Acá tenés todo lo relacionado con Pokémon Reborn: Partidas en curso, reglas, dibujos, offtopic, shippings y más!
484 mensajes Página 29 de 33
Anterior 1 ... 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33 Siguiente
Rhiannon


¿Por qué me había preguntado ello? Si ella no tenía tanto contacto con Segis... ¿Estaría siquiera enterada de lo que sucedió con el circo? Creo que... no era buena opción contárselo.
-No sabría decirte con exactitud... -Mara respondió a las consultas del resto sobre la fauna pokémon- Sí, he visto pokémon volador pasar por aquí, migrando más temprano de lo normal. Es como si... escaparan, estuvieran asustados de algo. Soy una artesana, a veces tengo el problema de estar demasiado concentrada en lo que tengo entre las manos y no presto atención a lo que me rodea, así que... -hizo un largo silencio, demasiado diría yo, mientras observaba fijamente el vaso que sostenía. Momento... ¿Se le estaban aguando los ojos o era idea mía? Miré al resto para ver si notaban lo mismo que yo- Perdón, tengo la cabeza medio revuelta. Iba a que no soy la mejor para preguntarle de estas cosas, quizá algún pescador o capitán les pueda dar más ayuda. ¿A dónde tienen que ir a todo esto?

Me percaté de que Cole miraba de un lado al otro en silencio, sin mover la cabeza. Entonces él también había notado algo raro. Quizá yo hacía mal en confiar inmediatamente en cualquier conocido de la pitonisa y de Segis, pero... Era cierto, algo raro sucedía aquí. Pero más allá del desorden, no había nada realmente anormal aquí, excepto quizá... las fotos. Le señalé al muchacho con la mirada las fotos, y creo que más allá de volver a ver que Mara no estaba en ninguna de ellas, pudimos notar algo nuevo: en una estaba Nao, el niño, acompañado de una pareja joven que sí se parecía a él. Mel también observaba, un poco menos disimuladamente, pero sin que la mujer lo notara, a su alrededor. Algo pareció llamarle la atención. Su mirada quedó fija en un cuaderno rojo ubicado detrás de la mujer, por encima de la mesada de la cocina. Tenía... anotaciones, dibujos, garabatos. Al menos ello es lo que llegaba a ver desde donde yo me encontraba.
-Mara -dije, llamando la atención de la mujer- perdón si no me corresponde saberlo pero... ¿Con quién habías ido a ver a Segis? -su mirada se oscureció rápidamente, se cargó de pena. La mujer se comenzó a acariciar un brazo con incomodidad. Nao dejó de golpear juguetes contra el suelo y nos miró a todos. Siento que metí la pata más de lo que suelo hacerlo sin darme cuenta.
-Eso fue hace no mucho, había...

Toc-toc-toc. Alguién (o algo) golpeó a la puerta. Creo que varios pegamos un pequeño salto, pero para nuestra suerte el ambiente cambió rápidamente con el nene corriendo a abrir con alegría.
-¿Ah? ¿Tan temprano? -Mara se refregó los ojos y se acercó a la puerta, que Nao ya estaba abriendo- Perdonen, no pensé que se me juntaran las visitas.
Del otro lado de la puerta había una muchacha de aspecto simpático, una enorme sonrisa. Cabello suelto, color café, un vaporeon se asomaba a un costado de sus rodillas. Eso podría ser lo más llamativo de no ser porque llevaba uniforme de policía.
-¡Mara, Nao! ¡Bueeeen día! -si no fuera porque sabía que la luz que se asomaba detrás de ella era del amanecer, me atrevería a decir que la irradiaba. El nene empezó a juguetear con el pokémon de agua con alegría, y luego ella se le sumó preguntándole como estaba y entregándole un chocolate- Oh, ¿vecinos? ¡Perdón, perdón!
-Tranquila, pensé que pasarías más tarde -Mara se excusó- Nao, ¿quieres salir a jugar afuera con...? ¿cómo se llamaba?
-Mrs. Bubbles -dijo la policía.
Nao asintió, y seguido de sus pokémon y del vaporeon, salieron fuera.
-¡Buenos días para ustedes también! -dijo la chica una vez cerró la puerta a sus espaldas. Rápidamente, con unos pasos tan acelerados que me daban miedo y me hacían preguntar si eran biológicamente posibles, se acercó hasta donde estábamos y empezó a darnos las manos uno por uno, con fuerza y terminando cada gesto con una rápida sacudida.
-¡Soy la oficial Millie! El apellido no hace falta -quizá podría caerme bien por ese detalle- Estoy ayudando a Mara con el...
-Millie, no creo que les interese -la interrumpió la mujer.
La policía le guiñó. Ok, creo que es la policía menos seria de la historia, a tal punto que estaba comenzando a dudar si realmente lo era.
-Yo creo que nos pueden ayudar más de lo que crees. Al fin y al cabo, son testigos de primera línea de lo que sucedió en el circo. ¿No? ¡Tenía taaaantaas ganas de interrogarlos! Pero los otros tontos no me dejaron.
Imagen
Isla Prima – Centro de comunicaciones


