Acá tenés todo lo relacionado con Pokémon Reborn: Partidas en curso, reglas, dibujos, offtopic, shippings y más!
297 mensajes Página 16 de 20
Anterior 1 ... 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20 Siguiente
Darya


-Oh, tal vez te ve más como su madre que como su compañera.- me reí ante la respuesta de Nonnie. -Y con cuánto lo cuidás, no me parece raro.- Podía notar que el perro ya no era tan cachorro para estar teniendo esas actitudes. Quién sabe, supongo que Atlas sería igual conmigo si esas fueran las circunstancias, o si no estuviera mínimamente entrenado.
-Al fin!- exclamé cuando el monje nos vino a buscar. -Primero nos apuran y después nos hacen esperar.-

Extrañamente nos encaminamos a las habitaciones de las mujeres, para incomodidad de algunas residentas y algunos del grupo. Pero terminamos en la zona que había estado cerrada antes, al parecer un sector especial. Ahí estaba Sabael, ahora con una vestimenta más acorde a la que la gente de esta región usaba tradicionalmente. Realmente no veo por qué no hizo la purificación en algo así, hasta le quedaba mejor, aunque las extrañas gemas de su collar no se lucían tanto. Este tipo necesita un asesor de imagen, con Olivia seguro podríamos ayudarlo.

Se demoraron un momento hablando con una señora que nos sirvió té, y aparentemente se iba a otra región que Olivia conocía. -Será una región linda?- murmuré a Collie. -Podríamos ir ahí próximo. Espero que sea menos fría que ésta y que tenga más mar para recorrer!- Mis sueños fueron interrumpidos cuando Sabael nos dijo que iba a contarnos sobre el cuerpo y algún tipo de protección a cambio de nuestra ayuda. -No vendría mal que alguien te cuide a vos.- le sonreí a Collie con un codazo. -Y ojalá parte del arreglo sea vestirlo mejor.-
Sin embargo nos miró a mí y Nonnie y dijo que le seamos abiertas sobre nuestro pedido. -Ay bueno, puede que no hayamos sido del todo sinceras.- Ok, para nada sinceras. -Ella quiere saber algo del cuerpo, lo que sí es verdad es que le es muy importante. Yo solo quería ayudar a una amiga, tan mal está eso?- sonreí desafiante y le dí un sorbo al té. Era la primera cosa que probaba desde que llegamos que me recordaba un poco a los sabores de casa, una muy buena mezcla.
Olivia y el chico morocho del skate hicieron unas preguntas sobre la misión, a mi me interesaba otra cosa. -Qué clase de protección nos puede ofrecer?- dije antes de mirar hacia la puerta desde donde alguien nos espiaba. Atlas gruñó por lo bajo, no por peligro, más bien molesto por no haberse dado cuenta que había un intruso antes. -Vamos, dónde están tus modales, entre ya!-
Cole


Dios, que le pasa a esta gente, porque no se pueden relajar un poco? El tipo de ropa que se usa acá es tanto incomoda como algo reveladora, si eso tiene sentido, y me estoy cansando de tener que caminar en medias a todos lados; me hace sentir mas bajito. Ugh, necesito una cerveza y una cama con un buen colchón.

Dejé salir un suspiro y me dirigí al lado de Day, cruzando los brazos con pesadez. Estas vacaciones ya no habían salido como las esperaba, pero esto ya era medio mucho. Al menos a ella no parecía molestarle mucho, aunque dudaba que le molestaría incluso si el edificio estuviera prendido fuego.

-Hm? -Parpadeé, confundido, y me giré hacia Day. -Kalos? Nunca fui pero tenia unos amigos en la base que habían ido, dicen que es lindo pero la gente es rara. -Me encogí de hombros. -Y me visto como me visto porque así puedo estar listo para todo, pendeja. Nadie va a sorprenderme a mí y a mis ochocientos bolsillos.

Parecia de mejor humor que antes, lo que agradecí. No era muy bueno consolando gente o pidiendo perdón, lo que solía dejarme en aguas bastante turbias a veces.

Después de una mini charla con su ex empleada, Sabael nos habló a nosotros y nos dijo porque nos había llamado acá. Escuché pacientemente, aunque podía sentir como mi paciencia disminuía con cada palabra.

-Dios, que quilombo. Tan dificil es que nadie me joda y tener mi propio ranchito con un perro, asador y mucha cerveza? -Le pregunté a la nada, sacudiendo la cabeza. -Mirá Sabael, no sé para que preguntás si sabés la respuesta; no nos queda otra que ayudarte. Además...

-Usted también está invitado a pasar, agradable espía al otro lado de la puerta.

Dejé salir un largo suspiro y me acaricié los párpados con pesadez. Después me levanté y caminé hacia la puerta, abriéndola con fuerza.

