Acá tenés todo lo relacionado con Pokémon Reborn: Partidas en curso, reglas, dibujos, offtopic, shippings y más!
303 mensajes Página 15 de 21
Anterior 1 ... 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18 ... 21 Siguiente
Mint


Cada palabra que salia de ella era de poca confiansa una extraña a la que le faltan buenos modales pero tampoco habia muchas opciones.
-Señorita por lo que parece tendre el gusto de estar con usted un tiempo mas.-
Trataba de actuar con los investigadores de libro cuando hablaban con un mujer de este tipo.
Segui mirando al zorua que no parecia importarle mucho lo que dijiera pero puede que no sea el momento adecuado lo dejare pasar si me sigo consentrando en el enloquesere.
Me acerque a iba que me dio un vianda de las que habiamos comprado.
Le sonrei en respuesta despues de ese gracias y sacaba al resto de mis pokemon para que comieran.
Iba a terminar de darme la comida dijo
-Pero no, no me voy a ver así en 10 años-
-No mates mis esperansas-
Me rei y le di un beso en la frente
Mientras comian yo me puse a ver mi mochila le habia pedido a mi tia que me la armara y no la habia revisado mucho.
Habian un sobre con dinero, ropa, una cantimplora y una mascara de gala de absol creo que la puso por lo que le habia contado sobre el espectaculo que habiamos hecho. Tambien habia una Mt con poder oculto y un ¿Kit de peluqueria? con una nota:

[Reveal] Spoiler:
Tal vez deverias cortarte ese pelo cuando tengas tiempo o quieres que oberon se atore de nuevo.
Besos de tu tia favorita.


Tal vez tenga razon habria que cambiar la apariencia un poco para evitar que nos notacen.
-chicos creo que deberiamos cambiarnos un poco-
Mostrando las tijera del kit.

Kileo


A Ariadne pareció gustarle mi idea… a medias. No quería que el grupo se separa, pero parecía que no había otra opción. Frost, Iba y Mint parecían quedarse con nuestra misteriosa colaboradora, mientras Yannick, el Doc y Nico se iban para Undella.

-Supongo que ellos tres son suficiente apoyo para vos- le dije a Ariadne- así que yo me voy con el resto fuera de la ciudad. Si tenés algo más que nos pueda ser de utilidad, este es el momento para dárnoslo.

//carisma + persuasión, para ver si la mina larga algún objeto porque soy una rata inmunda//

:
6, 1, 2, 6, 2, 7, 2


Vi que Maxwell sacaba a su Ponyta y lo montaba.

-Tranquilo. Todavía seguimos motorizados y vamos a tener más espacio. No es necesario que el pequeño se canse.- le dije dándole una palmada en la espalda.

Subí a la van esperando que el camión no se hubiera ido más allá de donde pensábamos.
Unova - Nimbasa City



El humo de la van arrancando lleno aquella calle de Nimbasa. Habia comenzado a hacer calor a medida que los minutos pasaban acercándose al medio dia, asi como el sol comenzaba a ser una molestia en los ojos al proyectarse sobre las superficies claras del pavimento. Maxwell se habia quedado hablando con Cameron, a quien habia dejado en la vereda luego de pedirle que hable con su hermano. El muchacho fruncio el ceño ante la mención de Jerome, y su expresion normalmente alegre cambio. Maxwell se alejo del muchacho liberando a su Ponyta, antes de que Kileo le diga que podian ir en la van tranquilamente. Cameron, sin embargo, agarro a Maxwell del brazo cuando este se dirigia al vehiculo.

-Hey...doc? - Dijo el muchacho de cabello colorado. Su expresion era bastante seria. -. Jerome y yo...somos...muy distintos. El suele ser quien da ordenes y dice que es lo que le parece mejor para todos. Yo soy mas...un espiritu libre. Asi que, si resulta que algo malo me pasa, va a ser por eleccion mia. Prefiero que me pase algo luchando para ayudar a Epi a vivir escondiendome y dejando que alguien mas arriesgue su vida. - La expresion del muchacho se suavizo luego de decir esto y se dirigio hacia la van junto con el resto de los entrenadores.- Ademas...le debo mucho dinero a Jerome.

Cameron subio a la parte trasera de la van, acompañado de un vaso de cafe carton que se movia por si mismo, que asumieron era el Zorua, quien por lo visto no tenia intencion de ir a pie a ningun lado. La camioenta arranco con Yannick al volante, Nico, Kileo, Maxwell y Cameron acompañando, junto con el Zorua. Era un grupo relativamente mas numeroso, pero de ser verdad lo que venian investigando, en Undella iban a encontrar a algunos de aquellos enmascarados de forma segura, asi como a la chica de la foto y quizas a Ian, quienes eran objetivos de ataques. Dejaron atras al resto del grupo y avanzaron por la ruta que salia de Nimbasa rumbo al oeste.

"Ruta 16" indicaba el cartel verde con letras blancas. El paisale urbano cambio abruptamente dando lugar a pinos muy altos y una ruta rodeada por un alto enrejado que separaba la ruta del campo abierto. Era una ruta llena de arboles y muy poco transitada en aquel horario, pero aun asi podian ver que el trayecto hacia Undella podia tomarles la mitad del dia. El cartel que tenian delante al salir indicaba que aquella ruta concluia con el acceso a un puente. Sin embargo, el cartel tambien indicaba tener precaucion con una bifurcacion en el camino que terminaba en un frondoso bosque.

-Bosque Lostlorn.- Dijo Cameron leyendo el cartel desde la ventanilla. Al oir aquel nombre el Zorua dejo su forma de vaso y salto al hombro del chico colorado para ver por la ventanilla aquel lugar.


