Acá tenés todo lo relacionado con Pokémon Reborn: Partidas en curso, reglas, dibujos, offtopic, shippings y más!
347 mensajes Página 23 de 24
Mint



Habiamos terminado otra mas habia caido parecia una pesadilla y me puse a ver a Mina revisandola si estaba bien solo fue un segundo y escuche un algo atravesar carne me di vuelta para ver horrisado como frost remataba a las criaturas, yo...quede helado.

Cuando volvi en si estabamos subiendo a un vehiculo y salimos en direccion al gimnacio. Pero yo seguia mirado a frost el mato a sangre fria a...esas cosas pero habia necesidad de caer tan bajo... matar era necesario? - Demonios!! - Mire al resto precupado de que notaran el sobresalto pero la atencion fue captada por una columna de luz proveniente de nuestro objetivo.

- Por dios otra vez no - Mina logro ver el espectaculo de luz y se alboroto ella aun recuerda como su hogar fue destruido por esas cosas.
La tome en mis brazos, le cante para calmarla y tambien esperando relajar a los demas.
In the darkness I got lost and wanted to go back.
The shadows of fear did not let me move.
Looking to the sky looking for light but only scars I saw.
The friendly voices sound to calm my pain.
Following them I start to run to recover the lost...


Recuento del turno anterior



Oponentes

Shadow Ball -> 20 (+10) + 40 (x2) -> 110 de daño

Players

Astonish -> 5(+10)+10 (x2) -> 35 de daño

Stun Spore -> Funciona

Waterfall -> 30 (+10) + 30 (x5) -> 190 (+Mystic Water) de daño


Status

UB-BURST 1 cae
UB-BURST tiene 70 de daño
UB-BURST esta Paralizado

+5 EXP a Octillery

Trevenant tiene 42 de daño
Kileo tiene 4 heridas
Fletching tiene 72 de daño
Klefky tiene 27 de daño


Unova - Undella Town



La bola de energia oscura lanzada por el Pokemon de otro mundo se formo delante de los entrenadores.El sonido que el torbellino de oscuridad generaba no era de este mundo, y solo eso basto para que los entrenadores pierdan la concentracion un momento. Cameron seguia sosteniendo su cabeza, parecia mas aturdido que los demas y en ocaciones desviaba su mirada hacia el costado, como si pudiera ver a alguien ahi hablandole. Fue muy tarde cuando intentaron reaccionar, la bola de energia paso a pocos centimetros de ellos dejando una estela de luz tras ella e impacto directamente contra la parte trasera del autobus.

El vehiculo tomo el impacto. Escucharon gritos en su interior, las ruedas del autobus elevandose del pavimento y los vidrios explotando en mil pedazos. Los entrenadores miraron espantados como la parte trasera del autobus habia quedado deshecha por el ataque, seguramente habia heridos pero no tuvieron mucho mas tiempo de reaccionar. Maxwell continuo el ataque que habia comenzado, y su Pokemon impacto contra el ser de otro mundo con una fuerza debastadora. La criatura no lo vio venir, y el Octillery se lanzo con todo su cuerpo rodeado de un torrente de agua empujandolo varios metros hacia atras, justo contra el parabrisas del vehiculo de los encapuchados, que se bajaron justo antes de que la criatura quede incrustada entre los vidrios.

-N-No puede ser...- Dijo un enmascarado al ver del autobus completamente destruido, y la luz de otro mundo saliendo desde el anillo. El enmascarado era alto y en lo poco que podian ver desde su tunica, su piel era muy palida. - La jefa dijo que del otro lado del laberinto ibamos a encontrar...la verdad..la verdad que nos ocultan...

-Evan, no es tiempo para esto. La jefa sabe lo que esta ocurriendo, ella no nos mentiria. Este debe ser el camino. - Concluyo el otro enmascarado.

Yannick ataco a la segunda criatura, ya que la primera habia sido derrotada, de igual forma que Nico lanzo un ataque para paralizarla. La criatura parecia verse afectada tambien por los efectos del polvo, asi como por el ataque del Gourgeist. Cameron corrio a auxiliar a la gente que aun estaba en el autobus, ayudandolos a salir uno a uno. Entre los pies de Yannick, vieron que el pequeño Zorua estaba encojido completamente, temblando al ver a la criatura. No parecia querer jugar bromas en ese momento, sino que se oculto tras las piernas del entrenador.

-No quiero tu ayuda, mocoso! - Exclamo el profesor de gimnasia saliendo a duras penas de entre los vidrios del auto. Cameron suspiro agotado, pero de todas formas lo ayudo a salir.

Jaime por su lado se puso delante del autobus nuevamente con su Pokemon aleteando a pocos metros.-

-No podemos llevar estas cosas a la ciudad. - Dijo Jaime observando como estaban a tan solo unas cuadras de salir de la zona de autopistas de Undella y entrar propiamente a la ciudad.- Alguien tiene que encargarse de ese anillo.

//Shadow Ball a Octillery//
:
1, 1, 1, 5




Ian



Las habian secuestrado. Eso...no era algo bueno. Por mi mente solamente se cruzo preguntar si Yan estaba bien, si necesitaba algo. Pero claro, el seguramente estaba bien. Si habia algo en lo que podia confiar era en que sabia defenderse, pero aun asi...

-Por casualidad...?- Nitta entendio al momento que estaba preguntando por Yan, quizas me delanto el color del rostro, pero fue un alivio no tener que poner en palabras la preocupacion. Epi por otro lado parecia no haber captado la sutileza. Otro alivio.