-No me rompas las pelotas...

//Apariencia+Intimidación al espía//

:
5, 4, 8, 6
Ace


Dejamos la sala de juegos, y me quede con las ganas del partido, pero bueno no se puede todo.

En el camino a vernos con sabe-el me cruze con la pequeña Chloe que habia salido del baño super diva con una toalla en la cabeza y otra en el cuerpito.

-Estuvo lindo el baño querida?- le dije jodonamente.

Ella me lanzo un besito volador que agarre en el aire y lo aprete contra mi pecho riendome.

Entramos en la sala vip, para ver a la clase acomodada ahi sentadita con una chica sirviendo te, estaba feliz, como si fuera el mejor trabajo del mundo.

-No gracias negri, si quiero un te me sirvo- le dije guiñandole un ojo- Les pesa mucho el culo señores para servirse su propio te?- les dije ironicamente.

Las palabras de Cole tenian mucha razon.

- Miren yo respeto todo y la verdad estoy metido en un monton de kilombos ya, uno mas uno menos, pero nos tenes agarrados de las bolas, nadie te va a decir que no como dice mr cole. Pero, pero, pero capaz ustedes incendiaron el circo, mataron gente y nos estan vendiendo alto verso, no seria la primera vez que me pasa que los culos comodos como ustedes me quieren usar de chivo expiatorio.

Abri la cajita de mis fasos y lo encendi con mi charmandedor.

-Pero bueno, quiero saber como van a pagar, plata, servicios, pueden hacer desaparecer gente?








Ecruteak – Termas Mortar


Sabael tomó un sorbo más de té mientras escuchaba las preguntas del grupo. Ninguno se había puesto demasiado alerta por el tema del espía al otro lado de una de las puertas, a excepción de Cole que tenía los mejores ánimos y se levantó. El joven se aproximó hacia la puerta con pasos pesados, propios de un gigante, el suelo parecía temblar bajo sus pies. Cuando el muchacho corrió la puerta a un lado, no pudo ver nada frente a él. Darya, que se volteó, pareció gritarle algo y fue ahí entonces cuando miró hacia abajo y notó una figura agachada en el suelo, tapándose con los brazos la cabeza. Cole observó a la mujer con algo de duda, pero Leon, Ace y Pócrates reconocieron a Lucrezia y su tan afamado cuaderno.
-Holi... -la chica asomó un ojo por debajo de su brazo y observó a Cole. Su figura era intimidante por su tamaño, aunque la bata le quitaba totalmente seriedad- Ah, tapate tus partes -comentó desviando la mirada a otro lado y en un intento de alivianar la situación. La perspectiva que tenía mirando desde el suelo no era del todo de su agrado.
-Que pase, por favor -comentó Sabael sin abandonar su sitio.
-¿¡Ah!? -la chica se paró de un salto y pasó a un lado de Cole ignorándolo totalmente, avanzando con velocidad hasta donde estaba el grupo- ¿En serio? Ah -miró a su alrededor- Bueno, ya pasé -sin dar más vueltas agarró un almohadón que estaba por ahí y se sentó lo más cerca que pudo de Sabael- Y soy yo la estudiante de periodismo que quería la entrevista, asumo que esta invitación cuenta como un ok ¿No? -ya estaba preparando su cuaderno y lápiz para hacer algunas preguntas- Y bien, señor Sabael... ¿Qué desea ofrecerle a estos jóvenes? Sin embargo, antes me gustaría consultarle por...
-Un momento, por favor -le dijo el hombre elevando una mano- Esta conversación es confidencial, y si he aceptado su ingreso, es porque deseo se involucre en esto también- la chica quiso decir algo, casi con estrellas en los ojos, pero Sabael la interrumpió una vez más- Y lo digo en serio. Hablaremos en detalle en privado. Ahora, regresemos a sus preguntas.