La alarma sonaba y sonaba. Era molesta, tapaba parte de los gritos que se escuchaban a lo lejos. Ahora que la puerta se había roto y el humo casi disipado por completo, el estado de la habitación podía observarse por completo: sillones volteados, paredes golpeadas, un velador tirado. Leon estaba en el suelo recuperándose del ataque del dennene, que comenzó a rodearse de electricidad una vez más luego de que el muchacho lo desafiara con su auto asumida falta de intelecto. Aunque el pequeño pokémon no tenía porque creerse demasiado, se había resbalado y dado en la cabeza como resultado de las burbujas del horsea. Eso lo había puesto de peor humor.

//Dennene usa Charge//
:
7


Lucrezia se le aproximó para intentar ponerse de pie ella misma y ayudarlo, sin demasiado resultado. Daichi se les acercó casi cayéndose en el proceso, pero finalmente los tres estaban de pie.
-No es mala tu suposición muchacho -dijo el hombre de la capa- Pero sabes, en toda historia siempre debe haber al que no le importe sacrificarse por un bien mayor. ¡No tengo vergüenza en admitir que soy uno de los que cumple ese papel! ¡Yo, todos mis compañeros! ¡Cada uno tiene su motivación! ¿Ustedes por qué hacen esto? ¿Por qué se aferran a la vida? ¿Por qué simplemente no se dejan matar y ya? El doctor, en especial, con su despreciable talento...

Pócrates parecía en un trance. Había logrado resistir la mordedura sacudiendo al pokémon a un lado, con apenas agujeros en los pantalones, pero ahora estaba... ido, perdido en sus pensamientos.
-Soy yo o esa pipa tenía algo raro... -comentó Luca con algo de esfuerzo, su voz un tanto herida.

//Luxio usa Bite contra Pócrates//
:
9, 1


-Son raros -dijo de pronto el hombre, sentándose cómodamente sobre uno de los sillones que seguía de pie para sorpresa de los entrenadores- No entiendo... no realmente no entiendo qué les vieron. Un anfitrión, un líder religioso, la rubia... ¿Qué tienen? Cada segundo que pasa es un segundo más en el que este sitio se destruye. No les ocurre acaso...
-La línea de comunicación... -Luca mencionó como si hubiese tenido una revelación- Si esto no funciona es probable que...
-¡Bingo preciosa! -el hombre aplaudió- Esto es un hermoso dos por uno. Liberamos pokémon, y los dejamos incomunicados de sus amigos. Ah, y ya obtuve todo lo que quería, la que quería la piedra era la dennene, pero para nosotros no tiene utilidad ya. Deberían aprender a ser más sigilosos, que nunca se sabe quién más los puede estar escuchando.

-¡Higa, Nishi! -Daichi llamó a sus phanpys, que estaban atentas al movimiento de los demás pokémon. Se pusieron en posición de ataque.
-Dejenme esto a mi, este tipo me tiene los ovarios llenos -a pesar de que Daichi y Leon quisieron retenerla, Lucrezia se soltó y se aproximó hasta el tipo con pasos dolorosos. Las phanpys se pusieron frente a los otros pokémon, y el tipo se limitó a observar a la mujer en silencio.
-¿Estás sonriendo debajo de esa máscara, verdad? -le preguntó. El hombre pareció asentir, y antes de que completara el movimiento, la muchacha le propició una puñetada en la cara, ante la sorpresa de todos. Una explosión se escuchó, seguida de otra, y otra, y otra, cada vez más cercanas, hasta que una fue en el pasillo- Vámonos de una vez.

La sirena de emergencia dejó de sonar. Y en su lugar, empezaron a oírse las sirenas de la policía y ambulancias. Sin embargo, los pasillos fuera de aquella oficina, se estaban llenando de humo.
Imagen
Ace




-¿porque quiero vivir? porque tengo gente que me importa y quiero ver de nuevo, cosa que vos no vas a poder volver a hacer. Mejor si escuchaste lo que decíamos, ahora no tengo motivos para dejarte ir con vida.

