


En el momento que estaba a punto de alcanzar mi objetivo una mano me tiró afuera de la multitud, era uno de los oficiales que habíamos conocido en el incidente del circo. Que suerte la mia… siempre se meten con los que no se pueden defender.

“-A las ratas le encantan las multitudes - dijo con severidad el hombre- Siempre buscan lugares en los que encontrar migas. El tema es que a veces prefieren llevarse el pan entero. Supongo que serás muy gentil de acompañarme a la estación ¿No? Andá preparando tu identificación -”

Cole intervino y me defendió de alguna manera, era buen hombre, nadie daba dos pesos por mi nunca, pero no iba a arrastrarlo conmigo a mi cagadas.

-No te preocupes Cole, esto pasa siempre, gracias- le dije por lo bajo.

Me dirigí al policia.

-Oficial no diga esas cosas, seguro su sueldo no es tan bajo- conteste sarcásticamente.- Me encantaría acompañarlo, pero la verdad no es mi tipo, no se ofenda.

Dicho esto saque la patineta como pude y trate de escapar a toda velocidad.


//Destreza+atletismo//
:
7, 7, 3, 2, 10, 7, 10, 8
Ecruteak City


El grupo estaba separado en tres.

Por un lado, Rhiannon y Darya se encontraban al frente del público. La chica de la capa de puso bastante nerviosa y comenzó a mover las manos para todos lados en lo que la otra chica continuaba con su actuación. Sabael les entregó una mirada rápidamente y bajó ligeramente la cabeza. Mientras, las personas que las rodeaban las miraron con bastante molestia y desprecio.
-No sean tan irrespetuosas -dijo una mujer mayor cercana a ellas.
-Tranquilos -interrumpió Sabael elevando una mano a la altura del pecho, calmo. Observó a las chicas, y sin inmutarse, les respondió- Jóvenes damas, no en este momento, pero luego veré de ayudarlas, si lo desean. Pero ahora, debemos continuar.
Rhiannon, luego de varios intentos, pudo componerse y retomó el aire. Observó a Darya con cierto reproche y apartó la mirada antes de responderle.
-No hagas eso por favor... -susurró- No me gusta llamar la atención. En el circo... era distinto. Puede que estuviera en la entrada a la vista de todos y eso, pero... no soy buena con la actuación.
Guardó silencio.
Sabael se había aproximado a la entrada de la torre y los monjes habían comenzado a rodearla. Empezaron a recitar una especie de mantra, colmando el ambiente de un cierto misticismo que apaciguaba a quienes se encontraban cerca. Esferas de luz ligeramente perceptibles comenzaron a surgir de alrededores de los restos de la torre, como si fueran semillas de dientes de leon, pequeñas esporas.
Rhiannon extendió uno de sus dedos para intentar tocar una, pero atravesó su dedo, dejándole una sensación fría.
-Esperemos a que termine. Luego, quiero hablar con él -comentó enderezando la espalda y recuperando la poca altura que le llevaba a su compañera.

A unos metros de las chicas y perdidos entre la muchedumbre, se encontraban Pócrates y Olivia. A pesar de que la última parecía querer esconderse y hacía lo posible por ignorar algunas miradas que se desviaban a ella, el doctor pudo encontrarla con ayuda de su snubull. Luego de su breve charla, Olivia observó fijamente al líder religioso que, con las manos cruzadas en su espalda, observaba atentamente a los monjes. A simple vista, el hombre no se movía, pero fijando más atención, pudo notar que sus labios se movían rápidamente, y apenas se abrían. El collar de piedras en su hombro comenzó a emitir un leve brillo. Por un instante, Olivia notó que en el interior de aquellas esferas algo... se revolvía, similar a un lento torbellino. Sacudió la cabeza confundida, y las esferas ahora no eran más que piedras preciosas iluminadas por el sol, brillando a pesar de su oscuridad.