El hombre tomó otro sorbo y cerró los ojos. Unos segundos después, los abrió.
-Primero que nada, le pido que no fume aquí -le indicó a Ace- Y sí, estoy al tanto de no todos ustedes tienen las mismas facultades -comentó ante las palabras de Leon-, pero eso es lo que hace al grupo interesante y funcional. Eso, y las habilidades especiales que algunos de ustedes tienen -una muy fina sonrisa se esbozó en su rostro- Nosotros... no hemos atacado el circo, para su calma -la mirada de Rhiannon se ensombreció. Había estado nerviosa hasta hace unos instantes intentando callar a Darya, que le hizo caso nulo y soltó los verdaderos propósitos de la chica- No estoy al tanto de todas las circunstancias sobre aquel ataque, más que del incendio y el secuestro. Sin embargo, ambos ataques están relacionados.
Rhiannon levantó la cabeza. Picard, que estaba sentado sobre sus piernas ladró como queriendo preguntar algo. Miró a su dueña, que finalmente comenzó a hablar.
-¿Cómo? ¿El fuego? ¿De quién es el cuerpo entonces? Ah... yo... acompañaba al circo, hasta ayer -comentó apenada e intentando justificarse.
-¿El nombre de Isao Uno te es familiar?
Rhiannon dudó unos instantes. Miró para todos lados como si buscara en sus recuerdos.
-No lo conocía, pero creo haber escuchado alguna vez ese nombre en el circo... ¿Entonces era él?
Sabael asintió y una tremenda alegría inundó notablemente a la chica de cabello azul, al descubrir que quien buscaba probablemente seguía con vida.
-Hasta donde tengo informado -Sabael volvió a hablar- El Sr. Uno era uno de los inversores del circo, socio de su líder, el señor Segismundo. Pero, no únicamente en negocios. Algo más lo unía. Si usted, señorita, era del circo, entonces debe haber visto el sable de luz -Rhiannon dudó antes de asentir- Ese rayo de luz era un llamado a sus... aliados, así lo creo. Sin embargo, desconozco qué es lo que el grupo de él realmente desea de todo esto, ni porqué pidieron que fuera con ellos.

El grupo se miró. Rhiannon negó con la cabeza y miró al resto del grupo. Algo en su gesto se podía interpretar como “por favor, no digan nada”. Lucrezia miró al grupo con sospecha, pero regresó a seguir haciendo anotaciones a medida que todos hablaban. La velocidad a la que escribía era increíblemente rápida.

-Sobre la misión que deseo ofrecerles... El grupo que atacó Ecruteak en la mañana es uno que llevo tiempo siguiendo. No es la primera vez que desean secuestrarme, pero nunca habían sido tan... públicos como hoy, se ve que el tiempo los apresura. Van detrás de personas como ustedes, con facultades peculiares. Mi teoría es que... buscan la aniquilación humana, al contrario de mí, que desea protegerla, tal como accedo a protegerlos a ustedes. Esta misión... es de búsqueda, y solo disponemos de unos días antes de que el cielo se vuelva completamente negro -el hombre, con total calma a pesar de la información que había dicho instantes atrás, terminó de tomar lo que quedaba de su té- Cuando el cielo carezca de luz y de libertad a la oscuridad, la llave a la salvación será visible, y ustedes serán quienes la encontrarán.

Imagen
Cole


...Buenísimo, otra pendeja de mierda que se cree graciosa. Dejé salir un suspiro y me moví al costado para que pudiera pasar; no iba a haber nada más que drama si hacia un quilombo acá.

-¿Quién carajo nombra a alguien Lucrezia con Z? -Me pregunté en voz baja, sacudiendo la cabeza.

Después de... asentarnos en la situación, Sabael empezo a explicar un poco las cosas, aunque a decir verdad sus respuestas me dejaron casi tan perdido como estaba antes de recibirlas. El incendio, el ataque al circo, el sable de luz... sé que todos habian pasado, pero el que sean mencionados de forma tan casual me recordaba lo raro que era todo esto. En que mierda me había metido?

-Se que esto no va a sonar bien, pero que te hayan tratado de secuestrar de esa forma son buenas noticias. -Le dije a Sabael. -Si están desesperados son más peligrosos, pero también van a tener menos cuidado de lo que hacen. Eso suena como a oportunidad para mí.

Sabael dijo algo más sobre... una llave y otras cosas que no entendí mucho, pero no necesitaba entender para hacer lo que tenía que hacer.

-Bueno... lo que nos ofreces depende... -Miré de reojo a Day y al resto del grupo. -...de que tipo de protección nos puedas ofrecer. Después de eso... hablamos.
Darya


La puerta se abrió y pasó una chica rubia que no se decidía si estaba demasiado nerviosa para interrumpirnos o no. Al final ni Collie fue suficiente para intimidarla pero el monje la detuvo antes de que haga más preguntas y se encargó de respondernos.

Al parecer ambos fuegos estaban conectados, ugh genial, eso significa que a estos locos le gusta incendiar cosas, lo último que quería. Aunque Sabael sabía algo de todo el tema, y ni se molestó cuando dije que le habíamos mentido, para tranquilidad de Nonnie. El cadáver era de un inversor? Eso tampoco serían buenas noticias para el negocio, pero no creo que sea mucho problema ahora que... casi no queda Circo.

-Qué bueno saber que el muerto no es tu muerto.- le sonreí a la chica que nos dió a entender que no sabía nada al respecto, aunque no pudo esconder su alivio. -Seguro ese Uno ni era alguien importante, hasta por el nombre!- Isa Uno? Quién se llama 1 dos veces?