-Fueron esos tipos...enmacasrados. - Dijo por fin la chica. Seguia siendo timida, pero se la notaba algo mas decida de la chica que habia visto hace dos años. - Quizas si nos siguen buscando, lo mejor sea mantenernos alejados de los demas, o no? - La hija de Thenardier tenia un punto, aunque notaba que siempre preferia ser ella la que la pase mal con tal de no llevarle problemas a los demas. Ah, habrias sido una presa facil para Blake.

Bueno, el plan era ir hacia aquella columna de luz, asi que comenzamos a caminar en esa direccion, aun tosiendo pedazos de escombros. El silencio incomodo comenzaba a molestar un poco, aunque yo siempre podia sentir las vibraciones que emitia cada persona...eso no ayudaba en momentos de tension como estos. Rebusque en mis bolsillos, sabia que Dorothy me habia dejado algo en el camerino y que eventualmente iba a servirme.

-No es la gran cosa pero deberia sacarte el hambre- Dije sonriendo, era una barra que segun Dorothy tenia muchas cualidades nutricionales. Entre las cuales se encontraban mantenerme a base de ellas por semanas asi no perdiamos tiempo comiendo, pero bueno. - Te advierto que es como masticar un Metapod. Y jamas lo hice, pero seguro que hacerlo tiene el mismo sabor que esta barra.

Una vez llegando a la ciudad, tratamos de mantener un poco mas las apariencias, nos habiamos limpiado los escombros y la gente no nos miraba raro, al menos de momento. Quizas sea que todos comenzaban a acercarse a donde estaba la columna de luz. Decir que una columna de luz en Nimbasa es algo fuera de lugar seria mentir, y seguro ninguna de las personas que se acercaban a ver pensaban que podia tratarse de otra cosa mas que un nuevo espectaculo.

-Es el gimnasio- Murmure viendo como la gente se acercaba a curiosear. La policia habia cerrado el transito en un radio de tres cuadras, pero aun les estaba costando mantener lejos a la gente que iba a pie como nosotros. - Se suponia que...yo iba a tocar en este lugar. Pero cancele ese plan cuando esos enmascarados me atacaron...pedi ayuda a Sam y el se vino hasta Unova con la condicion de que...- Ah, me habia olvidado ese detalle.- Con la condicion de que lo lleve en la gira que estamos haciendo en la region...pero, bueno. Ibamos a encontrarnos en este lugar, pero creo que va a ser algo complicado.

En ese momento, una segunda columna de luces multicolores surgio disparada al cielo a pocas cuadras de nosotros, me alarme por un momento pero no se trataba de la luz celeste, sino mas bien varias luces multicolores.



Samuel



Deberia ser una leccion a futuro, nunca hacerle caso a Ian en nada. Claro, es casi mi hermano, pero desde que vine a Unova para ayudarlo ya quisieron matarme un par de veces. Esta bien, estoy en un auto con una mujer super sensual, que era basicamente para lo que vine en primer lugar. Ariadne manejaba rapido entre las calles, casi como si cononciera como evitar todas las zonas de transito y evitar semaforos.

-Gracias por eso. - Dijo la mujer a Ibaraki, quien habia usado su Pokemon para curar y detener el sangrado de su brazo. La mujer habia perdido mas sangre de la que seguramente yo debo tener, pero seguia en una sola pieza. - Tranquila. - Dijo la mujer al ver la reaccion de la chica cuando vimos la columna de luz.- Tenes un vinculo bastante cercano con ellos, no? - Dijo la mujer mirando los Pokemon de la chica. Estaba sonriendo? Ah, deberia ya mismo sacar a mi Karrablast y acariciarlo delante de ella, quizas eso sume puntos.

La mujer maldijo por lo bajo, por un momento todos pensamos que fue por la respuesta de la chica rubia pero pronto nos dimos cuenta que era por el estado del transito. Todas las calles que llevaban hacia el gimnasio estaban cortadas, varios policias estaban desviando el transito lejos de la zona de la columna de luz. Las pantallas de los edificios mostraban a un muchacho de cabello rubio y erizado hablando con aire de seriedad, debajo se podia ver el logo de la Liga Pokemon. Bueno, ese debia ser el lider.

-Sentimos informar que por motivos de seguridad, no vamos a estar tomando desafios durante el dia de hoy. Estamos teniendo algunas dificultades con el nuevo sistema de combates, pedimos por favor que no se alarmen. - Dijo el muchacho de nuevo con ese aire de profesional. Yo no tendre a ese grupo de quinceañeras suspirando con verme en una pantalla, pero yo si sabia llevar tranquilidad a mi ciudad. Salvo cuando, bueno, no estoy en mi ciudad. Como ahora.





Yannick


El dolor de cabeza me estaba matando. Apenas podía mantener los ojos abiertos, y aunque Frost me había enseñado a manejar esta habilidad, podía sentir que no había funcionado y estaba sintiendo la energía encerrada palpitándome en la cienes.

Caí y rodé por el suelo cuando el ataque de esa cosa golpeó al autobús pero me pude volver a parar en seguida. Antes de que pudiera recomponerme hubo otro ruido de vidrios rotos, el ser se había dado contra el parabrisas de la van negra después de la ola de Eva. Estaba intentando procesar todo, todo estaba pasando demasiado rápido, cuando escuché el intercambio entre dos de los enmascarados. La.. verdad y el camino...?