Ya más alejados, casi a 100 mts de distancia, Cole se había percatado del problema en que se había metido Ace. El policía hizo caso omiso de las palabras del muchacho de ojos dispares y lo siguió llevando. Cuando Cole se presentó, se limitó a asentir en señal de respeto.
-Sí, te recuerdo, y a este sujeto también -respondió el hombre- Pero eso no cambia lo que estaba intentando hacer. Ahora que lo mencionan... no tomamos declaraciones de ustedes. Si no fuera por Millie... Agh -en un momento de debilidad, Ace logró hacer un movimiento rápido con el que pudo soltarse del hombre. Desplegó agilmente su patineta y salió disparado a la otra punta del sitio despidiéndose- Odio cuando se resisten.
El joven policía tocó algo en su cintura y un rayo de luz rojo salió disparado hacia adelante y siguiendo a Ace. Tomó forma rápidamente. Una criatura cruadrúpeda perseguía al muchacho de pelo azul, mientras disparaba chispas en dirección a él, alertándolo para que se detenga. Ace esquivaba con mucha gracia y total confianza las descargas eléctricas, moviendo su patineta de un lado al otro con pequeñas inclinaciones de su cuerpo. Pero en un momento el jolteon que lo perseguía logró alcanzarlo y corría a la par que él. De pronto, el pokémon eléctrico cayó seco al suelo, y Ace se detuvo a observar confundido.

Leon, que estaba algo apartado comiendo, pero no muy lejos de Ace y Cole, pudo dar con ellos luego del espectáculo que había montado su colega skater, y que había llamado la atención de otras personas en la ciudad.
El joven del scraggy, el cual estaba dentro de su pokebola, comía observando a sus alrededores, algo paranoico por la qfigura que había llegado a ver hace unos momentos.
Su vista se desvió al jolteon tirado en el suelo. Como él, varios se acercaron a observarlo con preocupación, especialmente una joven que parecía ser una enfermera. El pokémon estaba vivo, pero profundamente dormido y con un dardo clavado en una de sus patas traseras. Leon volteó rápidamente en dirección a dónde creía podría haber venido el dardo. Distinguió a una figura cubierta descender de un edificio cercano a gran velocidad, y cuando quiso seguirlo con la mirada, pasó por varias personas, edificios, parecía avanzar en dirección a la Torre Quemada. Y de pronto se cruzó con una mirada de color turquesa.
-Sabía que eran ustedes -comentó la chica de cabello blanco y tez morena acercándose hacia él, con alegría pero algo confundida. Evelyn lo saludó con una sonrisa. Llevaba una remera azul amplia y el pelo suelto y ondulado a un lado- ¿Qué hacen acá? Pensé que la abuela les había recomendado no venir... Yo tampoco debería estar pero... - antes de poder concluir sus palabras, un grito distrajo a todas las personas.

Provenía de la torre. Una mujer se había arrojado al suelo luego de que su amiga se desmayara. Ésta tenía un aguijón clavado en su brazo.
De la torre salieron decenas de zubat disparados de la oscuridad. Comenzaron a volar por encima de la ciudad en movimientos circulares, y era tal la cantidad, que el cielo se oscureció.

Aprovechando la conmoción, un largo pokémon de color violeta apareció arrastrándose entre los escombros de la torre. El arbok se elevó en el aire y atacó directamente a Sabael.

//Bite 20 + 20//
:
3, 3, 10


Del oscurecido cielo, varios zubat comenzaron a descender, disparados a distintos objetivos. Parecían elegir sus presas al azar, atacando sin distinguir entre adultos o niños. Descendían rápidamente, mordían y volvían a ascender, para luego de surcar el aire por unos instantes, volver a atacar.

//Bite a Pócrates//
:
8


//Bite a Darya//
:
10


//Bite a Leon//
:
2


//Bite a Ace//
:
6


//Bite a Gertrudis//
:
10


//Bite a Rhiannon//
:
2


Imagen
Cole


Declaraciones? Ay, que paja. Si hay algo que odio por sobre todo es sentarme en una de esas oficinas mal iluminadas y explicarles a esos forros de azul como por una hora que no, de ninguna forma había estado ebrio cuando le bajé los dientes a ese tipo. Yo sabía como controlarme con el alcohol, muchas gracias.

Sin embargo, antes de que tuviera la oportunidad de decir algo más ví como Ace salía volando (no había mejor forma de describirlo) en su patineta a tal velocidad que apenas podía verlo. Silbé sin querer, hasta que ví el estallo de luz y el perro amarillo que empezó a perseguirlo. La puta madre.