Collie mencionó que era algo bueno que no se estén preocupando por hacer estrategias, muy normal de él estar pensando en eso. Mi tío-abuelo le daría la razón, decía que una presa asustada es peligrosa pero solo hay que saber cómo sacarle provecho. Vamos a tener que aprender a trabajar juntos si queremos enfrentarnos a ellos.

-Igual, no respondió mi pregunta, feo eso del favoritismo.- me uní a lo de Collie sin más. -Pero ya que estamos a tiempo, podría decirnos las cosas en un modo que entendamos, esto no es un maligaya kuwento.- Tantas leyendas de la comunidad tenían frases con significados ocultos que lo héroes no entienden hasta su momento más oscuro. -Me gustaría que cuando explote el sol o lo que sea, no descubramos que “la llave” en realidad era el poder de la amistad y eso, no les parece?- Tomé el té con el mismo gesto de nada que él.
Olivia


Cole abrió la puerta sin mucho interese de preservar el misterio, una chica rubia estaba detrás de ella a los pies del muchacho viéndolo como llego al mundo, suertuda. Sabael la invito a pasar y la joven enseguida paso ignorando a todos dispuesta a preguntarle directo al monje pero este la freno, después de todo habíamos llegado nosotros primero, bebí otro sorbo de mi té mientras escuchaba las respuestas que tenia para nosotros, el hombre comenzó a hablar sobre nosotros y como eramos un grupo de gente con diversos talentos, algunos quizás mas útiles que otros.

Realmente la charla se puso más interesante cuando abordo el tema circo y el hombre quemado, esas dos cosas que si bien habían parecido ataques separados para todos, nosotros sabíamos que tenían a los mismo protagonistas de fondo. Por lo visto la víctima del ataque había sido uno de los inversores del circo lo que realmente confirmaba que quizás eran las misma personas y por eso el señor cirquero había largado esa señal al cielo, realmente nos metimos en algo oscuro.

Fin del mundo, muerte, destrucción de la humanidad, llaves, mundo sumiéndose en la oscuridad? Nunca unas vacaciones todo pago en la playa, verdad? Apenas tengo dos pokemons en mi equipo que no son muy fuertes como para poder hacer algo, menos salvar al mundo. De verdad necesitamos toda la ayuda que podamos si vamos a terminar metidos en esto, esa que el señor nos había propuesto ya en la plaza frente a la torre. -Y de cuánto tiempo estamos hablando? También a donde iríamos?
Leon


Finalmente "el espía" resultó ser la chica de abajo que, o era muy impaciente, o no confiaba en que nosotros le pasaríamos su mensaje a Sabael. No la culpo, yo en su lugar habría hecho lo mismo.

Ni bien llegó comenzó a bombardear al monje a preguntas. No pude evitar quedarme mirándola, y si, esta vez reconozco que lo hacía. Fue muy graciosa la forma en la que hablaba, casi sin respirar desde el momento en el que Cole abrió la puerta hasta que Sabael la calló. Incluso sonreí levemente, aunque traté e hacerlo lo menos notorio posible.
Afortunadamente Sabael tenía bastante mas educación que ella y nos respondió a nosotros en primer lugar.

Escuché atentamente al monje, intentando procesar de la mejor manera posible toda la información que nos ofrecía. El cadáver de la torre pertenecía a un inversor del circo, por lo que ámbos eventos estaban mas relacionados de lo que creíamos en un principio.
Desvié levemente la mirada hacia la chica al lado de Sabael... Algo en su forma de mirarnos no me gustó para nada, sin embargo por alguna razón tampoco me sentía ofendido.

Cuando volví a concentrarme en Sabael hablaba acerca de las intenciones de esas personas. El modo tan calmado en que hablaba de la aniquilación de la humanidad me dejó paralizado. Osea, se que los monjes son de mantener la calma ante todo, pero esto ya era demasiado...

Cole nos miró a todos de reojo, y yo asentí con la cabeza. Después de semejantes palabras del monje cualquiera se preguntaría cual es la protección que puede darnos.

Las chicas del grupo preguntaban sobre que era exactamebte esa llave, o a dónde iríamos. Pero yo permanecía en silencio, preguntábdome a mi mismo si realmente quería ir. Y mucho mas importante, si estaba listo para encargarme de Trebor.
Desde que tengo memoria quise salir a un viaje asi, pero siempre tuve un motivo para no hacerlo. Primero el gimnasio de papá, que aunque no era un gimnasio oficial demandaba bastante tiempo, mas adelante los estudios: como podría viajar sin aprender algo al menos sobre batallas, y mas adelante... Realmente no tenía ningún motivo para abandonar la ciudad, tenia todo lo que podía querer a solo un pueblo de distancia.