"Era la única cosa en la que creía, la única realidad que conocía. De eso tampoco se sale tan fácil, Yanchu. Creí que ella había encontrado el único modo de escapar realmente y ahora ni eso me queda."

Sacudí la cabeza con fuerza aunque empeoró mi mareo. Eso terminó hace mucho pero... Odio saber que lo estén haciendo por algo así.

-No cuestionar las cosas nunca es bastante peligroso.- les dije, tratando de mantener un tono firme. -Y no creo que estos bichos tenga problema con matarlos a ustedes también.-

-Me pa que sí es fantasma.- Carlos comentó viendo cómo el ser retrocedía al ser golpeado por Leti.

Noté que Cameron estaba mirando a la figura que lo acompañaba, escuché que susurraba algo, podrá ser que la perciba?

-Che el zorrito ahora te quiere?- agregó, y ahí vi al Zorua abajo mío, estaba aterrorizado.

-Va a estar bien, lo estamos controlando.- Lo levanté en brazos, no se molestó mucho esta vez. Kaoc'h, esta mierda me está afectando demasiado, nos esta afectando demasiado, me tengo que concentrar. La bestia que había caído fue por el agua, pero no estaba seguro si realmente era débil o solo fue la fuerza del ataque. En cualquier caso, parecía que estábamos haciendo las cosas bien por ahora. -Leti, por favor volvé a usar Astonish.- ordené al Gourgeist que parecía haber ganado un poco de confianza.

//Astonish 5(+10)+10//
:
2, 5, 3

//flinch 8+//
:
10


Jaime gritó que teníamos que parar a estas cosas de alcanzar la ciudad, había que romper la máquina antes de que salgan más. Volví a mirar el portal y mi mente se aclaró por unos segundos.


-יְהוֹחָנָן‬-


La escuché más claro, casi dejó de ser esa maraña de sonidos y fue una voz. La voz de... No, porque sentía... Tendría que.. ir fijarme? Había algo ahí adentro que me estaba llamando?

Desvié la vista en cuanto lo pensé, ayudado por la sensación de la pulsera. Era mejor si yo no me encargaba de eso. Me limité a intentar controlar cómo me temblaban las manos y volver a afectar al monstruo que quedaba.

//Curse dif9//
:
6, 7, 2, 3

Nitta


-¿Uhm? -observé la barra que me ofrecía Ian unos instantes antes de tomarla y observar la etiqueta. Podía enlistarle algunos pokémon capaz de comerse un metapod si tenían ganas pero no venía al caso- Gracias. Ten Epi -le comenté a la chica mientras abría el paquete y le entregaba la mitad de la barra. Seguramente debía tener hambre como yo. De hecho me sorprendía que pudiéramos seguir de pie luego de tanto tiempo.

Terminamos de limpiarnos el polvo y escombros mientras avanzábamos en medio de un silencio incómodo. Entonces volvió por unos instantes.
-¿Qué te inquieta, Ian? -pregunté sin dejar de mantener la mirada hacia el frente- Perdón, pero es notorio. Quizá me estés mirando raro, pero creo que no. ¿Puedes hacer algo similar, no? -comenté casi riéndome- Si recuerdas a mi papá, habrás notado que él tiene una relación particular con el aire. Y digamos que yo lo heredé, pero no puedo controlarlo bien... pero no es el caso. Noté como si el aire vibrara a tu alrededor, como si no pudiera tener dirección. Epi está algo más relajada en cambio -y me detuve un momento en medio de un callejón. Intentar hablar tan naturalmente de estas habilidades, si se les quiere decir así, que tenía me resultaba... hipócrita. Sentía que no estaba segura en qué posición debía mantenerme respecto a ellas, otra vez. Pasé una mano por mi cabello suelto, sentía ganas de atarmelo... Si ese día no hubiese... sé que no estaría acá y... -Esta persona que dicen haber visto -comencé a pronunciar en voz baja- ¿Les habló? ¿Escucharon que les decía algo? O acaso... -no continué hablando. Un fuerte destello llamó nuestra atención.
Se elevaba hacia el cielo al parecer no muy lejos nuestro. Sería cosa de... 500 metros tal vez. Duró unos instantes antes de que se desintegrara en pequeños brillos repartidos por el aire. Podía reconocerlo, más si no era la primera vez que usábamos ese truco. Galahad, que había ascendido hasta arriba apenas verlo, bajó a un lado mío y asintió.
-¡Están ahí! -dije con alegría. Era una mezcla de felicidad con calma de saber que al menos vivos estaban, y deseaban dar con nosotros. Sin esperar la respuesta de Ian y Epiphone me adelanté y comencé a trotar en dirección hacia aquel rayo, guiada por Galahad, que tenía mejor noción con yo respecto al punto exacto donde se originó.