//Burbuja 10 (10)+10 // (a los pokes, no se sino tendría que pegarle tmb al tipo)
:
1


//Presure Flip//
Darya


La mujer no nos pudo responder ninguna de nuestras preguntas. Entendía que fuera una artesana pero viviendo en el mar, realmente le prestaba tan poca atención? El resto parecía algo distraído, algunos mirando alrededor de la casa. Supongo que nunca habían visto un lugar así, les debía causar intriga, o mareo. Aunque incluso Collie miraba por detrás de la mujer, algo en la mesa. Antes de que ella nos diga más sobre su relación con el Circo, alguien llamó a la puerta.

Lo primero que vi, además de una figura humana a ala que no le di mucha atención en primer lugar, era un hermoso Vaporeon. Ah no, era hembra. Se la veía muy alegre al encontrarse con el niño,estaba muy sana y bien cuidada. Lamentablemente Gng Bubbles, como la chica dijo que se llamaba, no permaneció mucho tiempo en la puerta y en seguida se fue a jugar con el niño. Admito que me dio un poco de envidia, poder irse sin preocupaciones a jugar con un pokemon de agua... Ah, extrañaba esos tiempos. No es que de chica no tuviera responsabilidades con el negocio familiar, pero eran más fáciles de evadir. Y en esa época eramos más...

No me pude quedar demasiado recordando eso, la quien se presentó como oficial de policia en seguida, a pesar de su actitud descuidada, nos comenzo a hacer preguntas sobre el Circo... Si estuvo ahí con los otros policías que nos interrogaron, qué hacía ahora acá? Nos estaban siguiendo?

-Eh, no sé si tengamos tiempo.- me excusé. -Ya que um, tenemos ese trabajo que hacer y la verdad se nos está haciendo tarde...- Miré al resto del grupo esperando ayuda, no soy buena con la gente.
Cole


Tengo que darle crédito a Rhiannon; es mucho más perceptiva de lo que imaginaba. Parece haber notado lo mismo que vi yo, juzgando por la forma en la que me dirigió con la mirada hacia las fotos, especialmente aquella que mostraba al pendejo con... otra familia. Una mucho más parecida a él. No pude evitar sentirme incómodo en mi asiento. ¿Estábamos siendo muy paranoicos? Eso es algo que me he preguntado incontables veces en el pasado, y cada vez la respuesta ha sido la misma. No, pedazo de pelotudo, obvio que no.

Casi salto cuando escuché los golpes en la puerta. Ay, la puta madre, creo que me agarró hipo.

Tragué fuertemente y me di vuelta, viendo a la mujer que entró junto a su Pokemon. Noté la mirada de Day e hice rodar los ojos. ¿Tendría que decirle que no, no se podía robar al Vaporeon? Espero que no, pero la verdad nunca se sabe.

-Al fin y al cabo, son testigos de primera línea de lo que sucedió en el circo. ¿No?

Sentí un escalofrío y tuve que detenerme de saltar de la silla. No, todavía no. Capaz que no vino a descuartizarnos y torturarnos con veneno para que le digamos todo. Capaz que en serio es de la policía y no tiene intenciones oscuras con nosotros.

Abrí la boca para responder, y justo entonces se me formó una idea en la cabeza. Puede que saquemos algo bueno de esto.

-Un gusto. Soy Cole Chase, ex-miembro de las fuerza militar de Kanto. -Le extendí una mano para que la sacudiera, una sonrisa en mi rostro. -Nos encantaría contarte lo que pasó en ese circo, pero hay un lugar al que tenemos que ir lo antes posible. Si podés ayudarnos a conseguir un barco o alguna forma de llegar a donde tenemos que ir...

Dejé la oración colgando, esperando que entendiera que estaba insinuando.

//Carisma+Empatia//

:
6, 6, 9, 10, 9

:
4
Leon


Las explosiones se escuchaban cada vez mas cercanas, también las sirenas de policía y ambulancias, pero comenzaba a creer que no llegarían a tiempo.
El enmascarado juraba ya no neceitar la piedra, ya que había oído nuestra conversación, pero...

-Y si ya tenés todo lo que necesitás, que hacés aun aca? Dije que no me caracterizaba por ser muy inteligente, si. Pero jamás dije que fuera un idiota!. Respondí al hombre de la capa. Trevor avanzaba nuevamente en dirección al pequeño ratoncito, pero lo detuve.