Pero seguir con todo eso sería seguir engañándome. Sabía, en el fondo, que el verdadero motivo por el cual jamás había salido era porque simplemente me aterraba la idea de hacerme cargo de un pokemon (ni hablar si fuera mas de uno).

Miré a Trebor, buscándo algún tipo de señal de su parte, pero me devolvió una mirada distraída, confundida y despreocupada. Dudo mucho que haya entendido una sola palabra de lo que se habló en esta reunion.

Sin embargo, sabía bien que esta vez no tenía elección. Si esta.... Gente con poderes había tenido algo que ver con lo que pasó ese día tenía que averiguarlo. De lo contrario no me lo perdonaría jamas.

Aún en silencio, esperé a que todos terminen de plantear sus dudas. Un momento después, me aclaré la garganta, y en tono seguro pregunte a Sabael. -Y... En que se basan sus teorías de que esa gente busque la aniquilación humana? Y mas importante aún, como piensa que siete, o tal vez ocho personas -de nuevo, mi vista se desvió hacia la chica rubia- puedan detener semejante aniquilación y salven el mundo?-.

Ahora si, Trebor se vió levemente preocupado.
Ace


-”¿Quien carajo te pensas que sos hijo de puta para decirme que carajo es lo que tengo que hacer? la puta madre que te re pario, concha floja…”

O es lo que le hubiese dicho eso si el cerebro no me hubiese empezado a divagar.

-Hay veces que uno lo que busca es amor nada más- Nailed it.

Parecía que nos estaba encomendado una misión de lo más turbia, pero había una cuestión de lo más importante.

-¿como nos vas a pagar? porque yo no trabajo de gratis- le dije dándole una pitada al faso.

A todo esto entró la chica reportera y se sentó junto a nosotros, demostrando que la seguridad que tanto nos asegura sabaela es un chiste. Por lo menos no eran los que habían quemado el circo, eso es algo… o si.
Pócrates



-Así que por eso nos intentan matar.... ¿no nos podían contratar por tener poderes o algo así?
ahora lo malo es que ellos tienen una forma de saber quien tiene poderes, por algo el natu aquel nos eligió para subir al escenario.

-Creo que deberíamos escapar -le dije a ger al oído la cual me gruño amenazante-

pff después no te quejes....

-deberíamos todos juntos o nos van a reventar -dijo intentando no decir : soy un debilucho, apenas me dejen solo me muero-

el viejo hablaba con tanta calma que me daban ganas de levantarme y golpearlo ¿por qué todos hablaban de cosas así como si nada? bueno muchachos pueden morir quemados, atacados por pokemon, pero bueno, cosas que pasan ¿Quieren una tacita de té?

mmm sinceramente tengo que replantearme todo esto....son buenos chicos pero ¿cuánto más sobreviviré? Todo esto se está poniendo re turbio. Los que parecen ser los buenos nos cuidan y dan avisos pero nos obligan a seguir metidos en esto.

cuando el tipo terminó de hablar Ger se levantó de mis piernas levantando el pecho lo mas que podía sin caerse, mostrando que estaba lista para cualquier cosa.

Solo tengo una cosa en mente... -pensé mirando a Ger con tristeza-
Ecruteak – Termas Mortar


-No necesitan contratar gente, tienen adeptos a la causa por voluntad propia -comentó Sabael ante las palabras de Pócrates- Tanto humanos como pokémon -el grupo se miró unos instantes. El líder de los monjes se detuvo a observar a cada uno de las criaturas no humanas presentes en la sala, que parecieron igual de confundidos que sus entrenadores- ¿Podrían responderme porqué sus pokémon están con ustedes en este momento? -consultó observando a todos los presentes- ¿Es por qué los obligan? ¿Por qué mantienen una relación donde el uno se beneficia del otro? ¿O es acaso porque ellos desean seguirlos por voluntad propia? Reducirlos a bestias salvajes que siguen las órdenes de un humano, por el simple hecho de que pueden ser “capturados”, es subestimarlos.
-Entonces... -Lucrezia comenzó a preguntar, aguardando la atención del hombre- ¿Lo que sugiere es que este... grupo, supongamos, está aliado con pokémon para exterminar a la humanidad?
-Exacto, es lo que sugiero, aunque me faltan elementos para tener una argumentación suficientemente fuerte -respondió el hombre- Sin embargo, les pido recuerden el ataque que presenciaron en la mañana.

El grupo se mantuvo en silencio. Nadie estaba realmente cómodo con la situación, pero por las maneras en las que se miraron, parecían estar de acuerdo en que se estaban metiendo en algo realmente turbio.

Sin embargo, había algo que el hombre no podía ignorar, y era dar más detalles sobre la búsqueda y sus respectivas recompensas. Ace especialmente se notaba altamente interesado en ello, y el resto algo molestos e impacientes al no recibir respuesta.