Luego de un par de cuadras llegamos a lo que creo era una avenida, varios oficiales estaban cortando la calle e impidiendo el pase de los vehículos, pero en el caso de quienes iban a pie era más difícil. Ian había comentado sobre el gimnasio... que la gente quizá se estaba dirigiendo allí como polillas porque pensaban podría haber un espectáculo.
-No estoy realmente segura de si debemos ir allí, pero... si te preocupa Sam... Igualmente los demás deberían estar por aquí, creo que deberíamos dar con ellos primero -comencé a observar hacia nuestro alrededores buscándolos, pero no llegué a distinguirlos ni a ninguno de ellos ni a la van. Galahad se me colocó al lado y emitió algunos de sus sonidos, indicándome que mire en una determinada dirección. Al principio era algo difícil entre tanta gente, pero luego creí llegar a identificar algo... voces. ¿Voces? ¿Necesitábamos más voces? Ah, era una corriente, me las estaba trayendo. Era una de las primeras veces que lo hacía, y no dejaba de incomodarme.
-Allí -señalé una camioneta negra- ¿Por qué no están en la van...? -pregunté para mi misma en voz alta- Momento... ¿Y si están siendo secuestrados también? ¿Y la luz era una señal de auxilio? Deberíamos hacer algo... pero entre toda esta gente quizá lo mejor sea ser discre...- no pude terminar la frase. Una corriente rápida y violenta se originó a un lado mío y lo único que pude ver fue a Galahad desplazarse lo suficientemente rápido como para dar contra una de las ventanas laterales de aquella camioneta y romperla o agrietarla toda con el golpe. Eso en un abrir y cerrar de ojos.
Y creo que oí un grito. Aunque no estaba segura si había sido de hombre o de mujer.
-Bueno, también podíamos hacer eso.

Antes de que nos acercáramos a ver si podíamos ayudar, algunas personas comenzaron a salir del vehículo.
-¡Nos ahorramos el paso de buscar a Sam! -dije intentando aliviar la situación con una sonrisa nerviosa al ver al muchacho que por algún motivo no dejaba de mirar a Ariadne, que también estaba con ello. Galahad regresó hacia mí como si fuera un rockruff contento que le movía la cola a su dueña. Estaba orgulloso, y eso que se había contenido. Sabía bien que él en realidad quería seguir golpeando la camioneta. Sabía bien que de ser por él hubiese seguido hasta romperle no solo los lentes a alguien.

Antes de que me diera cuenta Ibaraki se estaba arrojando encima mío dándome un abrazo. Tuve que devolvérselo de manera sincera.
-Tranquila, tranquila, estamos bien, es bueno saber que ustedes también y que Galahad no los mató por accidente -le di algunas palmadas en la espalda intentando calmarla- Yrealmenteesperoesacamionetatengaunbuenseguro -el minior dio algunas vueltas alrededor nuestro hasta que nos soltamos- ¿dónde están los demás y por qué...? -levanté la mirada y lo vi- Ah.

Podría hacerme la idiota y negar que no quería verlo y que esperaba estuviera bien, pero bueno, sería negarlo todo y hacerme la idiota. Cuando decía que quería poner distancia entre nosotros, no me estaba refiriendo precisamente a ser secuestrada. Simplemente no verlo tan seguido, ni ir a su casa, ni compartir el almuerzo en medio del trabajo, ni aparecer medio en contra de mi voluntad -pero totalmente a voluntad de mi madre- de aparecer en una de las chirichocientas festividades que se celebraban durante el año, ni... Ok, ¿por qué estoy tan cerca de él sin darme cuenta?
Creo que lo miré como si quisiera reprocharle algo, una especie de puchero. En realidad me estaba aguantando las ganas de abrazarlo. Debía resistir. Mas o menos lo logré hacer, porque solo apoyé mis manos en sus hombros de manera casi mecánica, y lo miré fijamente (a todo esto, adoraba su temperatura. Le hizo bien a mis manos).

De entre todas las cosas que podría haberle dicho, de entre todas las cosas que quería decirle y me contenía... Mi boca y mis cuerdas no tuvieron mejor idea que soltar esto.
-Detective Nicholas Frost... ¿DÓNDE CARAJO ESTÁ MI VAN?
Imagen
Kileo


El Ultraente había hecho pedazos la parte posterior del micro que nos remolcaba. El ataque nos pasó rozando y del interior del vehículo se escuchaban gritos. No parecía que hubiese sido un impacto letal para nadie. Ojalá estuviera en lo cierto. La criatura que aún se encontraba consiente (ya que una había quedado fuera de combate) recibió de lleno varios ataques. Estaba por asistirlos cuando me distraje observando a los tipos de mascara. Entre el ruido de la batalla y los ataques, no llegaba a oír de qué hablaban, pero por sus gestos percibí que estaban nerviosos ¿Podría ser que estas cosas arlequinescas no era lo que esperaban que saliera del portal que abrieron?

“No podemos llevar estas cosas a la ciudad. Alguien tiene que encargarse de ese anillo.” dijo Jaime devolviendo mi atención a la criatura sin cuello.

-Yo me encargo.- respondí desde abajo sacando una de mis pokéball y lanzándola al aire. La serpiente de roca se materializó haciendo vibrar un poco el suelo al hacer contacto con el mismo. Salté sobre su cabeza para poder guiarlo mejor, inconsciente de lo que acaba de hacer.

-Ran ¿ves ese anillo que hace luces arriba de ese coche? Necesito que lo rompas para...- a la mitad de la frase lo noté: el Onix tenía la mirada clavada en el payaso alien que luchaba por salir de la parálisis. No era la mirada de siempre, se podía ver furia en sus ojos ¿Cómo pude ser tan imprudente? ¿Cómo no noté el escenario en el que nos encontrábamos cuando liberé a Rancor? -Tranquilo, amigo. Primero destruyamos el artefacto y después...- pero no tenía sentido razonar: el Onix ya estaba atacando al Ultraente sin piedad haciendo volar hacia este trozos de pavimento.