Samuel



-No quiero escuchar mas al respecto- Murmure. -No quiero que arriesgues tu vida acompañandome, es muy peligroso y sabes lo mucho que significas para mi. Lo que compartimos fue hermoso, pero solamente te voy a lastimar. - Murmure, con mucho dolor y tratando de que no escuchen. -Vas a ser feliz, y algun dia, te prometo, vamos a estar juntos de nuevo. - Dije a modo de despedida dejandola para siempre en manos de aquel otro hombre, que espero la ame como yo.

Sali de la tienda con el dinero que me dieron a cambio de mi guitarra. Ah, amaba a esa guitarra, pero un mal calculo en mis numeros hizo que me gaste todo el dinero en el pasaje a Unova. No me quedo alternativa que vender mi guitarra en una tienda de dudosa categoria para costearme la estadia en esta ciudad. Nimbasa era un lugar hermoso, si que lo era, pero caro. Dos noches en un hotel me habian dejado sin una moneda, y pedirle dinero a Karen para que me lo mande hasta aca iba a...generar algunas preguntas. Incomodas.

Ian por otro lado, podia pasarme algo de dinero, ahora que estaba yendole bien en esta region. Pero eso de ser objetivo de secuestradores y tener que pedirme que venga a este lugar para ayudarlo seguro lo habia dejado fuera de mis opciones de pedir dinero. Habia llegado hace unos dias y no habia podido contactarme con el, pero tampoco habia podido ver nada sospechoso. Lo unico que me dijo era que espere en Nimbasa.

Cruce la calle dirigiendome al hotel donde me hospedaba, quizas haciendole ojitos a la chica de recepcion podia conseguir algun descuento, no venia funcionando, pero no tenia nada mas que perder.

-Entonces...antes de ir hasta el norte de Nimbasa deberiamos planear bien que hacer. Ese sector esta ocupado por un gran estadio de deportes, hay un evento ahi y quiza,,,- Una voz femenina parecia hablar en secreto al otro lado de la esquina, justo llegue a tiempo para esconderme tras un arbusto. la mujer hablaba en el tono de voz de "estamos planeando un gran golpe", quizas era esto lo que Ian me dijo que espere- ...Los enmascarados intenten algo ahi. Si sus amigas estan aun en esta ciudad es posible que sigan vivas pero lo logico seria llevarlas a un lugar donde nadie las buscaria, y el mejor lugar para eso es precisamente delante de los ojos de todo el mundo, asi me lo dijo un amigo hace tiempo y siempre resulta ser verdad.- Enmascarados? Bingo! Me agazape en el arbusto y trate de forzar la mirada para observar de quien provenia esa seductora voz, pero me fue imposible.

-Aunque quizas primero tengamos que lidiar con ese espia que tenemos del otro lado del arbusto.- Dijo una despampanante mujer corriendo las hojas que me estaban tapando. Bueno...ahi va mi escondite secreto. Ensaye mi mejor sonrisa y estaba dispuesto a decir una de mis mejores mentiras para evitar que me ataquen en una region donde no tengo inmunidad legal por ser Lider de Gimnasio, pero cuando deslice mi mirada fuera de la figura de la vanpiresa de labios rojos (fue una tarea muy dificil despegar mi mirada de ella, lo admito), vi que estaba acompañada de nada mas y nada menos que los amigos de Ian.

-Me creerian si les digo que me cai?









[/b][/font]
Yannick


Me di cuenta una vez que ya habíamos arrancado que no había podido llamar a Ian, aunque tampoco lo hubiera querido intentar con esa mujer en frente. Bueno, en algún momento que paremos le pido al doc su gear, después de todo todavía le faltaban dos días para el recital, si mal no recuerdo.

Hablando de Max, se había subido al lado mío, a pesar de que al parecer hubiera preferido ir sobre Kay. Tres de cinco personas acá adentro no nos gusta, qué grupo. -Te va a tocar encontrar alguna estación de radio decente.- intenté distraerlo un poco. No me gustaba manejar en silencio y seguro en esta ruta había más chances de conseguir señal, no como ayer. También podríamos fijarnos si había CDs en algún lado pero me daba cosa andar revisando demasiado la van si no estaban Nitta ni Frost.

Me empecé a relajar un poco entre más dejábamos la ciudad atrás, todavía no me encantaba, pero era una ruta agradable y se sentía muy diferente a manejar en zonas más urbanas, incluso en Camphrier. Aunque era bastante raro que los costados estén enrejados, me pregunté si era para mantener a la gente afuera o a la fauna adentro. Mi respuesta llegó cuando cruzamos un cartel advirtiendo que una de las salidas llevaba al bosque y apenas Cameron leyó el nombre, el Zorua le saltó encima para mirar por la ventana. Eso no me dejaba muy tranquilo, considerando que había hecho lo mismo anoche.

-Quién tiene el mapa?- pregunté al aire, bajando el volumen. -Fíjense bien, lo último que quiero es terminar perdidos en un bosque por error.- Recordé esa vez con los de Etganshe, no sé si haya Phantumps acá, pero mejor no pasar por eso de nuevo. La vegetación se veía mucho mas cerrada y seguramente cubría más territorio que el que estaba al sur del pueblo, que teníamos que cruzar cada vez que íbamos al río.

-La próxima traeme a turistear porque así no llegamos a ver nada.- se quejó Carlos entre los dos asientos delanteros.