-Bien, no deseo que se colmen de nervios -dijo el hombre acomodándose y apoyando sus manos sobre sus piernas. Se lo notaba relajado, sereno, su tono seguía sin reflejar cambio alguno- Les informaré de lo que puedo. Actualmente se están realizando dos búsquedas en paralelo: la primera es encontrar la llave, y no señorita, la misma no es el poder de la amistad. Tengo... socios trabajando en el tema, y han podido confirmar que es un elemento tangible, aunque no hemos podido descifrar su forma precisa. Aparte de esto, deseamos dar con personas desaparecidas presuntamente relacionadas con esta agrupación. Según la mayoría de sus allegados, algunos guardaban secretos o presentaban capacidades particulares. Deseo resguardarlos. A ellos, y a la humanidad entera -cerró los ojos- Creo que ustedes mismos podrán responderse porqué son capaces de lograrlo.

-Los hilos del destino... -susurró Rhiannon bajando la mirada. Quienes estaban cerca de ella llegaron a escucharla. Picard levantó las orejas con interés- ¿Puedo preguntar si dispone de información sobre algunas de estas personas...?
Sabael negó con la cabeza.
-No en detalle, de ello se encargan mis allegados dedicados a las desapariciones. Puedo consultar si están de acuerdo en poner a su disposición algo de la información.
-Entonces participaré -afirmó la chica con seguridad- Ahora hay dos personas que debo encontrar... -y su tono de pronto se volvió más débil, habló para ella misma- Es lo más cerca que he estado de encontrar algo...
-¡Yo iré! -Lucrezia levantó una mano con emoción- ¡No tienen idea de lo jugoso que es esto para mi tesis! ¡Ah! ¡Antes de que me olvide...!
Sabael volvió a detenerla con una mano, pidiéndole silencio.
-Para finalizar... no creo que la certeza de haber salvado a la humanidad de un exterminio sea suficiente para todos, y no los juzgo, cada uno tiene su particular manera de encontrar el goce en la vida. Pueden esperar un premio económico, lo suficiente para que puedan asegurarse bienestar si saben utilizarlo sabiamente. Por otro lado, tengo colaboradores en la causa dispersos por varias regiones que estarán dispuestos a proveerles un techo, confianza y protección. Uno de ellos se encuentra en Olivine. Podrá darles algunos insumos y precisarles detalles del próximo paso. Ustedes deciden. Lamento, con muchísima congoja, recordarles que han sido marcados. No disponemos de mucho tiempo... -el hombre se colocó de pie y se aproximó a los ventanales, dándole la espalda al grupo. Fijó su mirada en el cielo despejado. Todavía no había trazos del atardecer en él- Si los astros funcionaran con normalidad... podría decirles cinco días, la llegada de la luna nueva. Pero no lo sé con certeza. Eventos como estos... pueden tener una influencia más fuerte de lo que uno espera -guardó silencio unos segundos. Se lo notó tomar aire- Señorita -se refirió a Lucrezia- Quédese para ultimar detalles. El resto, puede retirarse, tomarse el resto del día para recuperarse y luego partir.
Imagen
Leon


-Osea que el zubat....- volteé la vista hacia Olivia. -Es seguro que venga con nosotros? Digo, considerando que planea extinguir la humanidad y eso-
Las palabras del monje me llenaron de dudas. Por un lado era gratificante, hasta cierto punto, que los pokemon actuaran por su cuenta. Eso hacía que no sintiera remordimiento por atacarlos. Recordé el arbok lanzando ácido contra todos.
Pero por otro lado iba en contra de algo en lo que siempre crei, que los pokemon no tienen maldad, y que sus actos malvados son en realidad ordenados por sus entrenadores. Siempre defendí esa idea, me era dificil aceptar que algunos pokemon fueran asi.

Me era inevitable plantearme si Sabael estaría en lo cierto o si esos pokemon estaban siendo manipulados de alguna forma que él desconozca.

La charla siguió brevemente, y el monje nos informó sobre cuales serían nuestros objetivos. Rhia y la chica linda rubia aceptaron sin dudarlo. Yo dudé un segundo, no por mi, sino porque no quería poner en peligro a mi compañero, aunque finalmente terminé aceptando

-Cuente conmigo! Ayudaré tanto como me sea posible- dije en dirección a Sabael.

Fijé mi vista en Treb, que seguía ajeno a todo. Bo te preocupes campeón, no voy a dejar que nada te pase.

El monje concluyó su charla hablando de una importante recompensa monetaria, cosa que no me interezaba en lo mas mínimo. Si hay personas y pokemon en peligro, no puedo decir que no.