//Rock throw al UB, 15 (+10) +15//

:
7
Maxwell


Eva golpear al pokemon con una fuerza tal, que no solo lo dejó fuera de combate sino que lo estampo contra uno de los autos. Era una arma asesina ese pokemon, desprendía combate con cada tentáculo de su cuerpo.
En los años que había pasado, habíamos entablado una amistad, era un pokemon difícil de vincularse, siempre era tan metódica en todo lo que hacia, tenia una disciplina que he visto en pocos pokemon. Siempre que hacia una tarea la cumplia al pie de la letra, ni mas ni menos, casi como si fuera una especie de soldado, porque era asi quizá nunca lo sabré, pero era mi pokemon mas fuerte y por prestarme su fuerza siempre le voy a estar agradecido.

Pero...

-¡NO!- grité al ver al pokemon golpear el autobús.

Los gritos y llantos estallaron en todo el colectivo, estas cosas lo estaban haciendo de nuevo, atacando gente, llevándose vidas, no lo iba a permitir.

Inmediatamente entre al autobús como pude.

-No se preocupen esta todo bien, no voy a dejar que nada malo les pase, se los prometo, aunque me cueste la vida los voy a sacar sanos y salvos- les dije con determinación a todos los chicos.

Me concentré intensamente, no podía fallar, los nervios me atacaban y podía sentir como el lado negativo de mis habilidades podía tomar el control fácilmente, si no era determinado.

“Son dos partes de la misma moneda, si aceptas conseguir más poder va a tener un costo, siempre vas a vivir en la encrucijada, entre la felicidad y la locura”

Cuanta razón tenía el maestro, pero ya no había vuelta atrás.

//Healing Field//
:
3, 6, 1, 1


//Cuanto dura//
:
1


-Quédense dentro de la luz, van a estar seguros, confíen en mí- volví a determinar.

Afuera estaba Eva que esperaba mis órdenes como fiel soldado.

-No dejes nada en pie Eva- le ordene con odio puro.


//Moody//
+4 accuracy
+3 attack
-2 sp. attack
-1 sp. def

//waterfall 30+30 (10) +3exitos+Mystic water// (al que no tiene daño)
:
3, 6, 7


Flinchea con 9-10
:
1


Ibaraki


-Son mi familia- Le respondí a Ariadne, no creo que me tome en serio pero no me importaba, no era un punto de vista que muchos compartieran. Me acomodé en el asiento tratando de no pensar en esa columna de luz gigante y hacerme a la idea que Nitta y Epiphone estaban bien, si era cierto que esos tipos querian usarlas entonces no deberian haberles hecho nada, eso espero.

Mint mientras comenzó a cantar suavemente con Mina en sus brazos, no queria interrumpirlo, pero me acerqué tratando de acurrucarme a su lado, era relajante y su hombro era cálido... hombro? si llegaba a su hombro entonces... revisé como me quedaba mi chaleco para confirmarlo, habia vuelto a ser yo, un problema menos.

Ariadne parecia tener problemas con el trafico, levanté la mirada cuando la escuché insultar, mientras ese fuera el único problema era mejor dejarselo a ella, si los enmascarados nos seguian era mejor prepararnos por si algo nos golpeaba por -LA REPUTA MADRE!- Grité cuando un escombro gigante nos golpeó, un cascote marrón que se me hizo muy conocido cuando salio volando en dirección contraria. Ni me molesté en intentar abrir la puerta, habia un modo más rápido de alcanzarlo -Mavis!- Llamé a la Kirlia que ya sabia lo que necesitaba, asintió y lo siguiente que ví es que ahora estabamos fuera de la camioneta. Corrí esquivando gente por la vereda, no iba a dejar que Galahad se escapara, si él estaba aca entonces...

Ahí la vi, junto con Epiphone, a salvo, estaba de espaldas hablando con la otra chica y... ese otro era Ian?, volví a tomar carrera y no paré hasta alcanzarla -Nitta, perdón, perdón, fue mi culpa- La abracé con fuerza, le pedí perdón, se quedó en el aeropuerto por mi culpa y por eso se vio envuelta en todo este asunto.

-¿dónde están los demás y por qué...? - Levanté la mirada y la ví mirando detras mio, asumí que el resto venia por ahí, solté a la chica para que fuera con él y fui con Epiphone.

Epiphone habia tomado mi lugar en la pelea de anoche, que podia decirle a ella, queria disculparme por lo que pasó, pero tambien queria agradecerle por protegerme de ese ataque, pero no sabia por donde empezar, no, si lo sabia, la abracé con fuerza.-Me alegra que ambas estén bien, perdón por lo que pasó y... gracias...- Recuperé algo de compostura al poder deahogar esa culpa del pecho, ahora era el turno de Ian, el joven músico que veia por primera vez despues de años. -Ian, también es un gusto verte de nuevo- Lo saludé de un abrazo.

-Detective Nicholas Frost...- Era la voz de Nitta que estaba frente a Nicholas, más cerca de lo que a un agitado Galahad le gustaba, tomé al Minior con una mano y le susurré -No se los arruines, fue un día duro para todos-

-¿DÓNDE CARAJO ESTÁ MI VAN?-

-Arruinalo- Concluí soltandolo casi empujandolo.
Nico


Que verguenza.

Una vez que me encontré a varios metros de esa... cosa, mi sentido común logró romper a través del miedo que me había rodeado completamente. De la nada sentí como todo se volvía mas claro, casi doloroso. El frío de la noche golpeó contra mi espalda mientras subía y subía, el viento que me levantaba frenético y furioso. Aunque por primera vez... furioso contra mí, y no otra persona.