-Dale che, el pibe no hizo nada... todavía. -Dije, no muy seguro de mi propio argumento. -Si lo dejas ir esta vez te prometo que...

Pero no llegué a decirlo; escuchamos un sonido raro y cuando nos dimos vuelta el Pokemon eléctrico estaba tirado en el suelo. Hasta Ace se dió vuelta a ver que pasaba. Lo sentí de nuevo; aquel cosquilleo en la piel, cómo si mi cuerpo me estuviera diciendo que algo iba a pasar. Inconscientemente llevé una mano a la Pokebola de Maradona y escaneé nuestros alrededores con la mirada. Qué...?

El grito me dio escalofríos. Antes de que pudiera procesar lo que pasaba ví una cantidad asquerosa de Zubats volando por todos lados. Uno de ellos se le tiró encima a Leon y actué instintivamente; me puse entre él y la criatura, escudándolo con mi brazo.

//Resistencia//
:
2, 10, 10


-Estoy... hasta las pelotas... de que mE SIGAN MORDIENDO BICHOS HIJOS DE MIL PUTA! -Grité, sacudiéndome el Pokemon de encima. -Maradona! Mové el orto y dale a ese murciélago de mierda!

De la luz de mi Pokebola apareció el Voltorb, ojos medio cerrados. Antes de atacar parpadeó varias veces y bostezó (no, no sé como).

//Sonic Boom//

:
6
Leon


Me levanté de un salto, dejando caer al suelo la poca tarta que aún no me había comido y salí corriendo en dirección al jolteon. Lo examiné preocupado, pero me tranquilicé al ver que solo dormía.

-El que lo atacó va para la torre quemada!- dije a todos los presentes e intenté ir tras él, pero lo había perdido.

-Sabía que eran ustedes-. Una chica se aproximaba hacia donde estabamos Ace, Cole y yo. Al principio no la reconocí, pero pronto me di cuenta que era otra de las chicas del circo.

-En realidad venimos siguiendo a Rhiannon-, respondí con algo de desconfianza a la chica de mirada turquesa. Me parecía extraño encontrarla justo acá y tan de repente.

No tuve tiempo de averiguar a que venía que una nube de zubats cubrió el cielo. Cerré los ojos y me cubrí con una mano la cara ante el ataque de uno de ellos, pero el impacto nunca llegó. Al abrir los ojos vi un brazo del tamaño del tronco de un árbol.

-Gracias... Estas bien?- dije a Cole, que se interpuso entre el zubat y yo. Saqué la pokeball de Trebor y la arrojé al aire.
-Ayudalo!.. Headbutt-, grité al recién materializado scraggy.

//headbutt 25 + 25//
:
5


//Activo Pressure Flip//
Darya


Solté una risita ante la incomodidad de Nonnie, no es como si importara realmente lo que esta gente piense, si al final... -Pero funcionó!- susurré triunfante. -Y no te preocupes por tu actuación, todo lo que tenías que hacer era pararte ahí y verte inocente, y lo cumpliste estelarmente.- le guiñé.

Nos quedamos en silencio mientras los monjes hacían los suyo. Había visto rituales similares en la comunidad pero habían sido ciertamente menos vistosos, esos brillos blancos eran muy distractivos, me pregunto si de verdad... De repente una mujer gritó, hubo alguna conmoción en toda la multitud, al parecer había también un pokemon herido del otro lado?

-El que lo atacó va para la torre quemada!- gritó alguien.

Entonces una nube oscura salió de la Torre y avanzó sobre la gente, no... eran decenas de pokemon volando juntos, lanzándose sobre todos los presentes.

//resis//
:
2, 5


-Atlas, basta!- detuve al Furfrou que ladraba enojado y saltaba intentando morder a alguno de los pokemon que nos sobrevolaban. -Oigan!- intenté llamarles la atención a los que tenía más cerca. -Sé que están asustados! En vez de hacer esto, muéstrennos qué pasó! Hay alguien metiéndose en su hogar!- les pedí, preparada para seguirlos si me obedecían o correr si me atacaban de nuevo.