-Mh?- Lo miré un segundo antes de volver mi atención a la ruta, me había distraído con ese pensamiento y ni noté la pulsera haciendo lo suyo, era casi indistinguible al calor del sol que me daba en los brazos. Cierto es diferente ahora. -Ah, sí.- Sonreí un poco, la verdad me hubiera gustado ver más de la ciudad. -La próxima.- Seguía sin estar seguro de cómo sentirme ante eso.
Nico


-Setenta y cinco Donphan se balanceaban sobre la tela de un Ariados...- Cante en voz baja, mirando fijamente al techo de la van, sintiendo como mi alma lentamente se desvanecía. -Como veían que no se caían...

Mi balada fue interrumpida cuando escuche a Cameron hablar. Al principio pensé que por fin se había cansado e iba a llevarme detrás de algún árbol y atarme ahí hasta que vuelvan de la misión, pero resulto ser que habia visto un cartel anunciando... un bosque? Lostlorn Forest... o la persona que lo nombro era mala con el ingles o tenían un sentido del humor muy de mierda, no se cual opción era peor.

-Si tienen pensado hacer un picnic ahi, yo paso. -Me apoye contra el asiento y deje salir un largo suspiro. -No me llevo con los bosques. Tratas de volar y te chocas un árbol o una rama siempre, ni ganas.

Aunque... a decir verdad el estar tanto encerrado me daba ganas de al menos estirar las piernas. SI los demas decidian dar una vuelta y tomar algo de aire fresco supuse que no seria mala idea, mientras me quede cerca de ellos y la van. Puede que no sea el Exeggcute mas brillante de la canasta pero hasta yo entendía que vagar por un bosque que se llama Lostlorn no era la mejor idea de todas.
Maxwell


Lo mire a Cameron que me había dicho que no se llevaba bien con su hermano y le debía dinero.

-Lo entiendo Cameron, estaba pensando en el bienestar de Epiphone y Nitta, y como tu hermano tiene algunas herramientas que nosotros no para ayudar. Tampoco es que me caiga de maravilla, no te voy a mentir, pero quiero pensar, que si nos da una chance mas de ayudar… pensalo al menos.

Kay se desperezó estirando su cabeza y sus cascos, uno por uno lentamente, podía notar que tenía una sonrisa en el rostro, estaba ansioso.

-¿Qué pasa Kay?- le pregunte extrañado.

El pokemon marco con sus cascos un ritmo en el suelo, para después hacer un pequeño relinchido. Sus llamas crecieron un segundo con determinación y se redujeron inmediatamente, creando un pequeño fogonazo.

No soy un experto en idioma pokemon y no es que me costara entender cosas básicas, pero a veces es difícil si uno no conoce muy bien a su compañero o hace muy poco que recorren el camino juntos, creo que es una conexión que se desarrolla con el tiempo.

Cuando conocí a Salem, pasaron semanas y creo que hasta meses para que me dejara tocarlo sin que mis manos o mi cara recibieran algún arañazo. Así que imagínense lo que me costó entenderlo, fue un proceso... digamos que algo difícil…, pero ahora hasta puedo descifrar las caras que hace, y que siente con solo con mirarlo, creo que me he vuelto un poco más receptivo con los años y las experiencias, al menos es lo que me gusta creer. Si me hubiesen visto en la escuela media y como me enzarzaba en cualquier pelea que pudiera solo por el hecho de que podía, no me creerían. Pero bueno es una conexión que con Eva y Cianuro todavía no puedo lograr, con ellos es más una relación de respeto y compañerismo que una amistad. Y Casey bueno… Casay es un tema aparte.

-No te preocupes Kay, se que queres llegar rápido. No fue tu culpa, ni de nadie que se las llevaran- trate de calmarlo dándole unas caricias en el lomo –Lo único que podemos hacer es nuestro mejor esfuerzo y esperar que sea suficiente- dije apretando el puño con fuerza.

Levante un pierna listo para montar a mi pokemon, pero escuche a Kileo hablar y me detuve.

-Tranquilo. Todavía seguimos motorizados y vamos a tener más espacio. No es necesario que el pequeño se canse.

Mire a Kay que ahora, casi alcanzaba mia altura y reflexione un segundo.

-Oh pensé que Frost, iba a llevarse la camioneta. Entonces quizá no es necesario Kay...

El pokemon relincho con fuerza mientras sus llamas se volvían intensas y erráticas.

-Bueno, que te parece si nos acompañas un rato por el camino- le dije sonriendo

Kileo me miro preocupado.

- No te preocupes Kileo, puede correr horas sin cansarse si va solo, además creo que necesita sacarse un poco el estrés.

Me subi a la camioneta en el asiento del copiloto sin darme cuenta, por lo general yo nunca manejaba cuando vivía en Goldenrod, eso era tarea de Crista y Zack, siempre decían que era muy despistado, que iba a arruinar el auto y que se yo… pero bueno tenían razón, el primer dia que maneje choque contra un Rhydon que transportaba unos cajones con verduras, ese estigma me iba a perseguir por siempre, aunque admito que fue muy gracioso ver como unas señoras se resbalaban con las naranjas.

Lo mire a Yan que ahora estaba frente al volante y le sonreí.

-Capitan, espero servirle bien- le dije bromeando mientras hacia un saludo militar .

-Te va a tocar encontrar alguna estación de radio decente.-

-A la orden- le conteste jugando con los diales.



(empieza en el 0:33)

-Esta siempre me gusto. Capaz nos alegra un poco.

Finalmente me despedí de los que quedaban atrás.

-Cuídense, y Ibaraki, trata de no golpearlos muy duro.

La van se encendió y salimos. Kay corría al lado de la van sin problemas y hasta nos había pasado e iba un poco más adelante para después volver a escoltarnos, como un guardián del camino.