Me mordí el labio, sintiendo como la culpa reemplazaba al miedo. Casi había dejado a Merle allá abajo. Había escapado como un cobarde, como uno de esas personas normales idiotas que tanto detesto. Y peor de todo... no había llamado al viento a que me ayude, le había ordenado que lo hiciera. Que verguenza.

-Merle, volvé.

Sin decir nada más lo guardé en su Pokebola y saqué otra de mi bolsillo. Me sentía.... confundido. Fuera de focus. Como un pedazo de papel en el medio de un huracán. Tenía que hacer algo para retomar control.

Esa máquina sigue prendida... si salen más de estas cosas...

Ni tuve que pensarlo. La explosión de luz formó a Taako, quien comenzó a caer hacia aquella máquina, listo para atacar.

-Hacela mierda.

//Fire Fang a la máquina 30(+20+5)+25//

:
1, 1
Frost


El vehículo seguía abriéndose camino por la ciudad hacia la columna de luz, parecía saber qué lugares debía tomar para evitar los embotellamientos de la ciudad, por lo visto había pasado bastante tiempo en esta ciudad como para saber qué hacer, admito que es algo que debía aprender a hacer en Johto, hippie siempre se encarga de manejar o mis compañeros, yo suelo ser el copiloto, es mucho más cómodo. Me pregunto si estará bien, de verdad tenia ganas de salir corriendo contra esa columna de humo pero no estoy seguro si es ese el lugar u otro, por otro lado yo creo que esta cerca, no sé cómo ponerlo en palabras pero son esas cosas que uno siente.

Ibaraki había aprovechado el tiempo de viaje para poder curar a Ariadne, después de todo quizás se sentía en deuda por haberla salvado, ella le agradeció y nombro la conexión que la chica tenía con su pokemon, por alguna extraña razón podía sentir la energía pajera irradiar de Samuel, quizás me estaba equivocando pero no sé. Ibaraki consideraba a los pokemons su familia, comprendía ese sentimiento, era el mismo que yo solo tengo con Milo o Amelia, no me malinterpreten, de verdad les tengo afecto a los demás, menos a Bryce, pero a ser familia no es tan asi, tengo mis limitaciones afectivas y las acepto.

Escuche el insulto de la conductora, creo que ambos pensábamos igual, estábamos completamente atrapados en el embotellamiento, la policía ya parecía haber cortado todos los accesos al gimnasio mientras que por las pantallas de la ciudad se encontraba el que parecía ser el líder del gimnasio tratando de llevar la calma a la ciudad aunque se tratara de una mentira, piadosa pero mentira igualmente.

Amelia llamo mi atención sobre el costado contrario, mire hacia allí y pude ver como algo marrón venia volando hacia nosotros, un Fuerte golpe se escuchó cuando el objeto rocoso nos impactó seguido de un insulto de Ibaraki, me agarre fuerte del asiento junto a la espeon para evitar golpearnos. –Galahad?- Dije casi suspirando, definitivamente ese era el minior de la Hippie, comenzamos a salir del vehículo, admito que quede ultimo por culpa de mi lugar.

Cuando salí pude verla, ahí estaba con el pelo suelto y abrazada a Ibaraki, me saque los lentes para poder verla mejor, sin que le diga nada se acerco a mi y quedo frente mio, parecía que están conteniendo sus lágrimas, apoyo sus manos en mis hombros, sonreí como un idiota, creo que por varios minutos dejamos el mundo y nos concentramos en el otro, realmente no sabia qué decir, disculparme? Alegrarme? Realmente no soy muy bueno en esto de ser humano.

-Detective Nicholas Frost... ¿DÓNDE CARAJO ESTÁ MI VAN?-

Solté una carcajada de alivio, es tan linda cuando se enoja, no pude evitar ponerme rojo, pocas veces me rio asi de fuerte y por suerte no uso mi segundo nombre. Sin decirle nada la abrace fuerte mientras colocaba un beso en su cabeza. -Yo también te extrañé.- le dije al oído sosteniendo el abrazo. -Se la preste a Roomie mientras nosotros te buscábamos por la ciudad, asumo que esta bien, si queres podes llamarlo.- conteste mientras me alejaba un poco, busque en mi bolsillo y saque el adorno en el pelo, con cuidado tome su cabello y lo coloqué ahí. -Ahora si, esta donde pertenece.- Lleve mi mano a su mejilla.- Y vos también, espero.- Se que voy a vivir con las cosas que hice hoy toda mi vida pero también con las cosas buenas.

Tome la mano de la chica mientras me daba vuelta. -Realmente no me gusta tener que decir esto pero hay que acercarnos a ese lugar, podría ponerse horrible si no hacemos algo.- Somos los únicos que saben lo que pasa en este lugar y también parte de la causa. -Parte del grupo que las secuestraron hablaron sobre estos portales son distintos, creemos que hay algo adentro además de esas criaturas, los muy idiotas están buscando algo que por lo visto no existe, algo sobre un nuevo camino o algo asi.
Unova - Undella Town



La criatura de otro mundo no habia podido atacar, y ese fue el momento justo para que el Octillery vuelva a atacar con una potencia similaer al ataque anterior. La criatura trato de moverse rapidamente pero el Gourgeist se encontraba a pocos metros tambien lanzandose al ataque y cerrando el paso. Por ultimo, el Pokemon de Nico se lanzo con sus fauces comenzando a brillar con un destello anaranjado similar al carbon hirviendo, aunque unos centimetros antes de atacar, el Pokemon tropezo y rodo muy cerca del anillo de luz del cual habia salido la criatura. Los entrenadores abrieron los ojos como platos cuando vieron al Pokemon de fuego rodar y dar contra el anillo, cayendo con la mitad del cuerpo dentro del vortex. En la confusione el Onix de Kileo habia lanzado tambien un ataque destrozando la van de los enmascarados y enterrando entre rocas el vehiculo, pero esto no ayudo a estabilizar al Pokemon de fuego que ahora colgaba con una sola garra del metal del borde del anillo.