-Dale al otro!, le dije, aputando hacia el pokémon que se había ensañado con la pierna del doc.

//headbutt 25 + 25//
:
2, 1


//pressure flip activo//

Me asomé a la puerta y vi el pasillo lleno de humo, se escuchaban varias explosiones en el edificio, algunas muy cerca de nuestra posición. -Gente, nos vamos? Pregunté al resto de mi grupo. -La policía pronto estará aca, ellos estan mas capacitados que nosotros para solucionar esto! Tenemos trabajo que hacer.
No tenía ninguna intención de verme involucrado en un segundo ataque con diferencia de dos días.
Pócrates


Tras un largo lapso salí de mi trance.
¿Cuánto tiempo había pasado? Ni idea, pero sabía que aquel experimento con la pipa iba a tener consecuencias…

Podía escuchar palabras saltadas dentro de mi mente distorsionada aún.
Motivación…aferrarse a la vida… dejarse matar…
El doc …y su despreciable talento…

Ese bastardo…seguro es de los que odia a los humanos, pero ama a los pokemon…
pero mientras esto pasaba luxio volvió a atacarme
resistencia
:
7, 10, 4


Mira niño Halloween está bien que ames a los Pokémon, es verdad que a veces los humanos somos una desgracia, pero… ¡los imbéciles que generalizan merecen irse a la mierda!

Ger tackle a luxio
15+15
:
10


Con mi talento salvo a gente importante para mí, no necesito saber nada más que eso para estar orgulloso de mis habilidades-Dije apareciendo junto a los demás.

de repente la rubia se acercó al enmascarado dándole un golpe en el rostro.
Fue sorpresivo pero genial alguien tenía que haberlo hecho hace harto…

Dos punkis, un drogo y la primera en ser violenta es la rubia normal… uno nunca termina de conocer a la gente -Le dije sonriendo.

Ahora que ya se veía la salida era estúpido seguir ahí dentro por lo que tomé a ger y salí a toda prisa
Olivia


Me quede en silencio mirando por la ventana un segundo mientras la conversación, creo que todos estábamos un poco distraídos en este momento, quizás para evitar meternos en la conversación entre la chica de pelo azul y Mara, algo me decía que algo triste se venia en cualquier momento y lo mejor que podía hacer era tratar de no quedar en medio de ello. La mujer parecía estar siendo movida por algún recuerdo, su cara la delataba bastante aunque tratara de esconderlo.

Collie se había quedado mirando el lugar, entiendo que quizás le resultaba llamativo por alguna razón, convengamos que la decoración no era la más normal del mundo pero no me resultaba tan sospechoso, por lo visto la otra muchacha también se había percatado de algo inusual o sospechaba algo ya que enseguida preguntó sobre con quien había estado Mara en el circo, la mujer de cabello blanco comenzó a contestar cuando fue interrumpida por alguien llamando a la puerta.

Todos nos dimos vuelta hacia allí, quizás porque no esperábamos a nadie mas o por el hecho de que somos rápidamente atacados por cualquier ser vivo. Mara no parecio inmutarse tanto, por lo visto estaba esperando a alguien. El nene salio ccoriendo y empezó a abrir la puerta, si estuviéramos en una película de terror él seria el primero en morir, no tengo pruebas pero tampoco tengo dudas.

Me sorprendí al ver una chica del otro lado de la puerta, estaba uniformada y con un vaporeon a su lado, no recuerdo que hayamos roto ninguna ley aca como para que nos busque la policía. La chica saludo alegremente a los dos habitantes de la casa mientras su pokemon se ponía a jugar con el nene, por lo visto se conocían o alguien en este lugar tenía problemas regulares con la ley. Nao salió junto con Mr bubbles, el nombre más chuu que escuche en toda mi vida, para jugar mientras nosotros quedábamos con la señorita policía. Millie era su nombre, el apellido te lo debo, tampoco me lo hubiera acordado. La chica parecía contenta de vernos, la salude con la mano hasta que dijo lo del circo…

Day en una perfecta maniobra nos lanzo toda la responsabilidad a nosotros, por suerte cada musculo duro y tonificado del cuerpo tallado a mano de Collie bb exuda carisma, un poco torpe y timido pero carisma al fin. Me prendi de su brazo, y sinceramente jamas lo dejaría ir, mientras me sumaba a su conversación con la mujer. -Como acaba de decir futuro marid… MI COMPAÑERO aca, nos gustaría contarte hasta la ultima victima quemada y las 30 multas que podrían ponerle al circo si fueran un poco más cuidadosos, pero a cambio podrias ayudarnos a conseguir transporte a la próxima isla, me parece algo razonable, o no oficial?- Estoy tratando de sobornar a una policía? Claro que si.