-En un día bueno llega a los 130- le dije feliz a Yan.

Nunca me costó hablar con Yan por alguna razón, las conversaciones salían naturales por lo general y mientras miraba al pokemon adueñarse de la carretera, comence a hablar para pasar el tiempo.

- Hay veces que cuesta conectar con un compañero nuevo, con Salem me costo mucho-dije mientras acariciaba al minino que ahora dormía plácidamente- pero con Kay fue diferente. El siempre fue mas abierto con lo que sentía, si estaba mal se acercaba y sus llamas se volvían más pequeñas e irradiaban una calor tenue y cariñoso.- dije acariciándolo por la ventanilla.- Nunca cargaba con las cosas solo, creo que eso es causa de Mama y todo el amor que le dio.

El pokemon se alejaba y volvía a correr delante nuestro, como retando al vehiculo a una carrera.

-Aunque con Crista era otro historia, siempre estaban peleando por A o por B y no ayudaba que este ¿demoñito? ¿se dice así?- dije mirando a Salem- Los estuviera incitando todo el tiempo… el dia que prendieron fuego el cordel con el vestido nuevo… Dios- empecé a reír- Encima había ahorrado tanto para comprarlo, ahora me rio, pero en ese momento, no te das una idea...

El camino siguió por un rato hasta que llegamos a un lugar nuevo.

-Bosque Lostlorn.- dijo Cameron

Frunci el seño.

-Presten atención nunca se sabe.



Mint


Nos despedimos del resto y fuimos a pie por nimbasa siguiendo a ariadne, me acerque a iba.

-iba...hay algo que tengo que hablar-
Estaba nervioso por como reaccionaria ante lo que tengo que decirle
-Si...- responde con una sonrisa
-bueno primero creo que deberia decirte mi nombre completo es simple cortecia que nunca hice si te parece-
-Oh... - Ves que su sonrisa desaparece por completo
-Adelante-
-Mi nombre es Mint Soro Kagami- me ponia un poco rojo pocos sabian mi segundo nombre
-Mint... Yo... Perdón, no puedo devolverte esa cortesia- dice con tristeza en su rostro.
No me gustaba esa respuesta pero no soy nadie para juzgar - ok... bueno creo que fue demaciado la verdad es que pocas personas conoce mi segundo nombre, las mas cercanas -
-Mint... - Respira profundo y ves que mira al sandygast -te lo voy a contar... Yo... No tengo familia, bueno, mejor dicho, no tengo padres, Baraddur es como mi hermano, me cuidó desde que puedo recordar y... Ni siquiera recuerdo mi propio apellido. Ni nada de mi niñez-
-Nitta, vos y el resto, fueron mis primeros amigos desde que puedo recordar-
Una risa nerviosa salia de mi - se podria decir que tenemos casi la misma -
Sostuve la pokeball de fogosa con fuerza
-Cerca de aqui hay un lugar llamado el relic castle alli habita la representacion del sol Volcarona ella fue quien me crio desde que naci, ella es la madre de fogosa -
Veo que le cuesta procesarlo
-Pero... Vos conoces a tu familia. Tus abuelos/tios no viven en Nimbasa?-
Tome un respiro y continue
-Mi segundo nombre es Soro por mi madre ella se llamaba Aria: que es una pieza musical solista y Soro significa "solo" pero ya me voy por las cuerdas. Tengo familia cuando tenia lo que ustedes llaman 7 años fui encontrado por musicos y de ahi la historia se oscurese hasta cierto suceso en un bus - se podria decir que una de las mejores cosas que paso en mi vida si lo pongo en restropectiva.
-Eh... Entiendo, yo viví con Baraddur unos 10 años, un día decidí que era suficiente y logré conseguir una oferta de un trabajo en Lumiose que requeria un entrenador, el bus al que subí nunca llegó a destino-
-Mint... Te acordás de tu madre?-
Tome el diario y se lo mostre, revelando su contenido viendo sientos de hojas en las que se podia diatinguir eventos conocidos pero como se acerva al inicio la letra y el color de las hojas cambiaba notando que la mitad de este no habia sido por mi, si a pocos le dejo saber mi segundo nombre menos les e dejado ver tanto el diario -para mi, mi madre es esto su diario- empeze a mover las hojas hasta el final del capitulo de mi madre que estaba escrito de manera muy irregular y con manchas de sangre por toda la pagina decia: "adios, te amo y huye de Hortensia"
-Sus ultimas palabras-
La ves que se frena en seco al llegar a la página manchada de sangre
Boquiabierta por la sorpresa tanto que le sale una lágrima
-Mint... Lo siento tanto... No debí...-
-Tranquila no duele tanto cuando no la conoces-
-Mint... Estoy segura que te amaba, si este diario es todo lo que te queda de ella, cuidalo mucho entonces- me cierrar el diario y me acaricia las manos -Mejor alcancemos a Nicholas y la señora ropa apretada antes de que lo perdamos-
-Mint... No me lo digas si no querés pero...-
-Ella es el demonio que mato a madre. Ella es...la madre de mis hermanos- lo dije lo mas serio que jamas podre.
Veo que le tiemblan las piernas y la atajo cuando casi se cae de la sorpresa.
-ahora debemos adelantarnos nos quedamos atras-
-Eh...si...-con la voz claramente apagada y con un nudo en la garganta -gra... Gracias por confiar en mí- y le di la mano.
-claro que confio en ti- beso

Nos logramos adelantar y llegamos con el resto hasta un hotel y nos reunimos en el para hablar sobre nuestro proximo movimiento pero mientras lo haciamos un sombra muy mal escondida nos espiaba desde los arbustos.
Ariadne se dio cuanta de ello aunque no era muy dificil la verdad y lo saco de los arbusto era sam.
-hola sam- y le empece a saludar
Ibaraki


Nos despedimos y comenzamos a caminar, iba a ser un día largo con todo lo que teniamos que hacer, y aún más largo si yo seguia así, francamente no entiendo a las mujeres desesperadas por tener un par de estas al punto de que las abran con un cuchillo.