Salimos de la sála vip. Al parecer tendríamos el resto del día para alistarnos, y saldríamos hacia Olivine al amanecer.

-Bueno... Quien tiene hambre?- pregunté a mis compañeros de misión. -Ya va siendo hora de almorzar. Tengo que hacer un breve llamado y los veo en el comedor? Sería buena idea irnos conociendo un poco mas, ya que al parecer pasaremos un tiempo juntos-.

Saludé con im breve movimiento de cabeza al grupo y me dirigí hacia la recepción, donde Ace había hecho un llamado al llegar.
Noté que Trebor estaba en su mundo, tratándo de llamar la atención de la snubbull del doc, o admirando el pelaje de Atlas y Picard, asique decidí no interrumpirlo.

-Nos vemos en quince! Alguien le hecharía un ojo a Treb?-
Ace


“¿Podrían responderme porque sus pokémon están con ustedes en este momento?, ¿Es por qué los obligan?”

-¿La chloe? ella hace lo que se le canta el orto siempre, la única razón de que tenga una pokebola es para que no tenga que caminar cuando dada vuelta.

El pokemon quebró la muñeca en un ademán que decía “stop you” sonrojada.

“¿Por qué mantienen una relación donde el uno se beneficia del otro?”

-Y creo que todas las relaciones se basan en eso, uno no quiere sentirse solo, quiere sentirse amado… que se yo… mira lo que me preguntas.-me puse a maquinar un segundo- Aunque gracias a ella pude colarme a más fiestas de las que recuerdo...- segui maquinando un poco mas- pero eso lo hacía porque la trola quería ponerse en pedo y no le gusta tomar sola… así que capaz tenés algo de razón.

Sabael siguió contando algo de la misión y como teníamos que ir para Olivine y contactar con un allegado. Y hablo un poco de la recompensa que nos iba a dar.

-Mira Sabael voy a ser sincero, la verdad es que mi vida no vale mucho, los que me conocen saben que soy una rata callejera y esas no tienen un esperanza de vida muy larga, así que si el mundo se termina mañana, para mi mucho mejor, quiere decir que tampoco tenía la chance de lograr mucho más que lo que soy ahora. Pero en lo que me queda, quiero tener la chance de disfrutarla al menos un poco, y esta misión que nos das, parece que es un viaje de ida nada mas o al menos que es lo suficientemente peligroso para que podamos palmar o algo por el estilo. Quiero la mitad del pago ahora y la otra mitad si vuelvo, no quiero morir con la panza vacía y sin un peso en el bolsillo.

//persuasión+manipulación//
:
4, 5, 8, 7, 3, 10, 3, 2
Darya


Escuché la respuesta de Sabael y tomé el resto de mi té en silencio.

-Así que un objeto mítico...- murmuré para mí misma. -Eso lo hace un poco más divertido. Podría ser algo lindo... o inesperado y desapercibido, eso siempre pasa.- Algo que sirva para para salvar a la humanidad de...

En verdad estaba más bien pensado en eso de pokemon aliados con una causa. Había vivido rodeada y tratando con ellos, me sentía rara al admitir ahora que nunca consideré esta posibilidad. Los pokemon forman lazos entre ellos y con humanos, desde casuales a relaciones estrechas de amistad y trabajo; pero esto era otra cosa, un ideal...
No era una pelea, ni un deseo, era un plan a gran escala. No es que tenga dudas de la capacidad en estrategias de algunas especies ni de su lealtad, y ya había visto lo que algunos pueden hacer en comunidad, como los Wishiwashi.
Tal vez lo que me extrañaba de la idea era que la códigos de tantos pokemon se alineen con el de una persona lo suficiente. Ellos como los humanos tienen sus culturas e instintos, y confiar en aliarse con uno de nuestra raza para exterminar al resto sonaba ridículo. Las guerras siempre me parecieron algo demasiado tonto, muy abstracto, cosas que solo a los humanos les podían llegar a interesar.

Aunque con cómo he visto alguna gente tratar a los pokemon, sobre todo turistas que no respetan nada... no puedo sorprenderme demasiado.

Y qué hay de Atlas?
Me volteé a verlo y él torció la cabeza, expectante. Collie me lo "dió", sí, pero era porque prefería estar conmigo. Aunque tuviera su pokeball eso nunca lo hizo su dueño... y a mí tampoco ahora.
Él podría (y suele) hacer lo que quiera, y así lo prefiero, solo tiene que hacerme caso durante los espectáculos, el resto del tiempo tenía tanto o más derecho que yo a distenderse. Pero nunca dudaba en seguirme, protegerme y consolarme, incluso cuando no lo veía necesario. Sabía que podía contar con él.