/Carisma y persuación a ver que onda si nos hace caso la wachina/
:
3, 6, 6, 5, 9
Resumen de turno
(les dije que no me gusta hacerlos?)

Pócrates defiende, 3 éxitos -> Pasan 2 heridas
Bubble -> MISS
Headbutt -> MISS
Tackle Gertrudis -> Luxio defiende con 3 éxitos -> Pasan 5 de daño

Leon tiene 4 heridas
Pócrates tiene 2 heridas

Dennene tiene 50 de daño
Luxio tiene 50 de daño
Imagen
Rhiannon


-Ow.... te dio hipo -esa era una reacción muy extraña de parte de Cole, pero a la policía pareció gustarle- Me encantan los jóvenes grandes y enormes y tiernos como tu. Pero estoy en servicio, así que hagamos de cuenta que no dije eso. Veamos, veamos... -Millie tomó asiento sobre la mesada de un pequeño salto. Mara intentó detenerla sin éxito y se limitó a acariciarse la sien. Creo que inmediatamente se fue a tomar algo- Bueno, si tan interesados están en que les consiga transporte a cambio de información, creo que podemos llegar a un acuerdo. Como dije, estoy en servicio pero mi jefe no me ve así que puedo tomarme libertades. A todo esto, amo tu color de cabello -dijo por último señalando a Olivia.

Seguido a ello, sacó de entre sus bolsillos un pequeño anotador de color violeta y una lapicera de esas que tienen... un pompón en la punta y brillitos. No del tipo de cosas que yo usaría, o nadie que supiera que son muy incómodas para llevarlas en un bolsillo.
-Entonces... -comencé- ¿Qué podemos hacer para...? -alguien tenía que hablar. Olivia parecía distraída, Darya creo que solo pensaba en la vaporeon, Cole seguía con hipo y Mel... Mel seguía mirando fijamente la libreta sobre la mesada, hasta que Millie la tomó. Mara se alertó y se la sacó de la mano rápidamente.
-Perdón. Son... notas personales, recordatorios, nada raro -se justificó con incomodidad.
-Esa no parecía tu letra Maru -le respondió la policía ladeando su cabeza- Pero no importa, solo quería un lugar donde apoyarme. Veamos... ¡Vamos a repasar los hechos! Hace dos días el Circo del Exilio estaba haciendo una parada en los terrenos ubicados entre Ecruteak y Goldenrod. El mismo es presuntamente atacado por un grupo de extraños e incendiado, resultando en unos 40 heridos de distintos grados de complejidad. Testigos dicen haber visto a algunas personas huir en dirección a Ecruteak luego del ataque, y haber visto a otras personas practicar con pyroar antes de que la función comenzara... -tomó una bocanada de aire. Mara le ofreció un vaso de agua pero lo rechazó, y la mujer siguió hablando- Aunque eso lo está investigando otro grupo. ¿Sabían? ¡Hasta vino la policía internacional! Esos tipos se creen mejores que la policía local porque visten de traje y lentes y andan de región en región con sus credenciales. ¡Por favor! Yo tengo más años en servicio que algunos de los pubertos que se presentaron a exigir información en el cuartel y...

Todos la miramos en silencio, confundidos y creo que algunos medio hastiados. Mara tosió.

-Perdón, me fui de tema -se mordió la lengua, creo que a modo de correctivo- Pero si la policía internacional se interesó en el asunto... es porque no se trata de los hippies que andaban reclamando libertad por las miltanks en Goldenroad la tarde anterior. Admito que tengo algo de miedo... los que aparecieron de la policia eran raritos. Como sea, luego del ataque, ustedes eran parte de las personas que seguían en la zona del circo, y testigos los señalaron como participantes especiales del show. Quise interrogarlos pero... la anciana no me dejó. Siguió poniendo excusas hasta que se nos agotó el tiempo, y mi amigo el que maneja tiene menos paciencia...
-¿A dónde vamos con todo esto? -consulté, y antes de que comenzara a hablar, seguí tomando la palabra- Yo siendo parte del circo no creo aportar nada nuevo, y muchos menos ellos, que eran simple espectadores.
-¿Por qué confías tan ciegamente en ellos pequeña? -me preguntó. Y creo que nunca me había detenido a pensarlo- Podrían ser infiltrados... Pero supongamos que no. Creo que fueron elegidos por los natus por alguna razón más allá del azar... ¿Qué razón? ¿Por qué los protegía tanto la anciana? ¿A dónde están queriendo ir con tanto apuro? Si alguien está tan apurado en llegar a otro lado pueden ser tres grandes motivos: o está escapando, o está jugando una carrera contra algo o alguien, o quiere ir al baño. Y dudo que sea la última. Shh -se llevó la lapicera a la boca y nos cerró la boca antes de que dijéramos algo- Dependiendo de como colaboran, puedo asegurarme de que Maru les preste el barquito que tiene ahí afuera flotando hace días sin uso.