Caminé al lado de Mint y recordé un poco de nuestra llegada a Lumiose hace dos años, la ciudad era intimidante en esa epoca, pero ahora parecia de lo más normal, los enormes edificios y los tumultos de gente no eran lo que antes. Entonces el chico a mi lado habló.

-iba...hay algo que tengo que hablar-

-Si?- Le pregunté curiosa, esperaba que hablar un poco me calmara.

-bueno primero creo que deberia decirte mi nombre completo es simple cortecia que nunca hice si te parece-

-Oh... - Hablar sobre eso, supongo que cualquier momento es tan malo como los otros -[iAdelante[/i]-

-Mi nombre es Mint Soro Kagami- Mint parecia algo tímido al revelar su nombre completo. Por otro lado yo...

-Mint... Yo... Perdón, no puedo devolverte esa cortesia- Como decirselo, como explicarle.

-ok... bueno creo que fue demaciado la verdad es que pocas personas conoce mi segundo nombre, las más cercanas-

-Mint...- Mejor hacerlo antes de que me malinterprete, miré instintivamente a Baraddur, su compania siempre me ayudó a pasar momentos como este. -te lo voy a contar... Yo... No tengo familia, bueno, mejor dicho, no tengo padres, Baraddur es como mi hermano, me cuidó desde que puedo recordar y... Ni siquiera recuerdo mi propio apellido. Ni nada de mi niñez- Ahí estaba, por un lado fue un alivio haberme sacado ese peso de encima. -Nitta, vos y el resto, fueron mis primeros amigos desde que puedo recordar-

-se podria decir que tenemos casi la misma- Su respuesta no fue para nada lo que esperaba -cerca de aqui hay un lugar llamado el castillo olvidado, alli habita la representacion del sol Volcarona ella fue quien me crio desde que naci, ella es la madre de fogosa-

Mint tenia en su mano una pokeball, pude ver en su interior a la pokemon insecto de la que tanto me habló hace dos años. -Pero... Vos conoces a tu familia. Tus abuelos no viven en Nimbasa?-

-Mi segundo nombre es Soro por mi madre ella se llamaba Aria: que es una pieza musical solista y Soro significa solo pero ya me voy por las cuerdas. Tengo familia cuando tenia cuando tenia lo que ustedes llaman 7 años fui encontrado por musicos y de ahi la historia se oscurese hasta cierto suceso en un bus-

No pude evitar notar algo raro en su forma de hablar, más raro de lo normal -Eh... Entiendo, yo viví con Baraddur unos 10 años, un día decidí que era suficiente y logré conseguir una oferta de un trabajo en Lumiose que requeria un entrenador, el bus al que subí nunca llegó a destino- le devolví su sonrisa al mencionar el bus tambien, intentamos acelerar un poco el paso antes de quedarnos muy atras de Nicholas y la pila de maquillaje con patas. Pero antes de avanzar mucho preferí no perder la oportunidad -Mint... Te acordás de tu madre?-

Al preguntarle Mint sacó un cuaderno y me lo mostró, pasando paginas hasta llegar a una que tenia algunas manchas, que tardé en reconocer y... -Sus ultimas palabras- Dijo.

Me habia quedado helada, y me sentí mal por haberle hecho recordar algo así -Mint... Lo siento tanto... No debí...-

-Tranquila no duele tanto cuando no la conoces- Oh... en un sentido, tenia razón, intenté recordar a mi propia madre pero cada vez era más dificil, habia pasado tanto tiempo que cada vez que lo intentaba su imagen se hacia cada vez más borrosa, pero eso también hacia que extrañarla fuera cada vez más dificil también.

-Mint... Estoy segura que te amaba, si este diario es todo lo que te queda de ella, cuidalo mucho entonces- Puse mis manos sobre las suyas mientras cerraba el diario y acariciaba su piel -Mejor alcancemos a Nicholas y la señora ropa apretada antes de que los perdamos- Concluí tratando de dejar el tema, pero aun quedaba algo, no creo que me mostrara esa página solo para mostrar su punto. -Mint... No me lo digas si no querés pero...- No queria preguntarselo directamente, seguro no era un tema agradable.

-Ella es el demonio que mato a madre. Ella es...la madre de mis hermanos- Su respuesta me golpeó como nada hasta ahora. Dijo esas palabras con total seriedad, ni una duda o tristeza. Como podia, como podia seguir de pie, yo sentia que me iba a desmayar al escucharlo pero él, como podia ser tan... -ahora debemos adelantarnos nos quedamos atras-

-Eh... si...-Trataba de recomponerme despues de eso, Mint me ayudó a recuperar el equilibrio. -gra... Gracias por confiar en mí- Como podia ser...

-claro que confio en ti- Respondió antes de besarme en la mejilla. Mint, como podes ser tan fuerte?.