//Guía + LiderazgoPKMN??//

:
7, 4, 5, 3
Pócrates


El cielo se llenó de zubats los cuales comenzaron a morder a la gente del público, genial. Ger que estaba sobre mi cabeza fue una de las primeras en recibir una mordida, por lo que la tomé en mis brazos mientras toda la gente empujaba con fuerza para poder escapar del ataque. Intentaba abrirme paso y fui atacado.

Maldita sea a donde vamos parece que nos sucede algo. incendios, asesinatos, fantasmas, murciélagos y cobras gigantes. Si existe Arceus o alguien que esté manejando los hilos de nuestras vidas desde algún lado, debe ser alguien con la mente bastante retorcida. Creo que fumar con ella o él sería interesante siempre y cuando no haya nada con puntas cerca.

Perdí a olivia de vista, pero entre todo el pánico que había, no se podía hacer mucho. atacar era inútil, eran cientos, por lo que simplemente me alejé lo más que pude. quería ir a la torre, pero de ahí venían los ratones estos, así que simplemente corrí como el cobarde que soy. Podría ponerme a vender vacunas contra la rabia y me haría millonario, pero ger tenia una cara horrible y a decir verdad, también me comenzaba a sentir como el culo...
Olivia


-Ay no.- Dije mientras me tapaba la cabeza con las manos, lo que menos quería es tener uno de esos bicho en mi pelo. Las cientos de criaturas habían cubierto el cielo mientras que un enorme Arbok había lanzado su ataque contra el monje. Segundos antes me había quedado mirándolo fijamente, estaba realizando un ritual de algún tipo, yo no seré la creyente del año pero claramente ese hombre tenía algún tipo de conexión con algo místico, ya había visto este tipo de comportamientos antes y creo que puedo distinguir a un farsante, cosa que él no era.

Entre medio de toda la confusión el doctor parecía haberse separado cuando fue atacado junto a su pokemon por los zubats enojados, no sé bien trataban de hacer los monjes pero había fallado enormemente ya que los pokemons revoloteaban por todo el cielo enojados. Tome la pokeball de Mitzah y la liberé, no podía hacerme tan la boluda en estos momentos mientras gente inocente era atacada, no en esta ciudad. La criatura me miro seria mientras observaba la situación poco contenta con lo que estaba viendo, si, plantas y cosas con alas no se llevan bien hasta donde se.

Respire profundo cerrando los ojos, el ruido de los gritos y gente corriendo aun me seguía, empecé a sentir en mis brazos como las marcas se iban formando, las ramas extendiéndose por mis brazos y llenándose de flores. Levante mis brazos hacia ella y una nube de color violeta la envolvió. -Ahora Mitz!- Indique mientras la planta se lanzaba al ataque.

/Astonish 5 (+10) + 10/
:
9

/Flitchea?/
:
2
Resistencias

Cole resiste -> 4 éxitos
No pasa daño

Darya resiste ->0 éxitos
Pasan 6 heridas

Pócrates no resiste
Pasan 4 heridas

Gertrudis no defiende, 1/2 de daño por tipo Fairy
Pasan 30 de daño

Ace no resiste
Pasan 4 heridas

Rhiannon resiste -> -1 éxito
Pasan 3 heridas

Ataques

Zubat #01 esquiva Sonic Boom
Zubat #01 defiende Heeadbut -> 0 éxitos
Zubat #03 defiende Ashtonish -> 1 éxito

Zubat #01 tiene 25 de daño
Zubat #03 tiene 15 de daño

Gertrudis tiene 30 de daño

Darya tiene 6 heridas
Pócrates tiene 4 heridas
Ace tiene 4 heridas
Rhiannon tiene 3 heridas
Imagen
Ecruteak City


La nube de zubats desato un caos en la calma ciudad de las torres. Muchas personas comenzaron a correr a los edificios más cercanos para cubrirse. Ya fuera en el Centro Pokémon, los camiones de noticias o las casas de los vecinos de la zona, muchos civiles lograron ponerse al descubierto pero muchos de los pokémon comenzaron a arremeter contra las ventanas, mientras otros continuaron con sus ataques contra las personas que continuaban en el exterior.
Sabael volteó rápidamente al notar al arbok. Antepuso su brazo a su cuerpo y con él recibió la mordida de la cobra, que lo arrojó al suelo mientras le hundía los colmillos en su carne. Varios de sus monjes los rodearon. Se miraron por un instante. Muy pocos sacaron pokémon. Varias lianas sostuvieron al arbok y lo arrojaron a un lado, dejando libre al líder religioso.
-¡Ayuden a proteger a la gente! -comandó el hombre y sus seguidores obedecieron. Algunos se detuvieron a contener al arbok, otros corrieron asistir a las personas.