Algo recordaba de por qué Atlas se llama así, cómo levanta a Maradona, un mito de otra región... -Es hora de cargar el mundo.- le dije al can, intentando sonar seria pero no podía ocultar mi gracia ante ése dramatismo propio de nuestros shows. -Qué te parece, titán?-

El Furfrou en seguida se puso de pie, moviendo la cola pero tratando también de hacer algun tipo de pose noble. Largó un fuerte ladrido de afirmación, y con eso quedó decidido. Me paré y dirigí a todos:

-Si nos van a perseguir, yo no me voy a quedar sentada esperando a que me encuentren.- dije firme. -Ni tampoco voy a pasarme el resto de mi vida corriendo esperando que alguien más se encargue de detenerlos, pensando que en cualquier momento van a lograr matar a todo el mundo.- Lo miré a Collie, no soy tan idiota como para no entender que esto era un gran riesgo y no me iba a dejar ir sola. -No es la aventura que quería pero hey,- le sonreí, -por qué no?- Así elegimos está región, de todas las posibles... Realmente habrá sido por algo?

Otro de los chicos que aceptó se fue a hacer una llamada y nos pidió que vigilemos a su compañero. Parecía un pokemon joven, y estaba muy interesado en el pelaje de Atlas. -No hay problema, yo me encargo!- respondí mientras lo levantaba y lo ponía en el lomo del can, que le dio unas vueltas para divertirlo.
Luego de que terminó la reunión, me acerqué a Olivia, no podíamos ignorar que su nuevo pokemon había intentando matarnos conscientemente hacía unas horas. -Podré hablar con la murciélaga? Si esos locos los pueden convencer de trabajar con ellos... Tenemos que hacer lo mismo.-

Me senté en un almohadón en el suelo, con el pokemon en frente cuando bajamos a la sala de estar nuevamente, no se veía molesta de estar acá. -Elegiste atacarnos o seguías la voluntad de la colonia?- la cuestioné. -No sé cómo es la gente en esta ciudad, pero los humanos podemos ser bastante buenos, seguro estar con nosotros te lo va a demostrar.- Ni yo me lo creía. -Y si realmente querés exterminarnos...- pensé en la serpiente caída en la plaza, -pues me voy a encargar personalmente de cambiar tu opinión!- terminé, esta vez convencida.
Olivia


Segui callada escuchando los relatos del monje, por lo visto no solo teníamos que cuidarnos de estas personas, también había pokemons salvajes aliados a su causa, no puedo culpar a estos últimos, los atrapamos por años y usamos en combate, yo haría lo mismo. Intercambiamos miradas entre nosotros por unos segundos, todos sabíamos que quizás estábamos mordiendo mas de lo que podíamos masticar y eso no nos hacia demasiada gracia.

Me quede cruzada de brazos por unos momentos esperando mas información del monje, cosa que realmente no estaba llegando, Nonno incluso pregunto si tenia idea de las personas desaparecidas pero Sabael negó con la cabeza, acaso hay algo qué realmente sepa? Hasta ahora solo nos tiro detalles generales y nada más. A pesar de eso la chica del circo estaba dispuesta a aceptar la misión sin ninguna duda, mas que nada por sus motivos personales, incluso la chica rubia que se había sumado pensaba meterse en este problema sin ser llamada.

Olivine City, ese seria nuestro próximo destino por lo visto, hacia poco había estado allí, una semana, cuando llegue a la región por el casamiento de Lele, linda ciudad pero como todo en esta región jamás me había logrado atrapar del todo, aunque me interesaría saber lo que podríamos conseguir allí y alejarme de las miradas chusmas de esta ciudad.

-Debería buscarme un sombrero para pasear por el puerto? Podría tomar alguno prestado de Lele, si, eso serviría.- Dije para mi misma mirando hacia arriba, estaba distraída hasta que pude sentir una mirada clavada en mi, León pregunto sobre Daisy y si era seguro que nos acompañara, me quede pensativa mirando la pokeball unos segundos, realmente no había sido mi intención capturarla en un principio y quizás era peligroso tenerla conmigo, aunque por otro lado, es una zubat, no un Tyranitar, convengamos que eso si sería peligroso de tener. Me encogí de hombros en respuesta al chico antes de que este se fuera.- No sé, alguno quiere preguntarle?.- Dicho eso libere a la murcielaga frente al resto del grupo. Darya se acerco a mi preguntando si podía hablar con ella, salimos juntas de la reunión y bajamos a la sala de estar donde la muchacha del perrito blanco comenzó a interrogar. -Perdon que me meta, pero como esperas que te de una respuesta? Digo, no tiene manos solo alas, Hay algún truco que puedas hacer para responder eso?.-
Anterior 1 ... 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20 Siguiente
297 mensajes Página 16 de 20

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 5 invitados