-¡No! -la artesana perdió color. Intercambiaron miradas entre ellas, algo parecían estar diciéndose en silencio- Perdón... Millie tiene razón, depende de lo que digan... puede que sí, les preste... el barco de Isao.
Levanté las orejas. Ese nombre...
-Mara, acaso tu....
Ella simplemente apartó la mirada en silencio.
Imagen
Isla Prima – Centro de comunicaciones


Las burbujas del horsea se pincharon en el aire antes de llegar a sus enemigos y llenaron el suelo de agua resbaladiza, logrando solo la risa del tipo encapuchado. Por su parte, el scraggy tomó carrera para lanzarse y propinarle un cabezazo al luxio, pero terminó resbalándose en los restos del intento de ataque del horsea y se el único que recibió un cabezazo fue un sillón tirado en el suelo.
La única que pudo actuar con efectividad fue la snubull. Siguiendo la orden del médico dio un salto y se lazó directamente al luxio, pero esté le hizo frente recibiendo el golpe con su cabeza. Los dos pokémon compartieron un momento de tensión donde se empujaban el uno al otro con sus frentes, gruñendo al unísono, pero finalmente el luxio, apenas herido, terminó ganando la pulseada y arrojando a la snubull de regreso con su entrenador.

Entre todos se miraron y estaban de acuerdo: no había mucho más que hacer y la mejor opción era escapar.
-No tengo ganas de encontrarme con los de la poli... quizá -dijo el tipo poniéndose de pie. La dennene y el luxio se pusieron a su lado- No lamento haberles sacado tiempo muchachos, estoy seguro de que nos volveremos a ver... -las palabras se fueron alejando a medida que el grupo dejaba atrás, a la velocidad que podía, la oficina en la que estaban reunidos momentos atrás.
Con las bocas cubiertas con pañuelos o su propia boca, avanzaron por el pasillo.
El sitio estaba algo oscuro, las luces de emergencia perdían fuerza frente al espeso humo que venía desde la recepción.
Casi todas las puertas que anteriormente estaban cerradas se encontraban ahora abiertas, pero por más que espiaran, no veían a nadie en el interior de las oficinas.
-Vamos a suponer -comenzó a decir Luca, todavía con algo de dificultad- que los demás no tenían a un loco paralizándolos e impidiendo su escape, así que no nos deteng-- ¿Qué estás haciendo? -le preguntó a Leon que se metió en una de las oficinas y salió rápidamente con algo entre manos. No le prestó mucha importancia ni atención, tenían que seguir corriendo.

Al cabo de varios metros se encontraron con bomberos que estaban atendiendo el sitio.
-¡Salgan por la recepción! ¡Hay atención médica fuera! ¡No vayan a otro camino! ¡Las explosiones se originaron en el fondo! -les gritó uno de los hombres.

En medio de quejidos, tos y con los ojos llorosos, el grupo salió afuera. Se había armado un perímetro de seguridad por la policía, bomberos y posiblemente las únicas dos ambulancias en toda la isla. Varios hombres tomaron al grupo por los hombros y los alejaron de la entrada. A sus espaldas, un oscuro humo se elevaba al cielo. La zona en construcción ardía en llamas.
-Iba a traer tanto progreso... -dijo uno de los heridos cuando pasaron a su lado.
-Shh, había rumores... sobre experimentación... -le respondió otro por lo bajo.