Picard salió de su pokebola. El pequeño canino observó con terror la plaga de zubats sobrevolando sus cabezas, pero cuando notó que uno descendía a atacar a su dueña, saltó al ataque a devolver la mordida, interceptándolo en el aire.

//Bite 20 + 20 a Zubat #05//
:
4


Sin embargo, no pudo hacer nada contra el otro zubat que descendió a atacar al furfrou.

//Bite 20 + 20 a Atlas// (Origen: Zubat #06)
:
6


Rhiannon estuvo a punto de decirle algo a Darya, que estaba particularmente herida. La mordida que le habían dejado se había amorotonado rápidamente. Sabael se detuvo a un lado de ellas y ambas chicas lo miraron desconcertadas.
-Pedirles que se detengan no funcionará -comentó el hombre observándolas desde la altura- No están defendiendo su hogar, están desplegando un ataque contra la ciudad. Esto... fue planeado. Vayan a cubrirse. Las buscaré luego, damas -el hombre se volteó y movió rápidamente su brazo para alejar a un zubat que descendía a atacarlo.
-Creo que llego a ver a Olivia, vamos -Rhiannon tomó a Darya del brazo, por arriba de donde estaba mordida, y la llevó hasta donde creía estaban los otros dos, rodeados de zubats.

//Bite 20 + 20 a Mitzah// (Origen: Zubat #03)
:
3


//Bite 20 + 20 a Olivia//(Origen: Zubat #04)
:
5


Más al este, el policía se había acercado al jolteon. Le tomó una de las patas para tomarle el pulso y le sacó el dardo. El pokémon respiraba con lentitud. Lo regresó a su pokebola sin emitir palabras, pero apretando con fuerza los dientes.
-Ahora es momento de cuidar la ciudad -pronunció mientras sacaba una nueva pokebola de entre sus cosas, observando a Cole y a Ace- Después seguiré hablando con ustedes, seriamente. ¿Acaso a donde van llevan la desgracia? -el sujeto apretó el botón central de la pokebola y del rayo de luz que salió de él, surgió otro pokémon amarillo, con rayas negras. A la par que una sonrisa desafiante se dibujaba en su rostro, varios rayos se comenzaron a formar en su cabeza. El elekid desplegó un ataque potente que dejó fuera de combate a varios zubats, y provocando que otros escaparan despavoridos. Eso no evitó que otros descendieran a atacar a quienes estaban en la zona.

//Bite 20 + 20 a Trebor// (Origen: Zubat #01)
:
6


//Bite 20 + 20 a Cole// (Origen: Zubat #02)
:
6


Evelyn observó a sus alrededores preocupada, atemorizada.
-¿Qué les sucede a estos pokémon? -preguntó mientras se colocaba a un lado de Leon, quien tenía al pequeño scraggy enfrente. De entre la piel que el pokémon llevaba como pantalón surgió el natu que les había provocado las visiones durante la mañana. Saltó a Evelyn a modo de saludo- Veo que pasaron la noche en lo del amigo... ¡Ah! -dio un pequeño grito y un salto hacia atrás al ver a un zubat descendiendo directo a ella. El natu se colocó entre su pelo, asustado, y la chica sacó una pokebola azul, de la que salió uno de sus spheal ya disparando un potente chorro de agua- ¿Dijiste que... fue a la torre? -la chica desvió su mirada hacia aquel sitió y sin dudarlo, salió corriendo hacia allí, seguido de su spheal rodando como una pelota, más rápido de lo que uno podía esperar.

-¡Olivia! -Rhiannon gritaba entre la conmoción de las personas, seguida por Darya y los dos canes. Volteó para buscarla, pero los gritos de la multitud fueron más potentes.