La criatura de otro mundo cayo bajo el peso de los ataques, dando contra el borde del anillo haciendo un ultimo haz de luz salga como si fuera un geiser de energia.

La gente salia de los restos del autobus, y por lo que podian ver, varios de los estudiantes tenian graves heridas. Cameron trataba de ayudar como podia, pero cuando intento sacar a una chica muy malherida de entre varios trozos de metal retorcidos, el muchacho palidecio y dio varios pasos hacia atras. Le temblaban las manos al ver que las tenia manchadas con sangre. Por otro lado, Jaime se subio a su Braviary al ver al Pokemon de Nico al borde de caer al vortex de luz y detuvo una de las rocas lanzadas por el Pokemon de Kileo recibiendo el golpe. La roca habria terminado de mover del todo el anillo y con aquel movimiento el Torracat habria perdido el equilibrio por completo.

-Nico! - Grito Jaime recibiendo el ataque, su Braviary habia caido al piso herido y el joven Gautier cayo rodando sobre su espalda, bastante lejos del anillo como para ayudar al Pokemon. El Zorua que ahora estaba en los brazos de Yannick levanto la mirada al ver como un ultimo Geiser de luz se elevaba al cielo mientras el vortex comenzaba a desaparecer.

Los enmascarados se miraron confundidos, uno de ellos corrio a ayudar al Pokemon de Nico pero su compañero lo detuvo.

-Hay que irnos Evan. La torre. - Le dijo el enmascarado que sostenia a su compañero. El segundo se quito la mascara dejando ver un cabello negro en sus raices con mechones celestes en la punta y profundos ojos negros. Tenia marcadas ojeras y la cara muy delgada. Resignado, el hombre dejo de hacer fuerza y ambos sacaron de su bolsillo un amuleto metalico, similar a una medalla. Los dos la tiraron al piso y un fogonazo de luz celeste los absorbio, haciéndolos desaparecer de la ruta.

Ariadne



Va a ser tu ultimo trabajo, lo prometo. Esa maldita rata traicionera, debia suponer que no iba a encargarme algo asi si no fuera porque esta mision iba a sacarme lo que me queda de vida. Podia aguantar pelear contra seres extradimensionales, pero lidiar con el transito de Nimbasa era mas de lo que podia soportar.

La chica rubia habia dicho lo que yo previ, tenia una conexion distinta a la de el comun de la gente con sus Pokemon. Su familia, les dijo. Bueno, esta bastante bien encaminada. Zoroark estuvo conmigo desde que tuve memoria. Es el unico Pokemon al cual jamas le pude poner un nombre, y creo que el tampoco quisiera tener uno, rara vez necesito llamarlo o darle alguna indicacion sin que entienda mis miradas. Por desgracia, no vivimos en un mundo donde gente que piense asi viva una vida facil. Me habria gustado decirselo pero...creo que no les caigo del todo bien, una bofeteada de realidad no es lo mejor en estas situaciones.

Trabajar en equipo, es el principal motivo por el cual nunca me uní a la policía Internacional. Eso y que la organización esta podrida desde sus cimientos.

-Detective Nicholas Frost... ¿DÓNDE CARAJO ESTÁ MI VAN?- Una chica me saco de mis pensamientos con aquel grito. Oh, justo lo que necesitaba. Hay demasiadas parejas en un solo equipo, esas cosas nunca terminan bien. Detras de la recien llegada habia otras dos personas, una muchacha de piel trigueña y un chico de pelo rubio y piel palida pero con un claro bronceado de las ciudades costeras de Unova. Si no me equivoco, vi a ese chico en unos afiches.

-Oh por dios que te paso !! - Grito el chico de piel palida, supuesto Lider de Gimnasio de Kalos. Voy a admitir que me divertia tener a alguien como el dando vueltas, pero es otro tipo de persona que puede resultar en problemas. Parecia que se conocia con el chico rubio ya que abrio las puertas y salio al transito para abrazarlo.- No te das una idea del hambre que tengo, decime que tenes algo de comer...por cierto donde esta esa Dorothy de la que tanto hablaste? Le hablaste de mi? Le dijiste que soy el mejor lider de...?

-Frost! Mint! Iba! - El chico rubio aparto al lider y se acerco al vehiculo, saludando a mis compañeros eventuales. Mmmm...los saludo y se quedo buscando en el vehiculo como si esperara ver a alguien mas, y ese dejo de decepcion en su mirada me dejo claro que la persona que esperaba ver, no estaba en este lugar.

-Hey galan, los demas se fueron rumbo a Undella.- Respondi la pregunta que el rubio apenas estaba empezando a formular en su cabeza. Por lo visto,e sto no le cayo en mucha gracia. - Y no es que no disfrute una buena tira juvenil, pero...creo que el gimnasio esta completamente rodeado y segun mis calculos la policia no va a dejar pasar a nadie en todo este perimetro. - Me apresure a estacionar el auto a pocos metros de donde estaban los recien llegados, apague el motor y me propuse salir a estirar las piernas. - No se ustedes, pero yo necesito...vino. Va a ser una noche larga.

"Tu ultimo trabajo, te lo prometo."


Suspire cansada. Si que necesitaba una copa.

Yannick


El ser cayó por nuestros ataques, parecía que realmente estábamos controlando la situación, hasta que de repente el portal estalló en luz y el pokemon de Nico casi cae adentro. La van había quedado destrozada por las piedras pero la máquina todavía funcionaba.

Miré el haz de luz junto con el Zorua, atraído por las chispas tornasoladas. La columna incandescente se alzaba al cielo nocturno, de esos mismos colores que hacía minutos me habían parecido imposibles, ahora los encontraba hasta.. lindos. La sentí familiar, reconfortante, como si nos fuera a guiar de entre todo esto... Un faro. Tour-tan. Tanet.

Quería acercarme, pero.. no para ayudar al gato de Nico... Quería saber qué había del otro lado, qué era lo que esos tipos esperaban conseguir, qué era el "Laberinto". Eso que dijeron... Eran el tipo de cosas que Gabbie repetía cuando... no estaba del todo ahí. Había entendido que era normal por la abstinencia, pero igual me costaba verla así, las primeras semanas le fueron muy difíciles. Tenía que ver con su familia y en lo que andaban metidos, aunque diferente a esto, todas esas doctrinas compartían esas ideas incuestionables. Sabía que no estaría relacionado pero no pude evitar preguntarme cómo estaban tan convencidos para hacer algo así, y por qué me parecía haber escuchado...

Me detuve cuando sentí algo tironeándome de la remera, Leti me estaba intentando detener mientras el Zorua se movía incómodo en mis brazos. Me encontraba a solo unos pasos del portal, que parecía ser lo único en lo que podía enfocar mi vista. Todo a mi alrededor se sentía... Irreal.


-יְהוֹחָנָן‬-

La voz sonaba en mi cabeza, sabía que no... no podía ser real, como el crujido que la acompañaba. No por eso dejó de hacerme sentir llamado. -Necesito... Dame un segundo.- acaricié a Leti, dejando caer al Zorua en el suelo. Trepé los escombros de la camioneta, la luz era enceguecedora de tan cerca pero no me molestaba, ni siquiera podía sentir el dolor de cabeza ya. Estiré los brazos dentro del portal, se sintió como meterlos en agua tibia. Era agradable. Tomé al gato del pellejo y lo saqué con algo de esfuerzo, sin siquiera pensar en cómo podía llegar a reaccionar ante la fuerza. Me estaba obstruyendo la visión, no podía dejar de mirar dentro del vórtice.

Lo que parecía ser el.. horizonte? del lugar estaba plagado de destellos como fuegos artificiales constantes, ni un segundo de pausa entre las cientas de explosiones. Más colores de los que habría imaginado, que no podía imaginar, apenas percibir, estallaban hipnóticamente. Me hizo pensar en las celebraciones de Navidad y Año Nuevo que vimos con Ian cuando estuvimos juntos en Laverre, de hecho... incluso me hacía sentir parecido a esos momentos.

Estaba paralizado pero no de un modo que me preocupara, más bien maravillado, como si pudiera quedarme mirando esto para siempre, envuelto en la energía que emanaba del anillo como un abrazo.

Aunque había algo más, moviéndose entre las sombras, en los instantes casi inexistentes entre las luces, había algo que no me terminaba de cerrar. Era la única cosa que estaba evitando que quiera meter más que solo mi brazo. Como si supiera que me estaban intentando convencer de una mala idea. No es que muchas veces dejé que eso me detenga, pero esta vez podía darme cuenta que había cierta... opresión en mi pecho, indicando que lo que sea que estaba por pasar no iba ser nada bueno.

Volvía a oír el crujido de madera detrás de la estática, las ruedas del Carro. A diferencia de cuando era chico, esta vez no me daba miedo. Quería responder, no esconderme, quería indicarle mi posición; pero no sabía cómo.

Y... Me sigue llamando? No, no era del mismo modo que esa voz me llamaba, era... mi nombre normal...

Un tirón del cuello de la remera me lanzó para atrás, acompañado de un golpe de aire que me hizo caer de espaldas en la ruta. Leti atajó mi cabeza antes de que me la dé contra el pavimento pero en seguida se puso arriba mío, para que no me pudiera levantar. Sí, me estaban llamando, pero eran mis compañeros, no sé cómo no los había escuchado hasta ahora con lo fuerte que me estaban gritando. Carlos en especial no me dejaba de putear.

Permanecí tirado en el suelo pestañeando unos segundos, mirando al cielo estrellado donde la columna de luz se perdía en las alturas. Ahora lo único que sentía era el dolor en el cuerpo por la caída, y tardé en darme cuenta de qué había de malo, por qué me gritaban. La luz del portal comenzó a apagarse y todo lo que nos iluminaba era el fuego de los vehículos. Me recordaba a la noche del ataque en Lumiose, cuando todo terminó. Estaba empezando a entender la gravedad de la situación.

Lentamente me senté, Leti dudaba si soltarme o no, pero se calmó cuando vio que no me pensaba mover más que eso. Prendí un pucho sin decir nada, Nico me miraba desde cerca de la máquina que todavía se esforzaba por funcionar, claro, él hacía esas cosas. Los dos tipos habían desaparecido.

No tenía respuestas ni podía intentar mentirles sobre lo que acababa de hacer. -Hay que avisarle a los otros.- dije simplemente, descansando la cabeza en mis manos. Doue, necesito un trago.
347 mensajes Página 23 de 24

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados

cron