Finalmente, los hombres dejaron al grupo no muy lejos de un grupo de camillas y médicos y enfermeros atendiendo a algunas personas con mascarillas.
Un hombre de ambo azul se les acercó y empezó a examinarlos sin decir ninguna palabra, pero parecía particularmente interesado en el doctor.
Más de uno pudo notar que entre los autos de la policía, se camuflaban autos con otro logo en sus costados: la policía internacional se presentó sin que nadie lo esperara, y más de uno, estaba seguro, de que un hombre de lentes y cabello rubio los observó fijamente por varios segundos.
Imagen
Leon


Llamé la atención de Trevor y le hice notar que nos íbamos y pronto nos encontrábamos todos corriendo tras Pócrates por el largo pasillo que cruzamos al entrar. Las explosiones continuaban dentro del edificio, afortunadamente a juzgar por las oficinas vacías el resto de personas y pokémon del lugar ya habían salido. Todos menos uno... Sin pensarlo dos veces me escabullí dentro de una de las oficinas y lo tomé fuertemente entre mis manos, parecía estar bien a pesar de la caida que fue fatal para la incubadora que lo contenía.
Casi tan rápido como entré, volví a salir y seguí corriendo hacia la salida. Luca se percató de que tomé algo, pero no estaba en una situación como para juzgarme.

-Voy a devolverlo, -le dije-, No podía dejarlo ahí.

Por supuesto, mentí. No iba a devolverlo, no a las personas que lo abandonaron ahi adentro, no a las personas que decidieron que salvar su vida era mas importante que salvar la de un jóven pokémon por nacer. No, tampoco es robar, me decía a mi mismo. Tecnicamente eso fue un abandono... si... eso fue, un abandono...

Al cabo de unos minutos de conversación conmigo mismo, hayamos la salida y por fin salimos al exterior. El aire fresco se sentía realmente bien. Trev tosió detrás mio y le ofrecí regresar a su pokebola pero se negó, limpiándose la cara con su piel sobrante.
El lugar estaba lleno de policías, lo que debería ser algo bueno, pero no lo es tanto si cargás un huevo pokémon que no te pertenece, y que su legítimo dueño podría reconocer y acusarte de ladrón. Intenté ocultarlo como pude entre mis brazos, dándole la espalda al cordón policial que se había formado fuera del centro de comunicaciones, cuando Trevor en un rápido movimiento me arrebató en huevo y lo escondió dentro de sus pantalones.
No se si se dio cuenta que yo intentaba ocultarlo y me quiso ayudar, o si lo hizo para mantenerlo caliente, pero estaba mejor escondido ahi por ahora, al menos hasta que nos vayamos de acá y lo pueda guardar en la mochila.

Unos hombres nos guiaron hasta unas camillas con personal médico, pero no creí necesitarlo. Tal vez Trev si, él no estaba tan acostumbrado a respirar humo después de todo, asique me acerqué para ver si había algún enfermero pokémon, cuando lo vi: Un hombre de lentes nos observaba, no parecía ni policía local ni empleado del lugar. Me puse en alerta, vigilándo los alrededores. Con lo poco que voy conociendo a esta gente, no me extrañaría que el ataque al centro haya sido una distracción.

//Alerta + Percepción para ver si veo algo raro en el tipo o en los alrededores (?//
:
9, 9, 8, 5, 2, 5


-----------------------------------------
(si es detección avisame y tiro en el off, aún no entiendo mucho la diferencia)
Darya


La oficial nos había acorralado en una metafórica (y literal si considerábamos el tamaño del barco) esquina, con sus poderes de deducción. Cuando Cole le ofreció información a cambio de transporte respiré aliviada pero al parecer quería que le contestáramos antes de tomar la barca de la mujer de cabellos blancos. Ella no parecía nada feliz al respecto... El músico por su parte estaba muy concentrado en una libreta que la mujer en seguida guardó aunque la oficial la expuso frente a todos nosotros. Por Kyogre, dejela tener algo personal, ya me sentía algo mal por ella. Si no fuera por su hermosa Vaporeon, ya no me caería tan bien esta mujer.

-Que es la policía internacional?- le pregunté a Collie por lo bajo, sonaba importante. Nunca había escuchado de una fuerza más allá de las regionales. En Pacifidlog solo estaban los oficiales que controlaban la exportación e importación, eran pocos y vivían allí mismo. La única vez que vino gente de mayor cargo fue cuando encontraron a uno de nuestros vecinos con contrabando importante... Eran tiempos difíciles para todos, y algunos desesperaban.

-Por qué no habría de confiar en nosotros?- le respondí cuando cuestionó a Nonnie. No sé de dónde salieron las ganas de defenderla. -Nosotros confiamos en ella, ya ha tenido la oportunidad de lastimarnos si quisiera. Aunque es verdad que nos conocemos hace dos días y no nos ha exactamente defendido en esas ocasiones pero eran sus ami-- me detuve cuando Collie me puso una mano en la boca. Miré a la chica peliazul que no parecía muy cómoda con todo esto tampoco. Por alguna razón quería confiar en ella, tal vez fuera solo que estar sospechando de todos era bastante cansador, o tal vez era porque tenía un lindo perro y a Atlas le caía bien. En todo caso, no era el mayor problema ahora mismo.