Alcanzamos a Nicholas y Ariadne una cuadra más adelante, y nos ubicamos en un rincón para prepararnos, yo apenas habia podido terminar de recuperarme de la charla anterior. La mujer explicaba la situación, un evento deportivo y la posibilidad de encontrar a los enmascarados ahí y sobre un espia en los arbustos. Me puse en guardia esperando que fuera uno de los tipos que buscabamos, pero al que encontramos fue a Samuel, amigo de Ian y Lider de Gimnacio de Kalos. -Samuel? pero como? qué? por q...? Este día no se podia complicar más, verdad?-
Frost


Comenzamos a caminar siguiendo a Ariadne, más bien yo la seguía, los pubertos estaban detrás mio haciendo vaya a saber uno qué, no son los nenes que hace dos años, pueden cuidarse solos y compartir sus trágicas historias de vida sin que tenga que supervisarlos. Sacudí la cabeza volviendo a prestarle atención a la mujer del tapado en clima caluroso, muy casual señora, muy casual. Comenzó a compartir sus teorías, según sabia un evento se estaba por hacer en los estadios de la zona y parecía más lógico que eso fuera a traer a los enmascarados, no voy a decir que comparto con la mujer esa idea pero es eso o estar como boludos recorriendo varios kilómetros sin saber qué hacer. -Comparto eso ultimo, lo aprendimos hace un tiempo de una forma extraña.- Comenté con respecto a su último comentario, si algo sabíamos era de cosas escondidas en plena vista.

-Aunque quizas primero tengamos que lidiar con ese espia que tenemos del otro lado del arbusto.-

Tome una de mis pokeballs listo para lanzarla cuando del arbusto surgió alguien que sinceramente no esperaba ver en esta región. -Sam.- Dije levantando una ceja, el amigo de Ian y gym leader de Kalos que conocimos en Lumiose mientras buscábamos a los guardadores, como olvidarlo? Roomie incluso lo conocía más que yo. Me relaje un poco pero no tanto asi Ariadne. -No te preocupes, es Sam, es conocido nuestro, arreglaste esas mariposas tuyas? Recuerdo que no funcionaban muy bien.- solté irónicamente recordando su poca ayuda contra Siiva.- Además te importaría compartir con la clase que haces aca?-
Kileo


“Bosque Lostlorn” dijo el muchacho de pelos rojos que nos acompañaba. Estoy seguro que leí ese nombre en un folleto cuando volaba para esta región. No parecía el lugar más turístico del mundo, pero al menos tenía su fama como para aparecer en el panfleto. El pequeño Zorua saltó al escuchar ese nombre, asomándose por la ventanilla. Habíamos visto la misma actitud la noche anterior y no sentí que fuera buen augurio.

-Eh… como que el zorrito se está comportando como ayer con el callejón.- le marqué al resto, aunque presentí que ya habían notado eso. -No creo que bajar sea la mejor de las ideas. Según lo que me acuerdo del mapa que ojeé cuando estaba plácidamente de turista, nos estaríamos desviando para nada.- dije, mirando por la ventanilla como cada vez la vegetación se ponía más y más frondosa a medida que nos acercábamos al dichoso bosque. -Créanme que sería el primero en bajar a mirar el bello paisaje, pero tenemos el tiempo en contra.

No creo que mis palabras le hayan causado simpatía al pequeño Pokémon oscuro que teníamos de polisón, así que decidí ver si podía razonar con él. Nunca hay que olvidar que por más que parezca un muñeco de peluche es una criatura con poderes.

-Tenemos que seguir por ahora,- le dije a la criatura peluda en el hombro de Cameron -pero te prometo que a la vuelta podemos pasar por acá y miramos todo lo que quieras.

//afinidad + loquesea, para que el Zorua me ame (?)//

:
5, 1
Unova - Nimbasa City - Big Stadium



A Samuel le costaba mucho trabajo apartar su vista del escote de Ariadne. La mujer no se saco los lentes pero tenia media sonrisa en la cara, seguramente sabiendo el efecto que generaba en el muchacho, asi como en otros transeúntes que pasaban. Samuel seguia igual de palido que la ultima vez que lo vieron en Kalos, blanco como una hoja con cabello marron muy oscuro y ojos del mismo color. Una pequeña barba y bigote le terminaba de dar ese aspecto descuidado. Era flaco y bastante alto, llevaba ropa que si bien lucia rota y algo maltrecha, podia verse que realmente era ropa de buena calidad especialmente diseñada para lucir asi. El Lider de Gimnasio de Santalune lucia la medalla insignia de su Gimnasio en su chaleco de jean, junto con algunos pins de bandas de Kalos.

-Nicholas? Ibaraki? Mint? - Dijo Samuel saliendo de los arbustos, apartando levemente la mirada de la mujer de los labios carmesi. - Y usted no la conozco señorita, pero creame que estaria encantado de hacerlo. Me llamo Samuel , lider de gimnasio de Santalune en la Region Kalos. Quizas oyo hablar de ella, lugar de los mejores amantes del mundo.- Dijo el muchacho agarrando la mano enguantada de Ariadne y guiñando un ojo. La mujer no aparto la mano, y solo se limito a sonreir.

-Ariadne. Encantada, querido. - Dijo la mujer dedicandole una coqueta sonrisa, pero luego hablando seriamente mirando a Nicholas. Su expresion habia sido encantadora y seductora con Sam hace un segundo, pero ahora lucia fria y calculadora ante Nicholas. - Es peligroso? - Suzurro, al ver que los entrenadores parecian conocerlo y llevarse bien, la mujer sonrio de nuevo, algo mas confiada. Los jovenes no esperaron respuesta, preguntando directamente al Lider que hacia en ese lugar.

-Emh...veran se supone que no tengo que decir nada...momento, y los demas? No se suponia que Yan venia con ustedes tambien? Y esa hermosa chica de pelo castaño...la que tenia nombre de guitarra.

-Epiphone.

-Esa misma! - Los entrenadores explicaron a grandes razgos lo ocurrido al lider, mientras caminaban hacia el estadio. Ariadne no se veia del todo confiada, pero aun asi no detuvo a los entrenadores en el relato. - Entonces...secuestradas. Ian me dijo que venga urgente a Unova, que iba a necesitar ayuda y...bueno, no queria molestar a Yan...el siempre fue algo independiente. Ademas, segun me dijo, cualquiera que supiera estaba en peligro. Y el me aprecia tanto que lo primero que penso fue en poner mi vida en riesgo. Eso...no se oye tan bien dicho en voz alta.- Puntalizo el joven.- En fin...Ian me pidio que venga a esta ciudad a esperarlo, me dijo que nos ibamos a encontrar en este lugar, que el iba a escaparse como pudiera de la gente con la que estaba de gira, sobretodo porque dijo algo de unos enmascarados siguiendole el rastro y queriendo atacarlo. - Se acercaban al estadio en el lado norte de la ciudad. Por lo visto, el evento que iba a celebrarse ya atraia una gran cantidad de gente, ya que aficionados del futbol estaban aglomerandose alrededor del lugar, y decenas de vendedores ofrecian su mercancia. - Uh! Los NightShades de Hoenn contra los...

-Creo que estamos llamando demasiado la atencion. - Y asi era. Ariadne lo noto a los pocos segundos de caminar a dos cuadras del estadio, toda la gente a sus alrededores vesita de colores purpura por el equipo de futbol de Hoenn, o de amarillo por el equipo local de Nimbasa, llamados los Joltik. La mujer se dirigio de forma elegante a uno de los vendedores que abundaban en la calle y al cado de un intercambio de palabras regreso con un guante de goma para las manos de cada entrenador. El guante era gigante y caricaturesco y tenia la forma de una mano con el dedo indice extendido. Sumado a eso, consiguio algunos banderines y porras de colores purpura y rojo, todo aquello del equipo de Hoenn. - Vamos NightShades! - Exclamo la mujer. Su lenguaje corporal habia cambiado por completo al ponerse aquella ropa, casi parecia mas fanatica del equipo de futbol que los aficionados. Sam miro desconcertado poniendose el guante en la mano. -

El grupo camino hacia la entrada del estadio, habia realmente mucha gente y pudieron ver que a varios ya comenzaban a pedirles los boletos para entrar al lugar. Preocupado, Samuel miro a los entrenadores.

-Que se supone que buscamos aca? --.

-Eso.- Respondio Ariadne en un suzurro. Un grupo de aficionados caminaba saltando y cantando, a simple vista podian pasar como cualquier grupo mas. pero en lugar de ingresar por la puerta principal del estadio, se escabulleron por una de las puertas laterales hacia los estacionamientos. - Quien va cantando y festejando rumbo a un segundo subsuelo? Como les dije, amateurs.


Cameron



El Zorua habia orinado sobre el chico de Alola.

Reprimi el ataque de risa que me agarro. Entre aquello y la musica que habia puesto el Doc, el camino estaba siendo bastante ameno. De hecho, esto me recordaba a los caminos del oeste que recorriamos con Epi el año pasado, siempre colandonos en algun camion, claro. No teniamos el lujo de una radio muchas veces, asi que teniamos que cantar o tararear canciones que sepamos. Y cuando mi repertorio de comedias musicales no era del todo conocido...teniamos que improvisar. No me di cuenta que estaba sonriendo acordandome de la vez que le insisti en que vea Grease y despues no podia dejar de cantar las canciones de esa pelicula. Algun dia ibamos a hacer ese musical en un teatro famoso, se lo habia prometido.

Deje de mirar por la ventana cuando Kileo perdio de vista al Zorua que habia saltado de mi hombro despues de hacer su gracia. Habiamos dejado el bosque atras, por suerte, tampoco tenia ganas de bajar, estaba disfrutando esta suerte de roadtrip. No tanto la ausencia de Epi...pero, nunca pienso en lo negativo. Vamos a encontrarla y va a estar a salvo junto con la otra chica, estaba seguro. La cancion habia dejado de sonar en la radio y ahora el locutor habla del partido que iba a comenzar pronto entre un equipo de Hoenn y el local de Nimbasa. Mire por la ventana para ver si podia ver algun cartel que diga a cuanto estabamos de cruzar el puente que conectaba esta ruta con la siguiente.

-El chico que maneja si me cae bien. -

Frio, senti un sudor frio corriendome por la espalda, cerre los ojos con fuerza y respire profundo. Solia irse por la mañana, casi nunca la escuchaba durante el dia. Pero ultimamente...

-Nunca voy a entender porque no queres aceptar que estoy aca. Al menos las voces que escuchas vos son de este mundo...o algo asi. - El suzurro de esa chica que no existia, me llegaba a pesar de tener los ojos cerrados y querer apartar la mente de todo eso. - En cambio, las voces que escucha tu amiga...donde esta, por cierto?

Solia servirme concentrarme en lo que este a mi alrededor, pero estaba en un vehiculo cerrado...esperaba que nadie note que estaba cerrando los ojos con fuerza tratando de no escuchar nada. Suspire con fuerza sintiendo que las manos me sudaban, y en eso...

Abri los ojos con la frenada. Mire rapido a ver que habia ocurrido, por suerte el sacudon me devolvio al mundo real. La van, de nuevo, la radio de fondo y nada de voces interiores. Mejor asi. Me apure a mirar por la ventana. Yannick, el chico que manejaba, habia esquivado un gran poso en el camino. Casi un crater. Era raro considerando que la ruta era practicamente nueva. Entonces sentimos otro sacudon, pero esta vez no fue por esquivar algo. Sino mas bien, algo choco contra el vehiculo. Me acerque a la ventana a ver que pasaba.

-Emh...Hay dos hormigas de metal comiendose la camioneta.

Si no chocamos al decir eso, fue por milagro. Los demas se apiñaron contra las ventanas de ambos lados para confirmar que no estuviera loco. Afectivamente, habia 2 criaturas de metal pegadas a la camioneta comenzando a morder los laterales del vehiculo con sus pinzas. Sentimos que otra criatura mas, una quinta, caminaba por el techo. Por suerte, no habian llegado a morder los neumaticos, pero al paso que iban, no iban a tardar mucho en perforar el metal de la van.



Yannick


Me reí ante lo que contaba Max, siempre tenía algo así de su familia. -Yo tuve suerte de que mis pokemon sean tranqui. Bah, Touss viste lo que es, pero Leti a veces es demasiado curioso. Cuando recién volví a Camphrier estaba dele revisar toda la casa, y una vez se aparece en el comedor con una vasija antigua que no sé cómo sacó de donde estaba guardada. Mi viejo casi se atraganta con la cena.- En una de las raras ocasiones que llegaban los dos temprano del laburo y podíamos comer juntos. -Yo porque sé que es cuidadoso, pero te podés imaginar el ataque que le dio a él cuando vio al bicho cargando un jarrón de su madre. Y encima le gritaba en el dialecto de su familia así que pobre Leti no entendía qué había hecho mal.- negué la cabeza sonriendo. Esa era una de las pocas cosas que no habíamos vendido cuando ella murió, junto con los libros que estaban en el dialecto también y nadie más los iba a querer. -Ahora más o menos les enseñé ciertas frases comunes, para que no se vuelvan a confundir por las dudas.-

Pasamos de largo la entrada del bosque sin problema, por suerte estaba bien señalizado. Dejé de sonreír cuando me alcanzó el olor a pis, viniendo de adentro.

-Vamos gente, tenían que ir antes de salir!- se rió Carlos mirando los asientos de atrás, pero entonces hizo una expresión algo rara.

-Si fue el Zorua, juro que lo revoleo por la ventana.- Abrí un poco la ventanilla aunque sabía que no le hacía bien al auto en viaje, pero entre la baranda y el calor se iba a volver imbancable estar acá adentro en cinco minutos. Eso hizo que no viera el pozo en el medio de la ruta hasta último momento. -Perdón.- me disculpé por el volantazo, creo que escuché a alguien golpearse. -Qué raro, venía lindo el asfalto hasta ahora--

Hubo otro golpe muy diferente en algún lado de la van.

-Emh...Hay dos hormigas de metal comiendose la camioneta.- informó Cameron

Puse los ojos en blanco. -Mab ar c'hast, ober'rez goap ouzhin?- dije entre dientes. Bien, más pokemon de metal. Al menos no deberían ser mucho problema para los otros.

-Con esa boquita le hablas a tu mamá?- No me entendería tampoco pero sabía los contextos en que usaba eso.

-Chicos!- les llamé la atención, tratando de ignorar el chirido de metal contra metal. -Podemos intentar seguir o parar a atacarlos, pero algo me dice que puede llegar a ser una emboscada. Qué les parece?-

Estuvieron de acuerdo en encargarse de los bichos en la marcha. Idealmente los podíamos golpear e ir dejándolos atrás cuando cayeran, era lo más seguro.

Agarré el volante con más firmeza, preparado para las sacudidas. -Traten de no dañar mucho la pintura en el proceso.- advertí. Frost me va a matar, y después Nitta. -Carlos, vos andá fijándote desde afuera y contame.-

//Destreza + Conducir to shake them off//

:
4, 1, 6, 9
Nico


-Emh...Hay dos hormigas de metal comiéndose la camioneta.

Si había un conjunto de palabras que iba a sacarme del estupor en el que estaba, eran esas. Y eso que estaba a punto de dormirme, la puta madre Cameron...

-Hm? Que dijiste? -Deje salir un largo bostezo y me estire un poco. -Ya se que no estaba prestando atención pero creí escuchar que dijiste...

Justo entonces se empezó a sacudir la van, y el sonido de metal quebrándose alcanzo mis oídos. Mi cuerpo se congelo, y un segundo después salte de un respingo, mi mano yendo al bolsillo de mi chal donde estaban mis Pokebolas. Para cuando Yannick empezó a hablar, la mitad de mi cuerpo ya estaba fuera de la ventana.

-Seguir o atacar? Por que no las dos? -Forme una sonrisa, abriendo dos Pokebolas al mismo tiempo. Afuera de la van ambas luces se materializaron en Sloane y (encima de ella) Taako. -Anda acelerando; yo los sigo.

Sin pensarlo salte también encima de la espalda de Sloane, con Taako en mis brazos. El no parecía muy feliz con aquello, de hecho me sorprendió que no estuviera gruñendo y arañándome mas, pero apenas vio los enemigos abajo entendió lo que estaba por hacer. Una vez que nos elevamos lo suficiente, lo deje caer mientras le susurraba al viento para que guiara su ataque hacia el Pokemon encima del techo de la van.

//FireFang 35(+Charcoal+20)+20//
:
4, 8


//Quema?//
:
2


//Flinchea?//

:
1
Anterior 1 ... 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18 ... 21 Siguiente
303 mensajes Página 15 de 21

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 5 invitados

cron