-¡Alguien haga algo!
-¡Salvenlo!
-¡No, Sabael!

Cuando se dio cuenta, Sabael tenía frente a él una figura encapuchada. Su forma de vestir era muy similar a la de la persona que los había atacado la noche anterior en el circo. El arbok había derribado a los pocos monjes que lo atacaron y ahora comenzaba a rodear a aquella figura con su cuerpo. Clavó su mirada en Sabael a la par que sacaba su lengua repetidas veces.
-Si te entregas, detendremos este ataque -dijo aquella figura. Su voz sonaba distorsionada, y en esta ocasión, parecía ser la de un hombre.
El lider religioso se mantuvo en silencio y aproximó su mano hacia el largo collar que colgaba de su hombro. Antes de que llegara a hacer algo, otra figura apareció cayendo del aire, y se interpuso entre el encapuchado y él.
Era evidentemente una mujer. Un apretado traje de algo similar al cuero, pero opaco, cubría la totalidad de su cuerpo y rostro en un manto negro.
-Oh... -dijo el hombre el arbok- Parece que no somos los únicos que vinieron por ti, Sabael. Es lógico, con el poco tiempo que queda...
Imagen
Olivia


-Si!- Exclame feliz al ver como mi pokemon lograba golpear a uno de los zubats sin mucho problema, si bien la criatura estaba lejos de ser derrotada por lo menos era un pequeño avance, a lo lejos el monje había recibido de lleno el ataque de la serpiente y ahora comandaba a sus seguidores para poder proteger a la gente. Si realmente no quería llamar la atención creo que estar en medio de esto me dejaba completamente expuesta y creo que en mas de un sentido, esa cosas se estan dirigiendo a nosotras? Ay, si, lo esta! -Mitz, cuidado con los zubats!- Indique a la planta mientras otro de ellos se dirigía de lleno a mi, levante mis brazos para cubrirme del ataque lo mejor que pudiera.

/Resistencia Olivia/
:
2, 7, 3

/Mitz esquiva?/
:
2

/ Mitz Defiende?/
:
9


-Olivia!- Escuche el grito de la cirquera con tendencia a desparecer, me di vuelta para buscarla en la multitud de gente corriendo, pero otro grito me llamo la atención. A unos metros mio el monje estaba enfrentado con una figura encapuchada que parecía ser la causante de esto, el hombre estaba vestido de una forma muy parecida a la mujer del circo, la que causo tanto revuelo y se llevo al señor cirquero cuyo nombre ya olvidé. Quizas esta vez por fin vendrían por mi, seguro mi belleza cautivo a su compañera y ahora habían enviado a otro chico para que él me seduzca y me lleve a su horrible guarida en vaya a saber uno donde, deben protegerme!

-Si te entregas, detendremos este ataque- Le informo el muchacho al señor monje, parte de mi se sintió aliviada, si se llevan a él entonces yo estaré a salvo! Me quede unos minutos contemplando esa escena, por que estarían reunión a personas con talentos extraños? Qué era lo que ellos estaban planeando hacer en definitiva? Antes de que pudiera seguir formulándome mas preguntas otra persona bajo del cielo, completamente cubierta en algo parecido a cuero, espero que te hayas puesto talco porque se va a paspar y ahí te la regalo. También ella venia por él por lo visto, por que están coleccionando gente? Y más importante por que nadie me colecciona? Sacudí la cabeza antes de volver a extender mis manos frente a Mitzah no se cuanto más voy a poder usar esto pero espero que siga funcionando. -Vamos de nuevo!-

/Skill: Sunlight of Spring/
:
3, 5, 2, 2

/Astonish 5 (+10)? + 10/
:
1
Ace


“ ¿Acaso a donde van llevan la desgracia?”

Esas palabras hicieron divagar a mi mente un segundo.

[Reveal] Spoiler:
La chica sentada sobre unos escombros sollozaba mientras un joven Ace miraba por una de las paredes destruidas del edificio. Nerviosos y herido Ace se aseguraba que nadie los viera, acostado a en el suelo, otro joven respiraba con dificultad.

-¿Siempre a donde vamos llevamos la desgracia?- masculló la chica.

-Todo va a mejorar, no te preocupes- le respondió el joven sin dejar de vigilar el exterior.

-¿Alguna vez, vas a dejar de mentir?

-Espero que si...

Apreté el puño con fuerza.

-Oficial, ¿que puedo hacer para ayudar a la gente?- le dije sinceramente.

Uno de los zubat se dirigió hacia Cole que pareció intentar morderlo.

-¡Cuidado grandote! - le grité en un intento de alertarlo.

Libere a Chloe que rodó por el suelo inmediatamente para saltar a golpear a uno de los zubat girando como si fuera un trompo.

//Tackle 15+15 (10)//
:
8, 8


//Activo el Pressure flip//
Darya

Los murciélagos no me hicieron caso, no debo haber sonado muy convincente cuando me estaban lloviendo tarascones. Mientras Atlas volvía a intentar alejarlos de mí, miré la mordida en mi brazo y me quedé helada, los bordes de donde los colmillos había entrado estaban oscureciéndose. Contuve la respiración unos segundos y apreté los dedos en la piel. No, no era veneno. Seguro era un moretón o algo del tipo. Está bien, no es veneno.

-No es tan grave.- dije a Nonnie y a Sabael, que de repente estaba a nuestro lado. El hombre nos dijo que esos pokemon estaban atacando bajo órdenes, pero... cómo alguien sería capaz de controlar tantos? Me quedé pensando en eso sin moverme hasta que Nonnie me agarró del brazo y me llevó corriendo a donde decía haber visto a los del grupo. -No duele mucho pero tampoco para tanto!- me quejé ante el tironeo.

Picard había salido a ayudar, lo que contentó a Atlas también lo acompañó en contraatacar a los bichos. Con mi mano libre y sana tomé algo de la brillantina que me quedaba y se la lancé encima.

//Tackle 15+15 (+10)//
:
3


Por suerte enseguida encontramos a algunos de los otros, incluso estaba... -La chica de los Spheals!- exclamé entre emocionada y confundida. Sin embargo salió disparada hacia la torre con su foquita rodando atrás. Eso de correr se les da muy bien a los del Circo al parecer.

Entonces la gente empezó a gritar aún más, Sabael tenía dos figuras encima, vestidas de modos muy particulares también. No llegaba a distinguir qué decían, pero una de esas personas sonaba como la que atacó el Circo ayer... Cierto, podían manejar esa cantidad de pokemon y... En seguida empecé a buscar a Collie con la vista, algo nerviosa.
Leon


Subí inmediatamente a mi skate, seguro de que así podría esquivar mas facilmente el ataque de los zubats. El cabezazo de Trebor había impactado de lleno en el cuerpo del zubat que intentó atacarme, pero aún le quedaban fuerzas para seguir atacando.

El zubat se lanzó de nuevo a atacar a Trebor, quien simplemente se envolvió en su piel y resistió el ataque sin ningún rasguño. -Eso!- dije alegremente. El pequeño contaba con sólo dos batallas y ya peleaba como todo un experto, mi viejo estará feliz de sumarlo al equipo.

Un leve sentimiento de vacío me invadió. Pensar que al volver tendré que dejárselo a mi viejo, y yo volver a la aburrida tarea de cuidar sus pokemon me entristecía.... Aunque no lo quiera, me estaba encariñando con Trebor.

-¿Qué les sucede a estos pokémon? - preguntó la chica a mi lado. No soy experto en comportamiento pokemon, salvo en los del tipo lucha, por herencia familiar y en los dragones por mi propia pasion. Pero era verdad, esos zubats no actuaban normalmente.. Era como si alguien los estuviera utilizando... pero para que?

-¡Cuidado grandote!-, El grito de Ace me hizo girarme hacia Cole, que estaba a punto de ser atacado por la espalda por otro de los zubats. Sin pensarlo ni un segundo di una fuerte patada al piso y el skate tomó gran velocidad. LLegué junto a Cole a tiempo de cubrirlo.

//Resistencia//
:
6, 8, 7, 2


No era la primer mordida de un pokemon que recibía, pero no por eso fue menos dolorosa. Con la mano libre arranqué al zubat que tenía mordiéndome el brazo y lo tiré para atras.
La chica del circo dijo algo que no alcancé a oir y salió corriendo en dirección a la torre. Otra mas...

La seguí con la mirada hasta la torre, y recién ahi note que el encapuchado que atacó al jolteon ahora estaba frente al lider de los monjes. Su vestimenta era igual a la de las personas que atacaron el circo la noche anterior, por lo que ya me daba una idea de a que venían.

-Trebor, headbutt de nuevo! terminemos aca y vamos a ayudar a los demás!-

//headbutt 25 + 25// (al zubat #01)
:
8


//flinchea? 8+//
:
6


Miré preocupado hacia la torre, una mujer encapuchada caía del cielo, también muy cerca del tal Sabael. Un poco más atrás estaban Olivia, Darya, Rhia, Pócrates y la nueva cirquera... y al menos 3 de ellos eran de mucho interés para esta gente.


Cole


No sé como mierda pasó, capaz estaba demasiado distraído por todo lo que pasaba a nuestro alrededor, pero no noté cuando uno de los Zubat se me tiró encima. Antes de que pudiera reaccionar ví una sombra entreponerse entre nosotros. León me defendió, recibiendo la mordida y salvándome el cuello.

-G-gracias... -Dije, algo atónito. -La puta madre... perdón, no sé como...

Pero no había tiempo para eso. Todo a nuestro alrededor estábamos siendo atacados, cómo si estos bichos de mierda supieran que éramos... qué? Qué carajo éramos? Gente con muy poca suerte, era lo único que se me ocurría.

Deja de pelotudear y hacé algo!

Analicé la situación a mi alrededor: éste sector parecía que iba a estar bien con el policía y su Pokemon eléctrico, mientras que allá cerca de la torre parecía haber un lindo quilombo. De reojo noté uno de los Zubat tirándosele encima a Day, y se me hizo un vuelco en el estómago. Resistí salir corriendo por un segundo, mientras me daba vuelta hacia los demás.

-Viejo... gracias, te prometo que vamos a ayudar. -Le dije al policía. -Leon, Ace, síganme. Hay que ayudar a los otros!

Pero justo cuando estaba por irme, noté un brillo raro alrededor de Maradona. Electricidad empezó a salir de varias partes de su cuerpo, y su mirada se volvió más irritable y decidida.

-Solamente despertarte de la siesta te motiva, forro. -No pude evitar sonreír. -Bueno, dale rápido.

//Spark 10(+STAB)+35//
:
8


//8+Paraliza//
:
2


Sin pensarlo empecé a correr hacia la conmoción, y al encapuchado con el Arbok. Pero no... antes que eso me le acerqué a Day, sintiendo el corazón en la boca.

-Pendeja, estás bien? -Le pregunté, voz temblando.
Resistencias

Leon resiste -> 3 éxitos
Pasan 2 heridas

Olivia defiende ->1 éxito
Pasan 2 heridas

Atlas resiste -> 1 éxito (x2)
Pasan 10 de daño

Trebor defiende -> 2 éxitos
Pasan 10 de daño

Mitzah defiende ->1 éxito
Pasan 20 de daño


Ataques

Darya usa The Judge is waiting -> Funciona - 3 turnos

Astonish -> Falla


Zubat #05 - Bite -> Pasan 20 de daño
Zubat #01 defiende Headbut -> 1 éxitos -> Pasa 25 de daño
Zubat #06 defiende Tackle -> -1 éxito -> Pasan 70 de daño

Zubat #01 tiene 50 de daño
Zubat #03 tiene 15 de daño
Zubat #05 tiene 20 de daño
Zubat #04 no tiene daño.

Zubat #02 cae por Spark (un poco más y RIP)
Maradona (Voltorb) gana + 1 exp


Zubat #06 cae por Tackle
Chloe (Spinda) gana + 1 exp


Gertrudis tiene 30 de daño
Atlas tiene 10 de daño
Trebor tiene 10 de daño
Mitzah tiene 20 de daño

Darya tiene 6 heridas
Pócrates tiene 4 heridas
Olivia tiene 2 heridas
Ace tiene 4 heridas
Rhiannon tiene 3 heridas
Leon tiene 2 heridas
Imagen
Anterior 1 ... 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16 ... 18 Siguiente
268 mensajes Página 13 de 18

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados

cron