Agarré la manota de Collie y la aparté de mi cara. -Escuchá, Mmmmmmmilagros?- no estaba segura de su nombre. -Nosotros sabemos poco más que usted. Con él fuimos al Circo, nos invitaron a pasar al escenario, y aceptamos porque nunca puedo decepcionar una audiencia.- me pasé una mano por el pelo, sacudiendo las puntas. -Después fue el ataque y la anciana dijo que como nos vieron en el show, esa gente nos iban a perseguir también. Y, para resumir, nos dijeron que busquemos algo en estas islas. No sabemos qué ni dónde.- me encogí de hombros. El resto no me lanzó miradas muy agradables pero creo que lo hice bastante bien. A fin de cuentas, habíamos comenzado como poco más que víctimas de las circunstancias, por más que me gustara pensar que ahora habíamos tomado un papel importante en el destino del mundo. Pero esa parte sería más difícil de explicar, yo apenas entendía la mitad.
Cole


Esto empezó bien y se fue para peor, como nos suele pasar últimamente, o siempre, conmigo específicamente. Por alguna razón mis balbuceos incómodos seguían encantando a toda persona a la que me encontraba, lo cual si bien era útil, no llegaba a resolver todos nuestros problemas. Accedió a darnos una forma de salir de acá, al ofrecer el barco de la señora. Medio hija de puta, si tengo que ser honesto. No solamente eso pero también quiere que le digamos todo ahora, antes de salir. Dios...

-No hay mucho más que te pueda decir que no hayan investigado ustedes ya. -le comenté. -Fue... bueh no voy a decir coincidencia porque no creo, pero ninguno de nosotros consentió a meterse en este quilombo, que yo sepa.

Justo entonces Day se me acercó, no muy sutilmente, y me pregunto de qué estaba hablando ella.

-La policía internacional es... uh... imaginate como esta mujer, pero tienen influencia en todo el mundo en vez de solamente una región o una ciudad. -le expliqué en susurros. -No está completamente equivocada; pueden ser bastante forros y creídos, pero suelen ser bastante efectivos. Aunque si la situación es tan grave como para que vengan ellos...

No diez segundos después tuve que taparle la boca a Day para que no dijera más de lo que tenía que decir, como de costumbre. Dios dame paciencia. Le eché un vistazo a Rhiannon, sintiéndome algo mal por ella. No la culparía para nada si no confiara en nosotros, y aún así lo había hecho todo este viaje.

-¿Querés una razón para confiar en nosotros? -le pregunté, frunciendo el ceño. -¿Por qué no nos dan ustedes una razón por la cual no confían? Sos de las fuerzas policiales, ¿no? ¿Que pasó con inocente hasta ser probado culpable?
Pócrates


Salí corriendo a toda prisa, mientras el humo y las sirenas sonaban con fuerza. Los chicos venían atrás de mí, por lo que esperaba poder acordarme del camino…pero justo en eso bomberos nos gritaron dándonos a entender el camino a seguir.

Ger seguía gruñendo, al parecer no le había gustado perder aquella batalla contra el luxio.
Miré hacia atrás al salir, todo en llamas, la enorme torre se había ido a la mierda.

Un doctor intentó examinarme, pero, le hice el gesto de que no sería necesario.
Tranquilo amigo, todo bien, mi perro acá me mordió por que se asustó por el incendio, nada que un bozal no arregle.

Miré al grupo y todos estaban bien, además pude ver que Trevor se metía un huevo en los pantalones. Qué envidia, yo también debí haber robado algo de la torre…

-Oye…-murmuré al geólogo- Creo que no estamos muertos, así que vayamos partiendo a donde nos dirigió la piedra aquella.

ger seguía gruñendo y en ese momento noté que un tipo se nos bahía quedado mirando...

Parecía suicida pero esta era el momento mas seguro para acercarse.
Avancé hacia él mientras hacia que me preocupaba por otras personas en el lugar.

-Hola señor necesita ayuda médica? como se nos quedó mirando supuse que necesitaba un doctor -dije sonriendo.
-Ahora, si necesita otra cosa...-murmuré acercándome más- será interesante hablar de aquello.

Ger por mientras se había escondido a las espaldas del sujeto, lista para cualquier ataque.
Anterior 1 ... 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33 Siguiente
484 mensajes Página 29 de 33

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados